EL PRI­MER E HIS­TÓ­RI­CO DES­FI­LE DE CHA­NEL EN CU­BA

Hola Guatemala - - Cóctel De Noticias - Tex­to: MAU­RI­CIO MON­GE Fo­to­gra­fías: COR­TE­SÍA CHA­NEL

YPOR FIN lle­gó el día, el gran mo­men­to, ¡el mo­men­to his­tó­ri­co! La mí­ti­ca fir­ma fran­ce­sa Cha­nel des­ple­gó su ele­gan­cia y ca­li­dad por pri­me­ra vez en Amé­ri­ca La­ti­na. La Ha­ba­na, la le­gen­da­ria ca­pi­tal del Ca­ri­be, re­ci­bió du­ran­te una se­ma­na a las es­tre­llas de Holly­wood, mo­de­los, pren­sa in­ter­na­cio­nal de más de 200 paí­ses y las clien­tas más fie­les a la ca­sa pa­ri­si­na.

El Kái­ser de la mo­da, Karl La­ger­feld, quien en­ca­be­za des­de 1983 la di­rec­ción artística de Cha­nel, mos­tró por lo al­to una co­lec­ción Cru­ce­ro de lu­jo, una mez­cla de los ele­men­tos clá­si­cos de la mar­ca con el más pu­ro sa­bor cu­bano.

La sen­sa­ción de La­ger­feld en Cu­ba em­pe­zó dos días an­tes del des­fi­le. Cuan­do, an­te la pre­sen­cia de me­dios de co­mu­ni­ca­ción y ami­gos cer­ca­nos, vi­si­tó de ma­ne­ra ofi­cial la ga­le­ría de ar­te “Work in Pro­gress” (Obra en Pro­ce­so), en la Fac­to­ría, en el co­ra­zón de la ciu­dad. La ex­po­si­ción mos­tró la tra­yec­to­ria fo­to­grá­fi­ca del maes­tro ale­mán; re­tra­tos de sus via­jes, ciu­da­des, mo­de­los y pers­pec­ti­vas. Mag­ní­fi­cas ins­tan­tá­neas que lo han si­tua­do en la cum­bre de la es­té­ti­ca mun­dial.

La ma­gia se apo­de­ró de la tar­de del 3 de Ma­yo. Mi­nu­tos an­tes del gran des­fi­le, La Ha­ba­na res­pi­ra­ba un ai­re de an­sie­dad, emo­ción, al­go asom­bro­so es­ta­ba por su­ce­der. Los in­vi­ta­dos, ce­le­bri­da­des y edi­to­res de las re­vis­tas con ma­yor re­nom­bre global, lle­ga­ron al Pa­seo del Pra­do, una his­tó­ri­ca ave­ni­da de­co­ra­da con an­ti­guos fa­ro­les y es­ta­tuas de bron­ce, en me­dio de una co­lo­ri­da ca­ra­va­na de “al­men­dro­nes”, co­ches des­ca­po­ta­bles Buick, Olds­mo­bi­le, y Ca­di­llacs, es­ti­lo años 50, pin­ta­dos en lla­ma­ti­vos to­nos, co­mo el azul, ama­ri­llo in­ten­so, ver­de lima y vi­bran­te púr­pu­ra.

¡HO­LA! via­jó has­ta la ciu­dad de La Ha­ba­na pa­ra pre­sen­ciar la mí­ti­ca co­lec­ción Cru­ce­ro 2016/17

El des­plie­gue por las ca­lles de la ca­pi­tal cu­ba­na cau­só de in­me­dia­to un enor­me fu­ror por par­te de los re­si­den­tes lo­ca­les, quie­nes ex­ten­dían sus ma­nos pa­ra sa­lu­dar con ca­ri­ño a ca­da uno de los par­tí­ci­pes del magno even­to.

A su lle­ga­da, ca­da in­vi­ta­do fue re­ci­bi­do con aplau­sos y gri­tos de ad­mi­ra­ción. Al tra­tar­se de un es­pa­cio abier­to, los ve­ci­nos ale­da­ños al par­que tam­bién tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo des­de sus bal­co­nes. Es­tre­llas del ci­ne co­mo Vin Die­sel, quien ac­tual­men­te rue­da en Cu­ba una nue­va edi­ción de la sa­ga Rá­pi­dos y Fu­rio­sos, y la bri­tá­ni­ca Til­da Swin­ton, ami­ga cer­ca­na a La­ger­feld, es­tu­vie­ron den­tro de la nó­mi­na de in­vi­ta­dos, así co­mo la gua­pa y exó­ti­ca mo­de­lo bra­si­le­ña Gisele Bündchen, ves­ti­da por com­ple­to con un out­fit Cha­nel. Con­jun­to ro­jo y boi­na os­cu­ra, com­bi­na­dos con unas sen­ci­llas san­da­lias co­lor ca­mel. Ge­ral­di­ne Cha­plin, hi­ja del le­gen­da­rio ac­tor de Holly­wood, y la mo­de­lo Ali­ce De­llal tam­bién se hi­cie­ron pre­sen­tes al his­tó­ri­co des­fi­le.

En re­pre­sen­ta­ción de las ce­le­bri­da­des cu­ba­nas, asis­tie­ron la ac­triz Ana de Ar­mas, el can­tau­tor Raúl Paz y el po­pu­lar dúo mu­si­cal Gen­te de Zo­na.

Unas pe­que­ñas go­tas de llu­via ame­na­za­ron con em­pa­ñar el even­to, pe­ro afor­tu­na­da­men­te, no cau­sa­ron ma­yor pro­ble­ma a la or­ga­ni­za­ción. De pron­to, la me­lo­dio­sa voz del dúo fran­co­cu­bano Ibe­yi hip­to­ni­zó a los in­vi­ta­dos. De in­me­dia­to, abrió la pa­sa­re­la la mo­de­lo bri­tá­ni­ca Ste­lla Ten­nant, una de las mu­sas fa­vo­ri­tas de La­ger­feld.

Su pa­so con­quis­tó las co­lo­ri­das bal­do­sas de te­rra­zo, mien­tras los in­vi­ta­dos, sen­ta­dos en las ban­cas de már­mol, apre­cia­ban la pri­me­ra

pie­za de la co­lec­ción. Una cha­que­ta mas­cu­li­na lar­ga so­bre pan­ta­lón an­cho con do­blez, za­pa­tos do­ble tono, ca­mi­sa con cin­tu­rón de te­ji­do, Pa­na­ma hat, con­fec­cio­na­do por la Mai­son Mi­chel. Si­guien­do ese es­pí­ri­tu de in­so­len­te mo­der­ni­dad, lle­gó el mo­men­to pa­ra el “ves­ti­do de­bu­tan­te”; fal­da con vue­los for­man­do ca­pas en or­gan­za so­bre bor­da­da con mo­ti­vos de ho­jas, en con­tras­te con una cha­que­ta so­bre una blu­sa blan­ca con cor­ba­ta.

La gran re­ve­la­ción de la co­lec­ción fue, sin du­da, la ma­gis­tral re­in­ter­pre­ta­ción de la gua­ya­be­ra, la ca­mi­sa tra­di­cio­nal cu­ba­na con bol­si­llos, len­güe­tas de hom­bro y plie­gues pla­nos. Karl La­ger­feld la nom­bró en bro­ma co­mo el “es­mo­quin cu­bano”.

El des­fi­le tam­bién mos­tró una lí­nea pa­ra el día, blu­sas va­po­ro­sas, acom­pa­ña­das con pan­ta­lo­nes chi­nos en­ro­lla­dos, mien­tras que pa­ra la no­che, blu­sas or­gan­zas ne­gras trans­pa­ren­tes, con fal­das “sfu­ma­to” ajus­ta­das a la cin­tu­ra en ne­gro y ver­de pis­ta­cho.

Un des­fi­le mi­li­tar per­fec­ta­men­te pa­cí­fi­co con her­mo­sos con­jun­tos de pan­ta­lón cor­to y cha­que­ta en mez­cli­lla y tweed ca­qui, una par­ka con fle­cos, y ca­mi­sas de man­gas cor­tas con bor­da­dos de fan­ta­sía por Le­sa­ge y Mon­tex. El fol­clor del bai­le se re­fle­jó en las cha­que­tas y los ves­ti­dos con es­co­tes pro­nun­cia­dos, mien­tras que las fal­das de tu­bo li­be­ran el mo­vi­mien­to pa­ra una rum­ba hip­nó­ti­ca. Los ves­ti­dos eté­reos con una va­rie­dad de es­tam­pa­dos en to­nos de go­lo­si­nas.

La pa­le­ta es­tu­vo ins­pi­ra­da en los vi­bran­tes co­lo­res de las fa­cha­das ba­rro­cas del cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad; ama­ri­llo, ro­sa, na­ran­ja, tur­que­sa, ver­de bri­llan­te. To­nos que se plas­ma­ron so­bre los ma­ra­vi­llo­sos ves­ti­dos cor­tos so­bre bor­da­dos con len­te­jue­las y los ves­ti­dos-tú­ni­ca en tweed so­bre bor­da­do de na­ran­ja co­ral. Con la mis­ma ener­gía cro­má­ti­ca des­ta­ca­ron los ves­ti­dos bus­tier con len­te­jue­las, man­gas abom­ba­das, fle­cos y plu­mas. Los to­nos ta­ba­co y de Ha­ba­na re­cor­da­ron la pin­tu­ra de Wil­fre­do Lam, el Pi­cas­so cu­bano. Los ne­gros y blan­cos, son som­brea­dos, nu­bo­sos y ahu­ma­dos.

Los ta­lle­res de con­fec­ción tam­bién hi­cie­ron un mag­ní­fi­co tra­ba­jo. Bor­da­dos de la ‘‘ve­ge­ta­ción tro­pi­cal’’, gran­des ho­jas de Mons­te­ra De­li­cio­sa atra­pa­das en­tre dos ve­los de tul, pa­ra lo­grar un efec­to de re­lie­ve, aves de pa­raí­so en un ves­ti­do lar­go, así co­mo un bo­le­ro de cro­chet bei­ge es des­lum­bran­te en su sim­pli­ci­dad.

Pa­ra sin­to­ni­zar la co­lec­ción, san­da­lias de pla­ya te­ji­das, mo­chi­las en cro­chet, bol­sas ma­lea­bles mul­ti­co­lor y, na­tu­ral­men­te, el bol­so de ma­lla “ca­ja de ha­ba­nos”, una per­fec­ta re­pre­sen­ta­ción de la mí­ti­ca ca­sa Cohi­ba.

25 mi­nu­tos des­pués del gran arran­que, la co­lec­ción lle­ga­ba a su fi­nal. Se­gun­dos des­pués de la úl­ti­ma sa­li­da, ha­cía su

apa­ri­ción so­bre la pa­sa­re­la, el kái­ser, quien acom­pa­ña­do de su ahi­ja­do, el pe­que­ño Hud­son Kroe­nig y ves­ti­do con una cha­que­ta de bri­llan­tes y sus ca­rac­te­rís­ti­cas ga­fas os­cu­ras, re­co­rrió el bou­le­vard pa­ra agra­de­cer a los in­vi­ta­dos su ho­no­ra­ble pre­sen­cia. Se­gui­da­men­te lle­ga­ron los mo­de­los, acom­pa­ña­dos de una co­lo­ri­da e in­ten­sa ban­da que, ba­jo las lí­ri­cas de “Oh La Ha­ba­na”, mon­ta­ron un car­na­val de cie­rre. Un bro­che de oro pa­ra una pa­sa­re­la es­pec­ta­cu­lar que que­da­rá en la me­mo­ria no so­lo de Cu­ba, sino del mun­do en­te­ro.

Sin em­bar­go, la ce­le­bra­ción no paró ahí. Mi­nu­tos des­pués se em­pren­día un via­je has­ta la pla­za de la ca­te­dral, el si­tio ele­gi­do por la ca­sa fran­ce­sa pa­ra fes­te­jar el af­ter­party. De nue­vo, los co­ches mul­ti­co­lo­res ro­ba­ron el pro­ta­go­nis­mo, al trans­por­tar a los in­vi­ta­dos por las ca­lles de La Ha­ba­na, es­ta vez con la fres­ca bri­sa de la no­che co­mo tes­ti­go.

Den­tro de la pla­za, un re­don­del de ma­de­ra y lu­ces fan­ta­sio­sas, es­pe­ra­ban a los co­men­sa­les. Pa­ra re­fres­car­se, los tra­di­cio­na­les mo­ji­tos y dai­qui­rís fro­zen, acom­pa­ña­dos de una se­lec­ta va­rie­dad de bo­ca­di­llos, ins­pi­ra­dos en la esen­cia de los ma­ris­cos ca­ri­be­ños. La fies­ta es­tu­vo mar­ca­da por una te­má­ti­ca de pla­ya y fue am­bien­ta­da por los me­jo­res gru­pos y ar­tis­tas cu­ba­nos. Mú­si­ca que enamo­ró al mis­mo La­ger­feld, que no du­dó en bai­lar al son de la gua­ra­cha.

El fa­mo­so Dj Hu­go Mén­dez fue el en­car­ga­do de ce­rrar la ac­ti­vi­dad. La mú­si­ca elec­tró­ni­ca se apo­de­ró del re­cin­to ha­cien­do vi­brar a to­dos los in­vi­ta­dos.

Y es que de­fi­ni­ti­va­men­te el 2016 que­da­rá mar­ca­do en la his­to­ria de la is­la. La re­cien­te vi­si­ta del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Ba­rack Oba­ma, el con­cier­to gra­tui­to que ofre­ció la ban­da The Ro­lling Sto­nes, la lle­ga­da del pri­mer cru­ce­ro nor­te­ame­ri­cano en dé­ca­das y aho­ra, el des­fi­le de la ca­sa fran­ce­sa más re­co­no­ci­da en el mun­do, ha­cen de es­te año, una gra­ta me­mo­ria pa­ra re­cor­dar.

Es­ta­mos se­gu­ros que es­ta her­mo­sa y exó­ti­ca na­ción fue la gran ga­na­do­ra de la no­che. La aper­tu­ra de Cu­ba al mun­do su­ce­de a pa­so fir­me, ¡es el lu­gar de mo­da! Los ojos del pla­ne­ta es­tán concentrados en es­ta tie­rra que an­sía re­ci­bir a más y más vi­si­tan­tes pa­ra enamo­rar­los con su ri­que­za cul­tu­ral y pin­to­res­ca his­to­ria.

Con es­te es­pec­ta­cu­lar des­plie­gue, Karl La­ger­feld de­mos­tró que su crea­ti­vi­dad no tie­ne lí­mi­tes, que las ba­rre­ras no son más que tor­pes ideas ima­gi­na­rias y que cuan­do se quie­re, se pue­de lo­grar. La or­ga­ni­za­ción, lo­gís­ti­ca y coor­di­na­ción del even­to fue im­pe­ca­ble, ele­gan­te y con un se­llo de ca­li­dad inigua­la­ble.

Al rit­mo de «Oh La Ha­ba­na» los mo­de­los bai­la­ron con emo­ción lue­go de la pa­sa­re­la. Des­pués del des­fi­le, Cha­nel ofre­ció una re­cep­ción ex­clu­si­va pa­ra sus in­vi­ta­dos en la Pla­za de la Ca­te­dral, en el co­ra­zón de la ca­pi­tal.

El em­ble­má­ti­co Pa­seo del Pra­do se con­vir­tió du­ran­te una no­che en el epi­cen­tro más fa­mo­so de la mo­da global. Cha­nel mos­tró un des­plie­gue de emo­ción, co­lor y sa­bor ca­ri­be­ño de al­to ni­vel. (SI­GUE)

Por su­pues­to que las ce­le­bri­ties no po­dían fal­tar al his­tó­ri­co des­fi­le de Cha­nel en La Ha­ba­na. La gua­pa mo­de­lo bra­si­le­ña y em­ba­ja­do­ra de la mar­ca, Gisele Bündchen asis­tió al even­to con un con­jun­to ro­jo y boi­na os­cu­ra, acom­pa­ña­do con san­da­lias li­sas co­lor ca­mel. Iz­quier­da, la es­tre­lla de ci­ne, Til­da Swin­ton ro­bó la mi­ra­da de los

asis­ten­tes por su pe­cu­liar y úni­co es­ti­lo.

(SI­GUE)

La co­lec­ción to­mó co­mo re­fe­ren­te com­ple­men­tos y cor­tes de ins­pi­ra­ción ca­ri­be­ña. Mu­cho co­lor, y mu­chos gui­ños a mo­men­tos de

pla­ya pa­ra­di­sía­ca.

La gran re­ve­la­ción de la co­lec­ción fue, sin du­da, la ma­gis­tral re­in­ter­pre­ta­ción de la gua­ya­be­ra, la ca­mi­sa tra­di­cio­nal cu­ba­na con bol­si­llos, len­güe­tas de hom­bro y plie­gues pla­nos. Karl La­ger­feld la nom­bró en bro­ma co­mo el “es­mo­quin cu­bano”. El apues­to ac­tor y mo­de­lo fran­cés Gas­pard Ulliel po­só jun­to a un co­che an­ti­guo a las fue­ras del Pa­seo del Pra­do. Iz­quier­da, la siem­pre im­po­nen­te y her­mo­sa mo­de­lo, Al­ma Jo­do­rowsky.

Ana de Ar­mas y Ca­ro­li­ne de Mai­gret mi­ran con aten­ción ca­da una de las pie­zas pre­sen­ta­das por Karl La­ger­feld.

(SI­GUE)

Pa­ra el día, blu­sas va­po­ro­sas, acom­pa­ña­das con pan­ta­lo­nes chi­nos en­ro­lla­dos, y pa­ra la no­che, blu­sas or­gan­zas ne­gras trans­pa­ren­tes, con fal­das “sfu­ma­to”

ajus­ta­das a la cin­tu­ra.

El fol­clor del bai­le se re­fle­jó en las cha­que­tas y los ves­ti­dos con es­co­tes pro­nun­cia­dos, así co­mo las fal­das de tu­bo acam­pa­na­das y ves­ti­dos eté­reos. La gran re­ve­la­ción, no po­día ser otra que las ca­mi­sas es­tam­pa­das con el

le­ma “Vi­va Co­co Li­bre”.

«La ri­que­za cul­tu­ral y la aper­tu­ra de Cu­ba al mun­do la con­vier­ten en una fuen­te de ins­pi­ra­ción

pa­ra Karl La­ger­feld y pa­ra Cha­nel»

Tras 25 mi­nu­tos de una pa­sa­re­la es­pec­ta­cu­lar, la men­te crea­ti­va de Cha­nel, Karl La­ger­feld re­co­rrió el bou­le­vard acom­pa­ña­do de su ahi­ja­do, Hud­son

Kroe­nig.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.