«En mi fa­mi­lia so­mos per­so­nas con los pies en la tie­rra, que tra­ba­jan du­ro y man­tie­nen la hu­mil­dad, con va­lo­res de otros tiem­pos»

Hola Guatemala - - Contenido -

—¿Cuá­les son tus lu­ga­res pre­fe­ri­dos?

—Wild at Heart pa­ra las flo­res; el res­tau­ran­te La Fa­mi­glia, que es­tá de­trás de mi ca­sa, ade­más del tí­pi­co pub in­glés The Pigs Ear. Me en­can­ta el «sus­hi» y hay un res­tau­ran­te en Knights­brid­ge que se lla­ma Chi­sou. Me gus­ta tam­bién mu­cho la co­mi­da «thai» de Suk­san. Tra­di­cio­nal­men­te los do­min­gos va­mos a co­mer a la que con­si­de­ro la me­jor ham­bur­gue­se­ría de Lon­dres, By­ron Bur­guer, o al The Henry Root, de clá­si­ca co­ci­na in­gle­sa.

«MI PA­DRE, MI RE­FE­REN­CIA» —¿A qué te de­di­cas?

—Con vein­ti­dós años em­pe­cé a tra­ba­jar en Con­de Nast, has­ta que tu­ve que tras­la­dar­me a Ro­ma por el tra­ba­jo de mi ma­ri­do. Co­men­cé en «Bri­des Magazine» y lue­go pa­sé a «Vo­gue», don­de desem­pe­ñé el car­go de «se­nior ac­count ma­na­ger» pa­ra Eu­ro­pa du­ran­te seis años. Fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa que es­pe­ro po­der re­to­mar en cuan­to mis hi­jas sean un po­co más ma­yo­res, por­que es un tra­ba­jo que me apa­sio­na enor­me­men­te.

—¿Qué pien­sas cuan­do ves la fa­mi­lia que has for­ma­do?

—Que es el re­ga­lo más gran­de que la vi­da me ha po­di­do dar. No pen­sa­ba que se pu­die­se amar tan­to. Nues­tra abue­la Wan­da nos re­ga­ló una vie­ja bal­do­sa que era muy es­pe­cial pa­ra mi abue­lo Sal­va­to­re que ori­gi­nal­men­te te­nía es­cri­to: «No ha­gas da­ño, que es una pe­na. No ha­gas bien, por­que no sir­ve». Mi abue­lo lo co­rri­gió y en­ci­ma es­cri­bió: «No ha­gas mal,

En la otra pá­gi­na, Oli­via en el co­me­dor jun­to a la co­ci­na, don­de hay zo­na de es­tar. Al la­do, de­ta­lle del ser­vi­cio de me­sa. «No im­por­ta lo que de­ci­das ha­cer en tu vi­da, lo im­por­tan­te es in­ten­tar ha­cer­lo me­jor que na­die»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.