EL GU­RÚ DE LOS VES­TI­DOS DE NO­VIAS

Hola Guatemala - - Óscar De La Renta -

Lo co­no­ce­mos por sus apa­ri­cio­nes es­te­la­res en «Say Yes to the Dress», «Big Bliss», «Randy Knows Best», and «Randy to the Res­cue», así co­mo por dar con­se­jos en los shows más pre­si­gio­sos de la TV. El enér­gi­co y ho­nes­to Randy, ori­gi­na­rio de Sout­hern Illi­nois, si­guió su pa­sión por la mo­da al es­tu­diar en el Fas­hion Ins­ti­tu­te of Te­cho­logy. Des­pués de gra­duar­se, creó dos co­lec­cio­nes nup­cia­les con las que ga­nó dos DEBI Awards (De­sign Ex­ce­llen­ce in the Bridal In­dustry). Es­to lo lle­vó a tra­ba­jar co­mo Di­rec­tor de Mo­da en el New York’s Klein­feld Bridal, un es­pa­cio don­de con­sul­ta­ba cer­ca de 15,000 no­vias al año. Con es­ta ex­pe­rien­cia, el di­se­ña­dor pa­só a re­vo­lu­cio­nar el mun­do de los reality shows de bo­das. Exi­to­so y siem­pre ocu­pa­do, den­tro de su gi­ra de pre­sen­ta­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, Randy pa­só por Gua­te­ma­la y le con­ce­dió a ¡HO­LA! una ame­na en­tre­vis­ta, lle­na de anéc­do­tas per­so­na­les, con­se­jos y ca­ris­ma.

—¿Di­rías que na­cis­te apa­sio­na­do por la mo­da o fue al­go que se desa­rro­lló con el pa­so de los años?

—Creo que sur­gió por­que fui el úl­ti­mo de sie­te hi­jos. Por ello, te­nía mu­cha ro­pa usa­da, la cual odia­ba usar. En­ton­ces, cuan­do lo­gra­ba te­ner un po­co de di­ne­ro ex­tra, me es­ca­pa­ba a St. Louis, Mis­sou­ri, y com­pra­ba un par de jeans o al­go sin de­cir­le a mi ma­má.

—Ya for­ma­do en di­se­ño de mo­da, ¿por qué ele­gis­te la in­dus­tria de no­vias?

—Por­que creo que es el ves­ti­do más im­por­tan­te que vas a usar. Con él, vas a ser fo­to­gra­fia­da más ve­ces que nun­ca, ca­mi­na­rás ha­cia el al­tar ha­cia el hom­bre que más quie­res en el pla­ne­ta, así que real­men­te de­bes ver­te des­pam­pa­nan­te.

—Pa­ra mí, el que una no­via se pon­ga un ves­ti­do y se sien­ta be­lla, a ve­ces des­de el pri­mer ins­tan­te,

—Y tú te en­car­gas de lo­grar­lo.

es co­mo ga­nar un Aca­demy Award. Me sien­to rea­li­za­do cuan­do lo­gro es­to.

—Has par­ti­ci­pa­do en va­rios reality shows, ¿eres fa­ná­ti­co de es­te es­ti­lo de pro­gra­mas?

—En un ini­cio, yo no los veía, de he­cho, ni me gus­ta­ba. Bá­si­ca­men­te me de­di­co a ver no­ti­cias y pe­lí­cu­las. Pe­ro así se die­ron las co­sas.

—¿En­ton­ces no era al­go que bus­ca­bas?

—Pa­ra na­da. Pe­ro un día, mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo Fas­hion Di­rec­tor, el pro­duc­tor me pu­so un mi­cró­fono y me pi­dió que le su­gi­rie­ra otros ves­ti­dos a una chi­ca que es­ta­ba en el pe­des­tal ese día en “Say yes to the dress”. Al ha­cer­lo, la no­via se des­con­cer­tó, to­do se com­pli­có… y sa­lió en te­le­vi­sión. Al si­guien­te día, la ma­má de la chi­ca me bus­có pa­ra de­cir­me que era el úni­co con buen gus­to y ho­nes­ti­dad pa­ra de­cir­le a la no­via que ese ves­ti­do no le que­da­ba bien. En­ton­ces, lo que yo pen­sé que iba a ser el mo­men­to más ho­rri­ble de mi vi­da, re­sul­tó ser de lo me­jor que me ha pa­sa­do.

—¿Cuál es tu se­cre­to pa­ra ayu­dar a to­das a en­con­trar el ves­ti­do per­fec­to?

—Es­cu­cho su his­to­ria, la de la pa­re­ja, por­que me gus­ta de­cir que en­tre los dos for­man una mar­ca. Es­to nos per­mi­te de­fi­nir el es­ti­lo de ves­ti­do per­fec­to y, des­pués con­tem­plan co­sas co­mo el ti­po de cuer­po y el pre­su­pues­to.

—Sé sin­ce­ro: ¿có­mo son las no­vias co­mo clien­tas?

—Son mu­je­res que so­lo quie­ren ver­se her­mo­sas en su día de bo­da. Es­ta pre­sión las tien­de a po­ner ner­vio­sas y, a ve­ces, has­ta sa­lir­se un po­co fue­ra de con­trol. Por eso, a mí me apo­yar­la, qui­tar­les de en­ci­ma esos mie­dos, pa­ra que pue­dan en­fo­car­se en su ves­ti­do y pa­sar un ra­to di­ver­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.