VE­RÓ­NI­CA RIE­DEL INI­CIA UNA NUE­VA ETA­PA, DE­MOS­TRAN­DO QUE LO ME­JOR ES­TÁ POR VE­NIR “Quie­ro dar mu­cho, ayu­dar a ci­neas­tas mu­je­res, por­que creo que te­ne­mos que ha­blar de nues­tras his­to­rias”

Hola Guatemala - - Con­te­ni­do -

AR­TIS­TA DE MÚL­TI­PLES me­dios, pin­to­ra, fo­tó­gra­fa, di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res, ci­neas­ta, di­rec­to­ra, pro­duc­to­ra y es­cri­to­ra. El ta­len­to de es­ta ta­len­to­sa y re­co­no­ci­da gua­te­mal­te­ca bri­lla a tra­vés de to­das es­tas for­mas de ex­pre­sión, pues se­gún co­men­ta, es la úni­ca for­ma de ser real con­si­go mis­ma. Aun­que la sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca acom­pa­ñó a Ve­ró­ni­ca des­de que era una ni­ña, re­cuer­da que la lla­ve ha­cia la na­rra­ti­va vi­sual na­ció a los quin­ce años, cuan­do re­ci­bió de re­ga­lo una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca. Con es­te ins­tru­men­to, co­men­zó a ge­ne­rar imá­ge­nes grá­fi­cas y po­ten­tes, que lle­ga­ron a lla­mar la aten­ción de su con­tex­to. Al gra­duar­se del co­le­gio, es­co­gió pe­rio­dis­mo, pues “des­de chi­ca me do­lía mu­cho Gua­te­ma­la, ver su po­bre­za e in­jus­ti­cias. Y pe­rio­dis­mo im­pli­ca­ba ha­blar y de­nun­ciar lo que to­dos ca­lla­ban, me­dian­te his­to­rias” re­cuer­da la ar­tis­ta; sin em­bar­go, su pa­sión por lo vi­sual la lle­vó a cam­biar de ca­rre­ra pa­ra es­tu­diar ci­ne, con­si­guien­do des­ta­car al po­co tiem­po den­tro de los cer­tá­me­nes aca­dé­mi­cos con sus pri­me­ras pro­duc­cio­nes. Su ca­rre­ra con­ti­nuó co­mo asis­ten­te de es­cri­tor y fo­tó­gra­fa del set pa­ra la se­rie te­le­vi­si­va Mia­mi Vi­ce, una ex­pe­rien­cia que le dio tablas pa­ra lue­go desem­pe­ñar­se en pro­yec­tos pro­pios en ca­de­nas co­mo Uni­vi­sión y Fu­sión. En el sép­ti­mo ar­te, des­ta­can sus cor­to­me­tra­jes y sus va­rias ve­ces ga­lar­do­na­da ópe­ra pri­ma Cáp­su­las, un lar­go­me­tra­je que des­pués de una dé­ca­da de ha­ber si­do crea­do, si­gue vi­gen­te y so­nan­te. Ade­más, en lo plás­ti­co, la gua­te­mal­te­ca ha ga­na­do re­le­van­tes pre­mios, ex­hi­bi­do in­di­vi­dual­men­te en mu­seos, ins­ti­tu­tos, ga­le­rías y fe­rias de ar­te, en va­rios paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca, Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos.

A pe­sar de es­tar pla­nean­do con­fe­ren­cias, via­jes, co­la­bo­ra­cio­nes y nue­vos pro­yec­tos, Ve­ró­ni­ca le hi­zo a ¡HO­LA! un es­pa­cio en su in­can­sa­ble agen­da. La re­co­no­ci­da crea­do­ra nos in­vi­tó a co­no­cer más so­bre su pro­ce­so ar­tís­ti­co, los desafíos que ha sor­tea­do en su ca­rre­ra, có­mo en­con­tró un ba­lan­ce ho­lís­ti­co en su vi­da y, con una gran son­ri­sa, com­par­tió qué nue­vos pla­nes es­tá bus­can­do ma­te­ria­li­zar.

—Es bien sa­bi­do que eres una ar­tis­ta tan po­li­fa­cé­ti­ca, ¿di­rías que la sen­si­bi­li­dad y crea­ti­vi­dad son una cons­tan­te en tu vi­da?

—To­tal­men­te. Es mi vi­da, des­de que ten­go ra­zón de ser. Cuan­do ju­ga­ba, me po­nía a ac­tuar, di­ri­gía la his­to­ria, ha­cía mun­dos… y eso se man­tie­ne has­ta hoy, en to­do lo que ha­go.

—Vie­nes de un ho­gar de ar­tis­tas, ¿ver­dad?

—Pa­ra em­pe­zar, yo soy so­bri­na nie­ta del pin­tor Car­los Va­len­ti, de par­te del la­do de mi ma­má. Y mi pa­pá era un em­pre­sa­rio, un co­lec­cio­nis­ta de ar­te y, ade­más, un pin­tor frus­tra­do. Yo le pre­gun­ta­ba por qué no se de­di­ca­ba a pin­tar y me con­tes­tó que al­guien de­bía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.