RA­MÓN TO­RRES, A FA­VOR DEL PRO­YEC­TO TAMMY GAZAL MIZRACHI

Hola Guatemala - - Contenido - Pe­rio­dis­ta: Eli­za­beth Can­tú Ma­cías Fo­to­gra­fía: Car­los Cas­tro

lgu­na vez ha su­fri­do por amor?

Po­si­ble­men­te su res­pues­ta sea no… pe­ro si aquí en con­fian­za, es sí, con­ti­núe la lec­tu­ra. En sep­tiem­bre pró­xi­mo, Ra­món To­rres uno de los psi­có­lo­gos más re­co­no­ci­dos de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, es­ta­rá vi­si­tan­do Pa­na­má, don­de com­par­ti­rá sus más de 15 años de ex­pe­rien­cia, en un en­cuen­tro ín­ti­mo, don­de ase­gu­ra, sal­drá re­no­va­da y con áni­mos a cor­tar las ca­de­nas que la atan al ape­go emo­cio­nal.

Así que­dó de­mos­tra­do du­ran­te una char­la di­ri­gi­da a las so­cias y ami­gas del Pro­yec­to Tammy Gazal Mizrachi, quie­nes muy ani­ma­da­men­te, com­par­tie­ron con el profesional, pa­ra dar­se so­lo una pro­ba­di­ta de lo que se­rá es­te gran even­to a rea­li­zar­se en ciu­dad de Pa­na­má, por la em­pre­sa­ria Do­ri Ele­ta, quien do­na­rá par­te de los fon­dos re­cau­da­dos a es­te no­ble pro­yec­to.

Pa­ra co­no­cer a cer­ca de es­ta ini­cia­ti­va, ¡HO­LA! con­ver­só con la psi­có­lo­ga Ri­ta Ba­nús, coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del pro­yec­to Tammy Gazal Mizrachi, una ini­cia­ti­va que bus­ca brin­dar apo­yo psi­co­so­cial a los hi­jos e hi­jas de per­so­nas con cán­cer en Pa­na­má, lle­va­do a ca­bo en alian­za con Fun­da­cán­cer.

Ri­ta ex­pli­ca que el pro­yec­to sur­ge en el 2014 idea­do por las fa­mi­lias Gazal y Mizrachi, pa­ra hon­rar la me­mo­ria de su hi­ja Tammy Gazal Mizrachi, tras ser diag­nos­ti­ca­da con cán­cer, tu­vo el sue­ño de que to­das las fa­mi­lias pa­na­me­ñas que tu­vie­sen que vi­vir la du­ra ex­pe­rien­cia de es­ta en­fer­me­dad, con­ta­ran con apo­yo psi­coe­du­ca­ti­vo pa­ra dar­le a sus hi­jos e hi­jas la aten­ción que ne­ce­si­tan de acuer­do a su edad.

Fue así co­moam­bas fa­mi­lias fir­man un con­ve­nio con Fun­da­cán­cer, crean­do el Pro­yec­to Tammy Gazal Mizrachi, y cu­yos es­fuer­zos se han cen­tra­do en pro­mo­ver sus ser­vi­cios en­tre las per­so­nas que son pa­cien­tes del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co Na­cio­nal.

Ini­cia­mos ana­li­zan­do las ne­ce­si­da­des de es­tas fa­mi­lias, de­ta­lla la coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del pro­yec­to Tammy Gazal Mizrachi. “He­mos en­con­tra­do que mu­chas fa­mi­lias en­fren­tan di­fi­cul­ta­des por­que, a pe­sar de que sí hay aten­ción psi­co­ló­gi­ca, no se dan abas­to pa­ra aten­der siem­pre a la fa­mi­lia com­ple­ta, y so­la­men­te le pue­den pres­tar aten­ción al pa­cien­te en par­ti­cu­lar”.

Otro obs­tácu­lo, ex­pre­sa es que las re­glas del mis­mo cen­tro hos­pi­ta­la­rio, no per­mi­ten que los me­no­res de 14 años de edad in­gre­sen a las ins­ta­la­cio­nes, por­que es­te es un hos­pi­tal que atien­de a pa­cien­tes adultos.

La especialista ex­pli­ca que en­tre los fi­nes del Pro­yec­to Tammy se en­cuen­tran el brin­dar ta­lle­res psi­coe­du­ca­ti­vos so­bre cán­cer y te­mas re­la­cio­na­dos a pa­dres, ni­ños, ni­ñas, y do­cen­tes; el acon­di­cio­na­mien­to de un cen­tro don­de los hi­jos de pa­cien­tes del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co Na­cio­nal pue­dan es­pe­rar a sus pa­dres mien­tras se atien­den en la ins­ti­tu­ción, y brin­dar a fa­mi­lias y cen­tros edu­ca­ti­vos con ma­te­ria­les de apo­yo pa­ra ayu­dar a los ni­ños y ni­ñas a com­pren­der el cán­cer y su tra­ta­mien­to.

El afa­ma­do psi­có­lo­go pa­ra­gua­yo, Ra­món To­rres, especialista en re­la­cio­nes de pa­re­ja y au­tor de “El amor, así de sim­ple, y así de com­pli­ca­do”, li­bro que du­ran­te 3 años con­ti­nua en el top ten de los más ven­di­dos en Ama­zon di­gi­tal, ex­pli­ca que el amor es la fuer­za más po­de­ro­sa del uni­ver­so, y la de­pen­den­cia emo­cio­nal es un tras­torno des­truc­ti­vo.

Ex­pre­sa que­du­ran­te los tres pri­me­ros años de una re­la­ción se es­tá en una eta­pa a la que lla­ma­mos enamo­ra­mien­to, que na­die nos en­se­ñó a iden­ti­fi­car.

“El enamo­ra­mien­to es un pro­ce­so quí­mi­co de lo­cu­ra que siem­pre ter­mi­na. Pe­ro al no ha­ber si­do en­se­ña­dos, to­dos cree­mos que ese amor ro­mán­ti­co y apa­sio­na­do du­ra­rá to­da la vi­da. Y cuan­do se ter­mi­na esa quí­mi­ca, no sa­be­mos lo que pa­sa, no en­ten­de­mos, y co­men­za­mos a su­frir”, co­men­ta el psi­có­lo­go pa­ra­gua­yo.

De­ta­lla que el de­to­nan­te es su­frir por la con­duc­ta de otro ser hu­mano, ella o él. Na­die de­be acep­tar una re­la­ción de pa­re­ja que le ha­ga su­frir. Si la per­so­na es­tá su­frien­do por lo que ha­ce su pa­re­ja, quie­re de­cir que se tie­ne el pro­ble­ma de de­pen­den­cia.

Pa­ra de­jar de su­frir por amor, lo pri­me­ro que el profesional re­co­mien­da es des­cu­brir que se tie­ne un pro­ble­ma, es de­cir, que “Lo que yo es­toy sin­tien­do no era amor, es de­pen­den­cia”. Es fun­da­men­tal que cada ser hu­mano de­ba en­con­trar­se con­si­go mis­mo y acep­tar­se co­mo es, te­ner una au­to­es­ti­ma al­ta, re­fle­xio­nar acer­ca de lo que es­tá ocu­rrien­do y si pue­de, de­be ir a te­ra­pia.

En sep­tiem­bre pró­xi­mo, Ra­món To­rres uno de los psi­có­lo­gos más re­co­no­ci­dos de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, es­ta­rá vi­si­tan­do Pa­na­má, don­de com­par­ti­rá

sus más de 15 años de ex­pe­rien­cia.

«El enamo­ra­mien­to es un pro­ce­so quí­mi­co de lo­cu­ra que siem­pre ter­mi­na. Pe­ro al no ha­ber si­do en­se­ña­dos, to­dos cree­mos que ese amor ro­mán­ti­co y apa­sio­na­do du­ra­rá

to­da la vi­da»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.