KARLY VE­GA

Hola Guatemala - - 30 Minutos Con... - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to­gra­fía: ANDRES AMAYA Lo­ca­ción: MAC MI­RA­FLO­RES

PA­RA QUIE­NES tie­nen el gus­to de co­no­cer­la, sa­brán que la Na­tio­nal Ar­tist de M.A.C Mé­xi­co, Karly Ve­ga, es una mu­jer des­pam­pa­nan­te, son­rien­te y apa­sio­na­da por su tra­ba­jo. La ma­qui­llis­ta re­cuer­da que ini­ció en es­te ne­go­cio por la in­vi­ta­ción de una ami­ga, que se ha­bía enterado de una opor­tu­ni­dad pa­ra tra­ba­jar en una tien­da de la fa­mo­sa em­pre­sa de cos­mé­ti­cos: “en ese mo­men­to no te­nía un tra­ba­jo, ni tam­po­co es­ta­ba en la uni­ver­si­dad, así que me ani­mé a ir, me acep­ta­ron y pen­sé en que­dar­me tres años… y lle­vo 16 años”. En es­te tiem­po, ´la me­xi­ca­na se dio la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar su aris­ta más ar­tís­ti­ca, has­ta lle­gar a pres­ti­gio­sos Fas­hion Weeks in­ter­na­cio­na­les. En su pa­so por Gua­te­ma­la, Karly­le dio ci­ta a ¡HO­LA! en una de las tien­das, pa­ra com­par­tir un ra­to ameno lleno de anéc­do­tas, con­fe­sio­nes y más .

—Aun­que an­do co­rrien­do de aquí pa­ra allá, no es op­ción per­der el es­ti­lo. Bus­co es­tar có­mo­da, pe­ro pre­sen­ta­ble pa­ra cual­quier im­pre­vis­to, con un ma­qui­lla­je siem­pre im­pe­ca­ble… es muy di­ver­ti­do.

Una crea­ti­va apa­sio­na­da por el ma­qui­lla­je

—Vie­nes de un shoo­ting y te ves in­creí­ble. ¿Có­mo lo lo­gras? —Tie­nes un tra­ba­jo que ha­ce que seas muy con­ver­sa­do­ra, ¿o me equi­vo­co?

—No, rom­per el hie­lo es sú­per im­por­tan­te. Des­de que ini­cié, me di cuen­ta que la­gen­te lle­ga­ba con­mi­go co­mo que a con­tar­me to­da su vi­da y que yo te­nía que ha­cer un pa­pel ti­po psi­có­lo­ga. —De­cir­les que es­tu­vie­ran tran­qui­las, que yo las iba a de­jar her­mo­sas y des­pam­pa­nan­tes, pa­ra que si que­rían, pu­die­ran sa­lir a en­con­trar otro ga­lán. Y es má­gi­co ver có­mo yo pue­do ayu­dar a cam­biar ese es­ta­do de áni­mo, ver­las fe­li­ces por­que se sien­ten be­llas.

—¿Y cuál era tu te­ra­pia? —En­ton­ces, ¿crees que tie­ne que ver nues­tro arre­glo con có­mo nos sen­ti­mos?

—¡Bas­tan­te! Co­mo te sien­tes, lo pro­yec­tas. A mí me pa­sa­ba. Me da­ba cuen­ta que es­ta­ba de ba­jón cuan­do me ma­qui­lla­ba en ca­fés. En cam­bio, cuan­do es­ta­ba fe­liz, de co­lo­res.

—Aho­ri­ta, con la piel sú­per na­tu­ral, ojos de­li­nea­dos en ne­gro y di­fu­mi­na­dos con al­gu­na som­bra, com­ple­men­ta­dos con la­bios in­ten­sos; me en­can­tan los ro­jos y fus­cias en aca­ba­do ma­te.

—¿Cuál es tu arre­glo em­ble­má­ti­co? —Ya que tu tra­ba­jo te em­pu­ja a an­dar ex­pe­ri­men­tan­do, ¿re­cuer­das al­gu­na téc­ni­ca que te arre­pien­tas de ha­ber usado?

—¡Sí! el ma­qui­lla­je que se usa­ba en en­tre 80s y 90s, ese del de­li­nea­dor os­cu­ro y la­bios neu­tros. Yo aho­ri­ta veo fo­tos mías de esa épo­ca, y di­go “¿Có­mo pu­de ha­cer eso?”Pe­ro era lo que se usa­ba.

—Tra­to de ha­cer ri­tua­les que me re­cuer­den a ca­sa: lle­gar al ho­tel, re­la­jar­te, dar­te un ba­ño, des­ma­qui­llar­me. Ese es co­mo un mo­men­to so­lo pa­ra mí. Ahora, mi tiem­po li­bre en Mé­xi­co lo uti­li­zo pa­ra es­tar con mi fa­mi­lia, es­cu­char mú­si­ca, sa­lir y con­vi­vir con gen­te, ir al ci­ne y na­dar.

—Creo que Ma­ría Fé­lix es una be­lle­za ex­tra­or­di­na­ria. Tam­bién a Mar­le­ne Die­trichy a Twiggy.

—Siem­pre car­go bol­sas gran­des. Es muy gra­cio­so por­que siem­pre in­ten­to que sea más pe­que­ña, pe­ro en eso en­cuen­tro otro de­li­nea­dor, lips­tick y de­más co­sas que lo ha­cen im­po­si­ble. —Me en­can­ta di­bu­jar, ha­cer ma­nua­li­da­des y to­do ti­po de co­sas crea­ti­vas… y trai­go en las ve­nas el ar­te, pues mi abue­lo ma­terno era un es­ce­nó­gra­fo re­co­no­ci­do del ci­ne me­xi­cano. Por eso, nun­ca pen­sé que me iba a de­di­car a es­to.

—Di­se­ño tex­til. No es ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te, pe­ro es otro mun­do. Es­to na­ció cuan­do una pri­ma es­tu­dia­ba es­to y yo le ayu­da­ba a ha­cer sus tra­ba­jos… pe­ro la vi­da me lle­vó por otros ca­mi­nos.

—To­da­vía ex­pe­ri­men­tan­do y ex­plo­ran­do es­te mun­do.

—En­tre tan­tos via­jes, ¿cuál di­rías que es tu ca­ble a tie­rra? —Al­gu­nos íco­nos de be­lle­za que ad­mi­ras son: —Con­fié­sa­nos, ¿qué tan gran­de es tu cos­me­ti­que­ra? —Ade­más del ros­tro, ¿pin­tas en otro lien­zo? —¿En se­rio? ¿Qué que­rías es­tu­diar? —¿Có­mo te ves en 5 años?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.