EL EN­CAN­TO DE ¡HO­LA!

Hola Guatemala - - Carta Del Editor -

Mi primer en­cuen­tro con la re­vis­ta su­ce­dió ha­ce unos 14 años. Fue mien­tras acom­pa­ña­ba a mi ma­má a su sa­lón de be­lle­za. Co­mo siem­pre he si­do un cu­rio­so in­na­to, ha­llé la ma­ne­ra per­fec­ta para evi­tar el abu­rri­mien­to. Em­pe­cé a ojear las re­vis­tas que re­po­sa­ban so­bre una pe­que­ña me­sa blan­ca, jus­to a la par del so­fá. ¡HO­LA! me lla­mó la aten­ción des­de el primer ins­tan­te. Cuan­do abrí sus pá­gi­nas, en­tré a un mun­do de fan­ta­sía. Cas­ti­llos, re­yes, prín­ci­pes y du­ques, ¡qué mon­tón hay en el mun­do! Que­dé en­can­ta­do con el for­ma­to de las fo­to­gra­fías, la ele­gan­cia de los ves­ti­dos, y los tí­tu­los lla­ma­ti­vos, para en­ton­ces, ya es­ta­ba con­ven­ci­do que mi vi­da pro­fe­sio­nal es­ta­ría vin­cu­la­da al mun­do edi­to­rial. Cuan­to más veía, más que­ría se­guir le­yen­do. Para mi suer­te, ha­bía cua­tro ejem­pla­res dis­tin­tos. Re­cuer­do que uno de los ar­tícu­los que más lla­mó mi aten­ción fue una en­tre­vis­ta con Ni­co­le Cos­te, la gua­pí­si­ma azafata to­go­le­sa que para en­ton­ces, man­te­nía un ro­man­ce con el prín­ci­pe Al­ber­to de Mó­na­co, y de quien tu­vo un hi­jo ile­gí­ti­mo. Las ho­ras trans­cu­rrie­ron co­mo se­gun­dos aque­lla tar­de. Lo que para mí sig­ni­fi­ca­ba un mar­ti­rio, pron­to se con­vir­tió en un pa­sa­tiem­po. ¡Va­mos ma­mi, te acom­pa­ño al sa­lón! Ca­da mes en­con­tra­ba nue­vos nú­me­ros, nue­vas his­to­rias y más per­so­na­jes in­tere­san­tes. Fue ahí cuan­do ¡HO­LA! fle­chó mi co­ra­zón, fue al­go así co­mo amor a pri­me­ra vis­ta. Mi se­gun­do en­cuen­tro con la re­vis­ta su­ce­dió años des­pués, cuan­do al vi­si­tar a mi me­jor ami­ga Mar­cia, des­cu­brí la enor­me co­lec­ción que su ma­má, do­ña Laura, guar­da­ba en un es­tan­te de ma­de­ra, en el re­ci­bi­dor de la ca­sa. ‘‘¡Me en­can­ta esa re­vis­ta!’’ Le di­je con emo­ción. Y esa tar­de, vol­ví a leer­las, con el mis­mo en­tu­sias­mo que aque­lla pri­me­ra vez. “Aquí so­mos fie­les a la re­vis­ta”, me di­jo do­ña Laura en ese mo­men­to; “to­das las se­ma­nas la com­pra­mos sin fal­ta”. Va­ya ca­sua­li­dad del des­tino, que tiem­po des­pués, me to­có di­ri­gir las edi­cio­nes de ¡HO­LA! en Amé­ri­ca Cen­tral. Y es que hoy, pue­do de­cir con to­da sin­ce­ri­dad, que ¡HO­LA! se vol­vió par­te im­por­tan­te de mi vi­da. Ca­da mes, in­ten­to plas­mar so­bre es­tas pá­gi­nas mi enor­me pa­sión y ca­ri­ño por la ac­tua­li­dad de las ce­le­bri­da­des, las mo­nar­quías y los per­so­na­jes del mo­men­to.

El otro día me co­men­ta­ba mi ami­ga que su abue­la ex­cla­mó con preo­cu­pa­ción du­ran­te una reunión fa­mi­liar: “¡Se ca­yó Leo­nor!” Y to­dos de in­me­dia­to res­pon­die­ron con asom­bro; ¿cuál Leo­nor abue­la? ¡Pues la prin­ce­sa de España! Al­go que sin du­da, en­tien­do por com­ple­to. Por­que quie­nes co­no­ce­mos la esen­cia de es­ta re­vis­ta des­de atrás, nos he­mos com­pe­ne­tra­do con esos per­so­na­jes, ¡los sen­ti­mos co­mo fa­mi­lia! He­mos se­gui­do tan de cer­ca to­dos los epi­so­dios de sus vi­das, que nos afec­tan de la mis­ma ma­ne­ra. Me pro­du­ce una ale­gría enor­me sa­ber que exis­te una am­plia co­mu­ni­dad de lec­to­res in­tere­sa­dos por el en­fo­que hu­mano que so­lo ¡HO­LA! ha sa­bi­do ofre­cer, gra­cias a su pe­rio­dis­mo de ca­li­dad y sin­gu­lar éti­ca. Qué ale­gría sa­ber que el con­te­ni­do que ofre­ce­mos a ni­vel mundial, se va re­le­van­do po­co a po­co, de ge­ne­ra­ción a ge­ne­ra­ción. ¡HO­LA! se ha con­ver­ti­do en to­da una tra­di­ción fa­mi­liar. Los tiem­pos cam­bian sí, pe­ro la esen­cia se man­tie­ne. Mu­chos ros­tros que per­du­ra­ron por años, y que ya ter­mi­na­ron su ci­clo de vi­da, han si­do re­le­va­dos por otros que emer­gen y se van po­si­cio­nan­do co­mo los nue­vos per­so­na­jes in­flu­yen­tes. ¡HO­LA! es mu­cho más que una re­vis­ta del co­ra­zón, co­mo le sue­len lla­mar en al­gu­nas la­ti­tu­des del mun­do. Es­ta pu­bli­ca­ción ins­pi­ra, mo­ti­va y ayu­da a los lec­to­res a cum­plir sus sue­ños, de la mis­ma ma­ne­ra que los per­so­na­jes que en ella apa­re­cen, lo ha­cen. Hay un gran en­fo­que hu­mano que ha­ce la di­fe­ren­cia. Aun­que la com­pe­ten­cia es abun­dan­te, es­toy se­gu­ro que nin­gún me­dio su­pera nues­tro es­tán­dar de ca­li­dad. Esa ca­li­dez y con­fian­za que pre­sen­ta­mos mes a mes en es­tas pá­gi­nas son un ver­da­de­ro te­so­ro que res­guar­da­mos con mu­cho ím­pe­tu. No se­ría­mos el dia­rio lí­der en no­ti­cias del es­pec­tácu­lo sin su va­lio­so apo­yo, y por eso, mi agra­de­ci­mien­to eterno a us­te­des, nues­tros es­ti­ma­dos lec­to­res.

Es­pe­ro que dis­fru­te ca­da una de las his­to­rias de es­te ejem­plar de sep­tiem­bre que con gus­to he­mos pre­pa­ra­do para us­ted. An­tes de des­pe­dir­me, quie­ro con­tar­le que es­te mes, ¡HO­LA! cumple 73 años de his­to­ria, un número que nos lle­na de mu­chí­si­mo or­gu­llo.

¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.