«Ja­más ol­vi­da­ré cuan­do es­cu­ché un llan­to y pre­gun­té a la en­fer­me­ra: “¿Ese es mi hi­jo?”. Y me con­tes­tó que sí. Fue es­pec­ta­cu­lar y muy bo­ni­to»

Hola Guatemala - - Contenido -

pre­vis­to?

—La pri­me­ra se­ma­na de agos­to era el tiem­po lí­mi­te di­ga­mos, pe­ro a par­tir del vein­te de ju­lio era com­ple­ta­men­te nor­mal y po­si­ble que el be­bé pu­die­ra na­cer. Co­mo yo tenía bas­tan­te cla­ro que po­día ve­nir po­co an­tes, no me asus­té para na­da. Fue un mo­men­to su­per­emo­cio­nan­te.

—¿Có­mo fue el mo­men­to, Car­los, en el que tu mu­jer te di­jo que es­ta­ba de par­to?

—Es­ta­ba en ca­sa por­que ha­bía de­ci­di­do no tra­ba­jar des­de la fe­cha en que nos di­je­ron que po­dría na­cer. ¡Es que no me lo po­día ni creer! Es­tá­ba­mos tran­qui­los, sen­ta­dos en el so­fá vien­do una pe­lí­cu­la con mis sue­gros. Y, de re­pen­te, As­trid nos di­jo que ha­bía sen­ti­do al­go ra­rí­si­mo. —Pen­sé que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to, pe­ro me di­je­ron que me tran­qui­li­za­ra, que a lo me­jor no era na­da, y que me sen­ta­ra un ra­to. A los dos mi­nu­tos em­pe­cé a tener unas mo­les­tias di­fe­ren­tes y rom­pí aguas. ¡Ahí ya no ha­bía du­da! (ríe).

—Te­nías pre­vis­to es­tar pre­sen­te en el par­to. ¿Fi­nal­men­te fue así?

—Que­ría ha­ber es­ta­do pre­sen­te en el par­to, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no pu­do ser, por­que al fi­nal na­ció por ce­sá­rea. Es ver­dad que la doc­to­ra no sa­bía si de­jar­me pa­sar o no, pe­ro le di­je: «No pa­sa na­da, haz lo que sea me­jor para el be­bé y para As­trid, y yo es­pe­ro fue­ra».

—¿Qué se te pa­sa­ba por la ca­be­za mien­tras es­ta­bas es­pe­ran­do?

—Es­ta­ba tran­qui­lo por­que ha­bía un bue­ní­si­mo equi­po mé­di­co. Pe­ro, de re­pen­te, vi muy ner­vio­sa a mi sue­gra, a mi sue­gro… y la doc­to­ra se pu­so un po­qui­to ner­vio­sa y apu­ra­da. Ahí me asus­té y em­pe­cé a pre­gun­tar.

—As­trid, ¿qué su­ce­dió para que hu­bie­ra tan­tos ner­vios?, ¿có­mo lo vi­vis­te tú?

—Cuan­do lle­gué al hos­pi­tal es­ta­ba bien, no tenía mu­chos do­lo­res y to­do es­ta­ba con­tro­la­do. Me pu­sie­ron la epi­du­ral nor­mal­men­te, pe­ro, de re­pen­te, el be­bé em­pe­zó a tener los la­ti­dos irre­gu­la­res. Re­sul­tó que tenía el cor­dón en­re­da­do, le da­ba va­rias vuel­tas al­re­de­dor del cuer­po, y aun­que in­ten­ta­ba co­lo­car­se para sa­lir, no po­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.