JAI­ME VI­ÑALS

Hola Guatemala - - Cóctel De Noticias - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to­gra­fía: ANDRÉS AMA­YA

SEN­CI­LLO, CEN­TRA­DO y son­rien­te, Jai­me Vi­ñals con­si­de­ra que más que una ac­ti­vi­dad fí­si­ca, el mon­ta­ñis­mo es una for­ma de vi­da que en­se­ña a ser un per­fec­to es­tra­te­ga. En su ca­so, es­ta pa­sión lle­gó a su vi­da mien­tras es­tu­dia­ba el primer se­mes­tre de Bio­lo­gía en la uni­ver­si­dad, cuan­do se su­mó a una de las con­vo­ca­to­rias del gru­po “De cum­bre a cum­bre”, para su­bir el vol­cán Ta­ju­mul­co, en el De­par­ta­men­to de San Mar­cos. Fas­ci­na­do con la ex­pe­rien­cia, si­guió con­quis­tan­do nue­vos re­tos en la re­gión, has­ta lle­gar al Eve­rest y otras de las más im­por­tan­tes cum­bres del mun­do.

Cuan­do no es­tá es­ca­lan­do, hoy el gua­te­mal­te­co com­par­te sus ex­pe­rien­cias en con­fe­ren­cias y rea­li­za ac­ti­vi­da­des de team buil­ding su­bien­do mon­ta­ñas; ade­más, ha pu­bli­ca­do seis li­bros y rea­li­za­do tres ví­deos do­cu­men­ta­les. En­fo­ca­do en dos gran­des re­tos, su­bir los 10 vol­ca­nes más al­tos del mun­do jun­to con el cos­ta­rri­cen­se War­ner Ro­jas y las 50 cum­bres más pro­mi­nen­tes del mun­do, Jai­me com­par­te con ¡HO­LA! pin­ce­la­das de su ca­mino de vi­da.

Re­fle­xio­nes des­de la ci­ma

—Has co­no­ci­do una lar­ga lis­ta de des­ti­nos des­de sus pun­tos más al­tos. ¿Có­mo ha si­do es­ta ex­pe­rien­cia?

—Es in­tere­san­te ver có­mo la fi­lo­so­fía de vi­da de las per­so­nas a los paí­ses don­de vas, dán­do­te cuen­ta la for­ma en que la gen­te per­ci­be la mon­ta­ña: co­mo un lu­gar de re­ve­ren­cia o co­mo un si­tio de juer­ga. En­ton­ces, para en­ten­der más la cul­tu­ra del país a don­de voy, tra­to de su­bir con gen­te del lu­gar, la cual siem­pre te cuen­tan sus his­to­rias y vi­ven­cias.

—¡Mu­chas! La pri­me­ra vez que subí al Ta­ju­mul­co, fue in­creí­ble pa­sar una no­che en una tien­da de cam­pa­ña con mu­cho frío y sue­lo du­ro. Fue muy especial su­bir el vol­cán Po­po­ca­té­petl, en Mé­xi­co, por ser una mon­ta­ña con hie­lo y nie­ve. En el vol­cán Chin­go, fron­te­ra Gua­te­ma­la y el Sal­va­dor, co­no­cí a quien es mi es­po­sa, que iba su­bien­do con su pa­pá, que en paz des­can­se. Por su­pues­to, su­bir el Eve­rest fue un par­te aguas en mi ca­rre­ra co­mo mon­ta­ñis­ta.

—Voy al gim­na­sio y es­toy que­rien­do em­pe­zar a ha­cer bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña. No he sa­li­do, pe­ro por lo me­nos ya ten­go la bi­ci­cle­ta.

—Den­tro de es­te mon­tón de aven­tu­ras, ¿tie­nes al­gu­na fa­vo­ri­ta? —¿Có­mo te man­tie­nes en for­ma en tu co­ti­dia­nei­dad? —Aho­ra que eres es­po­so y pa­pá, ¿com­par­tes es­ta pa­sión con al­guien de tu fa­mi­lia?

—Pues des­de que que­dó em­ba­ra­za­da de nues­tro primer hi­jo, mi es­po­sa de­ci­dió ha­cer otras co­sas. Aho­ra, mi hi­jo ma­yor aca­ba de en­trar a la uni­ver­si­dad y es­te año le em­pe­zó a in­tere­sar la es­ca­la­da en ro­ca ver­ti­cal. No sé si le va a gus­tar al­ta mon­ta­ña, ha subido vol­ca­nes con­mi­go y me doy cuen­ta que es muy fuer­te fí­si­ca­men­te… pe­ro le abu­rre. Si quie­re o no ha­cer­lo en el fu­tu­ro, lo voy a apo­yar.

—Si, una ban­de­ra de Gua­te­ma­la, que me re­ga­ló Ri­car­do Ma­ta an­tes de ir al Eve­rest; es­te fo­tó­gra­fo fue co­mo mi se­gun­do pa­pá. Tam­bién ten­go un par de mi­to­nes de la­na, que nun­ca uso, que me re­ga­ló un sher­pa ami­go mío, la pri­me­ra vez que fui a los Hi­ma­la­yas.

—La co­mu­nión mon­ta­ña-ser hu­mano, es lo más ri­co. No hay tan­tos dis­trac­to­res e in­clu­so el si­len­cio es co­mo mú­si­ca. Es un ali­men­to al es­pí­ri­tu muy gran­de. Mien­tras Dios me lo per­mi­ta, sin im­por­tar edad ni con­di­ción fí­si­ca, voy a se­guir ha­cién­do­lo. Cuén­ta­nos, ¿có­mo te sien­tes ca­da vez que re­gre­sas a la ciu­dad? Lo dis­fru­to. Es­tas ex­pe­rien­cias te en­se­ñan a va­lo­rar co­sas pe­que­ñas, co­mo un va­so con agua o tener una si­lla, así co­mo a ser más agra­de­ci­do por la vi­da.

—Lo­grar que la gen­te se sien­ta or­gu­llo­sa de ser gua­te­mal­te­ca y la­ti­noa­me­ri­cano. Im­pul­sar­los a que se atre­van a so­ñar en la vi­da, sin im­por­tar qué tan gran­des o pe­que­ñas son sus me­tas, y lue­go con­cre­tar­las… re­cor­dar­les que se sien­tan fe­li­ces y or­gu­llo­sos de lo que son.

—Cla­ro. En no­viem­bre iré a la fron­te­ra en­tre argentina y chi­le, a su­bir dos vol­ca­nes: el Bo­ne­te y el Tres Cru­ces. En­tre los dos, su­man tres cum­bres.

—¿Tie­nes al­gún amu­le­to que lle­vas con­ti­go en ca­da ex­pe­di­ción? —Tu sen­sa­ción fa­vo­ri­ta en la cum­bre es: —¿Qué le­ga­do te gus­ta­ría de­jar con tus ac­cio­nes? —¿Ya tie­nes pla­nea­da tu pró­xi­ma ex­pe­di­ción?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.