UN BAU­TI­ZO DE REY PA­RA EL PRÍN­CI­PE ALE­XAN­DER EL HI­JO DEL PRIN­CI­PE CAR­LOS FE­LI­PE DE SUE­CIA Y SO­FÍA HELLQVIST

Hola Guatemala - - Contenido -

No han pa­sa­do ni cua­tro me­ses des­de el úl­ti­mo bau­ti­zo real que se ce­le­bró en Sue­cia, el del prín­ci­pe Os­car, cuan­do Es­to­col­mo vol­vió a ce­le­brar por lo al­to una fiesta real. A di­fe­ren­cia de otras mo­nar­quías eu­ro­peas, en las que los bau­ti­zos son ce­le­bra­cio­nes de ca­rác­ter pri­va­do, en Sue­cia se con­si­de­ran una ce­re­mo­nia de Es­ta­do y, co­mo tal, to­dos se han vol­ca­do en un día que ha te­ni­do co­mo pro­ta­go­nis­ta a Ale­xan­der de Sue­cia, Du­que de Sö­der­man­land y pri­mer hi­jo de Car­los Fe­li­pe y So­fia de Sue­cia.

El sol se es­for­zó por sa­lir en la is­la de Lo­vön, cuan­do los in­vi­ta­dos, en torno a las on­ce de la ma­ña­na, co­men­za­ron a ha­cer un pa­seí­llo -en el que es­ta­ba apos­ta­dos la guar­dia de ho­nor- ha­cia la ca­pi­lla real del Pa­la­cio de Drott­ning­holm. La mis­ma re­si­den­cia real en la que se ca­só la prin­ce­sa Mag­da­le­na y en don­de fue­ron bau­ti­za­dos sus hi­jos –Leo­no­re y Ni­co­las de Sue­cia-, a di­fe­ren­cia de Es­te­lle y Os­car, hi­jos de la Prin­ce­sa He­re­de­ra, que re­ci­bie­ron las aguas en el Pa­la­cio Real de Es­to­col­mo.

En un tem­plo que tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra unas cien­to cin­cuen­ta per­so­nas, la Fa­mi­lia Real al com­ple­to se unió con la fa­mi­lia Hellqvist, pa­dres, her­ma­nas y tíos de So­fia; con miem­bros de otras ca­sas reales, co­mo Leo­pol­do y Úr­su­la de Ba­vie­ra; miem­bros del Go­bierno y lí­de­res de los di­fe­ren­tes par­ti­dos po­lí­ti­cos; los em­ba­ja­do­res de No­rue­ga y Di­na­mar­ca, en re­pre­sen­ta­ción de unas Ca­sas Reales uni­das a los Ber­na­dot­te por fuer­tes la­zos de amis­tad y san­gre; miem­bros de la

En la ca­pi­lla del pa­la­cio de Drott­ning­holm, re­si­den­cia de los Re­yes (SI­GUE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.