JO­SÉ FER­NAN­DO GU­TIÉ­RREZ

Hola Guatemala - - 30 Minutos Con... - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to: AN­DRÉS AMA­YA

Re­fle­xio­nes más allá de la pu­bli­ci­dad

JO­SÉ, co­mo lo nom­bran co­la­bo­ra­do­res y ami­gos, es sin lu­gar a du­das una le­yen­da en la in­dus­tria pu­bli­ci­ta­ria gua­te­mal­te­ca. Na­ci­do en Co­lom­bia, es so­cio fun­da­dor y ac­tual Di­rec­tor Ge­ne­ral de la­fá­bri­ca & jo­ta­be­qu/GREY, cuen­ta con una im­pre­sio­nan­te ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal, con más de cua­ren­ta años de ofi­cio. Reali­zó sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios de Pu­bli­ci­dad y Mer­ca­deo, en la Uni­ver­si­dad Jor­ge Ta­deo Lo­zano de Bo­go­tá, Co­lom­bia y des­pués tra­ba­jó en em­pre­sas co­mo Atlas Pu­bli­ci­dad / JWT, Ate­nas / BB­DO y McCan­nE­rick­son; en es­te tiem­po, acu­mu­ló experiencia con cuen­tas co­mo Pep­si, Uni­le­ver, Ko­dak, Wins­ton Sa­lem, BAT, Co­ca Co­la, Na­bis­co, Bur­ger King, Nestle, Gi­llet­te, P&G, en­tre otras. Pa­ra­le­lo a es­ta ac­ti­vi­dad, ha rea­li­za­do li­bros re­la­cio­na­dos a sus in­quie­tu­des y gus­tos ar­tís­ti­cos, des­de me­dia­dos de la dé­ca­da de los ochen­tas; re­cien­te­men­te fue coor­di­na­dor del Pro­yec­to “En­tre Si­glos, Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Cen­troa­mé­ri­ca y Pa­na­má”, que pre­sen­tó la Fun­da­ción Ro­zas Bo­trán en 2015.Pa­ra co­no­cer a es­te in­can­sa­ble em­pren­de­dor en una fa­ce­ta más per­so­nal, ¡HO­LA! vi­si­tó al co­lom­biano en su ofi­ci­na, quien en­tre anéc­do­tas y re­fle­xio­nes, com­par­tió pin­ce­la­das de su per­so­na­li­dad y as­pi­ra­cio­nes.

—Con una am­plia y re­nom­bra­da ca­rre­ra co­mo so­por­te, ¿có­mo di­rías que te sien­tes en es­te mo­men­to?

—Yo es­toy vi­vien­do el día a día. Es­toy cen­tra­do, tran­qui­lo y agra­de­ci­do con lo que he lo­gra­do ha­cer… es­to no me lo qui­ta na­die. ¿Sa­bes? Ca­da día me con­ven­zo más de que he si­do una per­so­na fe­liz.

—¿Qué crees que com­po­ne la fe­li­ci­dad?

—Es­tar cla­ro en que es lo que tú tie­nes y co­mo lo es­tás dis­fru­tan­do. El gra­ve pro­ble­ma es que la gen­te no sa­be va­lo­rar lo que tie­ne y dis­fru­tar­lo. La gen­te pri­me­ro mi­ra el pla­to del ve­cino y no el su­yo. Ade­más, es im­por­tan­te le­van­tar­se con el pie de­re­cho to­dos los días.

—¿Te con­si­de­ras prag­má­ti­co o idea­lis­ta?

—Prag­má­ti­co. Es cier­to que to­dos te­ne­mos pro­ble­mas en la vi­da, pe­ro par­te de la esen­cia y éxito de es­ta es sa­ber­los su­pe­rar. Así que lo que no sir­ve, que no es­tor­be. Eso lo tras­la­do a mi vi­da y éxito pro­fe­sio­nal.

—Una cir­cuns­tan­cia que for­jó tu ca­rác­ter es:

—Yo soy au­to­su­fi­cien­te des­de los 21 años, que tu­ve mi pri­mer ma­tri­mo­nio. Des­de en­ton­ces, mis pa­pás no me pa­ga­ron un dul­ce. Eso me dio una vi­sión di­fe­ren­te, que me ins­pi­ró a va­lo­rar lo que ten­go y, al mis­mo tiem­po, a im­pul­sar a la gen­te a lo­grar sus pro­pó­si­tos, con con­vic­ción y me­tas.

—Se di­ce que el ar­te es una de tus gran­des pa­sio­nes, ¿es cier­to?

–Des­de muy jo­ven em­pe­cé a co­lec­cio­nar ar­te… aho­rra­ba y te­nía una ami­ga en una ga­le­ría que me se­pa­ra­ba obras pe­que­ñas, que ade­más me per­mi­tía pa­gár­se­las a pla­zos. Eso con­ti­nuó to­da la vi­da y aho­ra ten­go de to­do. Soy ecléc­ti­co. —Yo ven­go de una fa­mi­lia sen­ci­lla, cla­se me­dia, tra­ba­ja­do­ra, pe­ro con un pa­pá muy sen­si­ble ha­cia la li­te­ra­tu­ra, las plás­ti­cas y ese ti­po de co­sas… Mi her­ma­na y yo lo ab­sor­bi­mos más, ella com­ple­ta­men­te de­di­ca­da al tea­tro y yo, me fui por el ofi­cio de la pu­bli­ci­dad y las plás­ti­cas. Siem­pre he si­do una per­so­na crea­ti­va, in­quie­ta y cu­rio­sa; y eso me ha lle­va­do a bus­car con­ti­nua­men­te co­sas di­fe­ren­tes y ma­ni­fes­ta­cio­nes dis­tin­tas.

—¿De dón­de na­ció es­ta in­quie­tud? —¿Qué de­be te­ner una obra pa­ra me­re­cer in­te­grar­se a tu co­lec­ción?

—No com­pro ar­te por una fir­ma, sino por­que me gus­tan. Así que ten­go al­gu­nas pie­zas de va­lor, y otras que no pe­ro que sig­ni­fi­can mu­cho pa­ra mí; igual, si la obra me gus­ta, no im­por­ta si el ar­tis­ta es co­no­ci­do o no.

—Ade­más de las plás­ti­cas, ¿ate­so­ras otros ar­tícu­los?

—¡Sí! Des­de jo­ven de­sa­rro­llé una pa­sión por la fo­to­gra­fía, así que co­lec­ciono cá­ma­ras an­ti­guas; con ellas, la gra­cia no es com­prar­las ca­ras, sino en­con­trar­las, ne­go­ciar­las, dis­cu­tir con sus due­ños y en­con­trar el pre­cio jus­to. Tam­bién, co­mo se vin­cu­la­ba a mi ofi­cio, co­lec­ciono ti­pos des­de ha­ce 40 años, pa­ra ha­cer ca­jas; le doy for­ma a los chi­ba­le­tes y les agre­go ele­men­tos, pa­ra dar­les vi­da y mo­vi­mien­to… yo me en­tre­ten­go so­lo, no ha­ce fal­ta ir al psi­có­lo­go. Fi­nal­men­te, otra gran ob­se­sión son los re­lo­jes.

—¿Qué es lo que te lla­ma la aten­ción de los re­lo­jes?

—El di­se­ño, por­que son ar­te en su na­tu­ra­le­za. Mi pri­mer re­loj me lo die­ron a los 7 años en na­vi­dad, era de Mic­key Mou­se. Lue­go se vol­vió una ob­se­sión y lle­gué a te­ner unos 60, de mar­cas nor­ma­les. Con el pa­so de los años, em­pe­cé a ser más se­lec­ti­vo y aho­ra ten­go una co­lec­ción im­por­tan­te. De he­cho, ca­da vez que via­jo, tra­to de com­prar uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.