CRIS­TI­NA SANTOS

Vi­ve con ilu­sión la lle­ga­da de su ter­cer hi­jo, Ja­co­bo

Hola Guatemala - - Contenido -

“El día que abri­mos la tien­da lle­gó más gen­te de lo que pen­sa­mos. Su­peró nues­tras ex­pec­ta­ti­vas y me de­jó una sú­per bue­na vi­bra que nos ins­pi­ra a se­guir ade­lan­te”

“El he­cho de que el be­bé ha­ya si­do hom­bre ayu­dó a que las ni­ñas lo to­ma­ran sú­per po­si­ti­vo. La de en me­dio cree que es la ma­má de él, la gran­de lo car­ga”

AL MO­MEN­TO de es­tu­diar jo­ye­ría y ge­mo­lo­gía, Cris­ti­na se ins­pi­ró en su abue­la, que tam­bién ha­bía tra­ba­ja­do en es­te mundo. Na­ci­da en una fa­mi­lia due­ña de jo­ye­rías en Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua, la in­quie­ta gua­te­mal­te­ca via­ja­ba a es­tos paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos y a di­ver­sas ca­sas de jo­ye­ría para apren­der so­bre es­te mundo, has­ta que in­gre­só al Ge­mo­lo­gi­cal Ins­ti­tu­te of Ame­ri­ca, en Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos. Des­pués de gra­duar­se, la apa­sio­na­da por el co­lor, tra­ba­jó sie­te años en el país nor­te­ame­ri­cano, de­mos­tran­do su ta­len­to en la in­dus­tria de la jo­ye­ría. De for­ma pa­ra­le­la, Cris­ti­na re­cuer­da que fa­bri­ca­ba por su cuen­ta co­lla­res y ac­ce­so­rios, a los cua­les les po­nía una pla­qui­ta que de­cía “C’Santos”, en ho­nor a su nom­bre. Cuan­do re­gre­só a Gua­te­ma­la, co­no­ció a Jor­ge, su ac­tual es­po­so, con quien ini­ció una be­lla his­to­ria de amor y, a la par, co-fun­dó una in­no­va­do­ra y ex­clu­si­va jo­ye­ría: C’Santos. Hoy, las co­sas no po­drían ir me­jor para Cris­ti­na. A la vez que su ne­go­cio cre­ció en ubi­ca­cio­nes y abrió una tien­da en un lu­jo­so sec­tor de la Ciu­dad de México, aca­ba de ser ma­má de su ter­cer be­bé. Con un op­ti­mis­mo con­ta­gio­so y una gran son­ri­sa, la em­pren­de­do­ra le dio ci­ta a ¡HO­LA!, para po­ner­nos al día con lo que acon­te­ce en su mundo.

—Aca­bas de inau­gu­rar una nue­va tien­da en México. ¿Có­mo vi­vis­te esa no­che?

—¡Es­tu­vo sú­per pa­dre! Me acom­pa­ñó Jor­ge y nos fue muy bien, gra­cias a Dios. Si te das una vuel­ta por la tien­da, te da­rás cuen­ta que vas a ver mu­cho co­lor, por­que la idea es po­der­se ex­pre­sar por me­dio de las jo­yas. Ese día, lle­gó más gen­te de lo que pen­sa­mos. Su­peró nues­tras ex­pec­ta­ti­vas y me de­jó una sú­per bue­na vi­bra que nos ins­pi­ra a se­guir ade­lan­te.

—¿Por qué ele­gis­te México al mo­men­to de ex­pan­dir tus ho­ri­zon­tes?

—Me en­can­ta, des­de la primera vez que fui a la Ciu­dad de México. Me que­dé en Po­lan­co y es el área don­de más co­noz­co. Des­de el mo­men­to

«Ya fue mi úl­ti­mo em­ba­ra­zo, gra­cias a Dios. Com­ple­té mi fa­mi­lia con tres hi­jos y ca­da uno es una ben­di­ción, de­fi­ni­ti­va­men­te»

que es­tu­ve ahí di­je: qué bue­na vi­bra, me en­can­ta.

—En­ton­ces, ¿des­de un ini­cio su­pis­te que que­rías tu tien­da ahí?

—Te con­fie­so que hi­ci­mos el tour de to­da la ciu­dad San­ta Fe, Pal­mas, Pra­do Nor­te, Pra­do Sur… pe­ro di­je que la primera te­nía que ser en Po­lan­co. Es bien re­si­den­cial, hay tu­ris­mo, gen­te vi­vien­do ahí, res­tau­ran­tes, tien­das, está to­do.

—Vi que mu­chas blog­gers re­co­rrie­ron la ciu­dad con tus crea­cio­nes. ¿Tú lo hi­cis­te?

—La­men­ta­ble­men­te, más que un via­je de tu­ris­mo, fue de tra­ba­jo. Lle­gué jue­ves en la no­che, so­lo sa­lí a ce­nar. El vier­nes me de­di­qué a ir a tra­ba­jar y a re­unir­me con la ge­ren­te en México y, por la tar­de an­du­ve por Po­lan­co y fui al Par­que de Cha­pul­te­pec y así.

EL UNO PARA EL OTRO

—¿Qué sien­tes al tra­ba­jar jun­to a tu es­po­so en es­te gran sue­ño?

—Jor­ge y yo es­ta­mos jun­tos en el pro­yec­to de la jo­ye­ría, prác­ti­ca­men­te des­de el día uno. Tie­ne sus re­tos, pe­ro es una gran ben­di­ción po­der tra­ba­jar jun­to a tu pa­re­ja, que te acom­pa­ña en to­do, y cree en el ne­go­cio.

—¿A qué ti­po de re­tos se en­fren­tan?

—¡Uy! A ve­ces te­ne­mos di­fe­ren­cias en opi­nio­nes y los dos te­ne­mos un ca­rác­ter fir­me o fuer­te; es­to im­pli­ca que hay ve­ces en las que te­ne­mos que con­ven­cer el uno al otro, o ne­go­ciar para lle­gar a un pun­to me­dio. El he­cho de ser pa­re­ja y es­po­sos lo vuel­ve un po­qui­to más in­ten­so.

—¿Es cier­to que él fue quien te im­pul­só a crear tu mar­ca?

—Sí. Des­de que re­gre­sé a Gua­te, tu­ve la ben­di­ción de en­con­trar­me con Jor­ge, que vio el po­ten­cial de mi ca­rre­ra y me di­jo que abrié­ra­mos una jo­ye­ría. Fue una de­ci­sión bas­tan­te ali­via­na­da, siem­pre con me­tas en men­te. Él no tie­ne na­da que ver con el di­se­ño de jo­yas, sino que le gus­ta el ne­go­cio, la ad­mi­nis­tra­ción; le en­can­ta es­tar tras bam­ba­li­nas, así que ja­más se ha sen­ti­do in­ti­mi­da­do por­que si yo soy la es­tre­lla de la mar­ca. Am­bos sa­be­mos que lo em­pe­za­mos jun­tos.

—¿Có­mo sa­ben de­li­mi­tar has­ta dón­de se que­da la ofi­ci­na?

—Lo que me ayu­da es que Jor­ge tra­ba­jó con su fa­mi­lia an­tes, y sus pa­pás tam­bién tra­ba­ja­ron jun­tos mien­tras que él cre­ció. En­ton­ces, él sa­be se­pa­rar muy bien el tra­ba­jo de la ca­sa, por­que lo ha vi­vi­do to­da su vi­da. Es ra­ro que él lle­ve el tra­ba­jo a la ca­sa. Con­fie­so que la que tal vez se que­da con las co­sas así y le cues­ta se­pa­rar eso, soy yo. Sin em­bar­go, lo he­mos lo­gra­do ba­lan­cear bas­tan­te bien.

—Fue­ra del ne­go­cio, ¿qué ac­ti­vi­da­des dis­fru­tan rea­li­zar jun­tos?

—Re­cien­te­men­te co­rre­mos jun­tos y des­de siem­pre nos gus­ta mu­cho sa­lir a ce­nar, pa­rran­dear, a to­mar­nos nues­tros tra­gui­tos… por­que tam­bién es ne­ce­sa­rio. Con nues­tros hi­jos, nos en­can­ta sa­lir de pa­seo fue­ra de la ciu­dad: ir a una fin­ca, sa­lir a la ca­sa del la­go, ir a la An­ti­gua, o a cual­quier des­tino tu­rís­ti­co de Gua­te­ma­la.

—¿Cuán­tos hi­jos tie­nen?

—Tres. Dos ni­ñas, Chan­tal de 5 años y Na­di­ne, de 3 años, que así co­mo se aman, tie­nen sus pe­leí­tas. Tam­bién está Ja­co­bo, un be­bé que aún no cum­ple el año.

—¡En­ton­ces aca­bas de te­ner­lo! ¿Có­mo vi­vis­te tu ter­cer em­ba­ra­zo?

En al­gu­nos me va me­jor que en otros. No soy la me­jor mu­jer em­ba­ra­za­da, por­que tie­ne sus re­tos, uno está can­sa­do. En es­te, man­tu­vi­mos su se­xo sor­pre­sa, has­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.