ISA­BEL GAR­CÍA

Nos muestra El Ca­lle­jón del Agua, la ca­sa fa­mi­liar de su ma­ri­do, Her­nan­do de las Bár­ce­nas Fit­zJa­mes Stuart, sobrino nie­to de la Du­que­sa de Al­ba

Hola Guatemala - - Contenido - T. CH. Pro­duc­ción: THE EDITORS (LAURA VE­CINO e INÉS DOMECQ) Fo­tos: CHESCO LÓPEZ Jo­yas: TOUS, ARISTOCRAZY, PAN­DO­RA, ALEX AND ANI

La pin­to­ra es­pa­ño­la nos muestra su es­pec­ta­cu­lar re­si­den­cia

ME lla­man Isa­be­li­ta por mi abue­la Isa y por­que soy di­mi­nu­ta, se­vi­lla­na y ar­tis­ta». Son las car­tas cre­den­cia­les de nues­tra pro­ta­go­nis­ta, la ar­tis­ta Isa­bel Gar­cía-Val­de­ca­sas y So­lís, una mu­jer lle­na de in­quie­tu­des, de mu­cho ca­rác­ter, exi­gen­te, in­con­for­mis­ta y que siem­pre di­ce lo que sien­te. Pin­ta des­de pe­que­ña, aun­que pro­fe­sio­nal­men­te le cos­tó arran­car. «Mi pa­dre, que pro­vie­ne de una fa­mi­lia de ca­te­drá­ti­cos, aca­dé­mi­cos e in­te­lec­tua­les, que­ría que hi­cie­ra una ca­rre­ra “se­ria”, co­mo De­re­cho. Me ne­gué, y mi ma­dre me apo­yó, aun­que mis pa­dres me han apo­ya­do al má­xi­mo en mi ca­rre­ra co­mo pin­to­ra y es­tán muy or­gu­llo­sos de mis lo­gros pro­fe­sio­na­les». Ha­bla­mos con Isa­be­li­ta en la ca­sa El Ca­lle­jón del Agua, una jo­ya a la som­bra de la Gi­ral­da pro­pie­dad de su sue­gra, Eu­ge­nia Fit­zJa­mes Stuart, con­de­sa de Cas­tro­pon­ce y mar­que­sa de Te­no­rio, que la he­re­dó de su abue­la Car­men Via­na, du­que­sa de Pe­ña­ran­da, hi­ja del mar­qués de Via­na, «un ser ge­nial y ex­cep­cio­nal — cuen­ta Isa­be­li­ta—, que fue mu­sa de Ba­len­cia­ga, y una se­ño­ra con una per­so­na­li­dad arro­lla­do­ra, siem­pre ro­dea­da de ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les y apa­sio­na­da del fla­men­co».

De cons­truc­ción mu­dé­jar, la ca­sa se en­cuen­tra en el con­jun­to his­tó­ri­co del Real Alcázar de Se­vi­lla y tie­ne una po­si­ción pri­vi­le­gia­da so­bre los jar­di­nes y el cen­tro de Se­vi­lla. «Mi sue­gra la cui­da con gran cariño y de­di­ca­ción. De vez en cuan­do, se al­qui­la para

Isa­bel es ín­ti­ma ami­ga de Nie­ves Ál­va­rez y su tía Ma­til­de So­lís es­tu­vo ca­sa­da con el ac­tual du­que de Al­ba: «A mis pri­mos Car­los y Fer­nan­do Fitz-Ja­mes Stuart, “los gua­pos”, les tra­to bas­tan­te»

Eu­ge­nia Fitz-Ja­mes Stuart, con­de­sa de Cas­tro­pon­ce y mar­que­sa de Te­no­rio, sue­gra de Isa­bel, he­re­dó la ca­sa de su abue­la Car­men Via­na, du­que­sa de Pe­ña­ran­da, hi­ja del mar­qués de Via­na. «Era una mu­jer ge­nial y ex­cep­cio­nal —cuen­ta la ar­tis­ta—. Fue mu­sa de Ba­len­cia­ga y una se­ño­ra con una per­so­na­li­dad arro­lla­do­ra, siem­pre ro­dea­da de ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les y

apa­sio­na­da del fla­men­co»

per­so­na­li­da­des y even­tos es­pe­cia­les, y por ella han pa­sa­do mú­si­cos, es­cri­to­res, ac­to­res, po­lí­ti­cos, gran­des em­pre­sa­rios y ce­le­bri­da­des, co­mo Tom Crui­se, Ma­rio Tes­tino, los Thys­sen, Ca­me­ron Díaz, Uma Thur­man, Al­bert Ca­mus, Jean Coc­teau…».

Isa­be­li­ta está ca­sa­da con Her­nan­do de las Bár­ce­nas Fitz-Ja­mes Stuart, sobrino nie­to de la des­apa­re­ci­da du­que­sa de Al­ba, «un cu­rran­te na­to con ce­ro ton­te­ría —ase­gu­ra—. Es in­te­li­gen­te y bueno a la vez, cua­li­da­des que nor­mal­men­te no sue­len ir uni­das. Nos com­ple­men­ta­mos por­que él es se­rio y cal­ma­do y yo muy in­quie­ta, así que me apor­ta se­re­ni­dad y me ha­ce pen­sar. ¿Y yo a él? Pues le doy “vi­di­lla” y le con­ta­gio mi en­tu­sias­mo». Her­nan­do de­jó su tra­ba­jo en el ban­co, «don­de te­nía una bri­llan­te y pro­me­te­do­ra ca­rre­ra», para de­di­car­se a cui­dar, res­ca­tar y reha­bi­li­tar el pa­tri­mo­nio de su fa­mi­lia, co­mo el cas­ti­llo de Bel­mon­te.

Isa­be­li­ta, que tie­ne «una enor­me fa­mi­lia» —en la de su ma­dre son on­ce her­ma­nos, y ella es la ma­yor de trein­ta y cin­co pri­mos her­ma­nos—, es nie­ta de los mar­que­ses de la Mo­ti­lla y so­bri­na de Ma­til­de So­lís, ex­mu­jer de Car­los, ac­tual du­que de Al­ba. «Her­nan­do y yo coin­ci­di­mos en su bo­da en el pa­la­cio de la ca­lle Cu­na. Yo te­nía do­ce y él die­ci­séis. Quin­ce años des­pués nos ca­sá­ba­mos en ese mis­mo lu­gar. A mis pri­mos Car­los y Fer­nan­do Fitz-Ja­mes Stuart, “los gua­pos”, les tra­to bas­tan­te, y su pa­dre es siem­pre ado­ra­ble y ca­ri­ño­so con­mi­go».

Isa­be­li­ta se lle­va po­cos años con sus tías Ma­ti y María Jo­sé, la pin­to­ra, her­ma­nas me­no­res de su ma­dre: «Me he cria­do con ellas y son co­mo mis her­ma­nas —con­fie­sa—. Con­vi­ví mu­cho en ca­sa de mis abue­los, de los que, en­tre otras co­sas, apren­dí que, an­tes o des­pués, con pa­cien­cia y bon­dad, el tiem­po po­ne a to­do el mundo en su si­tio y que hay que ale­jar­se de la gen­te en­vi­dio­sa y da­ñi­na y ro­dear­se de per­so­nas que te quie­ran bien».

Ha­ce sie­te años, al lle­gar la cri­sis, a Isa­be­li­ta ya no le en­car­ga­ban tan­tos mu­ra­les y te­nía que se­guir pin­tan­do. «De­ci­dí em­pe­zar a pin­tar abs­trac­to — re­cuer­da— y las lla­mé “Cos­mo­go­nías”. Tu­vie­ron mu­chí­si­mo éxi­to. Aho­ra son co­no­ci­das y me lle­na de ale­gría que gus­ten tan­to. Son unos cua­dros muy or­gá­ni­cos. Tie­nen muy pre­sen­te la Na­tu­ra­le­za y re­fle­jan mi gran preo­cu­pa­ción por el de­te­rio­ro de nues­tro ma­ra­vi­llo­so pla­ne­ta». To­das las mu­je­res So­lís son muy ar­tis­tas y pin­tan bas­tan­te bien. «Tie­nen un sen­ti­do del hu­mor muy áci­do, ne­gro y pe­cu­liar. Me di­vier­te que me ma­ta — re­co­no­ce Isa­be­li­ta—. Mi fa­mi­lia es atí­pi­ca. Son gen­te de es­pí­ri­tu li­bre, tí­mi­dos de vi­da sen­ci­lla, pe­ro in­te­lec­tual­men­te re­fi­na­dos. Di­ga­mos que tie­nen una for­ma de ver la vi­da con un sen­ti­do de hu­mor muy es­pe­cial».

Ha­ce sie­te años, al lle­gar la cri­sis, a Isa­bel ya no le en­car­ga­ban tan­tos mu­ra­les y te­nía que se­guir pin­tan­do. «De­ci­dí em­pe­zar a pin­tar abs­trac­to —re­cuer­da— y las lla­mé “Cos­mo­go­nías”. Aho­ra son co­no­ci­das y me lle­na de ale­gría que gus­ten tan­to. Son unos cua­dros muy or­gá­ni­cos»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.