IÑA­KI RI­VE­RA

Hola Guatemala - - 30 minutos con... - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to: AN­DRÉS AMAYA Pro­duc­ción: ANA CRUZ Sty­ling: MO­ROC­CA­NOIL Lo­ca­ción: PA­SEO CA­YA­LÁ

El ar­tis­ta que se ex­pre­sa a tra­vés del pe­lo

RE­SER­VA­DO, CREA­TI­VO y apa­sio­na­do. Es­tos son los ad­je­ti­vos que des­cri­ben per­fec­ta­men­te a Iña­ki Ri­ve­ra, el ta­len­to­so Edu­ca­dor del Equi­po Crea­ti­vo In­ter­na­cio­nal pa­ra Mo­roc­ca­noil, con se­de en Mé­xi­co. Du­ran­te su ro­bus­ta ca­rre­ra, es­te ca­ris­má­ti­co me­xi­cano se ha dis­tin­gui­do por ex­pre­sar­se ar­tís­ti­ca­men­te des­de la pe­lu­que­ría, con­si­guien­do ade­más enal­te­cer la esen­cia de las per­so­nas. Des­pués de to­do, es un fiel cre­yen­te de que “cuan­do nos sen­ti­mos lin­dos, con con­fian­za, se­gu­ros de no­so­tros, que nos ayu­da a ex­pre­sar­nos y ac­tuar di­fe­ren­tes. Eso me gus­ta de las per­so­nas a las que atien­do en mi es­tu­dio”. Siem­pre ocu­pa­do por com­par­tir su pa­sión al­re­de­dor del glo­bo, ¡HOLA! Gua­te­ma­la tu­vo la suer­te de en­tre­vis­tar y char­lar con Iña­ki, en su pa­so por Gua­te­ma­la, mien­tras asis­tió a la fies­ta de mo­da nacional Mer­ce­des-Benz Fashion Gua­te­ma­la 2016.

—Aun­que hoy eres una le­yen­da en la in­dus­tria, nos lle­gó el ru­mor de que no siem­pre pen­sas­te de­di­car­te a la pe­lu­que­ría, ¿es cier­to?

¡Sí! An­tes de de­di­car­me a la pe­lu­que­ría fui bai­la­rín en la más im­por­tan­te com­pa­ñía de Danza Fol­kló­ri­ca en Mé­xi­co, el Ba­llet Fol­kló­ri­co de Mé­xi­co de Ama­lia Her­nán­dez. Siem­pre su­pe que que­ría de de­di­car­me a al­gu­na ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, co­mo la pin­tu­ra, fo­to­gra­fía o di­se­ño, así que me pre­pa­ré un po­co en to­das es­tas áreas.

—En­ton­ces, ¿en qué mo­men­to dis­te el sal­to a tu ac­tual pro­fe­sión?

Cuan­do su­pe que po­día com­bi­nar la par­te ar­tís­ti­ca, esa de crear di­fe­ren­tes pei­na­dos, cor­tes y co­lo­res en el ca­be­llo, con ha­cer sen­tir bien a las per­so­nas.

—¿Qué ex­pe­rien­cias re­ta­do­ras y emo­cio­nan­tes te ha da­do el se­guir es­te ca­mino?

Re­cuer­do mu­cho mi pri­me­ra pro­pues­ta in­ter­na­cio­nal pa­ra ha­cer un ví­deo de cor­tes pa­ra ca­ba­lle­ro en Los Án­ge­les. Fue ha­ce ya al­gu­nos años atrás. Sen­tí que mi tra­ba­jo co­mo pe­lu­que­ro co­men­za­ba a dar­me ex­pe­rien­cias mu­cho más emo­cio­nan­tes. Y, cuan­do me acep­ta­ron pa­ra tra­ba­jar con Mo­roc­ca­noil, lle­gó con la pro­pues­ta de par­ti­ci­par con la mar­ca en el New York Fashion Week, ¡sal­té de ale­gría!

—Ha­blan­do de los ¿cuál di­rías que es el re­to de tra­ba­jar en es­te am­bien­te?

—Ge­ne­ral­men­te se ma­ne­ja mu­cho

en back sta­ge, por­que siem­pre se pre­sen­ta al­go que no es­ta­ba con­tem­pla­do: des­de que la mo­de­lo por al­gu­na ra­zón es­te mo­les­ta y ha­ce que el mo­men­to en que la pei­nas sea in­có­mo­do; que lle­guen cin­co mi­nu­tos an­tes de co­men­zar el y ten­ga­mos que pei­nar­las en­tre 5 es­ti­lis­tas;¡o que la di­se­ña­dor se le ocu­rra que a la mo­de­lo que eli­gió de ca­be­llo afro ten­ga que dar el show con ca­be­llo to­tal­men­te li­so! Siem­pre hay de to­do.

—Por cier­to, ¿có­mo te fue en el re­cien­te Mer­ce­des-Benz Fashion Week Gua­te­ma­la?

—Gua­te­ma­la es ma­ra­vi­llo­sa, al igual que su gen­te: lin­da y ta­len­to­sa. Des­de el día de Hair Test, me di cuen­ta que los di­se­ña­do­res es­ta­ban muy cen­tra­dos en lo que desea­ban, pe­ro tam­bién muy abier­tos a pro­pues­tas. Afor­tu­na­da­men­te to­dos acep­ta­ron el pei­na­do que les ofre­cí y a par­tir de ahí to­do co­men­zó afluir muy bien. To­dos los Shows es­tu­vie­ron in­creí­bles. Me sen­tí sa­tis­fe­cho… to­dos me tra­ta­ron de ma­ra­vi­lla.

—Sue­na co­mo que que­das­te pren­da­do del país.

—Quie­ro con­fe­sar­te mi gran ca­ri­ño por Gua­te­ma­la, des­de la pri­me­ra vi­si­ta que tu­ve. Es que es­te país lo tie­ne to­do: co­mi­da de­li­cio­sa, una ri­ca cul­tu­ra, pai­sa­jes que te mue­res de lo be­llo que son, pro­gre­so, gen­te de lo más lin­da y muuuuuu­cha mo­da. ¡Me tie­nen en­can­ta­do!

—Ha­ble­mos de tu en­vi­dia­ble ca­be­lle­ra. ¿Es un te­ma im­por­tan­te en tu vi­da?

—¡Muy im­por­tan­te! Mi ca­be­llo siem­pre da pa­so a co­men­ta­rio… siem­pre bue­nos.

—Mi ri­tual ini­cia con cham­pú y acon­di­cio­na­dor Ex­tra Vo­lu­men de Mo­roc­ca­noil. Des­pués, apli­co tra­ta­mien­to pa­ra Cue­ro ca­be­llu­do Gra­so y Mas­ca­ri­lla Hi­dra­tan­te Ul­tra Li­ge­ra Mo­roc­ca­noil, una vez a la se­ma­na. Po úl­ti­mo, pa­ra el es­ti­li­za­do apli­co Tra­ta­mien­to Mo­roc­ca­noil Light, Cre­ma pa­ra Pei­nar Hi­dra­tan­te, Vo­lu­mi­ni­za­dor de Raí­ces en to­do el ca­be­llo; y des­pués de se­car­lo, fi­na­li­zo con Pas­ta Tex­tu­ri­zan­te y Lu­mi­nous Hair Spray Strong.

Me emo­ciono cuan­do veo en la ca­lle a gen­te con un cor­te o pei­na­do con ac­ti­tud, que re­fle­je su per­so­na­li­dad. Pe­ro eso sí, lo más sano y bri­llo­so­na­tu­ral po­si­ble.

—¿Có­mo lo cui­das? —¿Qué es lo que ad­mi­ras en un ca­be­llo? —Y, ya que eres el ex­per­to, com­pár­te­nos: ¿cuá­les son las prin­ci­pa­les ten­den­cias en pe­lo en es­ta tem­po­ra­da?

—El lar­go y for­ma del cor­te siem­pre va­ria­rá en­tre la for­ma de ros­tro, estatura, ta­ma­ño de la ca­be­za, ygus­to de ca­da per­so­na; pe­ro un ca­be­llo sano y her­mo­so siem­pre lo pre­su­mi­rás, no im­por­ta la ten­den­cia. Aho­ra, en cuan­to a ten­den­cias, te di­ré que el ca­be­llo en­tre me­diano y lar­go, con las pun­tas muy sua­vi­za­das con caí­da y tex­tu­ra na­tu­ral es lo me­jor pa­ra es­ta tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.