CAROLINA DE MÓNACO

En ho­nor a su 60 cum­plea­ños, ha­ce­mos un re­pa­so de la apa­sio­nan­te y po­lé­mi­ca vi­da de la hija ma­yor de Gra­ce Kelly

Hola Guatemala - - Contenido -

Ce­le­bra­mos los 60 años de una princesa irrepetible

UNA nu­be ne­gra pa­re­ce ce­ñir­se so­bre las mu­je­res de la Ca­sa prin­ci­pes­ca de Mónaco, pro­pias y aje­nas. Trai­ción, muer­te, ex­ce­sos, es­cán­da­los, dro­gas, di­vor­cios. To­do lo que uno pue­da enu­me­rar le ha su­ce­di­do a las mu­je­res de la ca­sa rei­nan­te de Mónaco, y ca­si to­do lo ha vi­vi­do la hija ma­yor del ya mí­ti­co ma­tri­mo­nio de Rai­nie­ro III y Gra­ce Kelly, la siem­pre be­lla Carolina. Pa­re­cía he­cha pa­ra rei­nar, co­mo su ma­dre, pe­ro el he­cho de que el tí­tu­lo de Su Al­te­za Se­re­ní­si­ma lo lle­ve hoy una ex na­da­do­ra su­ra­fri­ca­na y no la pri­mo­gé­ni­ta de la ado­ra­da Princesa Gra­ce, es prue­ba más que su­fi­cien­te de ese ne­fas­to des­tino de la Ca­sa Gri­mal­di. La cons­ti­tu­ción de Mónaco, de 1962, es­ta­ble­ce que el Prín­ci­pe So­be­rano es el res­pon­sa­ble de la au­to­ri­dad, y que la su­ce­sión del trono pa­sa a los des­cen­dien­tes pri­mo­gé­ni­tos de aquel, di­rec­tos y le­gí­ti­mos, y que los des­cen­dien­tes mas­cu­li­nos tie­nen prio­ri­dad so­bre las mu­je­res del mis­mo gra­do de pa­ren­tes­co. Re­le­ga­das a se­gun­do plano an­te sus pa­rien­tes mas­cu­li­nos, la his­to­ria de las mu­je­res Gri­mal­di ha si­do un ca­mino de es­pi­nas a par­tir de la ma­dre de

Rai­nie­ro III, la Princesa Car­lo­ta de Mónaco (1898-1977). Hija úni­ca, pe­ro ile­gí­ti­ma, del en­ton­ces so­be­rano Luis II, fue princesa he­re­de­ra has­ta que re­nun­ció a sus de­re­chos di­nás­ti­cos a fa­vor de su hi­jo, Rai­nie­ro, quien asu­mió el trono de Mónaco en 1949. Co­mo su­ce­dió con Carolina y Al­ber­to, la his­to­ria se re­pi­tió an­tes con Rai­nie­ro y su her­ma­na, la Princesa An­to­nie­ta Lui­sa, Con­de­sa de Po­lig­nac. Ma­yor que Rai­nie­ro, An­to­nie­ta no tu­vo op­ción de ac­ce­der al trono, pe­ro eso no le im­pi­dió tra­tar de ha­cer­lo. Ex­cén­tri­ca, til­da­da in­clu­so de lo­ca por al­gu­nos, An­to­nie­ta fue el an­te­ce­den­te di­rec­to de la con­flic­ti­va vi­da de las her­ma­nas del ac­tual so­be­rano de Mónaco. An­to­nie­ta tu­vo tres hi­jos fue­ra de ma­tri­mo­nio con un abo­ga­do mo­ne­gas­co con quien se ca­só lue­go, y cu­ya con­di­ción los de­ja fue­ra de la lí­nea de su­ce­sión. Le es­pe­ra­ban otros dos ma­tri­mo­nios, y un in­ten­to de des­tro­nar a su pro­pio her­mano Rai­nie­ro, que lle­vó ade­lan­te con su aman­te, lue­go es­po­so, Jean Char­les Rey. El plan de An­to­nie­ta era sus­ti­tuir a Rai­nie­ro (pa­ra en­ton­ces sol­te­ro) y co­lo­car­se co­mo Re­gen­te con la idea de pro­du­cir un fu­tu­ro he­re­de­ro le­gí­ti­mo pa­ra

Mónaco. El fa­lli­do in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do se pro­fun­di­zó tras el ma­tri­mo­nio de Rai­nie­ro con Gra­ce Kelly. Con­ver­ti­da en Princesa con­sor­te, Gra­ce se en­car­gó de ex­pul­sar de Pa­la­cio a la Con­de­sa An­to­nie­ta, quien pa­só a la som­bra el res­to de su vi­da. Lue­go, cla­ro, que­dó Gra­ce. El enamo­ra­mien­to in­cen­dia­rio de Rai­nie­ro por Gra­ce Kelly, es­ta­dou­ni­den­se y ac­triz, pro­ve­nien­te de una aco­mo­da­da fa­mi­lia de Fi­la­del­fia, cul­mi­nó con el ma­tri­mo­nio de am­bos en abril de 1956, que ini­ció no so­lo un cuen­to de ha­das en Mónaco, sino una épo­ca de pros­pe­ri­dad pa­ra el ma­la­ve­ni­do prin­ci­pa­do. La fa­ma de Kelly pu­so a Mónaco en la mi­ra de fi­nan­cis­tas y tu­ris­tas, que hi­cie­ron flo­re­cer los ne­go­cios en el prin­ci­pa­do. To­do pa­re­cía ser di­cha en el Prin­ci­pa­do, con la su­ce­sión ase­gu­ra­da por los tres hi­jos de la pa­re­ja: Carolina (na­ci­da en 1957), Al­ber­to (1958) y Es­te­fa­nía (1965). Sin em­bar­go, la trá­gi­ca nu­be so­bre los Gri­mal­di apa­re­ció de nue­vo en se­tiem­bre de 1982, cuan­do la ado­ra­da Princesa Gra­ce y su hija me­nor su­frie­ron el ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co que co­bró la vi­da de la con­sor­te de Rai­nie­ro III. El lu­to que si­guió a la muer­te de Gra­ce no so­lo afec­tó al prin­ci­pa­do, sino se­gún mu­chos trau­mó la vi­da de sus tres hi­jos, par­ti­cu­lar­men­te la de Es­te­fa­nía y su her­ma­na Carolina.

CAROLINA GRI­MAL­DI

Tie­ne el nom­bre ape­nas he­cho pa­ra ha­ber si­do una de las no­bles mo­de­los de los pin­to­res re­na­cen­tis­tas. Pa­ra más se­ñas, Carolina Lui­sa Mar­ga­ri­ta. Se di­ce que se pa­re­ce a su abue­la, la Princesa Car­lo­ta Lui­sa, y na­ció en una bi­blio­te­ca. El 23 de ene­ro de 1957, en la bi­blio­te­ca de Pa­la­cio, fo­rra­da to­tal­men­te en ver­de por de­seos de su ma­dre, pa­ra se­guir la tra­di­ción ir­lan­de­sa de los Kelly. Has­ta el na­ci­mien­to de su her­mano Al­ber­to, fue he­re­de­ra di­nás­ti­ca del Prin­ci­pa­do, pues­to que de­bió ce­der de­bi­do a la re­gla cons­ti­tu­cio­nal vi­gen­te en Mónaco. Co­mo su tía An­to­nie­ta, la gol­pis­ta, ha pa­sa­do por tres ma­tri­mo­nios, to­dos ellos entre con­vul­sos y ator­men­ta­dos: con el desa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio fran­cés Phi­lip­pe Ju­not (se ca­sa­ron en 1978 y di­vor­cia­ron ape­nas dos años des­pués, en 1980), con el em­pre­sa­rio ita­liano Ste­fano Ca­si­rag­hi (ca­sa­dos en 1983 y de quien en­viu­dó en 1990), y con Er­nes­to Au­gus­to IV, Prín­ci­pe de Han­no­ver (ca­sa­da en 1999 has­ta la fe­cha). Sus tres ma­tri­mo­nios le han he­cho ma­dre de cua­tro hi­jos: An­drea, Car­lo­ta y Pie­rre Ca­si­rag­hi y la Princesa Ale­xan­dra de Han­no­ver. Des­pués de la muer­te de la Princesa Gra­ce, Rai­nie­ro III con­cen­tró sus es­fuer­zos en la edu­ca­ción de su he­re­de­ro, a quien man­tu­vo as­cép­ti­ca­men­te ale­ja­do del ojo pú­bli­co y del es­cán­da­lo. No fue igual con sus dos her­ma­nas, quie­nes cre­cie­ron con ma­yor li­ber­tad, que pron­to se vio tra­du­ci­do en su per­ma­nen­te pre­sen­cia en la lla­ma­da pren­sa del co­ra­zón. Pri­me­ro Carolina, in­te­li­gen­te, be­lla e in­de­pen­dien­te, y lue­go Es­te­fa­nía, quien con­for­me fue cre­cien­do su­peró a su her­ma­na en una in­ten­sa vi­da en el ojo pú­bli­co. Fue una du­ra re­la­ción pa­ra Carolina, quien lo re­co­no­ció ha­ce unos años an­te la pren­sa fran­ce­sa. “Des­de los 14 a los 30 años, o un po­co más tar­de, es­ta­ba com­ple­ta­men­te con­ven­ci­da de que to­do el mun­do me de­tes­ta­ba, y me de­cía a mí mis­ma que si tan­to me odia­ban que me de­ja­ran en paz”. La edu­ca­ción de Carolina fue de­bi­da­men­te pu­li­da pa­ra lo que la es­pe­ra­ba. Sus es­tu­dios co­men­za­ron en Pa­la­cio y en el co­le­gio Da­mas de San Mau­ro, que com­par­tía con vi­si­tas cons­tan­tes a Es­ta­dos Uni­dos, con su fa­mi­lia ma­ter­na. Gra­dua­da con ho­no­res en 1974, ha es­tu­dia­do tam­bién en St.Mary`s School As­cot y en la Uni­ver­si­dad de La Sor­bo­na, don­de se di­plo­mó en fi­lo­so­fía, psi­co­lo­gía y bio­lo­gía. Carolina ha­bla con pro­pie­dad fran­cés, in­glés, ita­liano, ale­mán y es­pa­ñol, y es no­to­rio su in­te­rés en la equi­ta­ción, la na­ta­ción y el es­quí. Des­de la muer­te de Gra­ce, en 1982, la vi­da de los hi­jos del so­be­rano de Mónaco cam­bió de

Na­ció pa­ra ser be­lla... y un po­co tris­te. Por­que la vi­da le ha da­do cal y are­na, lu­ces y som­bras que han per­fi­la­do su ros­tro. Un ros­tro ama­do por mi­les de mo­ne­gas­cos y de­más ha­bi­tan­tes de un pla­ne­ta que ama la be­lle­za. Carolina de Mónaco, con ese ai­re de es­tre­lla de Holly­wood que he­re­dó de la mí­ti­ca Gra­ce Kelly, lle­va dé­ca­das ilu­mi­nan­do el pa­pel cu­ché con su son­ri­sa... y ese to­que

de nos­tal­gia.

Iz­quier­da, con tan so­lo 40 días de na­ci­da, Carolina ya pro­ta­go­ni­za­ba su pri­me­ra por­ta­da en ¡HO­LA! Aba­jo, el día de su bau­ti­zo. De­re­cha, un re­tra­to de la fa­mi­lia al com­ple­to. Rai­nie­ro, Gra­ce, Carolina, Es­te­fa­nía y Al­ber­to.

Carolina na­ció en la bi­blio­te­ca del Pa­la­cio de Mónaco ro­dea­da de te­las ver­des, por ex­pre­so de­seo de su ma­dre. Su in­fan­cia y ado­les­cen­cia trans­cu­rrie­ron en Mónaco y cuan­do cum­plió los 18 años se fue a es­tu­diar Fi­lo­so­fía a Pa­rís. Fue allí don­de des­per­tó la lla­ma de cu­rio­si­dad y pa­sión por el mun­do de la mo­da y la al­ta cos­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.