PIVA

Hola Guatemala - - Contenido - Texto: MARIANA PINTO Fo­to­gra­fías: MARIO VENTURA Pro­duc­ción: ANA CRUZ Ma­qui­lla­je y pei­na­do: FERNANDA GOMAR

En una nu­be de fe­li­ci­dad por la llegada de su hija Valentina

CON MÁS DE 1 mi­llón de vis­tas en sus vi­deos mu­si­ca­les y ca­si 100 mil se­gui­do­res en sus re­des so­cia­les, Herbert Pivaral, más co­no­ci­do co­mo PIVA, es un ar­tis­ta na­cio­nal que sor­pren­de cons­tan­te­men­te a sus fans con pro­yec­tos que po­nen el nom­bre de su país Gua­te­ma­la, y Amé­ri­ca Cen­tral en al­to. En sus años de Ca­rre­ra, PIVA ha vi­si­ta­do ya más de 20 ciu­da­des en la re­gión, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Co­lom­bia y Ar­gen­ti­na; en don­de el pú­bli­co lo ha fa­vo­re­ci­do con más de 15 clu­bes de fans en las re­des so­cia­les de es­tos y otros paí­ses co­mo: Ecua­dor, Ve­ne­zue­la y Chi­le. Su es­fuer­zo y lu­cha cons­tan­te le han per­mi­ti­do pre­sen­ciar y ser par­te de im­por­tan­tes ac­ti­vi­da­des co­mo: Te­le­to­nes, La­tin Bill­boards, Pre­mios Tu Mun­do y el más re­cien­te don­de com­par­tió el es­ce­na­rio con ar­tis­tas en as­cen­so y no­mi­na­dos,The Broad­cast Mu­sic Inc & Na­ked Mon­key Show: «Wri­te On Las Ve­gas» en la Se­ma­na más im­por­tan­te de la mú­si­ca en el año:

«El ma­yor re­ga­lo que me ha da­do la vi­da es po­der for­mar una fa­mi­lia y man­te­ner­la uni­da»

«De­fi­ni­ti­va­men­te el mun­do de la mú­si­ca es lo mío. Po­si­ble­men­te más ade­lan­te se ha­gan mu­chos ne­go­cios más, de di­fe­ren­te ti­po, pe­ro siem­pre sien­do fiel a lo que uno cree” pue­da de­cir que es­toy en la cres­ta de la ola!»

«Yo ten­go un ca­rác­ter un po­qui­to fuer­te y pro­ble­má­ti­co, pe­ro afor­tu­na­da­men­te ella es una per­so­na sú­per tran­qui­la, que me ro­dea de paz. Con ella to­do es muy fá­cil. Nos en­ten­de­mos ha­blan­do. Via­ja­mos y com­par­ti­mos ex­pe­rien­cias in­creí­bles»

Los La­tin Grammys 2014.

Su pa­re­ja, Pau Mo­li­na, tam­bién des­ta­ca den­tro del mun­do de la fa­rán­du­la na­cio­nal con su me­ló­di­ca voz. En de 2012 tu­vo la opor­tu­ni­dad de ser co­ris­ta de PIVA pa­ra el lan­za­mien­to del sen­ci­llo del ar­tis­ta jun­to al dúo co­lom­biano Bon­ka. A par­tir de ahí lo acom­pa­ñó du­ran­te ca­si 2 años en shows al­re­de­dor del país, lle­gan­do a com­par­tir con J Al­va­res, Ale­xis y Fi­do, Daddy Yan­kee, Fon­se­ca y Ol­ga Ta­ñon, en Con­cier­tos, Even­tos de Ca­ri­dad y Even­tos Va­rios. En marzo del 2013 de­ci­dió gra­bar su pri­mer sen­ci­llo, es­to de la mano de 502 Pro­duc­tions; y, da­da la quí­mi­ca lo­gra­da con PIVA, el te­ma fue com­pues­to entre am­bos y re­sul­tó lla­mán­do­se “Eres”.

Hoy, es­te dúo di­ná­mi­co de ta­len­to

son los pi­la­res de una be­lla y fe­liz fa­mi­lia. Pa­ra co­no­cer más de­ta­lles so­bre es­ta fa­ce­ta ín­ti­ma, el ca­ris­má­ti­co can­tau­tor se sen­tó con ¡HO­LA!, pa­ra com­par­tir có­mo ha si­do el pro­ce­so de ser pa­pá, qué sor­pre­sas ha des­cu­bier­to en el pro­ce­so y cuá­les son sus as­pi­ra­cio­nes pa­ra el ma­ña­na.

—Cuén­ta­nos, ¿có­mo ha si­do tu vi­da des­de que eres pa­pá?

—Lo de te­ner mi pro­pia fa­mi­lia te cam­bia la vi­da. No por obli­ga­ción, sino por gus­to. Por ejem­plo: ya no soy tan­to de sa­lir de fies­ta, sino que ac­tual­men­te mi ale­gría vie­ne de pe­dir una piz­za y ver pe­lí­cu­las con mi be­bé, que aun­que no creo que en­tien­da na­da se ríe con­mi­go; tam­bién de in­vi­tar a mis pa­pás o a mis sue­gros a ce­nar. In­clu­so, me pa­só una ex­pe­rien­cia sú­per bo­ni­ta en el re­cien­te Año Nue­vo, que en vez de ir a una fies­ta, un con­cier­to, etc., es­te año no qui­se ha­cer na­da, sino es­tar tran­qui­lo en fa­mi­lia, vien­do co­mo mi be­bé cha­po­lo­tea­ba en la pis­ci­na.

—¿Te con­si­de­ra­bas pa­ter­nal an­tes de te­ner a Lu­cas?

—Es tí­pi­co que cuan­do uno no tie­ne hi­jos, uno se po­ne re­bel­de y los pa­pás siem­pre le di­cen a uno que cuan­do ya ten­ga los hi­jos pro­pios, va a en­ten­der mu­chas co­sas. Yo lo ha­bla­ba con Pau­li­na, que an­tes de que na­cie­ra Lu­cas, ella ya te­nía es­te sen­ti­mien­to de ma­dre, por­que lo car­gó en el vien­tre por nue­ve me­ses. Ob­via­men­te yo sa­bía que iba a ser pa­pá, pe­ro me lle­gó has­ta el mo­men­to en que lo tu­ve en mis bra­zos. Aun­que yo ha­ya vi­vi­do tan­tas ex­pe­rien­cias, des­pier­ta un sen­ti­mien­to muy di­fí­cil de ex­pli­car con pa­la­bras.

—Y pa­ra que el sen­ti­mien­to so­lo cre­cie­ra, la ci­güe­ña les man­dó otro be­bé. ¿Lo es­pe­ra­ban o fue sor­pre­sa?

— Real­men­te fue una sú­per sor­pre­sa. No­so­tros no es­tá­ba­mos pla­nean­do tan rá­pi­do. Pau­li­na se em­pe­zó a sen­tir ma­rea­da, pe­ro al prin­ci­pio lo atri­bui­mos a otra co­sa; pe­ro no sé por­qué me em­pe­zó a en­trar a la ca­be­za de que eso no era nor­mal, así que nos hi­ci­mos el exa­men y sa­lió po­si­ti­vo. Y, cuan­do vi­mos el ul­tra­so­ni­do, vi­mos que efec­ti­va­men­te ve­nía Valentina.

—¿Có­mo te sen­tis­te con es­ta no­ti­cia?

—La ver­dad, ner­vio­so. Por mi la­do, el de los Pivaral, yo soy hi­jo úni­co, así que es­toy acos­tum­bra­do a que so­lo sea­mos los tres. Vi­ví ro­dea­do de mu­chos pri­mos, pe­ro al fi­nal siem­pre so­lo, por­que no tu­ve her­ma­nos. En­ton­ces el pro­ce­so ha si­do que en un prin­ci­pio no te­nía ni idea de qué era te­ner un be­bé hom­bre y des­pués, có­mo era te­ner un be­bé mu­jer. Por ahí di­cen que es una ex­pe­rien­cia in­creí­ble, así que el mie­do se va qui­tan­do po­co a po­co.

—¿Có­mo lo anun­cia­ron a sus fa­mi­lia­res y ami­gos?

Yo ten­go una re­la­ción muy

«Pau­li­na fue la pri­me­ra per­so­na a la que yo le pu­de com­par­tir tan­to mis tris­te­zas, co­mo mis ale­grías y to­do… des­de que éra­mos ami­gos»

«Creo que más que per­se­guir una me­ta in­di­vi­dual, aho­ra per­si­go una me­ta fa­mi­liar. Es­pe­ro te­ner la ben­di­ción de Dios de siem­pre es­tar uni­dos co­mo fa­mi­lia, ade­más de se­guir can­tan­do y vi­vir de la mú­si­ca»

es­tre­cha con mi pa­pá, en­ton­ces él es la pri­me­ra per­so­na a la que le cuen­to to­do. Yo sa­bía que la no­ti­cia lo iba a po­ner sú­per fe­liz, por­que nuevamente, mi fa­mi­lia es muy pe­que­ña; así que cuan­do su úni­co hi­jo le es­tá dan­do dos nie­tos, es un gran re­ga­lo.

—¿Re­cuer­das có­mo fue es­ta con­ver­sa­ción?

—¡Sí! Re­cuer­do que le di­je que iba a te­ner otro be­bé, con ner­vios nor­ma­les, por­que no es al­go que te pa­sa to­dos los días… pe­ro el sal­tó y di­jo “¡Que in­creí­ble! ¡Fe­li­ci­da­des! ¡Te amo!”. La ver­dad to­da la fa­mi­lia se pu­so sú­per fe­liz. Al fi­nal, to­da la fa­mi­lia se pu­so re fe­liz y to­dos que­ría­mos que fue­ra mu­jer. Y así pa­só, gra­cias a Dios.

—¿Por al­gu­na ra­zón en es­pe­cí­fi­co?

—Mi pa­pá te­nía mie­do de que fue­ra hom­bre, por­que no sa­be qué es com­par­tir el amor, o el trono, co­mo di­ce él. En­ton­ces, cuan­do se en­te­ró que era mu­jer di­jo: “gra­cias a Dios, por­que aho­ra ten­go mi rey y mi rei­na”.

—Con­fié­sa­nos: ¿po­de­mos es­pe­rar que la fa­mi­lia si­ga cre­cien­do en el fu­tu­ro?

—¡Uy! Afor­tu­na­da­men­te to­do ha sa­li­do bien al fi­nal, pe­ro la ver­dad he­mos pa­sa­do ra­tos muy di­fí­ci­les en los dos em­ba­ra­zos. Los be­bés son pre­ma­tu­ros, en­ton­ces es bas­tan­te com­pli­ca­do. Siem­pre he­mos ha­bla­do con Pau­li­na de que nos gus­tan las fa­mi­lias gran­des, con tres o cua­tro ni­ños… Pe­ro por el mo­men­to, si me pre­gun­tas, es­toy fe­liz con mi be­bé y be­bi­ta.

—¿Sa­bes qué ti­po de pa­pá bus­cas ser?

—Esa pre­gun­ta siem­pre me la ha­go, pues no hay un ma­nual que te en­se­ñe a ser un me­jor pa­pá. Real­men­te mi ma­yor ejem­plo en la vi­da es el de mis pa­dres, que fue­ron muy li­be­ra­les, pe­ro no en el sen­ti­do de que nun­ca me di­je­ran que no, sino que me en­se­ña­ron el po­der de to­mar tus pro­pias de­ci­sio­nes. Yo siem­pre fui de mu­cha li­ber­tad en mi vi­da, pe­ro nun­ca li­ber­ti­na­je. Real­men­te quie­ro que mis hi­jos pue­dan to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes y que se­pan qué es­tán ha­cien­do. Es me­jor en­se­ñar va­lo­res y no evi­tar co­sas. LOS PI­LA­RES DE LA FA­MI­LIA —Cuén­ta­nos tu se­cre­to, ¿có­mo man­tie­nen vi­va la lla­ma de la re­la­ción, aho­ra que am­bos es­tán dis­fru­tan­do la ex­pe­rien­cia de ser pa­pás? —Creo que la vi­da va cam­bian­do. No es que se apa­gue la me­chi­ta, sino que esa me­chi­ta se trans­for­ma. An­tes es es­tar con tu pa­re­ja, te­ner tu tiem­po a so­las; pe­ro en es­te mo­men­to la ilu­sión es es­tar con tu pa­re­ja, pe­ro com­par­tir tiem­po con tu be­bé y fa­mi­lia. Así que es­ta lla­ma va a se­guir siem­pre.

—¿Qué es lo que más ad­mi­ras de tu pa­re­ja?

—Pau­li­na fue la pri­me­ra per­so­na a la que yo le pu­de com­par­tir tan­to mis tris­te­zas, co­mo mis ale­grías y to­do… des­de que éra­mos ami­gos. Es muy bo­ni­to co­no­cer tan­to a una per­so­na y no hay per­so­na que me co­noz­ca más que ella. Y, lo más ma­ra­vi­llo­so es que no so­lo com­par­ti­mos el sue­ño de la fa­mi­lia, sino el de la mú­si­ca tam­bién, que me apo­ya el 100% en eso. Es un pi­lar pa­ra mi ca­rre­ra, lo que es al­go sú­per im­por­tan­te den­tro de nues­tra re­la­ción.

—¿Di­rías que se com­ple­men­tan o que son muy si­mi­la­res?

—Yo ten­go un ca­rác­ter un po­qui­to fuer­te y pro­ble­má­ti­co, pe­ro afor­tu­na­da­men­te ella es una per­so­na sú­per tran­qui­la, que me ro­dea de paz. Con ella to­do es muy fá­cil. Nos en­ten­de­mos ha­blan­do. Via­ja­mos y com­par­ti­mos ex­pe­rien­cias in­creí­bles. No ne­ce­si­ta­mos a na­die más pa­ra pa­sar­la bien… así que so­lo co­sas bue­nas hay entre no­so­tros.

—Aho­ra con los be­bés, ¿rea­li­zan al­gu­na ac­ti­vi­dad to­dos jun­tos?

—Nor­mal­men­te nos va­mos ca­si to­dos los fi­nes de se­ma­na a la ca­sa del puer­to o de la An­ti­gua Gua­te­ma­la, pa­ra ha­cer co­sas di­fe­ren­tes. Ca­si nun­ca nos que­da­mos en la ciu­dad por­que yo no soy una per­so­na de un so­lo lu­gar, soy muy de­ses­pe­ra­do. Así que cuan­do lo sen­ti­mos, aga­rra­mos ma­le­tas y nos va­mos, pa­ra no man­te­ner una ru­ti­na. Eso sí, los do­min­gos son fa­mi­lia­res, así que siem­pre al­mor­za­mos o ce­na­mos con mis pa­pás, o con los pa­pás de ella.

—Co­mo cu­rio­si­dad, ¿com­par­tes tu pa­sión por la mú­si­ca con ellos?

—A Lu­cas y a Valentina les can­té des­de la pan­za. Lu­cas, por­que ya es más gran­de, lo pon­go en el es­tu­dio con su si­lli­ta y es in­creí­ble ver la fa­ci­li­dad que el tie­ne pa­ra re­co­no­cer y per­ci­bir so­ni­dos. Pue­de que es­té llo­ran­do por­que tie­ne ham­bre, pe­ro al es­cu­char­lo, se que­da ca­lla­do y aten­to. Yo creo que es muy bo­ni­to que pue­da com­par­tir ese sue­ño con­mi­go; si no se da, tam­po­co lo voy a juz­gar, pe­ro sien­to que sí lo va a aga­rrar.

ÉXI­TO EN TO­DAS LAS FA­CE­TAS —En re­tros­pec­ti­va, ¿cuál di­rías que es el ma­yor re­ga­lo que te ha da­do la vi­da?

—Po­der for­mar una fa­mi­lia y

«Es­te año se vie­nen co­sas bas­tan­te bue­nas. Gra­cias a Dios es­tá pa­san­do mu­cho en Su­da­mé­ri­ca, pues es­ta­mos en­tran­do a los charts. Se vie­nen más de ocho te­mas es­te año y se vie­ne ca­si que uno por mes. ¡Hay mu­cho tra­ba­jo!»

«A Lu­cas lo pon­go en el es­tu­dio con su si­lli­ta y es in­creí­ble ver la fa­ci­li­dad que él tie­ne pa­ra re­co­no­cer y per­ci­bir so­ni­dos»

“Soy una per­so­na muy ener­gé­ti­ca. Siem­pre me gus­ta es­tar ro­dea­do de mu­cha gen­te, es­tar acom­pa­ña­do. En ca­da opor­tu­ni­dad que ten­go me gus­ta ha­cer co­sas di­fe­ren­tes»

«Yo ten­go la fa­ci­li­dad de que mi es­tu­dio lo ten­go en ca­sa, así que en cual­quier mo­men­to pue­do de­ci­dir sa­lir de ahí pa­ra ver a mi be­bé. Pe­ro lo que sí me ha to­ca­do bas­tan­te es sa­lir de via­je, que el año pa­sa­do fue­ron mu­chos me­ses y es­to im­pli­có es­tar le­jos la fa­mi­lia»

man­te­ner­la uni­da. Creo que mu­chas per­so­nas po­de­mos te­ner hi­jos, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te son uni­dos. Creo que es una ben­di­ción el que se me dé la opor­tu­ni­dad de es­tar to­dos jun­tos.

—¿Tie­nes al­gu­na gran me­ta in­di­vi­dual que per­si­gas?

—Creo que más que per­se­guir una me­ta in­di­vi­dual, aho­ra per­si­go una me­ta fa­mi­liar. Te­ner la ben­di­ción de Dios de siem­pre es­tar uni­dos co­mo fa­mi­lia, ade­más de se­guir can­tan­do y vi­vir de la mú­si­ca, pa­ra man­te­ner a mi fa­mi­lia.

—En tu ca­rre­ra, ¿tie­nes al­gu­na no­ve­dad que nos quie­ras com­par­tir?

Es­te año se vie­nen co­sas bas­tan­te bue­nas. Gra­cias a Dios es­tá pa­san­do mu­cho en Su­da­mé­ri­ca, pues es­ta­mos en­tran­do a los charts. Se vie­nen más de ocho te­mas es­te año y se vie­ne ca­si que uno por mes. Hay mu­cho tra­ba­jo, gra­cias a Dios.

—¿Có­mo lo­gras ba­lan­cear ser un ar­tis­ta sú­per re­co­no­ci­do, con ser pa­re­ja y pa­pá? ¿hay al­gu­na fór­mu­la má­gi­ca pa­ra te­ner­lo to­do?

—Pa­ra mu­chos ar­tis­tas, hay una di­fe­ren­cia entre quien es­tá en el es­ce­na­rio y la per­so­na hu­ma­na. Yo creo que un ar­tis­ta va­le, por lo que es hu­ma­na­men­te… así que yo ten­go la mis­ma con­vi­ven­cia con mi fa­mi­lia, que con mis fans. Es al­go bo­ni­to en­se­ñar­le a la gen­te lo que uno es en reali­dad, no una fal­sa­da, de al­go que en reali­dad no sos. Ob­via­men­te aho­ra cui­do mu­cho más lo que di­go y pú­bli­co, pa­ra evi­tar ofen­der a mi fa­mi­lia… pe­ro al fi­nal es muy fá­cil, por­que siem­pre he si­do así y voy a se­guir sién­do­lo.

—Su­pon­go que uno de los gran­des retos es ba­lan­cear tu tiem­po, ¿cier­to?

—Yo ten­go la fa­ci­li­dad de que mi es­tu­dio lo ten­go en ca­sa, así que en cual­quier mo­men­to pue­do de­ci­dir sa­lir de ahí pa­ra ver a mi be­bé. Pe­ro lo que sí me ha to­ca­do bas­tan­te es sa­lir de via­je, que el año pa­sa­do fue­ron mu­chos me­ses y es­to im­pli­có es­tar le­jos la fa­mi­lia.

—Eso ha de ser di­fí­cil. ¿Cuál es tu men­ta­li­dad pa­ra lo­grar­te man­te­ner en­fo­ca­do en lo que es­tás?

—En­tien­do que son sa­cri­fi­cios que to­do quien desem­pe­ña una pro­fe­sión de­be ha­cer pa­ra man­te­ner su ca­rre­ra vi­va y man­te­ner tam­bién a la fa­mi­lia es­ta­ble, eco­nó­mi­ca­men­te. Pe­ro siem­pre tra­to de re­cor­dar que si Ri­car­do Ar­jo­na, que pa­ra mí es el ma­yor ex­po­nen­te de la mú­si­ca, tie­ne hi­jos y los pue­de man­te­ner uni­dos, ¿por qué yo no pue­do?

“Des­de pe­que­ño siem­pre di­je que la per­so­na que me die­ra mi fa­mi­lia iba a ser la per­so­na con la que yo me que­da­ría to­da la vi­da”

Su pa­re­ja, Pau Mo­li­na, tam­bién des­ta­ca den­tro del mun­do de la fa­rán­du­la na­cio­nal con su me­ló­di­ca voz. En de 2012 tu­vo la opor­tu­ni­dad de ser co­ris­ta de PIVA pa­ra el lan­za­mien­to del sen­ci­llo del ar­tis­ta jun­to al dúo co­lom­biano Bon­ka. A par­tir de ahí lo acom­pa­ñó du­ran­te ca­si dos años en shows al­re­de­dor del

país.

Pa­ra co­no­cer más de­ta­lles so­bre es­ta fa­ce­ta ín­ti­ma, el ca­ris­má­ti­co can­tau­tor se sen­tó con ¡HO­LA!, pa­ra com­par­tir có­mo ha si­do el pro­ce­so de ser pa­pá, qué sor­pre­sas ha des­cu­bier­to en el pro­ce­so y cuá­les son sus

as­pi­ra­cio­nes pa­ra el ma­ña­na.

Su es­fuer­zo y lu­cha cons­tan­te le han per­mi­ti­do pre­sen­ciar y ser par­te de im­por­tan­tes ac­ti­vi­da­des co­mo: Te­le­to­nes, La­tin Bill­boards, Pre­mios Tu Mun­do y el más re­cien­te don­de com­par­tió el es­ce­na­rio con ar­tis­tas en as­cen­so y no­mi­na­dos,The Broad­cast Mu­sic Inc & Na­ked Mon­key Show: «Wri­te On Las Ve­gas» en la Se­ma­na más im­por­tan­te de la mú­si­ca en el año: Los La­tin Grammys

2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.