WI­LLIAM LEVY Y ELI­ZA­BETH GU­TIÉ­RREZ, JUN­TOS CON­TRA VIEN­TO Y MAREA, PO­SAN FE­LI­CES CON SUS HI­JOS CHRISTOPHER Y KAILEY

«Nues­tros hi­jos nos han pe­di­do que nos ca­se­mos» «La dis­tan­cia afec­tó nues­tra re­la­ción, pe­ro ya to­do eso se ha su­pe­ra­do y es­ta­mos jun­tos y vi­vien­do es­ta nue­va eta­pa de nues­tra vi­da. La dis­fru­ta­mos co­mo pa­re­ja y co­mo fa­mi­lia. Me sien­to agra­de­ci­do con Dios»

Hola Guatemala - - Cóctel De Noticias - Texto: ROMEL MARTINEZ Fo­tos: JA­VIER OCAÑA Es­ti­lis­mo: CAROLINA CORTÉS / CLAUDIA ZULETA Ma­qui­lla­je: LUIS EN­RI­QUE URBANO Pe­lu­que­ría: KATYA HAIR STYLIST Ase­so­ra es­té­ti­ca: CASSIA CARDOSO

WI­LLIAM Levy y Eli­za­beth Gu­tié­rrez, jun­to a sus hi­jos Christopher y Kailey, han po­sa­do en ex­clu­si­va pa­ra ¡Ho­la! y han con­ce­di­do la más sin­ce­ra de sus en­tre­vis­tas. En «The Re­si­den­ces» de Fort Lau­der­da­le, las es­tre­llas nos han re­ve­la­do el de­seo más gran­de de sus pe­que­ños: les han pe­di­do que con­trai­gan ma­tri­mo­nio. Tras ca­tor­ce años de re­la­ción, y des­pués de su­frir du­ran­te ese tiem­po va­rias se­pa­ra­cio­nes, fi­nal­men­te la pa­re­ja ha en­con­tra­do la es­ta­bi­li­dad so­ña­da. Sus hi­jos Christopher, de diez años, y la pe­que­ña y gra­cio­sa Kailey, de seis, han for­ta­le­ci­do su amor. ELI­ZA­BETH: «MIS HI­JOS SON MI VI­DA» —¿Có­mo de­fi­nen a sus hi­jos? ELI­ZA­BETH: Mis hi­jos son mi vi­da. Apren­do de ellos to­dos los días. Son tan es­pon­tá­neos, tan amo­ro­sos, tan ape­ga­dos a no­so­tros... ¡Nos en­can­ta!

Wi­lliam: Nues­tros hi­jos nos brin­dan la ma­yor fe­li­ci­dad que se pue­de ex­pe­ri­men­tar. Dis­fru­to con ellos esos mo­men­tos que qui­zá en mi in­fan­cia yo no pu­de vi­vir. Christopher es in­ten­so co­mo yo. Le en­can­ta el beis­bol al igual que a mí. Y la ac­tua­ción se le da na­tu­ral, lo lle­va en la san­gre. In­ter­pre­tó mi per­so­na­je cuan­do era ni­ño en la pe­lí­cu­la «The Veil». Kailey es una princesa, le en­can­ta bai­lar y can­tar. A ca­da ra­to me pi­de que le gra­be vi­deos… Es una ar­tis­ta tam­bién, ten­go un pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co pa­ra el año que vie­ne en el que la voy a in­vi­tar a par­ti­ci­par. UN VIA­JE EN FA­MI­LIA Du­ran­te la fil­ma­ción de la más re­cien­te pe­lí­cu­la de la sa­ga «Re­si­dent Evil», Wi­lliam se lle­vó a Su­dá­fri­ca —don­de se ro­da­ba el fil­me— a sus dos hi­jos y, por su­pues­to, a Eli­za­beth. «Allí pa­sa­mos mo­men­tos muy di­ver­ti­dos», re­cuer­da el ac­tor. «Re­cuer­do que fui a ver la pri­me­ra pe­lí­cu­la de es­ta fran­qui­cia jun­to a Eli­za­beth ha­ce años. La vi­mos jun­tos. Tra­ba­jar aho­ra en es­ta pe­lí­cu­la es un sue­ño que nun­ca ima­gi­né. Cuan­do me lla­ma­ron pa­ra tra­ba­jar en ella, mi agen­te me di­jo que, an­tes de acep­tar, le­ye­ra el guion. Yo le di­je que no se preo­cu­pa­ra, que di­je­ra que sí sin leer­lo…», re­cuer­da entre car­ca­ja­das. «CHRISTOPHER ES MUY CABALLEROSO» —¿A quién se pa­re­cen Christopher y Kailey? ELI­ZA­BETH: Nues­tros hi­jos tie­nen de los dos… Sien­to que Kailey tie­ne la per­so­na­li­dad de Wi­lliam y Christopher más de la mía. Los dos son unos ni­ños muy ca­ri­ño­sos. Ella es una chis­pi­ta muy vi­va. Christopher es de­ma­sia­do caballeroso, un hom­bre­ci­to muy pro­tec­tor. Cuan­do re­ga­ño a Kailey, él sa­le a de­fen­der­la. Christopher pre­fie­re el de­por­te. La ac­tua­ción se le da na­tu­ral­men­te. Es in­creí­ble lo fuer­te que es la san­gre. Cuan­do lo he­mos vis­to ac­tuar nos ha de­ja­do con la bo­ca

abier­ta a Wi­lliam y a mí. Y Kailey... ¡ni ha­blar! Se la pa­sa gra­ban­do sus vi­deos, can­tan­do, dis­fra­zán­do­se… Me di­vier­to mu­cho con ellos. Me en­can­ta que sean así. —¿Y có­mo le ex­pli­can a los ni­ños el he­cho de que sus pa­dres sean fa­mo­sos? ELI­ZA­BETH: Creo que ha si­do al­go na­tu­ral. Han cre­ci­do con eso. —¿A us­te­des la fa­ma les ha cam­bia­do? Wi­lliam: Me da ri­sa cuan­do di­cen es­to de que la fa­ma lo pue­de cam­biar a uno. Yo si­go sien­do la mis­ma per­so­na. Una per­so­na que ha pa­sa­do y ha vi­vi­do lo que he vi­vi­do yo no pue­de cam­biar ja­más. Yo no pue­do ol­vi­dar las ca­ren­cias que vi­ví en Cu­ba. No pue­do ol­vi­dar có­mo mi abue­la se cohi­bía de co­mer el pan pa­ra dár­me­lo a mí. Cuan­do era muy pe­que­ño qui­zás no lo com­pren­día, pe­ro cuan­do tu­ve once años em­pe­cé a en­ten­der ese ti­po de co­sas. Por eso aho­ra cuan­do abro el re­fri­ge­ra­dor y veo la co­mi­da que es­tá allí, la que voy a com­par­tir con mi fa­mi­lia, no ha­go más que dar­le gra­cias a Dios por dar­me la opor­tu­ni­dad de ha­cer lo que me gus­ta y de po­der pro­veer a mi fa­mi­lia lo que ne­ce­si­ta. Le doy gra­cias a Dios por el ca­ri­ño que me brin­da el pú­bli­co, le doy gra­cias a Dios por te­ner ca­rro cuan­do an­tes ni bi­ci­cle­ta po­día te­ner. Sé lo que va­len las co­sas y sé lo que es no te­ner­las. Tam­bién va­lo­ro el amor que me die­ron mis fa­mi­lia­res pa­ra ser la per­so­na que soy hoy en día. Si pu­die­ra cam­biar al­go en mi vi­da no cam­bia­ría na­da. De­ja­ría que to­do pa­sa­ra co­mo pa­só, por­que gra­cias a esas vi­ven­cias soy la per­so­na que soy aho­ra. La fa­ma no me ha cam­bia­do. Sin em­bar­go, pien­so que al­gu­nas per­so­nas que es­tán a mi al­re­de­dor son las que han cam­bia­do. He apren­di­do a no ser tan in­ge­nuo co­mo era an­tes. Aho­ra he apren­di­do a pro­te­ger­me y pro­te­ger a mi fa­mi­lia. Eli­za­beth: No creo que la fa­ma nos ha­ya cam­bia­do. Creo que nos ha he­cho ma­du­rar, pe­ro no cam­biar. Pue­de ha­ber al­guien que con­fun­da la ti­mi­dez con arro­gan­cia, pe­ro tam­bién so­mos hu­ma­nos y hay mo­men­tos en los que nos sen­ti­mos in­có­mo­dos por la aten­ción. So­mos las mis­mas per­so­nas que un día tu­vi­mos sueños y que agra­de­ce­mos hoy en día po­der es­tar con­vir­tién­do­los en reali­dad. —La his­to­ria de us­te­des pa­re­ce sa­ca­da de una pe­lí­cu­la: dos jó­ve­nes so­ña­do­res que al­can­zan el éxi­to, su­pe­ran los obs­tácu­los y for­man una fa­mi­lia fe­liz. Eli­za­beth: Sí, po­dría­mos es­cri­bir un li­bro con to­das las co­sas que vi­vi­mos jun­tos. He­mos pa­sa­do por mu­chas prue­bas pa­ra lle­gar don­de he­mos lle­ga­do. Al prin­ci­pio de nues­tra ca­rre­ra só­lo nos te­nía­mos el uno al otro. Po­co a po­co fui­mos cre­cien­do. Yo sé lo que Wi­lliam ha lu­cha­do, na­die me lo tie­ne que con­tar. Yo sé to­do lo que ha te­ni­do que pa­sar pa­ra es­tar don­de es­tá. Y es al­go que ad­mi­ro de él: las ga­nas de sa­lir ade­lan­te, la ac­ti­tud po­si­ti­va que tie­ne. —Y a ti Wi­lliam... ¿qué te cau­ti­vó de Eli­za­beth? Wi­lliam: Lo be­lla que es tan­to por den­tro co­mo por fue­ra. Es una mu­jer muy sen­si­ble y de­di­ca­da. Profesional. Em­pren­de­do­ra y ex­ce­len­te ma­dre. —Siem­pre me ha im­pre­sio­na­do lo uni­dos que son. Wi­lliam: Sin em­bar­go, co­mo en to­da pa­re­ja, he­mos te­ni­dos nues­tros al­ti­ba­jos. En oca­sio­nes nos he­mos se­pa­ra­do co­mo pa­re­ja, aun­que siem­pre he­mos per­ma­ne­ci­do uni­dos co­mo fa­mi­lia. Siem­pre he­mos res­pe­ta­do las de­ci­sio­nes de ca­da quien. Hay mu­chas co­sas que se di­cen que son men­ti­ras co­mo, por ejem­plo, que yo no la de­jo tra­ba­jar. Eso no es ver­dad. Cuan­do yo me fui

ELI­ZA­BETH: «Nues­tros hi­jos son muy ca­ri­ño­sos. Kailey es una chis­pi­ta muy vi­va y Christopher es caballeroso. ¡Un hom­bre­ci­to

muy pro­tec­tor!»

a Mé­xi­co a tra­ba­jar y ella se que­dó en Mia­mi tam­bién a tra­ba­jar, la dis­tan­cia afec­tó la re­la­ción. La dis­tan­cia es muy di­fí­cil de su­pe­rar pa­ra cual­quier pa­re­ja, pe­ro ya to­do eso se ha su­pe­ra­do y es­ta­mos jun­tos y vi­vien­do es­ta nue­va eta­pa de nues­tra vi­da, dis­fru­tán­do­la co­mo pa­re­ja y co­mo fa­mi­lia. Me sien­to agra­de­ci­do con Dios. —¿Cuán­do po­drá Eli­za­beth ele­gir un ves­ti­do de no­via pa­ra ella? ¿O es ella que no quie­re ca­sar­se? Wi­lliam: Ella sí quie­re ca­sar­se, yo soy el que to­da­vía no he reac­cio­na­do to­tal­men­te al res­pec­to. Qui­zá por­que me crié con mi ma­má y mi abue­la. No tu­ve la pre­sen­cia de un pa­dre, aun­que sí ten­go un tío que es co­mo si lo fue­ra. De­bo de­cir que, aun­que no tu­ve a mi pa­dre du­ran­te la in­fan­cia, hoy te­ne­mos una bue­na re­la­ción. No hay re­sen­ti­mien­tos, pe­ro fue mi ma­dre la que hi­zo mu­chos sa­cri­fi­cios pa­ra sa­car­me ade­lan­te a pe­sar de las ad­ver­si­da­des. Pe­ro mi crian­za no me ha de­ja­do apre­ciar el te­ma del ma­tri­mo­nio co­mo lo ven otras per­so­nas. Eli­za­beth es di­fe­ren­te, ella tie­ne otra edu­ca­ción más tra­di­cio­nal, con una fa­mi­lia gran­de. En mi ca­so, co­noz­co a mu­cha gen­te que es­tá ca­sa­da y no son fe­li­ces y co­noz­co a mu­chas per­so­nas que es­tán jun­tos sin ca­sar­se y son más fe­li­ces. No creo que un pa­pel ha­ga di­fe­ren­cia en el amor de una pa­re­ja. Pe­ro sí com­pren­do y res­pe­to a las per­so­nas que pien­san que es im­por­tan­te. —Y aho­ra, ¿te has plan­tea­do el ma­tri­mo­nio por tus hi­jos? Wi­lliam: Sí, nos he­mos plan­tea­do el ma­tri­mo­nio por nues­tros hi­jos. Lo he­mos con­si­de­ra­do por ellos. A no­so­tros, co­mo pa­re­ja, no nos ha­ce fal­ta un con­tra­to pa­ra sa­ber cuán­to nos que­re­mos… Pe­ro ya por nues­tros hi­jos es di­fe­ren­te, ellos son la ra­zón de nues­tra vi­da.

ENTRE BRO­MAS Con esa car­ca­ja­da sim­pá­ti­ca que le ca­rac­te­ri­za, re­ve­la: «Le di­je a Eli­za­beth: “Si te quie­res ca­sar, pon­te a co­ci­nar por una se­ma­na pa­ra ver si en ver­dad lo quie­res. Yo tam­bién ha­ré la par­te que me co­rres­pon­de, tra­ba­jar igual, y ve­mos si lo ha­ce­mos». Eli­za­beth no se que­da ca­lla­da: «Aaaah… Lle­vo ya dos días co­ci­nan­do a ver si me con­vie­ne ca­sar­me. Tal vez es­té me­jor así sin co­ci­nar… No, men­ti­ra», nos di­ce en tono de bro­ma. «La reali­dad es que cre­cí en una fa­mi­lia don­de lo ideal es el ma­tri­mo­nio y des­pués te­ner una fa­mi­lia, pe­ro Dios ha que­ri­do que vi­nie­ran mi hi­jos en el mo­men­to que han ve­ni­do. Aun­que cre­cí pen­san­do que pri­me­ro era el ma­tri­mo­nio, me di cuen­ta de que lo más im­por­tan­te es lo que tie­nes en ca­sa. Que la ben­di­ción de Dios la te­ne­mos con la fa­mi­lia que nos ha re­ga­la­do y que no ne­ce­si­ta­mos un con­tra­to pa­ra es­tar uni­dos y pa­ra sa­ber lo que que­re­mos en nues­tra vi­da. Pe­ro nun­ca pen­sé que nues­tros hi­jos lle­ga­ran a pe­dir­nos que nos ca­sá­ra­mos y sí nos lo pi­den. Me gus­ta que las co­sas no sean for­za­das y mu­cho me­nos el ma­tri­mo­nio. En nin­gún mo­men­to he tra­ta­do de for­zar­lo. To­do tie­ne su mo­men­to».

Eli­za­beth Gu­tié­rrez y Wi­lliam Levy han es­ta­do jun­tos des­de ha­ce ca­tor­ce años. Co­mo to­das las pa­re­jas, tal y co­mo ellos mis­mos nos con­fie­san, han te­ni­do al­ti­ba­jos, pe­ro aho­ra es­tán vi­vien­do uno de sus mo­men­tos más dul­ces co­mo pa­re­ja y co­mo fa­mi­lia. En la ima­gen, jun­to a sus hi­jos: Christopher, de diez años, y Kailey, de seis. «Mis hi­jos son mi vi­da», nos con­fie­sa la be­lla ac­triz en es­te ex­cep­cio­nal re­por­ta­je

«Es in­creí­ble lo fuer­te que es la san­gre —nos cuen­ta Eli­za­beth—. Las ve­ces que he­mos vis­to ac­tuar a Christopher nos ha de­ja­do a Wi­lliam y a mí con la bo­ca abier­ta. Y Kailey... ¡ni ha­blar! Se la pa­sa gra­ban­do sus ví­deos, can­tan­do, dis­fra­zán­do­se... Me di­vier­to mu­cho con ellos. ¡Me en­can­ta que sean así!»

Lle­van ca­tor­ce años jun­tos, con sus bue­nos tiem­pos y sus se­pa­ra­cio­nes, pe­ro fi­nal­men­te siem­pre vuel­ven a es­tar el uno pa­ra el otro. Se co­no­cen de los tiem­pos di­fí­ci­les, de cuan­do te­nían que lla­mar puer­ta a puer­ta pa­ra con­se­guir un tra­ba­jo. «Yo sé lo que Wi­lliam ha lu­cha­do, na­die me lo tie­ne que con­tar. Yo sé to­do lo que ha te­ni­do que pa­sar Wi­lliam pa­ra es­tar don­de es­tá. Y es al­go que ad­mi­ro de él, las ga­nas de sa­lir ade­lan­te, la ac­ti­tud po­si­ti­va que tie­ne», re­ve­la Eli­za­beth con una son­ri­sa enor­me ilu­mi­nan­do su

ros­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.