RAÚL RODAS,

El ba­ris­ta em­pren­de­dor, que siem­pre bus­ca más

Hola Guatemala - - 30 Minutos Con... - Pro­duc­ción: ANA CRUZ Texto: MARIANA PINTO Fo­tos: MARIO VENTURA

RAÚL RODAS es un hom­bre in­quie­to, de­ci­di­do y ta­len­to­so. Es un ba­ris­ta cam­peón de Gua­te­ma­la, que ob­tu­vo el pri­mer lu­gar en el Cam­peo­na­to Mun­dial de Ba­ris­tas 2012 (WBC), ce­le­bra­do en la ciu­dad de Vie­na, Aus­tria. Tam­bién, es fun­da­dor de Pa­ra­dig­ma Ca­fé, un es­ta­ble­ci­mien­to tra­ba­ja con 16 pro­duc­to­res du­ran­te el año. En es­te show­room, no se tra­ba­ja por re­gio­nes, sino por las fin­cas; des­pués de to­do, bus­can ofre­cer la ex­pe­rien­cia de de­gus­tar el me­jor ca­fé de Gua­te­ma­la, a tra­vés de un via­je de aro­mas y sa­bo­res. Mu­chas co­sas han pa­sa­do re­cien­te­men­te en la vi­da de es­te apasionado ba­ris­ta. Pa­ra co­no­cer más de­ta­lles, ¡HO­LA! se sen­tó con Raúl, en una con­ver­sa­ción ame­na, ani­ma­da por una ta­za de cap­puc­cino re­cién he­cho. —Si Pa­ra­dig­ma Ca­fé fue­ra una per­so­na, ¿có­mo se­ría? —Pro­ba­ble­men­te bon­da­do­sa, por­que siem­pre quie­re dar lo me­jor de sí; re­bel­de y ex­tro­ver­ti­da. Les di­go a los ba­ris­tas que tra­ba­jan con­mi­go que Pa­ra­dig­ma no soy yo, sino to­dos los que es­ta­mos to­dos los días ahí. —Des­pués de ha­ber es­ta­do via­jan­do tan­to y en tan­tas com­pe­ten­cias, ¿te adap­tas­te rá­pi­do a es­te es­ti­lo de vi­da di­fe­ren­te? —La ver­dad sí fue muy di­fí­cil. Lo di­go por­que en mi vi­da el ca­fé lle­va ocu­pan­do diez años y, de esos, cin­co los de­di­qué so­lo a com­pe­tir. Mi sue­ño y me­ta era ga­nar la com­pe­ten­cia mun­dial y cuan­do pa­só, se me aca­bó la vi­da… la pre­gun­ta era: ¿y aho­ra qué? lo com­pli­ca­do es que en ese mo­men­to no hay un ma­nual pa­ra sa­ber qué si­gue. La úni­ca guía que te­nés es el con­se­jo de las per­so­nas que han ga­na­do en otros paí­ses. —¿Có­mo fue po­si­ble en­con­trar tu ru­ta en ese mo­men­to? —Me en­can­tan los retos. Pa­ra mí, es co­mo un jue­go. Creo que cuan­do se van dan­do los pa­sos y se van cum­plien­do sueños, creas nue­vas me­tas y nue­vos sueños, que mi­ras más al­can­za­ble. La bo­la de nie­ve se vuel­ve un po­qui­to más gran­de y así con­ti­núa. Hoy, uno de los más im­por­tan­tes fue ca­sar­me. —¡Fe­li­ci­da­des! ¿Ha­ce cuán­to te ca­sas­te? —Dea­ños no­vios,y es­tu­vi­mos du­ra­mos ocho ca­si los me­ses tres com­pro­me­ti­dos.Aho­ra ya va­mos ¡Fue pa­ra lin­dí­si­mo!el año de ca­sa­dos­te­nía uny sú­per­hi­jo ya, fe­li­ces. en­ton­ce­sMi es­po­sa soy pa­dras­tro, pe­ro no lo mi­ra­mos de esa for­ma. Se lla­ma Ga­briel y tie­ne 12 años. —¿Sa­bías que te­nías es­te ins­tin­to pa­ter­nal? —Él me ha he­cho des­cu­brir­me sien­do pa­pá y es una lin­du­ra pa­ra mi vi­da. Aho­ra, un nue­vo in­te­gran­te, nues­tro más re­cien­te be­bé es un shit­zú que le re­ga­lé a mi es­po­sa. Pa­re­ce cui­da­de­ra de be­bé, así que cuan­do ten­ga­mos uno nues­tro, va a ser el caos. Pe­ro re ale­gre, to­dos muy con­ten­tos. —¿Tu fa­mi­lia com­par­te el gus­to por el ca­fé? —Mi es­po­sa es sú­per lin­da. Me apo­ya y es­tá in­vo­lu­cra­da en el ca­fé, di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te. Me da ideas y to­do se lo com­par­to. Es quien me ba­ja y po­ne los pies so­bre la tie­rra y la ra­zón de mi ser. Así que el ca­fé se vuel­ve un sue­ño, que se com­ple­men­ta con la fa­mi­lia. —Co­mo cu­rio­si­dad: ¿có­mo to­mas el ca­fé? —De­pen­de de la ho­ra y el día. En mis vo­tos de bo­da, le pro­me­tí a mi es­po­sa que le iba a ha­cer ca­fé to­das las ma­ña­nas del res­to de mi vi­da, así que en la ma­ña­na sí soy de pre­pa­rar un ca­fé fil­tra­do… un che­mex, una ka­li­ta, etc. De ahí, si­go pro­ban­do to­do el tiem­po to­do en el show­room, por con­trol de ca­li­dad. Ob­via­men­te to­do sin azú­car. —Con­fié­sa­nos: ¿en un fu­tu­ro te ten­ta­ría en­trar a una com­pe­ten­cia? —De he­cho, es­te año me quie­ro ins­cri­bir en la com­pe­ten­cia de ca­ta­ción, por di­ver­sión. La de ba­ris­tas, ya no me mo­ti­va, por lo mis­mo de que pa­sé tan­tos años en es­to. Aho­ra, sí es­toy in­vo­lu­cra­do en apo­yar a mi equi­po de ba­ris­tas que se van a me­ter a com­pe­tir, com­par­tién­do­les to­do lo que apren­do y sé. Pa­ra mí se­ría un or­gu­llo ver­los traer con­si­go un tro­feo pa­ra Pa­ra­dig­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.