MU­JE­RES, REI­NAS EN LA TO­MA DE DE­CI­SIO­NES

Hola Guatemala - - Opinión -

ES­TE ÚL­TI­MO tiem­po me ha to­ca­do ver mu­chas pa­re­jas en las que por di­ver­sas ra­zo­nes la fuer­za fe­me­ni­na vuel­ve a apa­re­cer. Es sa­bi­do que en Amé­ri­ca La­ti­na es enor­me la can­ti­dad de mu­je­res que son je­fas de ho­gar y que sa­can ade­lan­te a sus hi­jos pe­lean­do to­dos los días ade­más por igua­les es­pa­cios de equi­dad. Mu­je­res que que­da­ron so­las por­que sus ni­ños (as) na­cie­ron con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes y esos hom­bres no pu­die­ron o no su­pie­ron ha­cer­se car­go. Mu­je­res que es­tá pro­ba­do, so­mos me­jo­res pa­ga­do­ras de deu­das que el hom­bre y más mo­ti­va­das a crear Py­mes que ofrez­can be­ne­fi­cios so­cia­les ade­más de los eco­nó­mi­cos. Mu­je­res que en­fren­tan me­jor la so­le­dad, la viu­dez y el do­lor ha­cien­do sus due­los des­de las emo­cio­nes y es­tos úl­ti­mos tiem­pos des­de la ac­ción. Mu­je­res que in­ten­tan ven­cer la vio­len­cia de gé­ne­ro con el mo­vi­mien­to « ni una me­nos» y que es­pe­ran que al­gún día les pa­guen lo mis­mo que a los hom­bres por ha­cer el mis­mo tra­ba­jo. No se por­que ra­zón, los hom­bres pue­den vi­vir en es­ta­dos de in­co­mo­di­dad y de do­bles jue­gos por mu­cho más tiem­po. Es­to lle­va a que las mu­je­res sea­mos en la ma­yo­ría de los ca­sos las que to­me­mos las de­ci­sio­nes de pe­dir ayu­da, de plan­tear las cri­sis y tam­bién las que aún sin que­rer­lo to­me­mos el ca­mino de la se­pa­ra­ción. Es bien sa­bi­do que las mu­je­res so­mos muy len­tas pa­ra de­jar de amar, en par­te por­que ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos ne­ce­sa­rias y por­que pe­lea­mos has­ta el úl­ti­mo el « sue­ño « de la re­la­ción per­fec­ta pe­ro cuan­do una mu­jer de­ja de amar no hay na­da, ni na­die que re­su­ci­te es­te amor la ma­yo­ría de las ve­ces. En fin nues­tra vi­da es­tá mar­ca­da por una se­rie de de­ci­sio­nes que ter­mi­na­mos to­man­do no­so­tras por la di­fi­cul­tad de lo masculino pa­ra en­fren­tar cam­bios que al­te­ren el equi­li­brio que ellos sien­ten que tie­nen a pe­sar de los con­flic­tos. Apa­ren­te­men­te nos cues­ta más la am­bi­güe­dad y no so­mos ca­pa­ces de vi­vir de­ma­sia­do tiem­po no vi­vien­do la re­la­ción co­mo lo es­pe­rá­ba­mos. Nos de­mo­ra­mos, a ve­ces mu­cho, en to­mar las de­ci­sio­nes , de he­cho en el mal­tra­to en pro­me­dio po­de­mos es­tar sie­te años guar­dan­do el se­cre­to an­tes de rom­per el cir­cui­to de la vio­len­cia, pe­ro al fi­nal so­mos no­so­tras las lla­ma­das a to­mar ca­mi­nos dis­tin­tos en el ca­mino del amor. Te­ne­mos mu­cho que cam­biar to­da­vía, en prin­ci­pio a ha­blar cuan­do lo es­ta­mos pa­san­do mal, ge­ne­ral­men­te lo ha­ce­mos más tar­de de lo que se­ría sano. Nos fal­ta de­jar de ha­cer­nos car­go de si­tua­cio­nes que de­bie­ran ser res­pon­sa­bi­li­dad de otros. Te­ne­mos que apren­der a de­cir que NO, No quie­ro y no pue­do sin sen­tir­nos cul­pa­bles y ade­más de­be­mos es­tar des­pier­tas y lú­ci­das pa­ra de­tec­tar aque­llas pau­tas ma­chis­tas que cir­cu­lan ba­jo el agua y que si­guen de­ter­mi­nan­do nues­tras con­duc­tas. Sin em­bar­go de­be­mos apren­der a cui­dar­nos, ha­cer­nos la ma­mo­gra­fia y otros con­tro­les y apren­der a sol­tar a de­jar de ha­cer lo que nos ha­ce mal y que­dar­nos con lo que nos ha­ce bien. De­be­mos apren­der a de­le­gar y a pe­dir ayu­da pa­ra po­der ha­cer más co­sas que nos gus­tan y des­de ahí dar lo me­jor de no­so­tras a nues­tros afec­tos y a la so­cie­dad. Se­gu­ra­men­te es­te 8 de Marzo es­ta­rá cen­tra­do en el mo­vi­mien­to « ni una me­nos» y oja­lá ge­ne­re cam­bios en los hom­bres pe­ro tam­bién en las mu­je­res pa­ra que apren­da­mos a co­mu­ni­car ese mal­tra­to y que­rer­nos lo su­fi­cien­te pa­ra que nun­ca más nos ha­gan da­ño. Al fi­nal las de­ci­sio­nes igual pa­re­ce­mos to­mar­las no­so­tras.

«En es­te mes de la mu­jer, de­be­mos fe­li­ci­tar­nos por nues­tra fuer­za, por nues­tra va­len­tía y nues­tra ga­rra pa­ra sa­lir ade­lan­te aún de las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. De­be­mos aplau­dir­nos por nues­tro apor­te so­cial en la ac­ción y en lo emo­cio­nal »

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.