MI­CHE­LLE SA­LAS: «DES­FI­LAR CON MI MA­MÁ FUE MÁ­GI­CO, HA SI­DO UNA DE LAS ME­JO­RES EX­PE­RIEN­CIAS DE MI VI­DA»

La fa­mo­sa «blog­ger» y su ma­dre, Step­ha­nie Sa­las, bri­lla­ron jun­tas en la pa­sa­re­la en la Se­ma­na de la Mo­da de Mi­lán

Hola Guatemala - - Coctel De Noticias - Tex­to: IT­ZIAR ARRIO­LA H.

DES­DE ha­ce unos años, Mi­che­lle Sa­las se ha con­sa­gra­do como una de las «blog­gers» e «in­fluen­cers» más co­no­ci­das del mun­do.

La bis­nie­ta de Sil­via Pi­nal tie­ne el ta­len­to y la be­lle­za de su fa­mi­lia en la san­gre, pe­ro lo que nun­ca pen­só fue que un día tra­ba­ja­ría jun­to a la que de­fi­ne como la per­so­na más im­por­tan­te de su vi­da. Se tra­ta de Step­ha­nie Sa­las, su ma­má. «Ten­go la suerte de te­ner una ma­má jo­ven que es como una ami­ga, pe­ro en la que pue­do con­fiar ple­na­men­te a la ho­ra de pe­dir­le un con­se­jo», de­cía Mi­che­lle en el pa­sa­do al co­men­tar que Step­ha­nie siem­pre le ha fo­men­ta­do ser una per­so­na con los pies en la tie­rra.

La hi­ja de Luis Mi­guel vi­vió un sue­ño ha­ce unas se­ma­nas, des­fi­ló pa­ra Dol­ce & Gab­ba­na en la Se­ma­na de la Mo­da de Mi­lán.

De pri­me­ra mano nos cuen­ta cómo fue es­te mo­men­to.

«Es­ta­ba en el des­fi­le de Tommy Hil­fi­ger, in­vi­té a mi her­ma­na, Ca­mi­la, y es­tá­ba­mos ahí sen­ta­das cuan­do de re­pen­te vi mu­chas lla­ma­das del mis­mo nú­me­ro y no po­día con­tes­tar. Ter­mi­nó el des­fi­le y vol­vie­ron a lla­mar, re­sul­ta que lla­ma­ban de par­te de Dol­ce & Gab­ba­na pa­ra in­vi­tar­me a su des­fi­le en Ita­lia».

Aún con mucha emo­ción, Mi­che­lle se­ña­la: «Yo creí que era pa­ra ir so­lo de in­vi­ta­da pe­ro no, era pa­ra des­fi­lar, ya que con­vo­ca­ron a “mi­llen­nials” que hoy en día es­tán triun­fan­do; me di­je­ron que a mí me ha­bían ele­gi­do de México. Gri­té de ale­gría con mi her­ma­na, por su­pues­to». La gua­pa hi­ja de Luis Mi­guel agre­gó que co­no­cer el «show­room» de la mar­ca fue im­pre­sio­nan­te. «Nun­ca en mi vi­da ha­bía vis­to tan­tos zapatos jun­tos, jo­yas, co­ro­nas, ro­pa. La gen­te de la firma me es­ta­ba di­cien­do cuál iba a ser mi ves­ti­do y mi ma­má es­ta­ba con­mi­go. Los di­se­ña­do­res, Do­me­ni­co y Ste­fano, la vie­ron y pre­gun­ta­ron si ella era mi ma­dre. Les di­je que sí y le pro­pu­sie­ron que des­fi­lá­ra­mos jun­tas, ya que el te­ma del des­fi­le era la fa­mi­lia».

Step­ha­nie es can­tan­te y ac­triz, pe­ro con­fie­sa que ja­más ha­bía mo­de­la­do y que en un prin­ci­pio se ne­gó.

«Pri­me­ro mi ma­má no que­ría, de­cía que qui­zá era un sue­ño que te­nía que vi­vir yo so­la, pe­ro yo es­ta­ba en­can­ta­da. Cuan­do sa­li­mos a la pa­sa­re­la fue un mo­men­to má­gi­co. Ca­mi­nar con ella ha si­do de las me­jo­res ex­pe­rien­cias de mi vi­da, por el he­cho de po­der com­par­tir­lo con al­guien tan im­por­tan­te pa­ra mí como es ella».

EN SU RE­CO­NO­CI­DO ‘uni­for­me’ de im­pe­ca­ble ca­mi­sa blan­ca clá­si­ca, Ca­ro­li­na Herrera trans­pi­ra el ti­po de ele­gan­cia y gra­cia sen­ci­lla que ha de­fi­ni­do su mar­ca de mo­da des­de ha­ce 35 años. Ca­ro­li­na di­ce que es­ta­ba más in­tere­sa­da en los ca­ba­llos que en la mo­da mien­tras cre­cía en el co­ra­zón de Caracas, Venezuela, donde su pa­dre era go­ber­na­dor. Sin em­bar­go, no ol­vi­da que tuvo la suerte de es­tar siem­pre ro­dea­da de mu­je­res ex­qui­si­ta­men­te ves­ti­das. Su pri­mer con­tac­to con el mun­do de la mo­da fue en un via­je a Pa­rís, que reali­zó cuan­do te­nía 13 años, con su abue­la; allí pre­sen­ció el des­fi­le del di­se­ña­dor es­pa­ñol Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga y aun­que la ex­pe­rien­cia le en­can­tó, ja­más pen­só de­di­car­se a eso. Du­ran­te dé­ca­das, la in­dus­tria la ha ca­ta­lo­ga­do como una de las mu­je­res me­jo­res ves­ti­das, es una da­ma ele­gan­te, y con un es­ti­lo personal inigua­la­ble. Des­pués de mu­chos años de ex­ce­len­te vi­da ma­tri­mo­nial con su ac­tual es­po­so, Rei­nal­do Herrera, de mu­chos viajes, fies­tas y de ser la per­fec­ta an­fi­trio­na, a sus 42 años de­cla­ra que se sen­tía abu­rri­da y de­ci­de crear su pro­pia mar­ca, co­men­zan­do con la as­cen­sión a la ci­ma del com­pe­ti­ti­vo mun­do de la mo­da en 1981, apo­ya­da ade­más por su ami­ga y ad­mi­ra­do­ra Dia­na Vree­land. Des­de ese mo­men­to has­ta la ac­tua­li­dad, la in­creí­ble di­se­ña­do­ra ha ves­ti­do a pri­me­ras da­mas de los Es­ta­dos Uni­dos, des­de Jac­kie Ken­nedy a Mi­che­lle Oba­ma, ade­más, a ce­le­bri­da­des como Ni­co­le Kid­man, An­na Win­tour, Amy Adams, Jes­si­ca Al­ba, Bla­ke Li­vely, An­ge­li­na Jo­lie, Cynthia Ni­xon, Ka­tie Hol­mes, Ti­na Fey, Dian­na Agron, Robert Pat­tin­son, Kris­ten Ste­wart, Sal­ma Ha­yek, Is­mael Ca­la, Tay­lor Swift, So­fía Ver­ga­ra y Lady Ga­ga, miem­bros de la reale­za y por su­pues­to a una in­con­di­cio­nal clien­te­la, to­das ad­mi­ra­do­ras de la ele­gan­cia mo­der­na y re­fi­na­da irre­ve­ren­cia tan ca­rac­te­rís­ti­cas de la mar­ca. Di­se­ñar el her­mo­so ves­ti­do de no­via pa­ra Ca­ro­li­ne Ken­nedy de­fi­ni­ti­va­men­te fue un im­pul­so vi­tal pa­ra la carrera de la di­se­ña­do­ra. «Fue un tra­je nup­cial muy especial, uno de los mo­men­tos más gra­ti­fi­can­tes de mi pro­fe­sión», pe­ro pue­de de­cir­se que, ca­si des­de el ini­cio, to­do el mun­do asu­mió que Ca­ro­li­na Herrera ju­ga­ría en las gran­des li­gas de la mo­da.

En 1988 hi­zo su pri­me­ra in­cur­sión al mun­do de la per­fu­me­ría, sa­can­do al mer­ca­do su pri­mer per­fu­me, «Ca­ro­li­na Herrera». Años des­pués, a tra­vés de la com­pa­ñía es­pa­ño­la de mo­da y per­fu­me­ría Puig, con­ti­núa con es­te tra­ba­jo, sa­can­do per­fu­mes anual­men­te de sus co­lec­cio­nes. Lle­va crea­dos 59 per­fu­mes. Y así, en el 2000, y con la lle­ga­da del nue­vo mi­le­nio, abrió su pro­pia tien­da en la ca­lle 75 con Ma­di­son, en la ciu­dad de Nueva York. Tras la muer­te de Ós­car de la Ren­ta, las re­ti­ra­das de Va­len­tino o Ralph Lau­ren y las sa­li­das de las más jó­ve­nes Dia­ne von Fürs­ten­berg y Don­na Ka­ran, po­dría­mos de­cir que so­lo que­da ella al pie del ca­ñón. A sus 78 años sa­be que no quie­re en­fo­car­se en su mi­cro­cos­mos sino es­tar pen­dien­te a lo que su­ce­de en el mun­do, pues uno de sus man­da­mien­tos es: “Man­tén siem­pre los ojos bien abier­tos. Es la ma­ne­ra de que la be­lle­za te en­cuen­tre”.

A la iz­quier­da, un po­sa­do fa­mi­liar de Mi­che­lle Sa­las jun­to a su ma­dre, Step­ha­nie Sa­las. Arri­ba, el emo­ti­vo mo­men­to en el que des­fi­la­ron jun­tas pa­ra Dol­ce & Gab­ba­na, en Ita­lia. La «blog­ger» de mo­da ac­tual­men­te vi­ve en­tre Madrid y Los Án­ge­les y re­cien­te­men­te ha es­tre­na­do su pro­pio ca­nal en la pla­ta­for­ma

de HO­LA!4u

Pa­ra ce­le­brar sus sie­te lus­tros en la mo­da pre­sen­tó un li­bro ti­tu­la­do: “Ca­ro­li­na Herrera: 35 Years of Fas­hion”, que cuen­ta con la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de Fa­bie­nBa­ron y tex­tos de la re­co­no­ci­da re­dac­to­ra de mo­da J.J Martin, ade­más de tes­ti­mo­nios de com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión y ami­gos que ha­blan so­bre la vin­cu­la­ción de la

crea­do­ra con la mo­da.

(SI­GUE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.