CRISTINA ACE­VE­DO

Una em­pren­de­do­ra ejem­plar

Hola Guatemala - - Sociedad - Tex­to: Ma­ria­na PIN­TO Fo­to: AN­DRÉS AMA­YA Pro­duc­ción: ANA CRUZ Lo­ca­ción: AL­MA AC­TI­VE

UNA PER­SO­NA AR­TÍS­TI­CA, abier­ta a nue­vas ex­pe­rien­cias. Así se des­cri­be Cristina, una li­cen­cia­da en Em­pren­di­mien­to, gra­dua­da de la Bab­son Co­lle­ge (Bos­ton, Es­ta­dos Uni­dos), que dis­fru­ta apren­der pa­ra desa­rro­llar­se en las di­fe­ren­tes áreas que pue­den ser­vir­le en su em­pre­sa y en la vi­da. Des­pués de que es­ta gua­te­mal­te­ca fue diag­nos­ti­ca­da con Co­li­tis Ul­ce­ra­ti­va, su vi­da dio un gi­ro de cien­to ochen­ta gra­dos y se en­fo­có en cam­biar su vi­da pa­ra re­cu­pe­rar salud. Al ob­te­ner re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, a tra­vés de lle­var un es­ti­lo de vi­da más ac­ti­vo, se com­pro­me­tió a ayu­dar a las per­so­nas a des­cu­brir el po­ten­cial asom­bro­so que re­si­de en ca­da uno y la fuer­za in­te­rior del cuer­po, to­man­do como ba­se su ex­pe­rien­cia en star­tups y di­se­ño. El re­sul­ta­do fue Al­ma Ac­ti­ve, una lí­nea de ro­pa de­por­ti­va, que des­de 2014 “cree en poner to­da tu Al­ma tras tus sueños”, co­men­ta ella. Con una tra­yec­to­ria ins­pi­ra­do­ra, la Em­pren­de­do­ra del Año WED Guatemala 2014 com­par­tió con ¡HO­LA! al­gu­nas pin­ce­la­das de su pro­ce­so y cómo a la par de su exi­to­so pro­yec­to, es­tá dis­fru­tan­do una nueva etapa en su vi­da: la ma­ter­ni­dad.

—¿Cuál di­rías que es tu ma­yor for­ta­le­za?

—Mi ma­yor for­ta­le­za ha si­do ser lu­cha­do­ra. No co­noz­co otra ma­ne­ra más que tra­ba­jar por lo que uno quie­re.

—Creo que ya es­ta­ba en mi te­ji­do. Cre­cí en una fa­mi­lia de em­pren­de­do­res, y des­de pe­que­ña me iba con mis pa­pás a con­fe­ren­cias de ven­tas, a fe­rias de in­dus­tria, y ju­ga­ba en sus ne­go­cios a ven­der, ha­cer in­ven­ta­rio, lle­var cuentas. No obs­tan­te, tra­ba­jé en un ban­co y en un par de fon­dos de in­ver­sio­nes donde lo­gré tam­bién te­ner la pers­pec­ti­va y dis­ci­pli­na de tra­ba­jar pa­ra al­guien… aun­que in­sis­to que si­go sien­do el je­fe más exi­gen­te que he te­ni­do.

Con­fié­sa­nos: ¿Cuán­do te des­cu­bris­te em­pren­de­do­ra? —¿Es cier­to que la mayoría de tus tra­ba­ja­do­ras son mu­je­res?

—Sí es cier­to. He te­ni­do la ben­di­ción en mi vi­da de es­tar ro­dea­da de mu­je­res in­creí­bles. He­mos ar­ma­do un equi­po de mu­je­res tra­ba­jan­do den­tro y jun­to con la em­pre­sa, que ha he­cho es­te sue­ño po­si­ble. Creo que en un mun­do donde to­da­vía es­ta­mos ro­dea­dos prin­ci­pal­men­te de hom­bres en pues­tos eje­cu­ti­vos, ha si­do un ali­vio te­ner la com­pren­sión de un equi­po de mu­je­res cuan­do hay un atra­so por una en­fer­me­dad de un hi­jo, hay que ir a re­ci­bir no­tas, hay que de­di­car unos mi­nu­tos a la lac­tan­cia.

—¿Qué te llena de or­gu­llo de tu tra­yec­to­ria?

—Po­der de­cir que he­mos lo­gra­do acom­pa­ñar a atle­tas en tan­tas me­tas lo­gra­das. El sa­ber que reto tras reto, los atle­tas gua­te­mal­te­cos nos han ele­gi­do, me ha­ce muy or­gu­llo­sa del tra­ba­jo que he­mos he­cho como equi­po.

—¿Qué con­se­jo le da­rías a al­guien que bus­ca em­pren­der por pri­me­ra vez?

—¡Que es po­si­ble! A pe­sar del subiba­ja que es mon­tar tu pro­pia em­pre­sa, con una red de apo­yo y una men­te abier­ta al cam­bio lo­gra­rás so­bre­pa­sar las di­fi­cul­ta­des que pue­das en­fren­tar.

—Nos en­te­ra­mos que aca­bas de ser ma­má, ¿cómo te sien­tes en es­ta etapa?

—Ha si­do una etapa de cons­tan­te cam­bio. Pa­ra ser al­guien que le gus­ta con­tro­lar to­do, es­ta nueva fa­se ha si­do de acep­tar que ya na­da se pue­de con­tro­lar, de ser más fle­xi­ble y más pa­cien­te. Con el na­ci­mien­to de Se­bas­tián he apren­di­do a tomar los días con más tran­qui­li­dad y go­zar­me el tiem­po que ten­go con él.

Los me­ses han pa­sa­do, al­gu­nos más rá­pi­dos que otros, y ya es­tá sa­lien­do de es­ta etapa de be­bé.

—¿Qué es lo que más te go­zas de acom­pa­ñar­lo en su cre­ci­mien­to?

—Dis­fru­to mu­cho ju­gar con él, po­der­lo lle­var al tra­ba­jo con­mi­go, y más que na­da re­gre­sar a la sim­pli­ci­dad de ver el mun­do des­de los ojos de un ni­ño que es­tá vi­vien­do to­do por pri­me­ra vez.

—En la ac­tua­li­dad, ¿cuál es tu ma­yor te­so­ro?

—Mi fa­mi­lia es mi ma­yor te­so­ro. No hay día que no dé gra­cias a Dios de es­tar ro­dea­da de la gen­te que me quie­re.

—To­da­vía bas­tan­tes, ¡es­pe­ro! En­tre ellos es­tán las ga­nas de com­ple­tar una maratón com­ple­ta, una triatlón algún día, y por su­pues­to, se­guir cre­cien­do Al­ma Ac­ti­ve pa­ra co­men­zar a aten­der mer­ca­dos fue­ra de Guatemala. Pe­ro di­cho eso, es­toy or­gu­llo­sa de lo que he lo­gra­do has­ta el mo­men­to, y sé que to­do vie­ne con el tiem­po y la cons­tan­cia.

¿Qué re­tos te fal­tan por con­quis­tar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.