DESA­YUNO CON JI­RA­FAS

«Gi­raf­fe Ma­nor», una man­sión de es­ti­lo es­co­cés a la som­bra del Ki­li­man­ja­ro, en ple­na na­tu­ra­le­za

Hola Guatemala - - Contenido - En­tre­vis­ta: NA­TAS­HA FARUQUE Fo­tos: TIM BEDDOW

En­tra­mos a la mag­ní­fi­ca re­si­den­cia de la fa­mi­lia Carr-Hartley

Mick Jag­ger, Ma­don­na y Gi­se­le Bünd­chen, en­tre otras ce­le­bri­da­des, han com­par­ti­do sus ali­men­tos ma­tu­ti­nos con las ji­ra­fas que vi­ven en el bos­que de 140 hec­tá­reas que bor­dea la má­gi­ca re­si­den­cia

IMA­GI­NE que es­tá en la ca­ma del pri­mer pi­so y, a pri­me­ra ho­ra del día, le des­pier­ta un gol­pe­ci­to en la ven­ta­na, y cuan­do abre las cor­ti­nas ve de frente a una ji­ra­fa es­pe­ran­do su co­mi­da. Sue­na a cuen­to, pe­ro es­to es lo que pa­sa ca­da ma­ña­na en «Gi­raf­fe Ma­nor», en Nai­ro­bi, la ca­pi­tal de Ke­nia, una edi­fi­ca­ción de es­ti­lo es­co­cés ro­dea­da de un bos­que de 140 hec­tá­reas. Es­ta im­pre­sio­nan­te vi­vien­da, cons­trui­da en 1932, aco­ge no so­la­men­te a la cuar­ta ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia Carr-Hartley en Ke­nia, sino tam­bién a una ma­na­da de ji­ra­fas Roths­child, es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción. Dos ve­ces al día, al ama­ne­cer —du­ran­te el desa­yuno— y al atar­de­cer —du­ran­te la ho­ra del té—, la enér­gi­ca «Lyn­ne», la de­li­ca­da «Ire­ne», el gi­gan­te «Jock» y el res­to de su clan, que tam­bién in­clu­ye dos ji­ra­fas be­bés, se acer­can pa­ra que les ofrez­can bo­li­tas re­cu­bier­tas de al­mí­bar. In­tro­du­cen sus alar­ga­dos cue­llos a tra­vés de las ven­ta­nas y, una vez que han sa­cia­do su ape­ti­to, se re­ti­ran pa­ra se­guir va­gan­do a sus an­chas por el bos­que. Es­te má­gi­co lugar, que se

en­cuen­tra a tan so­lo diez mi­nu­tos del con­cu­rri­do cen­tro de Nai­ro­bi, se pre­sen­ta como una ma­jes­tuo­sa ha­cien­da co­lo­nial en me­dio del cam­po y tie­ne diez ha­bi­ta­cio­nes, to­das ellas con nom­bres de per­so­nas im­por­tan­tes que han ayu­da­do a man­te­ner la man­sión a lo lar­go de los años, de­co­ra­da con mue­bles an­ti­guos, ca­mas con do­se­les y es­pa­cio­sos ba­ños. Tam­bién hay un jar­dín muy cuidado y un mu­seo de­di­ca­do a la fa­mo­sa es­cri­to­ra da­ne­sa Ka­ren Bli­xen, au­to­ra de «Me­mo­rias de Áfri­ca», quien se alo­jó en más de una oca­sión en es­te sin­gu­lar ho­tel.

JABALÍES, AN­TÍ­LO­PES Y AVES

Do­ce ji­ra­fas cam­pan a su ai­re por los al­re­de­do­res, to­das ellas des­cen­dien­tes de las cin­co que ori­gi­nal­men­te tra­je­ron en 1974 los eco­lo­gis­tas Jock Les­lie-Mel­vi­lle, nie­to del Con­de es­co­cés de Le­ven, y su mu­jer Betty, na­ci­da en Es­ta­dos Uni­dos, y fun­da­do­res del Fon­do Afri­cano pa­ra la Pre­ser­va­ción de la Vi­da Sal­va­je (AFEW, por sus si­glas en in­glés);

a ellas se unen jabalíes, an­tí­lo­pes y más de 180 es­pe­cies de aves. «Te­ner las ji­ra­fas es, sim­ple­men­te, fan­tás­ti­co», ad­mi­te Tanya, la pro­pie­ta­ria de es­ta fa­bu­lo­sa man­sión. Sir Mick Jag­ger, Ma­don­na y el mag­na­te Sir Richard Bran­son, en­tre otros, han dis­fru­ta­do de la ex­pe­rien­cia de con­vi­vir con estas cria­tu­ras de ca­si cin­co me­tros y re­co­no­cen, sin ningún ti­po de duda, que allí las au­tén­ti­cas es­tre­llas son ellas. «La vi­si­ta de los fa­mo­sos es una de las me­jo­res co­sas de nues­tro tra­ba­jo, aun­que me aver­güen­za re­co­no­cer que no co­noz­co a la mi­tad de los que vienen, porque esa par­te de la cultura co­ti­dia­na no es una prio­ri­dad pa­ra no­so­tros. Nuestros ami­gos siem­pre nos man­dan “what­sapps”:

“¿Sabías que tal o cual per­so­na es­tu­vo allí?”. La «sú­per mo­de­lo» Gi­se­le Bünd­chen subió una fo­to a Ins­ta­gram cuan­do vino y Ma­don­na tam­bién se acer­có a ver a las ji­ra­fas», ha ex­pli­ca­do Tanya.

«CRE­CÍ EN UNA CA­SA CER­CA DE AQUÍ»

Los ac­tua­les pro­pie­ta­rios de la man­sión son el ma­tri­mo­nio Mi­key y Tanya Carr-Hartley, am­bos de cua­ren­ta y cin­co años de edad, y sus tres hi­jos, Sa­la, de do­ce años, y los ge­me­los Kin­na y Ti­sa, de ocho años. La pareja fun­dó la em­pre­sa The Sa­fa­ri Co­llec­tion, que ofre­ce cua­tro des­ti­nos de en­sue­ño. «Yo cre­cí en una ca­sa muy cer­ca de aquí, a so­lo un ki­ló­me­tro en lí­nea rec­ta, y mi her­mano y yo so­lía­mos pa­sar por de­lan­te muy a me­nu­do», ex­pli­ca Tanya, quien aña­de: «Siem­pre ha­bía ji­ra­fas y mi ma­dre era muy bue­na ami­ga de la fa­mi­lia Les­lie-Mel­vi­lle. Les pu­si­mos so­bre la me­sa una op­ción de com­pra a los an­ti­guos due­ños, Rick y Br­yony An­der­son, pe­ro su res­pues­ta fue que no es­ta­ba a la ven­ta. Dos años des­pués, lle­gó a nuestros oí­dos que te­nían ga­nas de ven­der­la y en­ton­ces la com­pra­mos. An­tes de com­prar “Gi­raf­fe Ma­nor”, cuan­do se la en­se­ña­ba a la gen­te, to­dos que­da­ban cau­ti­va­dos al in­ter­ac­tuar con estas ma­ra­vi­llo­sas cria­tu­ras y me di cuen­ta de que es­te lugar era es­pec­ta­cu­lar y siem­pre lo se­ría. In­clu­so hoy, cuan­do veo lo

mu­cho que mis hi­jos dis­fru­tan la ex­pe­rien­cia, des­pués de tanto tiem­po con­vi­vien­do con es­tos ani­ma­les, to­da­vía me es­tre­mez­co», ex­pli­ca­ba Mi­key. En cuan­to a cuál es el rin­cón fa­vo­ri­to de la ca­sa, Tanya pa­re­ce te­ner­lo bas­tan­te cla­ro: «Ado­ro la ha­bi­ta­ción Kelly, si­tua­da en el pri­mer pi­so. Po­see una gran vi­drie­ra, una enor­me chi­me­nea y se pue­de ali­men­tar a las ji­ra­fas des­de la mis­ma ha­bi­ta­ción». ¡HO­LA! re­ci­bió una invitación en ex­clu­si­va pa­ra po­der ex­pe­ri­men­tar es­te reino a la som­bra del mon­te Ki­li­man­ja­ro y com­par­tir los se­cre­tos de es­te má­gi­co uni­ver­so.

Sin lugar a du­das, un es­pec­tácu­lo úni­co: desa­yu­nar mien­tras asom­bro­sos ejem­pla­res de ji­ra­fas Roths­child, en pe­li­gro de ex­tin­ción, in­tro­du­cen sus ki­lo­mé­tri­cos cue­llos por los ven­ta­na­les pa­ra desa­yu­nar «plá­ci­da­men­te» con los due­ños de la ca­sa. Iz­quier­da, la «sú­per mo­de­lo» Gi­se­le Bünd­chen fas­ci­na­da mien­tras ali­men­ta

a una de estas ji­ra­fas

La de­co­ra­ción de la fas­tuo­sa man­sión tie­ne un te­ma re­cu­rren­te, las ji­ra­fas. Los cua­dros que ador­nan sus mu­ros mues­tran a es­tos fas­ci­nan­tes ani­ma­les en su há­bi­tat (arri­ba) e in­clu­so una ori­gi­nal me­sa de aje­drez que no ol­vi­da a las ji­ra­fas (ba­jo estas lí­neas, iz­quier­da). En las es­tan­te­rías de la bi­blio­te­ca (aba­jo) tam­bién tie­nen su pre­sen­cia. Pe­ro, sin duda, lo más con­mo­ve­dor lle­ga cuan­do los niños abren los ven­ta­na­les y ali­men­tan

a ji­ra­fas de car­ne y hue­so

So­bre estas lí­neas, una de las ha­bi­ta­cio­nes de «Gi­raf­fe Ma­nor», con vi­gas de ma­de­ra y ca­ma con do­sel. La re­si­den­cia cuen­ta con diez re­cá­ma­ras, in­clui­das dos sui­tes familiares (aba­jo iz­quier­da, el fas­tuo­so ba­ño de una de las sui­tes). So­bre esa ima­gen, la ho­ra de la aven­tu­ra: los niños ali­men­tan a las ji­ra­fas que, tí­mi­da­men­te, se aso­man

a una re­si­den­cia úni­ca en el pla­ne­ta

«Cuan­do veo cómo mis hi­jos dis­fru­tan la ex­pe­rien­cia, des­pués de tanto tiem­po con­vi­vien­do con es­tos ani­ma­les, to­da­vía me es­tre­mez­co», cuen­ta su pro­pie­ta­rio,

Mi­key, a quien vi­vir en es­te lugar le ha cam­bia­do la exis­ten­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.