SAÚL LI­SA­ZO TO­DOS LOS DE­TA­LLES DE SU NUE­VO RE­TO EN GUA­TE­MA­LA, SU TRA­YEC­TO­RIA EN EL MUN­DO DE LA AC­TUA­CIÓN Y LA HIS­TO­RIA DE­TRÁS DE SU ÉXI­TO

El ga­lán ar­gen­tino de las te­le­no­ve­las nos cuen­ta la ex­pe­rien­cia de par­ti­ci­par en “Sep­tiem­bre, un llan­to en si­len­cio”, la nue­va pe­lí­cu­la del ci­neas­ta gua­te­mal­te­co Ken­neth Mü­ller

Hola Guatemala - - Con­te­ni­do - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to­gra­fías: AN­DRÉS AMA­YA Pro­duc­ción: ANA CRUZ Lo­ca­ción: CON­DE­SA LOUN­GE FON­TA­BE­LLA

«Quie­ro que sea una pe­lí­cu­la que re­pre­sen­te a Gua­te­ma­la y a lo que Ken­neth quie­re de­cir. Creo que es un mu­cha­cho con un ta­len­to enor­me y que tie­ne una ca­pa­ci­dad muy gran­de de tra­ba­jo»

«Es un re­to par­ti­ci­par en una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te, por­que se ha­cen con po­co pre­su­pues­to pe­ro con el co­ra­zón. To­do lo de­más, las gran­des pro­duc­cio­nes, lle­gan a ser un po­qui­to va­cías… en­ton­ces, par­ti­ci­par de es­to es al­go que lle­na y en­ri­que­ce nues­tra pro­fe­sión. Yo que­ría vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia. Me ha­cía fal­ta»

ORI­GI­NA­RIO de Los Tol­dos, pro­vin­cia DE BUE­NOS Ai­res, Ar­gen­ti­na, Saúl Li­sa­zo de­mos­tró que pue­de al­can­zar lo que se pro­pon­ga. Du­ran­te diez años ju­gó al fút­bol pro­fe­sio­nal en equi­pos co­mo Sar­mien­to y Atlan­ta de Ar­gen­ti­na, así co­mo en Be­ve­ren y Ma­ti­na, en Bél­gi­ca. Tras su­frir una le­sión se apar­tó de las can­chas y co­men­zó a in­da­gar en sus de­más pa­sio­nes. En es­ta bús­que­da es­tu­dió en la aca­de­mia de la ac­triz Cris­ti­na Rot­ta, en Es­pa­ña, don­de des­cu­brió su se­gun­da vo­ca­ción: la ac­tua­ción. Des­pués de pre­pa­ra­se se mu­dó a Mé­xi­co, país en el que su ca­ris­ma, ta­len­to y en­tre­ga lo hi­cie­ron po­si­cio­nar­se co­mo uno de los ga­la­nes más co­ti­za­dos, tras su par­ti­ci­pa­ción en exi­to­sos me­lo­dra­mas de Televisa co­mo:

Aca­pul­co, Cuer­po y Al­ma (1995), La Jau­la

de Oro (1997), Vi­vo por Ele­na (1998), El

Ni­ño que Vino del Mar (1999), Por tu Amor (1999) y el De­re­cho de Na­cer (2001). Pa­ra la ca­de­na Te­le­mun­do pro­ta­go­ni­zó Gi­ta­nas (2004) y Tie­rra de

Pa­sio­nes (2006), jun­to a Ga­brie­la Spa­nic. Ese mis­mo año re­ci­bió una es­ta­tui­lla de los Pre­mios Emmy La­tino, co­mo re­co­no­ci­mien­to a su la­bor en el me­dio ar­tís­ti­co la­ti­noa­me­ri­cano de la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se. Siem­pre in­quie­to, en los si­guien­tes años con­ti­nuó su ca­de­na de éxi­tos en te­le­no­ve­las y ade­más in­cur­sio­nó en otras aris­tas de la pro­fe­sión: en el sép­ti­mo ar­te, par­ti­ci­pó en la pe­lí­cu­la La­drón que Ro­ba La­drón (2007), ¿Por qué

los hom­bres son in­fie­les? (2014) y La Dic­ta­du­ra Per­fec­ta (2014). En otros for­ma­tos, se lu­ció en el elen­co de

Ca­pa­do­cia (2007), la pri­me­ra se­rie pro­du­ci­da por HBO La­ti­noa­mé­ri­ca, así co­mo El Car­tel de los Sa­pos (2011). Pa­ra sa­tis­fac­ción de la re­gión el mo­ve­di­zo ac­tor vi­si­tó Gua­te­ma­la con el fin de par­ti­ci­par en una nue­va pro­duc­ción del di­rec­tor Ken­neth Mü­ller. En es­ta sincera en­tre­vis­ta nos re­ve­ló más de­ta­lles de es­te pro­yec­to que lo cau­ti­vó, có­mo asu­mió es­te re­to, con qué otros ta­len­tos com­par­tió y has­ta qué es lo que man­tie­ne enamo­ra­do de es­ta pro­fe­sión.

—¡Bien­ve­ni­do a Gua­te­ma­la! ¿Ya ha­bías ve­ni­do an­tes?

—¡No! Me siento co­mo en Mé­xi­co, pues me da la sen­sa­ción de que es una ciu­dad en au­ge, que es­tá em­pe­zan­do a cre­cer. Aun­que es­toy pa­ra tra­ba­jar y no pa­ra ha­cer tu­ris­mo, te­nía mu­chas ga­nas de co­no­cer la An­ti­gua Gua­te­ma­la. Me pa­re­ció ma­ra­vi­llo­sa, di­vi­na. ¡Me en­can­tó!

—Es­tás aquí pa­ra fil­mar una nue­va pe­lí­cu­la que ha da­do mu­cho de qué ha­blar. ¿Có­mo lle­gó a ti es­ta opor­tu­ni­dad?

—En es­tos mo­men­tos es­toy bus­can­do nue­vos re­tos co­mo ac­tor, ha­cer co­sas di­fe­ren­tes a las que ya he he­cho. En lo per­so­nal, es un desafío par­ti­ci­par en una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te, por­que se ha­ce con po­co pre­su­pues­to, pe­ro con el co­ra­zón. To­do lo de­más, las gran­des pro­duc­cio­nes, lle­gan a ser un po­qui­to va­cías… en­ton­ces, par­ti­ci­par de es­to es al­go que lle­na y en­ri­que­ce nues­tra pro­fe­sión. Yo que­ría vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia. Me ha­cía fal­ta.

—¿Co­no­cías el tra­ba­jo de Ken­neth Mü­ller?

—Por su­pues­to. Cuan­do vi su pri­me­ra

pe­lí­cu­la me en­can­tó tan­to la ilu­mi­na­ción co­mo el rit­mo del cor­te y de las ac­tua­cio­nes. Me gus­tó ver un di­rec­tor con esa de­ter­mi­na­ción, ga­nas y en­tu­sias­mo; que ade­más te­nía la fuer­za pa­ra rea­li­zar un pro­yec­to de cine in­de­pen­dien­te. Él es muy cla­ro en lo que quie­re… en­ton­ces, cuan­do te en­cuen­tras con una per­so­na así, te po­nes en sus ma­nos.

—¿Se lle­va­ron bien des­de un ini­cio?

—Nos co­no­cía­mos por te­lé­fono, ha­bla­mos por Sky­pe. No­té al ins­tan­te que Ken­neth trans­mi­te sin­ce­ri­dad y ale­gría. La con­ver­sa­ción flu­yó, hu­bo una co­ne­xión. En esa pro­fe­sión te en­cuen­tras con gen­te de to­do es­ti­lo, al­gu­nos con mu­cho ego y otros con po­der. Ge­ne­ral­men­te los di­rec­to­res son gen­te especial… co­mo los ac­to­res, pe­ro en es­te ca­so en­con­tré una per­so­na na­tu­ral, que ha­bló y con­fió en un ac­tor de te­le­no­ve­las pa­ra in­ter­pre­tar una his­to­ria co­mo es­ta. Des­pués em­pe­zó lo más di­fí­cil: el tra­ba­jo. —Con­fié­sa­nos: ¿En qué mo­men­to sentiste una co­ne­xión con la his­to­ria? — En cual­quier pro­yec­to lo pri­me­ro que ha­go es leer el guión, por­que al ha­cer­lo sé si esa his­to­ria te va a con­mo­ver y te pre­sen­ta re­tos co­mo ac­tor. Es­to es lo que en­con­tré en el guión de Sep­tiem­bre, don­de in­ter­pre­to un her­mo­so pa­pel. —¿Qué pa­pel te ve­re­mos ac­tuar?

—El de un pa­dre que por una cir­cuns­tan­cia de la vi­da se en­cuen­tra so­lo y tra­tan­do de edu­car y co­mu­ni­car­se, de cual­quier ma­ne­ra, con su hi­ja. Ella, des­pués de unos aten­ta­dos te­rro­ris­tas en la ciu­dad, tie­ne una pér­di­da to­tal del sen­ti­do au­di­ti­vo. Mi per­so­na­je pue­de ser el más du­ro e im­por­tan­te que voy a ha­cer.

—¿Es­to re­qui­rió al­gún nue­vo ti­po de apren­di­za­je o pre­pa­ra­ción?

—Fue cu­rio­so por­que vi mu­chas pe­lí­cu­las so­bre es­te ti­po de co­mu­ni­ca­ción y la ma­yo­ría son con se­ñas, así que lo pri­me­ro que le di­je al di­rec­tor fue: “¿ten­go que apren­der el idio­ma de los sor­do­mu­dos?”. Él me con­tes­tó que no, pues que­ría una his­to­ria don­de ellos se co­mu­ni­ca­ran co­mo fue­ra, por­que así fue la his­to­ria real, que es la de su her­mano Faus­to. —¿En se­rio?

—Sí. En la co­mu­ni­ca­ción con su pa­pá, ellos mue­ven mu­cho las ma­nos, tra­tan de ha­blar muy des­pa­ci­to, ges­ti­cu­lan­do y ha­cien­do

“La ex­pe­rien­cia más gra­cio­sa fue cuan­do Ken­neth nos pre­sen­tó: “Saúl ella es Tu­ti, tu es­po­sa. Tu­ti, él es Saúl, tu es­po­so”. Nos sa­lu­da­mos y di­ji­mos “es­po­so que gus­to co­no­cer­te, ya que nues­tra hi­ja cre­ció por fin nos co­no­ce­mos”

ca­ras, pa­ra que el sor­do­mu­do pue­da sa­ber qué sien­te uno y lo que quie­re ex­pre­sar. Es una ta­rea di­fí­cil. To­da­vía es­toy vien­do có­mo nos va­mos a co­mu­ni­car en el set, pe­ro lo que he es­ta­do prac­ti­can­do mu­cho es con las ma­nos. Tam­bién me pre­pa­ré en lo que le pa­sa a mi per­so­na­je. Me in­for­mé mu­chí­si­mo.

—¡Cuán­tos se­cre­tos! ¿Cuál es tu mé­to­do pre­fe­ri­do pa­ra apren­der so­bre lo que le pa­sa a tus per­so­na­jes?

—Con In­ter­net no ne­ce­si­tas sa­lir de ca­sa pa­ra in­for­mar­te y ver qué tie­ne tu per­so­na­je, qué le pa­sa en imá­ge­nes, You­tu­be te ayu­da mu­cho y más o me­nos te vas dan­do una idea de có­mo pue­des re­pre­sen­tar­lo, siem­pre apor­tan­do al­go de tu per­so­na­li­dad, cla­ro.

«En cual­quier pro­yec­to lo pri­me­ro que ha­go es leer el guión, por­que al ha­cer­lo sé si esa his­to­ria te va a con­mo­ver y te pre­sen­ta re­tos co­mo ac­tor. Es­to es lo que en­con­tré en el guión de Sep­tiem­bre, don­de in­ter­pre­to un her­mo­so pa­pel»

—¿Crea una res­pon­sa­bi­li­dad adi­cio­nal el ser una his­to­ria per­so­nal que tie­ne relación con el di­rec­tor?

—Mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad, de­bi­do a que es una his­to­ria fa­mi­liar. Uno se va ha­cien­do una idea de có­mo reac­cio­na­ría una per­so­na, pe­ro Ken­neth lo tie­ne en su ca­be­za. Si tú lees el guión, te das cuen­ta que el di­rec­tor tie­ne muy de­ta­lla­das las reac­cio­nes y có­mo su­ce­de to­do. Te da mu­chas ar­mas, pe­ro a la ho­ra de in­ter­pre­tar el pa­pel, uno busca su ex­pe­rien­cia de vi­da y tra­ta de in­ter­pre­tar lo que vio o vi­vió pa­ra tra­tar de ha­cer­lo. Ahí en­tra en jue­go la co­mu­ni­ca­ción y có­mo nos po­ne­mos de acuer­do, pe­ro la reali­dad es que es su pe­lí­cu­la, es su his­to­ria y voy a arries­gar­me a po­ner­me en sus ma­nos pa­ra que él me di­ga “así va”.

—Tam­bién se ru­mo­ra que tu­vis­te va­rios cam­bios fí­si­cos. ¿Qué tan com­pli­ca­do fue lo­grar­los?

—En Holly­wood un ac­tor pro­ba­ble­men­te sa­be 4 o 5 me­ses an­tes que va a ha­cer de­ter­mi­na­do pro­yec­to, así que tie­nes el tiem­po pa­ra pre­pa­rar­te. En cam­bio, pa­ra es­te pa­pel, yo adel­ga­cé por­que pen­sé que el per­so­na­je lo ne­ce­si­ta­ba… ¡pe­ro te­nía un mes!, en­ton­ces ha­ces un ré­gi­men fuer­te que po­ne en ries­go tu sa­lud.

—¿Qué ac­ti­vi­da­des hi­cis­te?

—Ce­rré la bo­ca, lo más que pu­de y me pu­se a ha­cer ejer­ci­cio, tra­tan­do de lle­gar a lo que ese per­so­na­je ne­ce­si­ta. Hi­ce car­dio: ca­mi­nar, bi­ci­cle­ta y co­rrer; to­do lo que mis ro­di­lli­tas lo per­mi­tie­ron, por­que ya es­tán bas­tan­te ma­chu­ca­das por el de­por­te.

—¿Te emo­cio­nó tra­ba­jar con un elen­co tan di­ver­so?

—¡Hay de to­do! So­lo co­no­cía de vis­ta a Ma­rio Za­ra­go­za. Sin em­bar­go, me da mu­cha ilu­sión tra­ba­jar con gen­te que tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia y con otra que tie­ne po­ca. Al fi­nal, lo im­por­tan­te es que flu­ya esa na­tu­ra­li­dad que to­dos que­re­mos. Siento que va a ser un lin­do pro­yec­to.

—¿Per­si­gues al­gún ob­je­ti­vo al fi­nal del ro­da­je?

—Quie­ro que sal­ga lo me­jor po­si­ble. Quie­ro que sea una pe­lí­cu­la que re­pre­sen­te a Gua­te­ma­la y a lo que Ken­neth quie­re de­cir. Creo que es un mu­cha­cho con un ta­len­to enor­me y que tie­ne una ca­pa­ci­dad muy gran­de de tra­ba­jo, aun­que nun­ca sa­be­mos pa­ra don­de va a ir una pe­lí­cu­la.

RE­FLE­XIO­NES DEL AC­TOR —Ca­da vez que in­ter­pre­tas un pa­pel, ¿te guar­das al­go de es­te?

—Sí, cla­ro. Es im­po­si­ble no ha­cer­lo. Pa­ra mí la ac­tua­ción es trans­por­tar­te en ese mo­men­to a que eres esa per­so­na y que te es­tá pa­san­do eso. Tra­tas de con­tar­lo con la ma­yor na­tu­ra­li­dad, así que cla­ro que te afec­ta, por­que si tú sien­tes co­mo esa per­so­na, es­tás co­nec­ta­do; pe­ro hay que qui­tár­se­lo en­se­gui­da, esa an­gus­tia de los per­so­na­jes, por­que no es na­da bueno que­dar­se con ella. En el ca­so de Sep­tiem­bre, por ejem­plo, es una his­to­ria muy tris­te y tra­tas

«A la ho­ra de in­ter­pre­tar el pa­pel, uno busca su ex­pe­rien­cia de vi­da y tra­ta de in­ter­pre­tar lo que vio o vi­vió pa­ra tra­tar de ha­cer­lo. Ahí en­tra en jue­go la co­mu­ni­ca­ción y có­mo nos po­ne­mos de acuer­do»

de qui­tár­te­la lo an­tes po­si­ble, por­que si no, te afec­ta­rá en lo per­so­nal.

—¿Tie­nes al­gu­na téc­ni­ca o fór­mu­la pa­ra lle­gar a com­pe­ne­trar­te pro­fun­da­men­te con es­tas historias? ¿Pa­ra sen­tir­las tu­yas?

—Hay mu­cha gen­te que tie­ne téc­ni­cas y usa mil y una co­sas, pe­ro yo trato de tra­ba­jar con lo que siento a tra­vés del per­so­na­je y lo que siento a ni­vel in­di­vi­dual. Si no lo lo­gro sen­tir, no me gus­ta, no es­toy con­ten­to con la es­ce­na. La trato de re­pe­tir has­ta que se lo­gre la sin­ce­ri­dad de es­tar sin­tien­do lo que el per­so­na­je ex­pe­ri­men­tó en ese mo­men­to. La na­tu­ra­li­dad, a mi cri­te­rio, es lo más di­fí­cil de ex­pre­sar en el cine. De he­cho, mu­chas ve­ces lo más sen­ci­llo es lo más di­fí­cil, ¡en to­do! En la ac­tua­ción, en el fút­bol… Oja­lá lo lo­gre.

—Cuén­ta­nos: ¿Per­si­gues al­gu­na me­ta al in­cur­sio­nar en el cine in­de­pen­dien­te?

—Es un gus­to per­so­nal. Creo que es la esen­cia de nues­tra pro­fe­sión: un cine en el que te pue­des ex­pre­sar, con tiem­pos y es­pa­cios y si­len­cios que a lo me­jor en una pe­lí­cu­la de ac­ción o una no­ve­la no pue­des te­ner, por­que va to­do muy rá­pi­do. Es don­de real­men­te pue­des sa­car esa par­te de ar­te, por­que el ar­te es­tá en to­do, es la par­te más ar­tís­ti­ca de la pro­fe­sión.

—Con una ca­rre­ra tan lle­na de éxi­tos, ¿por qué decidiste co­men­zar a abor­dar es­te ti­po de re­tos?

—Creo que te­nía que lle­gar. Son de esas co­sas que di­ces ¿por qué? te­nía otro pro­yec­to de una pe­lí­cu­la de Es­pa­ña, el ofre­ci­mien­to de una obra de tea­tro, pe­ro di­je que yo que­ría ha­cer es­to. En es­te tiem­po es­toy vi­vien­do ex­pe­rien­cias que creo que me van a ser­vir mu­chí­si­mo con es­te per­so­na­je.

—¿A qué ti­po de ex­pe­rien­cias te re­fie­res?

—Cuan­do uno se pre­gun­ta por qué me lle­ga aho­ra, ana­li­zo que me lle­ga por­que soy pa­dre, por­que es­toy en lu­cha con la edu­ca­ción de mis hi­jos. ¿Sa­bes? Has­ta he pa­ra­do un po­qui­to de tra­ba­jar por­que quie­ro es­tar con ellos.

—Al ha­blar de tu co­ti­dia­nei­dad, ¿có­mo es que al ser una per­so­na­li­dad tan re­co­no­ci­da lo­gras man­te­ner­te con los pies en la tie­rra?

—Pri­me­ro, yo no me con­si­de­ro tan­to ni que ha­ya he­cho tan­to. Tra­ba­jo en es­to, que es lo que me gus­ta. Se­gun­do, soy de cam­po y tu­ve ex­pe­rien­cias en la vi­da. Re­cuer­da que ju­gué fut­bol pro­fe­sio­nal y lo de­jé cuan­do se me ter­mi­nó esa tem­po­ra­da… fue­ron tiem­pos en los que tu ego sube y ba­ja; ahí te das cuen­ta que es so­lo una pro­fe­sión. So­mos afor­tu­na­dos los que po­de­mos vi­vir de ella, pe­ro no es na­da más que eso. Yo creo que mi fa­mi­lia, mi mu­jer me ayu­da mu­cho a es­tar con los pies en la tie­rra. —¿Ah sí? —Al lle­gar a ca­sa me re­cuer­da que soy una per­so­na nor­mal. Pro­ba­ble­men­te es la ex­pe­rien­cia de la vi­da. Hoy es­tás, ma­ña­na quien sa­be. Yo trato de ser la mis­ma per­so­na aquí, fren­te a cá­ma­ras, don­de sea.

—¿Qué te mo­ti­va a man­te­ner es­ta con­vic­ción?

—He vis­to mu­cha gen­te que se po­ne ca­re­tas pa­ra ac­tuar y tam­bién pa­ra an­dar en la vi­da. Yo no quie­ro eso. Soy una per­so­na abierta. Ten­go el cam­po aden­tro, en el co­ra­zón. Siem­pre he si­do así. Nun­ca he te­ni­do ín­fu­las, lo úni­co que quie­ro y pre­ten­do es cre­cer en es­ta pro­fe­sión, la ac­tua­ción, a la que ado­ro.

—En­ton­ces, ¿la ca­rre­ra nun­ca de­be lle­gar a un to­pe?

—Yo creo que el ac­tor que pien­sa que ha lle­ga­do es el que no que no se per­mi­te apren­der y es­cu­char; y lo nues­tro es eso, es­cu­char, ob­ser­var y cre­cer, pa­ra lle­gar a esa na­tu­ra­li­dad que to­do ac­tor desea.

En la cin­ta Sep­tiem­bre Saúl Li­sa­zo ac­tuó jun­to a la pre­sen­ta­do­ra y ac­triz gua­te­mal­te­ca Tu­ti Fur­lán, quien nos co­men­tó: “Ac­tuar pa­ra mí es un pla­cer, es una de mis gran­des pa­sio­nes en la vi­da es­tar allí y si­tuar­me en el per­so­na­je, com­par­tir con ca­da uno de los otros ac­to­res y per­so­na­jes, ade­más de co­no­cer la his­to­ria,con­la que tam­bién me iden­ti­fi­ca­ba mu­cho, co­mo ma­má. A la ho­ra de in­ter­pre­tar a la ma­má de la pro­ta­go­nis­ta cuan­do era be­bé, no so­lo to­mé en cuen­ta las historias que ya co­no­cía, sino que tam­bién eché mano de

mis pro­pias ex­pe­rien­cias”.

Du­ran­te diez años ju­gó al fút­bol pro­fe­sio­nal enequi­pos co­mo Sar­mien­to y Atlan­ta de Ar­gen­ti­na, así co­mo en Be­ve­ren y Ma­ti­na, en Bél­gi­ca. Tras su­frir una le­sión se apar­tó de las can­chas y co­men­zó a in­da­gar en sus de­más

pa­sio­nes.

Pa­ra sa­tis­fac­ción de la re­gión el mo­ve­di­zo ac­tor vi­si­tó Gua­te­ma­la con el fin de par­ti­ci­par en una nue­va pro­duc­ción del di­rec­tor Ken­neth Mü­ller. En es­ta sincera en­tre­vis­ta nos re­ve­ló más de­ta­lles de es­te pro­yec­to que lo cau­ti­vó, có­mo asu­mió es­te re­to, con qué otros ta­len­tos com­par­tió y has­ta qué es lo que man­tie­ne enamo­ra­do de es­ta pro­fe­sión.

«No me con­si­de­ro tan­to ni que ha­ya he­cho tan­to. Tra­ba­jo en es­to, que es lo que me gus­ta. Se­gun­do, soy de cam­po y tu­ve ex­pe­rien­cias en la vi­da»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.