Las ten­den­cias de pei­na­dos ¡QUE ARRA­SAN!

Es­tos cor­tes y co­lo­res mar­can el pa­so de la mo­da: des­de el atre­vi­do cor­te al uno o el ru­bio pla­tino a la li­ber­tad del pe­lo al na­tu­ral y el ai­re fres­co y ju­ve­nil de los fle­qui­llos, la pro­pues­ta fi­nal es, an­te to­do, li­ber­tad de elec­ción y de es­ti­lo.

Hola Guatemala - - Belleza - STEFANIE MI­LLA

FLE­QUI­LLOS DE TO­DO TI­PO

LAR­GO, COR­TO, CON O SIN CA­PAS… El fle­qui­llo es una de las ten­den­cias de más éxi­to de es­ta tem­po­ra­da.

Ce­le­bri­ties como Tay­lor Swift, Se­le­na Gó­mez o Gi­gi Ha­did se han ren­di­do a él, y las pa­sa­re­las lo han mos­tra­do en to­das sus ver­sio­nes, des­de los más cor­tos, rec­tos y es­tric­tos, dos de­dos por en­ci­ma de las ce­jas, has­ta los más lar­gos y ca­pea­dos.

El fle­qui­llo fa­vo­re­ce es­pe­cial­men­te a los ros­tros muy alar­ga­dos, pues rom­pe esa ver­ti­ca­li­dad. A los ros­tros más re­don­dos les sien­tan mejor los fle­qui­llos más lar­gos, ca­pea­dos y, so­bre to­do, li­ge­ra­men­te la­dea­dos pa­ra es­ti­li­zar las fac­cio­nes. En ca­so de te­ner el pe­lo on­du­la­do o ri­za­do, es im­por­tan­te ha­cer un cor­te de­gra­da­do y que man­ten­ga las ca­pas lar­gas pa­ra evi­tar que que­de de­ma­sia­do al­to, de­jan­do que se va­ya mez­clan­do con los la­te­ra­les de la me­le­na de for­ma na­tu­ral.

ULTRACORTO

LA EN­VI­DIA DE CUAL­QUIER MA­RI­NE. Así es el cor­to más ra­di­cal y atre­vi­do por el que modelos como Ruth Bell, Li­neisy Mon­te­ro o Kris Got­ts­chalk (en la ima­gen) han apos­ta­do pa­ra triun­far. No es un cor­te pa­ra cual­quie­ra: la ca­ra que­da ex­pues­ta; las fac­cio­nes, des­cu­bier­tas. Sí, es pe­lo, y vuel­ve a cre­cer, pe­ro un cor­te tan ra­di­cal es so­lo ap­to pa­ra mu­je­res que pi­san (muy) fuer­te, pues to­do, des­de la for­ma del crá­neo a la de las ore­jas, que­da ex­pues­to sin pa­ra­pe­to al­guno. ¿Lo mejor? La yux­ta­po­si­ción de unos ras­gos dul­ces con un cor­te tan agre­si­vo, que re­sul­ta muy mo­der­na y ac­tual.

RI­ZOS AL NA­TU­RAL

NI PLAN­CHAS, NI SE­CA­DO­RES. El triun­fo de la ten­den­cia de lle­var el pe­lo al na­tu­ral, res­pe­tan­do su mo­vi­mien­to y su tex­tu­ra, es in­ne­ga­ble, con modelos como la ru­bia Fre­de­rik­ke So­fie, Imaan Ham­mam, An­to­ni­na Pet­ko­vic (en la ima­gen) o Mi­ca Ar­ga­na­raz –la mejor re­pre­sen­tan­te del cor­te Mo­rri­son, el Bob on­du­la­do más des­ta­ca­do de la tem­po­ra­da– lu­cien­do on­das y ri­zos con un chic tan co­ol como ac­tual.

RU­BIO PO­LAR

PLA­TINO. RU­BIO CA­SI BLANCO. Un tono de pe­lo di­fí­cil de lle­var, com­pli­ca­do de man­te­ner y muy agre­si­vo pa­ra el ca­be­llo, y a la vez… ¡tan irre­sis­ti­ble!

¿Cuá­les son las cla­ves pa­ra lu­cir un ca­be­llo pla­tino per­fec­to? En pri­mer lugar, po­ner­se en ma­nos de un buen co­lo­ris­ta. Es­te tono re­quie­re pri­me­ro de­co­lo­rar y lue­go te­ñir, un do­ble pro­ce­so que de­bi­li­ta mu­cho el ca­be­llo y des­tro­za su es­truc­tu­ra in­te­rior. Ade­más, mejor li­mi­tar es­te pro­ce­so a ca­be­llos cor­tos o me­dios que se pue­dan re­ge­ne­rar. ¿Qué pa­sa en ca­so de te­ner me­le­na y, aun así, que­rer ir a por el pla­tino? Mejor asu­mir que qui­zá ha­ya que cor­tar y sa­near pos­te­rior­men­te En ter­cer lugar, hay que asu­mir que es­te es un ca­be­llo de al­to man­te­ni­mien­to: re­quie­re de­di­car­le to­do ti­po de tra­ta­mien­tos hi­dra­tan­tes, des­de acei­tes pre­la­va­do a mas­ca­ri­llas in­ten­si­vas, pa­ra com­pen­sar los efec­tos des­hi­dra­tan­tes de la de­co­lo­ra­ción. El pa­so fi­nal es el uso de cham­pús con pig­men­tos azu­la­dos, que evi­tan que el co­lor se tor­ne de un tono “ama­ri­llo po­llo” y man­ten­ga su as­pec­to más ní­veo, con re­fle­jos fríos y ace­ra­dos.

MO­ÑOS LADYLIKE

El ru­bio pla­tino es el co­lor más ac­tual y el que más cui­da­dos y man­te­ni­mien­to re­quie­re, pues re­quie­re de­co­lo­rar, lo que de­bi­li­ta mu­chí­si­mo la fi­bra ca­pi­lar.

BA­JO CON­TROL. BIEN RE­CO­GI­DOS. SIN UN PE­LO FUE­RA DE

SI­TIO. Así se mos­tra­ron los mo­ños que do­mi­na­ron pa­sa­re­las como las de Bot­te­ga Ve­ne­ta, Dior o Va­len­tino. El pe­lo se tra­ba­jó me­dian­te brus­hing pa­ra con­se­guir un li­so per­fec­to y bri­llan­te y lue­go pei­nar­se con un vo­lu­men mi­ni­ma­lis­ta, con el ca­be­llo muy pe­ga­do al crá­neo y un as­pec­to ge­ne­ral tan lim­pio como pu­li­do. Un look muy ele­gan­te, muy con­te­ni­do y ab­so­lu­ta­men­te atem­po­ral, que po­ne de re­lie­ve las fac­cio­nes y des­ta­ca tanto la lí­nea del cue­llo como la de la man­dí­bu­la.

Un tru­co pa­ra con­se­guir es­tos mo­ños ul­tra­pu­li­dos es tra­ba­jar con un pe­lo la­va­do ha­ce dos o tres días (mejor que to­tal­men­te lim­pio) o bien usar un gel de fi­ja­ción que ayu­de a evi­tar to­do ras­tro de frizz o en­cres­pa­do. Como com­ple­men­to im­pres­cin­di­ble, las hor­qui­llas in­vi­si­bles, que fi­jan to­do el con­jun­to.

El cor­te Mo­rri­son, ins­pi­ra­do en el can­tan­te de The Doors, arra­sa: una me­dia me­le­na ri­za­da, ca­pea­da y con un fle­qui­llo lar­go y des­fi­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.