ALE MEN­DO­ZA

NOS RE­VE­LA EN EX­CLU­SI­VA SU RO­MÁN­TI­CA Y CU­RIO­SA HIS­TO­RIA DE AMOR

Hola Guatemala - - Portada - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to­gra­fías: ANDRES AMA­YA Pro­duc­ción: ANA CRUZ Ma­qui­lla­je y pei­na­do: FER­NAN­DA GO­MAR Ves­tua­rio Mag­da: ADOL­FO DO­MÍN­GUEZ Ves­tua­rio Ale: SAÚL E. MÉN­DEZ Lo­ca­ción: JACARANDAS DE MUXBAL

«Nos apo­ya­mos mu­cho, por­que ten­go una ca­rre­ra sú­per de­man­dan­te. Cuan­do hay una opor­tu­ni­dad la in­vi­to con gus­to a que ven­ga con­mi­go en un via­je»

«Creo en el ma­tri­mo­nio. Pa­ra mí es al­go ben­de­ci­do, a pe­sar de que hay mu­cha gen­te que le te­me al com­pro­mi­so»

El apues­to can­tan­te gua­te­mal­te­co po­sa jun­to a su no­via por pri­me­ra vez pa­ra el len­te de ¡HO­LA!

ALE­JAN­DRO MEN­DO­ZA CAS­TI­LLO, co­no­ci­do ar­tís­ti­ca­men­te co­mo Ale Men­do­za, es un can­tan­te de mú­si­ca ur­ba­na que des­de tem­pra­na edad en­cen­dió su pa­sión por la mú­si­ca y el can­to. En 2011 gra­bó su pri­mer dis­co “Sue­ño = Reali­dad”, ba­jo la pro­duc­ción y com­po­si­ción de Juan Fer­nan­do He­rre­ra y Die­go Men­do­za. “So­la­men­te Tú”, su ter­cer lan­za­mien­to, fue ele­gi­do por MTV La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra su se­rie ori­gi­nal “Úl­ti­mo Año”; y el re­mix de “Ready To Go” fue la can­ción que lo po­si­cio­nó in­ter­na­cio­nal­men­te. Su se­gun­do ál­bum de es­tu­dio fue “Es­to Es Otra Co­sa”, un ma­te­rial en el mos­tró su evo­lu­ción así co­mo el gi­ro que ha da­do su ca­rre­ra des­de que ini­ció has­ta el día de hoy. A pe­sar de es­tar siem­pre ac­ti­vo y tra­ba­jan­do pa­ra im­pul­sar su ca­rre­ra, el ga­lán gua­te­mal­te­co no se sal­vó de ser fle­cha­do por Cu­pi­do. Pa­ra co­no­cer más de­ta­lles de su ro­mán­ti­ca

«Nues­tra re­la­ción ha si­do una no­ve­la. Nos co­no­ci­mos vía Ins­ta­gram, cuan­do ella me es­cri­bió ha­ce dos años di­cién­do­me que ha­bía es­cu­cha­do una can­ción mía en Brasil y que me fe­li­ci­ta­ba»

his­to­ria de amor, Ale y Mag­da, su pa­re­ja, po­sa­ron en ex­clu­si­va pa­ra ¡HO­LA! y nos con­ta­ron có­mo dis­fru­tan de su be­lla re­la­ción. —Hay his­to­rias de amor lin­das, pe­ro la su­ya, pa­re­ce de pe­lí­cu­la.

—Ale: ¡Tie­nes ra­zón! Nues­tra re­la­ción ha si­do una no­ve­la. Nos co­no­ci­mos vía Ins­ta­gram, cuan­do ella me es­cri­bió ha­ce dos años di­cién­do­me que ha­bía es­cu­cha­do una can­ción mía en Brasil y que me fe­li­ci­ta­ba. Yo, sin pen­sar­lo mu­cho, res­pon­dí el men­sa­je. —Mag­da, ¿es­pe­ra­bas que él te fue­ra a con­tes­tar per­so­nal­men­te? —La ver­dad es que es­cri­bí con la idea que él nun­ca me iba a con­tes­tar y cuan­do lo hi­zo que­dé muy sor­pren­di­da. Después de eso le es­cri­bí otra co­sa y así co­men­za­mos a ha­blar.

—Ale: Se­gui­mos ha­blan­do una vez a la se­ma­na y lue­go dos ve­ces por se­ma­na, du­ran­te dos me­ses. —¿En­ton­ces eras su fan?

—Mag­da: Sí, mi­ra­ba sus ví­deos, ad­mi­ra­ba su ca­ris­ma y su ale­gría. Me en­can­ta­ba esa for­ma de ser y, con­for­me lo fui co­no­cien­do, me enamo­ré. —Has­ta lle­gó el mo­men­to de co­no­cer­se ca­ra a ca­ra.

—Ale: Sí. Ella se es­ta­ba ter­mi­nan­do sus es­tu­dios de In­ge­nie­ría Am­bien­tal y cuan­do se gra­duó, a la se­ma­na o dos, la in­vi­té a ve­nir a Guatemala. Yo una te­nía gi­ra con Ni­cho y Na­cho y apro­ve­ché pa­ra que co­no­cie­ra Guatemala, que vie­ra lo que yo ha­cía y pu­die­ra dis­fru­tar de mi ca­rre­ra. —Con­fié­sa­nos Mag­da, ¿te lle­gó a dar ner­vios ha­cer es­te via­je? —¡Cla­ro! De he­cho nun­ca ha­bía sa­li­do de Brasil. No sa­bía ha­blar na­da de es­pa­ñol, por lo que me me­tí un mes en Duo­lin­go pa­ra apren­der lo bá­si­co. Ya aquí, só­lo él me en­ten­día… creo que por­que ha­blá­ba­mos el idio­ma del amor. —¿Có­mo fue esa pri­me­ra

«To­das mis re­la­cio­nes siem­pre ha­bían si­do a la dis­tan­cia y era tes­ti­go de que eso no ser­vía. Aho­ra, al ver­nos jun­tos, agra­dez­co que es­te­mos los dos y lo que pa­só an­tes, pues pa­só»

con­vi­ven­cia en per­so­na? —Ale: Sor­pren­den­te. Al prin­ci­pio no me hi­ce la idea de un no­viaz­go, sino la de una in­creí­ble amis­tad y una ex­pe­rien­cia pa­ra con­tar el res­to de mi vida. Mi ob­je­ti­vo era que ella lo pa­sa­ra de lo me­jor en Guatemala. Si al­go te­ne­mos los cha­pi­nes, lo di­go con or­gu­llo, es que so­mos muy hos­pi­ta­la­rios. —Me ima­gino que con ella, aún más. —¡Por su­pues­to! Lo pri­me­ro que hi­ce fue lle­var­la a la fin­ca, que es un lu­gar im­por­tan­tí­si­mo en mi vida. La co­ne­xión fue tal que, al se­gun­do día, ya sen­tía que era mi no­via y que nos co­no­cía­mos des­de años atrás. En ese tiem­po la lle­vé a Atitlán, a An­ti­gua Guatemala y a lu­ga­res co­mo la Reunión. Tam­bién co­no­ció la ciu­dad y la lle­vé a mi ca­sa. —¿Co­no­ció en ese pri­mer via­je a tu fa­mi­lia?

—Ale: Sí. Yo ten­go una fa­mi­lia muy gran­de. So­mos cinco her­ma­nos, mi pa­pá y mi ma­má, que fue quien abrió las puer­tas pa­ra hos­pe­dar en la ca­sa a Mag­da; que ve­nía por una se­ma­na y se que­dó vein­te días, du­ran­te los cua­les le en­se­ñé mi país, mi ca­rre­ra y quién era yo; pa­ra ver qué po­día pa­sar. Después de eso vino por se­gun­da vez, du­ran­te vein­te días; la tercera fue­ron cin­cuen­ta, la cuar­ta fue­ron cua­tro me­ses… y hoy te­ne­mos nue­ve me­ses de vi­vir jun­tos aquí en Guatemala. —¿Am­bos es­ta­ban lis­tos pa­ra ser fle­cha­dos por Cu­pi­do en ese mo­men­to de sus vi­das? —Mag­da: Yo es­ta­ba sa­lien­do de una re­la­ción de nue­ve años, lo que siem­pre es di­fí­cil. En eso lo co­no­cí a él, una per­so­na abis­mal­men­te di­fe­ren­te a lo que co­no­cía; y me con­quis­tó. Ena­mo­rar­me cam­bió mi vida y la lle­vó en una di­rec­ción que nun­ca ima­gi­né. —Ale: Ese gi­ro tam­bién lle­gó a mi vida, por­que siem­pre he si­do sol­te­ro o con no­via. To­das mis re­la­cio­nes siem­pre ha­bían si­do a la dis­tan­cia y era tes­ti­go de que eso no ser­vía. Aho­ra, al ver­nos jun­tos, agra­dez­co que es­te­mos los dos y lo que pa­só an­tes, pues pa­só. Ha si­do una ex­pe­rien­cia de pe­lí­cu­la la que me to­có vi­vir. UNA VIDA JUN­TOS

—¿En qué mo­men­to de­ci­die­ron vi­vir jun­tos?

—Ale: Después de esa eta­pa de co­no­ci­mien­to nos di­mos cuen-

ta que pa­ra dis­fru­tar de una re­la­ción for­mal, bo­ni­ta y sa­na, te­nía­mos que es­tar jun­tos. Eso es al­go que nun­ca ha­bía vi­vi­do. No me pue­do ir a Brasil aho­ri­ta, por­que es­toy em­pe­zan­do una ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal en La­ti­noa­mé­ri­ca… pe­ro po­dría va­ca­cio­nar por me­ses con los ojos ce­rra­dos. Con es­to en men­te, ella vino por cua­tro me­ses, co­mo te co­men­ta­ba, pa­ra ver en qué po­día tra­ba­jar en Guatemala; y cuan­do lo­gró en­con­trar lo su­yo, le ofre­cí vi­si­tar Brasil con ella. —¡Qué ro­mán­ti­co! —Ale: ¡Sí! Nos fui­mos un mes, a via­jar y a co­no­cer a su fa­mi­lia, com­pues­ta por su ma­má y su her­mano, por­que su pa­pá fa­lle­ció. —¿Có­mo fue es­ta ex­pe­rien­cia?

—Mag­da: Al prin­ci­pio so­lo mi ma­má sa­bía de mi re­la­ción con Ale y me apo­ya­ba, ya que es una his­to­ria bien lo­ca. Ella y yo so­mos muy ape­ga­das, por lo que sien­to que le dio gus­to vi­vir es­te ro­man­ce de pe­lí­cu­la. Aho­ra ya lo con­si­de­ra co­mo un hi­jo. Los de­más fa­mi­lia­res y amigos hoy lo acep­tan y es­tán fe­li­ces, por­que yo soy fe­liz.

—Ale: Yo nun­ca ha­bía te­ni­do una re­la­ción con una sue­gra. Aun­que pla­ti­ca­ra con ellas siem­pre me ta­cha­ban por es­tar ta­tua­do, te­ner are­tes o te­ner una ca­rre­ra sú­per di­fí­cil. En cam­bio, la ma­má de Mag­da es mi ami­ga, es­tá pen­dien­te de to­do lo que ha­go y se enoja con las fa­ná­ti­cas y la gen­te que po­ne co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos. ¡Es lin­do! Ten­dré la opor­tu­ni­dad, Dios pri­me­ro, de po­der con­vi­vir con ella en Guatemala en un par de me­ses pa­ra que se­pa lo que ha­ce­mos y es­té más tran­qui­la. —Mag­da: Ale es muy ca­ri­ño­so con ella. Se su­po ga­nar su co­ra­zón. —Ale: Va­mos a ver si ella ter­mi­na que­dán­do­se en Guatemala. O tal vez mi­tad, mi­tad. —Mag­da, ¿ya te acos­tum­bras­te a es­tar en Guatemala? —La co­mi­da me en­can­ta, el cli­ma me cau­ti­va y la gen­te es muy cá­li­da. ¡Me fas­ci­na Guatemala!

—Ale: Creo que Guatemala la abra­zó, en to­dos los sen­ti­dos. Es­to va des­de ha­cer ami­gas y te­ner amigos has­ta que to­da la gen­te la tra­te sú­per bien. Co­no­ce la ma­yo­ría de lu­ga­res del país y se ma­ne­ja so­la, por su tra­ba­jo, en cual­quier des­tino. —¿Via­jar es uno de sus hob­bies? —Ale: De­fi­ni­ti­va­men­te. No im-

«To­da la vida he an­he­la­do te­ner mi fa­mi­lia. Quie­ro te­ner hi­jos, ser pa­pá. Pe­ro an­tes de eso nos que­da mu­cho por re­co­rrer. Pri­me­ro quie­ro go­zar yo con ella y lue­go con al­guien más»

por­ta si nos hos­pe­da­mos en un ho­tel de cinco es­tre­llas o en un hos­tal, siem­pre que ten­ga una bue­na ca­ma y una du­cha de­cen­te. Lo que pa­se en el día, ve­mos có­mo lo dis­fru­ta­mos. Nos en­can­ta cuan­do es­ta­mos con gen­te cer­ca­na, con las que pa­sea­mos y la pa­sa­mos bien. Tam­bién, cuan­do nos que­re­mos re­la­jar, a ve­ces nos gus­ta es­tar so­los en un lu­gar, vien­do las olas, co­mien­do un pan y to­man­do un vino, mien­tras ella lee un li­bro o jue­ga con su co­ne­jo. —¿Tie­nen un co­ne­jo? —Mag­da: ¡Sí! Se lla­ma Pom Pom. Es te­rri­ble lo rá­pi­do que se ga­nó nues­tra con­fian­za. Le he to­ma­do mu­chos ví­deos y fo­tos. Es di­vino. Me gus­tan to­dos los ani­ma­les. He te­ni­do mi­lla­res de ga­tos, pe­rros, hams­ters, ga­lli­nas… de to­do. —Ale: Yo igual. Co­mo ten­go una fin­ca, to­da mi vida he te­ni­do ani­ma­les. Son una fiel com­pa­ñía. Más ade­lan­te quie­ro te­ner un pe­rro, pa­ra edu­car­lo y que es­té con­mi­go en to­das par­tes. —Veo tam­bién que los dos son sú­per fit.

—Ale: A am­bos nos gus­ta mu­cho te­ner nues­tro tiem­po pa­ra ir al gim­na­sio, pa­ra man­te­ner­nos bien. Pe­ro tam­bién, uno de los gus­tos que tra­ta­mos de dar­nos por lo me­nos dos ve­ces por se­ma­na, es ir a ce­nar al­go di­fe­ren­te. La co­mi­da nos une mu­cho. UN FU­TU­RO POR DE­LAN­TE

—Des­de que ini­ció su his­to­ria de amor, ¿Se han vis­to cre­cer en el pro­ce­so de su re­la­ción?

—Ale: De­fi­ni­ti­va­men­te. En la con­vi­ven­cia te das cuen­ta si es­tás he­cho pa­ra él o ella y vi­ce­ver­sa. No es lo mis­mo ser no­vie­ci­tos, aga­rrar­se la mano, in­vi­tar­la a ce­nar y de­jar­la en la ca­sa to­dos los días; que te­ner un com­pro­mi­so de vida. Es­to im­pli­ca com­par­tir sue­ños, me­tas, gas­tos y un mon­tón de co­sas más. Es una ex­pe­rien­cia de pe­lí­cu­la que me to­ca vi­vir. —Mag­da, ¿qué sien­tes hoy al ver­lo en el es­ce­na­rio? —Yo es­toy enamo­ra­da de Ale­jan­dro. Pe­ro cuan­do mi­ro a Ale Men­do­za so­lo pue­do sen­tir una gran ad­mi­ra­ción.

Bri­lla en el es­ce­na­rio, me fas­ci­na mi­rar­lo en sus shows. Tam­bién ver­lo en las en­tre­vis­tas.

—Ale: Cuan­do yo la veo tra­ba­jan­do a ella es lo mis­mo. Al­go que no pue­de aca­bar en una re­la­ción es la ad­mi­ra­ción. Así nun­ca se mue­re el amor. —¿Có­mo ba­lan­cean sus de­más mun­dos? ¿Sus ca­rre­ras y sus ac­ti­vi­da­des?

—Mag­da: Su ca­rre­ra es muy di­fe­ren­te a la mía… eso ha­ce que es­te rit­mo a ve­ces sea un po­co di­fí­cil. To­da­vía me es­toy aco­plan­do a co­sas co­mo que tie­ne que via­jar y me to­ca que­dar­me aquí.

—Ale: Nos apo­ya­mos mu­cho, por­que yo ten­go una ca­rre­ra sú­per de­man­dan­te. Cuan­do hay una opor­tu­ni­dad con gus­to la in­vi­to a que ven­ga con­mi­go en un via­je pe­ro con las co­sas express se­ría so­lo can­sar­la. Siem­pre di­go que pri­me­ro quie­ro que ella se reali­ce y después rea­li­zar­me yo, pa­ra lue­go rea­li­zar­nos jun­tos. No quie­ro que sea so­lo ama de ca­sa, sino que ten­ga su ca­rre­ra y ne­go­cio. Mien­tras llega el mo­men­to en que sea­mos pa­pá y ma­má va­mos ser pro­fe­sio­na­les en lo que ha­ga­mos y a dis­fru­tar de nues­tra re­la­ción. —Ya que se les ve tan bien, ¿han ha­bla­do de te­mas co­mo te­ner hi­jos en el fu­tu­ro?

—Ale: ¡Por su­pues­to! To­da la vida he an­he­la­do te­ner mi fa­mi­lia. Quie­ro te­ner hi­jos, ser pa­pá. Pe­ro an­tes de eso nos que­da mu­cho por re­co­rrer. Pri­me­ro quie­ro go­zar yo con ella y lue­go con al­guien más.

Mag­da: Por suer­te, en es­ta eta­pa te­ne­mos la li­ber­tad de ha­cer lo que que­re­mos, cuan­do que­re­mos. —¿Qué me di­cen del te­ma de ca­sar­se? —Ale: Creo en el ma­tri­mo­nio. Pa­ra mí es al­go ben­de­ci­do, a pe­sar de que hay mu­cha gen­te que le te­me al com­pro­mi­so. —Cuén­ten­nos: ¿Qué pla­nes tie­nen a me­diano pla­zo? — Ale: A ni­vel pro­fe­sio­nal se vie­nen mu­chos via­jes, mu­chos shows. Es­toy en mi ca­rre­ra a full, ata­can­do otros mer­ca­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos y un des­tino so­ña­do es Eu­ro­pa, pe­ro tam­bién qui­sie­ra sa­lir en fa­mi­lia a al­gún cru­ce­ro en Mia­mi.

Ma­ga: Yo es­te año re­gre­so a Brasil a to­mar cur­sos de mi­cro pig­men­ta­ción, pa­ra se­guir es­pe­cia­li­zan­do el sa­lón que aca­bo de abrir; y con Ale, se­guir nues­tra his­to­ria de amor. “A ni­vel pro­fe­sio­nal se vie­nen mu­chos via­jes, mu­chos shows. Es­toy en mi ca­rre­ra full, ata­can­do otros mer­ca­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos”

Su se­gun­do ál­bum de es­tu­dio fue“Es­to Es Otra Co­sa”, un ma­te­rial en el mos­tró su evo­lu­ción así co­mo el gi­ro que ha da­do su ca­rre­ra des­de que ini­ció

has­ta el día de hoy.

. A pe­sar de es­tar siem­pre ac­ti­vo y tra­ba­jan­do pa­ra im­pul­sar su ca­rre­ra, el ga­lán gua­te­mal­te­co no se sal­vó de ser fle­cha­do por Cu­pi­do. Pa­ra co­no­cer más de­ta­lles de su ro­mán­ti­ca his­to­ria de amor, Ale y Mag­da, su pa­re­ja, po­sa­ron en ex­clu­si­va pa­ra ¡HO­LA! y nos con­ta­ron có­mo

dis­fru­tan de su be­lla re­la­ción.

«Lo pri­me­ro que hi­ce fue lle­var­la a la fin­ca, que es un lu­gar im­por­tan­tí­si­mo en mi vida. La co­ne­xión fue tal que, al se­gun­do día, ya sen­tía que era mi no­via y que nos co­no­cía­mos des­de años atrás» Ale­jan­dro Men­do­za Cas­ti­llo, co­no­ci­do ar­tís­ti­ca­men­te co­mo Ale Men­do­za, es un can­tan­te de mú­si­ca ur­ba­na que des­de tem­pra­na edad en­cen­dió su

pa­sión por la mú­si­ca y el can­to.

En 2011 gra­bó su pri­mer dis­co «Sue­ño = Reali­dad”, ba­jo la pro­duc­ción y com­po­si­ción de Juan Fer­nan­do He­rre­ra y Die­go Men­do­za.»So­la­men­te Tú», su ter­cer lan­za­mien­to, fue ele­gi­do por MTV La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra su se­rie ori­gi­nal «Úl­ti­mo Año”; y el re­mix de «Ready To Go» fue la can­ción que lo po­si­cio­nó in­ter­na­cio­nal­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.