AN­GE­LI­NA, HOY

COM­PAR­TE LOS RE­CUER­DOS DE SU MA­DRE QUE HAN IN­FLUI­DO EN ELLA PA­RA CON­VER­TIR­SE EN EM­BA­JA­DO­RA DE MON GUERLAIN

Hola Guatemala - - Portada - En­tre­vis­ta: NA­DI­NE BAGGOTT Fo­tos: ALEXEI HAY PA­RA GUERLAIN

AN­GE­LI­NA Jo­lie es­tá vol­vien­do a la vida pú­bli­ca con la promoción de su nue­vo pa­pel co­mo em­ba­ja­do­ra de la fra­gan­cia «Mon Guerlain» y de su úl­ti­ma pe­lí­cu­la «First they ki­lled my fat­her» («Pri­me­ro ma­ta­ron a mi pa­dre»). Am­bos ocu­pan un lu­gar des­ta­ca­do en su co­ra­zón. El pri­me­ro es­tá re­la­cio­na­do con el re­cuer­do de su que­ri­da ma­dre, Mar­che­li­ne, y la se­gun­da con su hi­jo ma­yor, Mad­dox. An­ge­li­na, una mu­jer que no ha­ce las co­sas a la li­ge­ra o sin un pro­pó­si­to, se ha reuni­do en ex­clu­si­va con ¡HO­LA! pa­ra ha­blar de su pa­sión por sus nue­vos pro­yec­tos, com­par­tir al­gu­nos se­cre­tos de be­lle­za y re­ve­lar­nos al­go so­bre sus mu­chos ro­les, así co­mo so­bre su sa­lud y sus pla­nes de fu­tu­ro.

—Eres ma­dre, ac­triz ga­na­do­ra de un Os­car, di­rec­to­ra y pro­duc­to­ra de ci­ne, ade­más de em­ba­ja­do­ra del Al­to Co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (ACNUR), pe­ro has­ta aho­ra nun­ca ha­bías co­la­bo­ra­do con una ca­sa de be­lle­za. ¿Por qué Guerlain?

—Por­que es una mar­ca que a mi ma­dre le en­can­ta­ba y que yo co­noz­co des­de mi in­fan­cia. Pa­ra ella, igual que pa­ra mí, sig­ni­fi­ca­ba be­lle­za, his­to­ria y ca­li­dad. Guerlain es una de las ca­sas de per­fu­me­ría más an­ti­guas del mun­do, y es fran­ce­sa. Yo amo Fran­cia, me sien­to co­nec­ta­da con el país y pa­so tiem­po en él. Cuan­do ha­blé con Guerlain de la ca­li­dad ar­tís­ti­ca que po­nen en la ela­bo­ra­ción del per­fu­me y de su ma­ne­ra de tra­ba­jar con las co­mu­ni­da­des que les pro­por­cio­nan los in­gre­dien­tes, las pie­zas en­ca­ja­ron y me di cuen­ta de que ha­cía­mos bue­na pa­re­ja.

—¿Po­drías con­tar­me al­go más del pro­duc­to es­pe­cial de Guerlain que usa­ba tu ma­dre?

—Mi ma­dre era una mu­jer muy na­tu­ral. Nun­ca se da­ba ca­pri­chos, ape­nas se ma­qui­lla­ba y lle­va­ba jo­yas muy dis­cre­tas, pe­ro siem­pre te­nía al­go es­pe­cial pa­ra las oca­sio­nes en las que que­ría sen­tir­se una da­ma. Una de esas co­sas —lo re­cuer­do por su ai­re tan ele­gan­te— eran los pol­vos fa­cia­les de Guerlain («La­dies in All Cli­ma­tes»). Creo que evo­can ese gus­to de las mu­je­res por te­ner unas cuan­tas co­sas es­pe­cia­les que las ha­gan sen­tir­se fe­me­ni­nas. Así que, cuan­do yo era pe­que­ña, aso­cia­ba Guerlain con eso.

—Se sue­le de­cir que el per­fu­me es el ta­tua­je in­vi­si­ble. ¿Te iden­ti­fi­cas con es­ta idea? ¿Te gus­ta que tus ta­tua­jes apa­rez­can de una ma­ne­ra tan es­té­ti­ca en la cam­pa­ña?

—No se ha­bía pla­ni­fi­ca­do que apa­re­cie­sen los ta­tua­jes, pe­ro me gus­tó que no in­ten­ta­sen ocul­tar­los o con­ver­tir­me en al­guien que no soy.

—Creo que cuan­do te reunis­te con Thierry Was­ser, el per­fu­mis­ta crea­dor de «Mon Guerlain», hu­bo un en­ten­di­mien­to mu­tuo.

—Nos vi­mos en Fran­cia y ha­bla­mos de que que­ría­mos crear al­go que fue­se ele­gan­te, co­mo Guerlain, y con lo que yo pu­die­se com­pro­me­ter­me de ver­dad. Te­nía que es­tar se­gu­ra de que era una fra­gan­cia que me gus­ta­se. De lo con­tra­rio, no iba a ani­mar a otras mu­je­res a com­prar­la.

—¿Pien­sas que tu ru­ti­na de be­lle­za re­quie­re mu­cha o po­ca de­di­ca­ción? ¿Por qué?

—Po­ca. Ten­go seis hi­jos (Mad­dox, de quin­ce años; Pax, de tre­ce; Zaha­ra, de do­ce; Shi­loh, de diez, y los ge­me­los Knox y Vi­vien­ne, de ocho) y no ten­go tiem­po.

—¿Po­drías men­cio­nar tu pro­duc­to de ma­qui­lla­je per­so­nal?

—El co­rrec­tor de oje­ras pa­ra di­si­mu­lar las zo­nas os­cu­ras.

—¿Qué se pue­de en­con­trar siem­pre en tu bol­so?

—Lá­pi­ces, una li­bre­ta y las co­sas que van me­tien­do mis hi­jos.

—Mu­chas mu­je­res te ven co­mo una per­so­na va­lien­te y una fuen­te de ins­pi-

«Mi ma­dre era una mu­jer muy na­tu­ral. Nun­ca se da­ba ca­pri­chos, ape­nas se ma­qui­lla­ba y lle­va­ba jo­yas muy dis­cre­tas, pe­ro siem­pre te­nía al­go es­pe­cial pa­ra las oca­sio­nes en las que que­ría sen­tir­se una

da­ma»

«Qui­zá de­bi­do a que en la úl­ti­ma dé­ca­da he te­ni­do mu­chos so­bre­sal­tos re­la­cio­na­dos con la sa­lud y a que he es­ta­do cen­tra­da en criar a mis hi­jos, me sien­to fe­liz de es­tar sa­na y, so­bre to­do, de que mis hi­jos

lo es­tén. No hay na­da más que te­mer»

ra­ción. ¿Có­mo sien­tes el pro­ce­so de la edad y en qué se ba­sa tu ac­ti­tud?

—Qui­zá de­bi­do a que en la úl­ti­ma dé­ca­da he te­ni­do mu­chos so­bre­sal­tos re­la­cio­na­dos con la sa­lud y a que he es­ta­do cen­tra­da en criar a mis hi­jos, me sien­to fe­liz de es­tar sa­na y, so­bre to­do, de que mis hi­jos lo es­tén. No hay na­da más que te­mer. Es­to ha­ce la vida más sen­ci­lla.

—Eres una de­fen­so­ra de la co­mu­ni­dad mun­dial. ¿Crees que de­be­mos abo­gar por una vi­sión más di­ver­sa de la be­lle­za y dis­fru­tar de ella?

—Por su­pues­to. Nues­tra di­ver­si­dad es nues­tra fuer­za. ¡Qué gris se­ría la vida y qué po­co sen­ti­do ten­dría si to­dos fué­se­mos igua­les!

—¿Qué es lo que más te gus­ta de la nue­va fra­gan­cia?

—Me en­can­tan la lavanda y el jaz­mín com­bi­na­dos con la ma­de­ra de sán­da­lo. No me gus­tan los per­fu­mes de­ma­sia­do fuer­tes o de­ma­sia­do dul­ces. Me gus­ta que la fra­gan­cia sea sen­ci­lla, sen­sual, y que se pue­da lle­var a to­das ho­ras.

—He oí­do de­cir que cuan­do Lau­rent Boi­llot, el pre­si­den­te de Guerlain, de­ci­dió que que­ría tra­ba­jar con­ti­go, via­jó has­ta Cam­bo­ya, don­de es­ta­bas ro­dan­do, pa­ra re­uni­ros.

—Re­cuer­do el día que me reuní con Lau­rent en Cam­bo­ya. Creo que nun­ca he es­ta­do más su­cia ni he te­ni­do un olor me­nos se­duc­tor. Nos vi­mos mien­tras es­ta­ba ro­dan­do «First they ki­lled my fat­her», después de una jor­na­da de ro­da­je en el cam­po. Yo apes­ta­ba a pol­vo y a re­pe­len­te pa­ra in­sec­tos. Nos reí­mos mu­cho in­ten­tan­do des­ci­frar las di­fe­ren­tes fragancias y las su­ti­le­zas de las dis­tin­tas no­tas que con­tie­ne el per­fu­me mien­tras com­pe­tían con mi an­ti­mos­qui­tos a prue­ba de sel­va.

—A lo lar­go de tu ca­rre­ra co­mo ac­triz has in­ter­pre­ta­do mu­chos ti­pos de mu­je­res di­fe­ren­tes, y pa­ra mu­cha gen­te eres el pa­ra­dig­ma de la fuer­za y el «gla­mour» fe­me­ni­nos, pe­ro ¿qué crees que sig­ni­fi­ca la fe­mi­ni­dad en el mun­do ac­tual?

—Creo que es al­go per­so­nal de ca­da mu­jer. Mu­chas mu­je­res que co­noz­co son to­tal­men­te di­fe­ren­tes unas de otras. Mis hi­jas lo son. No exis­te una des­crip­ción sim­ple. Es ese misterio y esa di­ver­si­dad. Pe­ro su­pon­go que la fe­mi­ni­dad es ese la­do más sua­ve de no­so­tras mis­mas que a to­das nos gus­ta mi­mar de vez en cuan­do.

—La cam­pa­ña pa­ra «Mon Guerlain» es pre­cio­sa. Se ro­dó en el sur de Fran­cia. ¿Es­to fue im­por­tan­te pa­ra ti?

—Me pa­re­ció lo na­tu­ral. A nues­tra fa­mi­lia nos en­can­ta el sur de Fran­cia. Es una zo­na con la que te­ne­mos re­la­ción y de la que Guerlain ob­tie­ne mu­chos de sus in­gre­dien­tes, in­clui­da la lavanda de «Mon Guerlain».

—El mis­mo día después pro­nun­cias­te un dis­cur­so en la Reunión Mi­nis­te­rial so­bre las Ope­ra­cio­nes de Man­te­ni­mien­to de la Paz de Na­cio­nes Uni­das en Lon­dres y, al día si­guien­te, via­jas­te con ACNUR al cam­po de re­fu­gia­dos de Az­raq, en Jor­da­nia. ¿Qué te im­pul­sa y te mo­ti­va a tra­ba­jar tan­to?

—Co­mo vie­ne su­ce­dien­do en mi vida des­de ha­ce años, unas ac­ti­vi­da­des ali­men­tan a las otras. Ser ar­tis­ta es un pla­cer, pe­ro no tie­ne mu­cho sen­ti­do a no ser que el tra­ba­jo ten­ga al­gu­na utilidad y sir­va pa­ra apor­tar al­go a los de­más. Soy muy afor­tu­na­da por te­ner la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar un tra­ba­jo creativo que, a su vez, per­mi­te fi­nan­ciar pro­gra­mas de desa­rro­llo y ayu­dar a otras personas, por­que li­mi­tar­se a ser crea­ti­va o a ga­nar di­ne­ro sin un ob­je­ti­vo so­lo sir­ve a una vida va­cía.

—Guerlain se es­me­ra en ga­ran­ti­zar que sus ma­te­rias pri­mas son sos­te­ni­bles. ¿Te pa­re­ce im­por­tan­te?

—Sí, por su­pues­to. Me pa­re­ce muy im­por­tan­te. Lo he ha­bla­do en de­ta­lle con Guerlain y he ve­ri­fi­ca­do la em­pre­sa y su com­pro­mi­so con el desa­rro­llo sos­te­ni­ble an­tes de acep­tar tra­ba­jar con ellos. Me ha im­pre­sio­na­do su pro­fun­do sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad con las co­mu­ni­da­des con las que tra­ba­ja y con el me­dio am­bien­te.

—Has do­na­do tus in­gre­sos por la cam­pa­ña a una ONG. ¿Po­drías ha­blar­nos de la la­bor de la Fun­da­ción Jo­lie-Pitt?

—Su la­bor se ins­pi­ra en nues­tros hi­jos y en sus co­ne­xio­nes con di­fe­ren­tes paí­ses. Vi­si­ta­mos jun­tos los pro­yec­tos, y la fun­da­ción es­tá cre­cien­do con ellos. Se de­di­ca a la edu­ca­ción, la sa­lud y el me­dio am­bien­te. Em­pe­zó ha­ce tre­ce años con un pro­gra­ma con­tra la tu­bercu­losis en Cam­bo­ya, que lue­go se am­plió a otro pro­gra­ma en Etio­pía pa­ra tra­tar y re­cu­pe­rar a ni­ños y ado­les­cen­tes con esa en­fer­me­dad. En Na­mi­bia nos cen­tra­mos so­bre to­do en la con­ser­va­ción y la edu­ca­ción. Fi­nan­cia­mos un san­tua­rio na­tu­ral, un pro­gra­ma de res­ca­te de ani­ma­les, y la sa­lud y la edu­ca­ción de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les. Nos es­ta­mos ex­pan­dien­do po­co a po­co, pe­ro nues­tro ob­je­ti­vo con­sis­te prin­ci­pal­men­te en ha­cer que la gen­te de ca­da si­tio pue­da desa­rro­llar sus co­mu­ni­da­des y su fu­tu­ro. Tam­bién nos cen­tra­mos en los de­re­chos, par­ti­cu­lar­men­te de las mu­je­res y los ni­ños.

—Sue­les com­par­tir tus via­jes con ¡HO­LA! y siem­pre do­nas tus ho­no­ra­rios a la ONG. ¿Por qué te pa­re­ce tan im­por­tan­te ha­cer­lo?

—Los fon­dos se des­ti­na­rán a con­ti­nuar la la­bor que nues­tra fa­mi­lia lle­va años desa­rro­llan­do en los paí­ses de ori­gen de Mad­dox, Shi­loh, Zaha­ra y Pax en Asia y Áfri­ca. Va­mos a ayu­dar a que más ni­ños ten­gan edu­ca­ción. Apor­ta­re­mos fon­dos pa­ra equi­pos mé­di­cos y me­di­ca­men­tos a dos clí­ni­cas que se de­di­can a la tu­bercu­losis y el si­da. Va­mos a aca­bar de cons­truir un san­tua­rio na­tu­ral pa­ra ri­no­ce­ron­tes y ele­fan­tes en Na­mi­bia. Es­tos y otros mu­chos pro­yec­tos pa­ra los pró­xi­mos años es­tán co­nec­ta­dos en­tre sí. No pue­des li­mi­tar­te a dar edu­ca­ción en una zo­na si no hay sa­lud. Tam­po­co te pue­des cen­trar en el me­dio am­bien­te sin en­ten­der las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción local, ni co­no­cer po­si­bles al­ter­na­ti­vas de ga­nar­se el sus­ten­to que con­ser­ven el me­dio am­bien­te en vez de des­truir­lo.

—Es­tás a pun­to de em­bar­car­te en la gi­ra de promoción de tu pe­lí­cu­la «First they ki­lled my fat­her», ba­sa­da en el li­bro del mis­mo tí­tu­lo de Loung Ung. Se tra­ta de un te­ma con un eco y un sig­ni­fi­ca­do per­so­nal pa­ra ti. ¿Po­drías ha­blar­nos al­go más de ello y con­tar­nos si dis­fru­tas del pro­ce­so de di­ri­gir?

—Ca­da día me he sen­ti­do hon­ra­da de te­ner la opor­tu­ni­dad de con­tar la his­to­ria de Loung Ung y de la ex­pe­rien­cia de Cam­bo­ya du­ran­te los años de los Je­me­res Ro­jos. Mi hi­jo Max (Mad­dox) ha tra­ba­ja­do con­mi­go en la pe­lí­cu­la, y es­to le ha da­do to­da­vía más sen­ti­do, so­bre to­do por­que el pro­ce­so de ayu­dar en la pro-

duc­ción le ha ser­vi­do de edu­ca­ción prác­ti­ca pa­ra apren­der más co­sas so­bre su país de na­ci­mien­to. Allí tie­ne un ho­gar, y siem­pre que pue­de lo vi­si­ta pa­ra apo­yar la la­bor de nues­tra fun­da­ción. Pe­ro crear jun­tos y ser una fa­mi­lia con el equi­po local mien­tras unía­mos es­fuer­zos pa­ra con­tar la his­to­ria ha si­do una ex­pe­rien­cia muy di­fe­ren­te pa­ra no­so­tros.

—La pe­lí­cu­la tra­ta del ge­no­ci­dio de Cam­bo­ya ba­jo el go­bierno de Pol Pot, el lí­der de los Je­me­res Ro­jos. Creo que has tra­ba­ja­do di­rec­ta­men­te con supervivientes.

—La ma­yo­ría del equi­po eran supervivientes de la gue­rra. Mu­chos eran ni­ños que per­die­ron a sus fa­mi­lia­res. En el ro­da­je te­nía­mos a un te­ra­peu­ta pa­ra ayu­dar cuan­do las es­ce­nas des­per­ta­ban re­cuer­dos y su­fri­mien­tos reales. El equi­po y el re­par­to fue­ron muy va­lien­tes y emo­cio­nal­men­te ge­ne­ro­sos. Es­pe­ro que to­do el mun­do lo apre­cie, pe­ro lo he­mos he­cho pa­ra Cam­bo­ya y por cam­bo­ya­nos. Es­ta es la ra­zón de que no se ha rea­li­za­do pa­ra que sea una fría lec­ción de his­to­ria, sino una ex­pe­rien­cia de la gue­rra a tra­vés de los ojos de una ni­ña que trans­mi­ta el amor de Loung Ung por su fa­mi­lia y su vin­cu­la­ción con su país. Y, so­bre to­do, su ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción y lo que la ha con­ver­ti­do en la mu­jer ex­tra­or­di­na­ria que es hoy.

—¿Có­mo te gus­ta­ría que fue­se tu vida den­tro de diez años?

—Me ima­gino via­jan­do de un país a otro pa­ra ver a nues­tros hi­jos, que es­pe­ro que vi­van por to­do el mun­do. Creo que al­gu­nos de ellos se in­tere­sa­rán por la la­bor in­ter­na­cio­nal que lle­vo a ca­bo y me gus­ta­ría que co­la­bo­rá­se­mos mien­tras si­go rea­li­zán­do­la. Me ima­gino me­nos de­di­ca­da al ci­ne y más cen­tra­da en la fa­mi­lia y en los te­mas in­ter­na­cio­na­les. —¿Qué te ha­ce ver­da­de­ra­men­te fe­liz?

—El so­ni­do de la ri­sa de Zaha­ra. Es una de esas personas que se ríen con to­do el cuer­po, de una ma­ne­ra to­tal­men­te abier­ta y lle­na de ale­gría.

«Den­tro de diez años me ima­gino via­jan­do de un país a otro pa­ra ver a nues­tros hi­jos, que es­pe­ro que vi­van por to­do el mun­do»

«Lo que me ha­ce ver­da­de­ra­men­te fe­liz es el so­ni­do de la ri­sa de mi hi­ja Zaha­ra. Es una de esas personas que se ríen con to­do el cuer­po, de una ma­ne­ra to­tal­men­te abier­ta y lle­na de ale­gría»

«Mi pro­duc­to de ma­qui­lla­je es el co­rrec­tor de oje­ras pa­ra di­si­mu­lar las zo­nas os­cu­ras. Y en mi bol­so siem­pre se pue­den en­con­trar lá­pi­ces, una li­bre­ta y las co­sas que van me­tien­do mis hi­jos»

(SI­GUE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.