ROMI MAEGLI

Hola Guatemala - - 30 Minutos Con... - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to: AN­DRÉS AMA­YA Pro­duc­ción: ANA CRUZ

El ar­te co­mo ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual, po­si­ti­va y op­ti­mis­ta

CON UN SEM­BLAN­TE pa­cí­fi­co y ojos so­ña­do­res, Romi de­ja vo­lar su crea­ti­vi­dad so­bre una li­bre­ta en la que ano­ta sus ideas, siem­pre con una son­ri­sa en su ros­tro que de­mues­tra que ama lo que ha­ce. Es­ta ta­len­to­sa gua­te­mal­te­ca, gra­dua­da en be­llas ar­tes y di­se­ño gráfico de Loui­sia­na Sta­te Uni­ver­sity, ha tra­ba­ja­do en va­rios me­dios, con­cen­trán­do­se prin­ci­pal­men­te en la fo­to­gra­fía. Des­de el 2009 al día de hoy ha pre­sen­ta­do sus di­fe­ren­tes se­ries de obras en la Es­cue­la San­to To­mas de Aquino y el Mu­seo de Ca­sa San­to Do­min­go, en An­ti­gua Guatemala; así co­mo en el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te Mo­derno, el Mu­seo Ix­chel y Ga­le­ría Guatemala de la Fun­da­ción G&T Con­ti­nen­tal, en la ciu­dad de Guatemala.

En una de las épo­cas más di­ná­mi­cas de su ca­rre­ra, la pro­mi­nen­te ar­tis­ta le abrió las puer­tas a ¡HO­LA! pa­ra com­par­tir des­te­llos de su esen­cia, su obra y su vida.

—En tu ex­pe­rien­cia, ¿de dón­de sur­ge la crea­ti­vi­dad?

—Sur­ge de la ali­nea­ción de di­ver­sos fac­to­res que Dios y la vida nos pre­sen­ta ca­da día, los cua­les en ar­mo­nía to­can esa sen­si­bi­li­dad que nos per­mi­te crear la ma­gia.

—¿A qué edad co­men­zas­te a lla­mar­te ar­tis­ta?

—Des­de mi ni­ñez he te­ni­do la in­quie­tud por mos­trar la be­lle­za de las co­sas que nos ro­dean. Es­ta sen­si­bi­li­dad y ta­len­to de­fi­ni­ti­va­men­te la he­re­dé de mi ma­dre… pe­ro no fue has­ta ha­ce ca­si una dé­ca­da cuan­do de­ci­dí re­to­mar es­ta pa­sión, ya con mis hi­jos gran­des y tras ha­ber­me li­be­ra­do de los com­pro­mi­sos la­bo­ra­les en las em­pre­sas de la fa­mi­lia. Ahí de­ci­dí em­pren­der mi ca­mino co­mo ar­tis­ta.

—¿La vida de una ar­tis­ta es tan gla­mo­ro­sa co­mo la pin­tan?

—Más bien es una ex­plo­ra­ción cons­tan­te, lle­na de un mis­ti­cis­mo que nos per­mi­te te­ner ese con­tac­to del al­ma con la di­vi­ni­dad. De­fi­ni­ti­va­men­te ser ar­tis­ta es un desafío que se en­fren­ta día a día, por­que ex­po­ne­mos el al­ma a la crí­ti­ca sub­je­ti­va del crea­dor y to­ma­mos ries­gos, co­mo en to­do tra­ba­jo, pe­ro ca­da uno de ellos es a su vez una opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to y apren­di­za­je. En lo per­so­nal me ha per­mi­ti­do evo­lu­cio­nar co­mo ser hu­mano.

—Pa­ra ti, ¿qué son las ex­po­si­cio­nes?

—Es com­par­tir mi in­ti­mi­dad, lle­var a los es­pec­ta­do­res en un via­je a tra­vés de mi mun­do fe­liz, pa­ra ha­cer­les vi­vir una ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual, po­si­ti­va y op­ti­mis­ta. Pre­sen­tar una obra siem­pre me ha­ce sen­tir ner­vio­sa, pe­ro de una ma­ne­ra tan sa­lu­da­ble que la po­dría des­cri­bir co­mo un shock eléc­tri­co que me ha­ce sen­tir vi­va. Es ese mis­mo sen­tir lo que sim­bo­li­za y bus­co pro­yec­tar en ca­da una de mis ex­po­si­cio­nes.

—¿Có­mo de­ben ob­ser­var los es­pec­ta­do­res tu obra?

—Es im­por­tan­te que pres­ten aten­ción a los de­ta­lles, pues al con­ju­gar­se crean esa per­fec­ta ar­mo­nía en ca­da una de mis mues­tras. Pe­ro me in­tere­sa que ca­da es­pec­ta­dor sa­que sus pro­pias con­clu­sio­nes y pue­da in­ter­pre­tar­las co­mo más le lle­ne.

Los caballos son un mo­ti­vo re­cu­rren­te den­tro de su obra, ¿cier­to?

Sí, y es­to es de­bi­do a la ma­jes­tuo­si­dad de es­tos ani­ma­les, su sen­si­bi­li­dad y su en­tre­ga ha­cia no­so­tros.

—¿Quién es él o la ma­yor fan de tu ar­te?

—Ten­go que con­fe­sar que mi ma­yor fan soy yo mis­ma, por­que mi tra­ba­jo lo ha­go con mu­cho amor y res­pe­to, pa­ra com­par­tir­lo pos­te­rior­men­te.

En ese ca­so, ¿hay al­gu­nas obras que te re­ser­vas so­lo pa­ra ti?

De­fi­ni­ti­va­men­te hay va­rias, por­que mu­chas de ellas ate­so­ran re­cuer­dos muy per­so­na­les que me lle­nan el al­ma. Es por eso que esas obras se que­dan con­mi­go.

—¿Cuá­les son al­gu­nas de las úl­ti­mas pie­zas en las que ha tra­ba­ja­do?

—Úl­ti­ma­men­te he tra­ba­ja­do en co­mo in­cluir la tercera di­men­sión a mis obras. Par­te de esas obras las ex­pu­se en Vie­na en el mes de abril y pue­den ser vis­tas en fo­to­gra­fías a tra­vés de mis re­des so­cia­les.

—Con tu le­ga­do ar­tís­ti­co, ¿per­si­gues al­gún gran ob­je­ti­vo?

—¡Sí! Con mi tra­ba­jo en el ar­te quie­ro apor­tar paz, be­lle­za y es­pi­ri­tua­li­dad de una for­ma po­si­ti­va y muy op­ti­mis­ta. Que cuan­do con­tem­plen uno de mis cua­dros pue­dan apre­ciar esa be­lle­za que exis­te en el mun­do, esa que mu­chas ve­ces pa­sa des­aper­ci­bi­da de­bi­do a lo rá­pi­do que la­te el mun­do de hoy en día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.