BODA CO­FI­ÑO

EN­TRA­MOS A SU RO­MÁN­TI­CA Y MÁ­GI­CA BODA EN EL LA­GO DE ATITLÁN

Hola Guatemala - - Con­te­ni­do - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to­gra­fía: FI­NEART STU­DIO PHO­TO­GRAPHY De­co­ra­ción: PAU­LI­NE LIPP­MANN Wed­ding Plan­ner: IN­GRID LAB­BÉ Plan­ner Ho­ney Moon: MA­RÍA EU­GE­NIA CA­RRI­LLO DE GLO­BAL TRA­VEL

To­dos los de­ta­lles del ro­mán­ti­co even­to

«Cuan­do uno se ca­sa enamo­ra­do, es bo­ni­to. Es­toy vi­vien­do con mi me­jor ami­ga, mi aman­te y la per­so­na que ten­drá a mis hi­jos»

QUIEN LOS CO­NO­CE, sa­be que Po­llo y Lu, co­mo se lla­ma ca­ri­ño­sa­men­te a Juan Pa­blo y Ana Lu­cía, se com­ple­men­tan per­fec­ta­men­te. Él es un pro­mi­nen­te abo­ga­do y no­ta­rio, apa­sio­na­do por los de­por­tes ex­tre­mos y la adre­na­li­na; ella es una ar­tis­ta que pin­ta, di­bu­ja y es­cri­be; ade­más de ser una exi­to­sa ge­ren­te de mer­ca­deo. Ena­mo­ra­dos del in­te­lec­to y la esen­cia del otro, es­ta pa­re­ja ini­ció su re­la­ción un Ha­llo­ween, fe­cha en la que am­bos pu­die­ron com­pro­bar su gus­to por los dis­fra­ces, las his­to­rias y los fairy

ta­les. Fas­ci­na­dos con el mun­do Dis­ney, du­ran­te su no­viaz­go via­ja­ron to­dos los co­mien­zos de años ha­cia es­te mun­do de fan­ta­sía, mien­tras que el res­to del tiem­po des­cu­brían otros des­ti­nos. Ca­da día que pa­sa­ban jun­tos les per­mi­tió co­no­cer­se ca­da vez más, has­ta que des­cu­brie­ron que que­rían com­par­tir el res­to de tu vi­da. Ena­mo­ra­dos y ra­dian­tes, los re­cién ca­sa­dos abrie­ron su co­ra­zón a ¡HO­LA! pa­ra con­tar­nos có­mo ini­ció es­ta be­lla nue­va eta­pa de su re­la­ción, có­mo vi­vie­ron su gran día y có­mo dis­fru­tan hoy de su “fe­li­ces pa­ra siem­pre”. —Su his­to­ria de amor es un cuen­to

de ha­das mo­derno. Cuén­ten­nos cuán­do se sin­tie­ron lis­tos pa­ra com­pro­me­ter­se.

—Juan Pa­blo: Íba­mos a cum­plir dos años de no­vios cuan­do sen­tí que me que­ría ca­sar con ella, que que­ría com­par­tir con ella el res­to de mi vi­da. En­ton­ces com­pré el ani­llo pe­ro no sa­bía dón­de dár­se­lo, por­que que­ría al­go ro­mán­ti­co y que fue­ra un mo­men­to pa­ra to­da la vi­da. No que­ría com­pro­me­ter­me en Gua­te­ma­la, sino sa­lir de la tra­di­ción, por lo que que me pu­se a in­ves­ti­gar qué lu­ga­res bo­ni­tos ha­bía en Mé­xi­co y me en­con­tré con Xo­chi­mil­co. Me en­can­tó, por­que ella es fa­ná­ti­ca N° 1 de to­do lo fol­kló­ri­co. Con es­to en men­te, lo or­ga­ni­cé to­do pa­ra el 30 de oc­tu­bre, una fe­cha en la que ca­si cum­plía­mos los dos años y te­nía­mos la boda de una pri­ma her­ma­na en Mé­xi­co, en las afue­ras del DF. Ade­más, la ca­rre­ra de Fór­mu­la 1 era el do­min­go. —¿Te ima­gi­na­bas en ese mo­men­to lo que es­ta­ba pla­nean­do?

—Ana Lu­cía: Pa­ra na­da. Lo ha­bía­mos ha­bla­do y sa­bía­mos que que­ría­mos ca­sar­nos, pe­ro no sa­bía cuán­do iba a pa­sar eso. ¡Me­nos me ima­gi­na­ba que ya te­nía el ani­llo! —¿Quién te ayu­do a or­ga­ni­zar es­ta

Ana Lu­cía: «Co­mo ar­tis­ta com­pren­dí que un acon­te­ci­mien­to tan im­por­tan­te me iba a mar­car en to­do sen­ti­do. Que­ría que fue­ra una ex­pre­sión de nues­tro amor y de có­mo so­mos. Así que el te­ma fue “fairy ta­le wed­ding”»

sorpresa? —Juan Pa­blo: Mi her­mano y un pri­mo me ayu­da­ron a pla­near­lo to­do. Lle­ga­mos a Mé­xi­co un jue­ves. A to­do es­to, ca­si nos de­ja el avión… es­tu­vi­mos a 5 mi­nu­tos de que nos ce­rra­ran la puer­ta. —¿Có­mo fue es­ta má­gi­ca pe­di­da?

—Juan Pa­blo: El día del com­pro­mi­so, nos en­con­tra­mos con mi her­mano en Xo­chi­mil­co y él nos di­jo que nos subié­ra­mos a una lan­chi­ta, des­pués de po­ner­nos unos pon­chos. Jun­to a mi pri­mo, ha­bían pre­pa­ra­do que es­ta “chi­nam­pa” tu­vie­ra te­nía es­con­di­do el nom­bre “Po­llo y Lu”, que son nues­tros apo­dos, así co­mo ma­ria­chis y otras sor­pre­sas. To­do es­ta­ba pla­nea­do, pa­ra que a me­dio re­co­rri­do to­ca­ran la mar­cha nup­cial. Ahí me hin­qué y le pe­dí ma­tri­mo­nio.

—Ana Lu­cía: En ese mo­men­to me em­pe­zó a dar to­do un

speech … pe­ro lo que me dio ri­sa es que él es­ta­ba tan ner­vio­so que no se da­ba cuen­ta que te­nía aga­rra­da la ca­ja en sus ma­nos y no me ha­bía mos­tra­do el ani­llo.

—Juan Pa­blo: ¡Sí! Y des­pués le pu­se el ani­llo, nos be­sa­mos y des­ta­pé la sorpresa que le te­nía pre­pa­ra­da: un enor­me ra­mo de flo­res y una bo­te­lla de cham­pag­ne con sus co­pas.

—Ana Lu­cía: Fue muy bo­ni­to el mo­men­to, por­que to­das las lan­chas que pa­sa­ban ha­cían bu­lla y uno es­tá sú­per ner­vio­so. Es­tas co­mo en una nu­be, por­que no te lo crees.

Juan Pa­blo: Em­pe­za­mos a lla­mar a los pa­pás de am­bos y, al lle­gar a la ori­lla, el pri­me­ro que lle­gó a sa­lu­dar­nos fue mi her­mano, que man­dó a ha­cer una pe­que­ña ré­pli­ca de la bal­si­ta. Des­pués ce­le­bra­mos al me­dio día, en la no­che, al día si­guien­te en la boda en un ran­cho y el do­min­go… la Fór­mu­la 1.

—Ana Lu­cía: Ya de re­gre­so a Gua­te­ma­la, hi­ci­mos co­mo una pe­di­da de mano en mi ca­sa.

EL CA­MINO HA­CIA EL GRAN DÍA

—Ya con la boda en puer­ta, ¿qué fue lo pri­me­ro que hi­cie­ron?

—Ana Lu­cía: Pen­sar dón­de nos íba­mos a ca­sar. En pri­mer tér­mino vi­mos lu­ga­res de An­ti­gua, pe­ro lle­gó un pun­to don­de me es­tre­sé, por­que ese des­tino se me ha­cía muy cli­ché. En ese mo­men­to ha­blé con él y le di­je que real­men­te pre­fe­ría que nos ca­sá­ra­mos en Atitlán, que

pa­ra mí es el lu­gar más lin­do del mun­do.

—Juan Pa­blo: Y a mí me en­can­tó. Siem­pre que ha­bía ido a bo­das, dis­fru­ta­ba más las que eran del ti­po “des­ti­na­tion wed­ding”, por­que sien­to los que fa­mi­lia­res, los ami­gos y has­ta los no­vios go­zan mu­cho más la boda.

—Ana Lu­cía: Así que fui­mos al La­go y lle­ga­mos con el pa­dre de la igle­sia San Fran­cis­co de Pa­na­ja­chel, por­que que­ría­mos que nues­tra unión se ce­le­bra­ra en la igle­sia del pue­blo. Des­pués, fui­mos a ver el ho­tel… y to­do flu­yó con mu­cho re­lax. —Otro de­ta­lle que me ima­gino que fue com­ple­jo fue es­co­ger el te­ma.

—Ana Lu­cía: Por su­pues­to. Co­mo ar­tis­ta com­pren­dí que un acon­te­ci­mien­to tan im­por­tan­te me iba a mar­car en to­do sen­ti­do. Que­ría que fue­ra una ex­pre­sión de nues­tro amor y de có­mo so­mos. Así que el te­ma fue “fairy ta­le wed­ding”. —¿Có­mo sur­gió la idea?

—Ana Lu­cía: Pa­ra mí Atitlán es ese lu­gar que te cuen­tan en las his­to­rias co­mo un pai­sa­je de cuen­to de ha­das, ese lu­gar “muy, muy le­jano”. De he­cho, de chi­qui­ta, yo ju­ga­ba el te­ma de prin­ce­sa en es­te lu­gar. Em­pe­cé a es­cri­bir un fairy ta­le, pa­ra ima­gi­nar el te­ma. Pa­ra mí es­to fue muy im­por­tan­te, por­que se lo quie­ro con­tar a mis hi­jos, pa­ra que ellos se­pan có­mo fue la boda de sus pa­pás. Ad­mi­to que al prin­ci­pio fue di­fí­cil ma­te­ria­li­zar­lo, por­que no me lo­gra­ban ca­char. Afor­tu­na­da­men­te lle­gó Pau­li­ne Lipp­mann, con su crea­ti­vi­dad y su im­pe­ca­ble gus­to, que me en­ten­dió y lo­gró que es­te con­cep­to se vie­ra bo­ni­to. Pa­sa­mos me­ses en es­te pro­ce­so de man­dar­le ideas, por­que yo te­nía cier­tas con­di­cio­nes y me me­tí en el te­ma a un ni­vel que no te pue­do ex­pli­car.

—Juan Pa­blo: In­grid Lab­be fue nues­tra wed­ding plan­ner y nos ayu­dó un mon­tón. —Con un con­cep­to tan úni­co, ¿có­mo fue la bús­que­da de tu vestido?

—Ana Lu­cía: Yo no que­ría que el vestido fue­ra de tal o cual di­se­ña­dor, sino que fue­ra di­vino y que yo me sin­tie­ra di­vi­na en él. En Gua­te­ma­la fui a un lu­gar y ha­bía en­con­tra­do uno que me fui a pro­bar 15,000 ve­ces. En eso sur­gió un via­je de tra­ba­jo a Or­lan­do y apro­ve­ché pa­ra ir unos días an­tes con mis pa­pás pa­ra ver ves­ti­dos en Mia­mi. Ahí en­con­tré uno de un di­se­ña­dor ita­liano. Cuan­do me lo pu­se, sen­tí que ese per­so­na­je que ha­bía des­crip­to en el fairy ta­le era yo.

—Juan Pa­blo: Me lla­mó di­cién­do­me: ¡Ya lo en­con­tré! Y yo no aguan­ta­ba las ga­nas de ver­la en él.

—Ana Lu­cía: Lo es­co­gí, lo com­pré y lo man­da­ron a ha­cer en Ita­lia. Ya más cer­ca de la boda mis ami­gas me or­ga­ni­za­ron una des­pe­di­da en Las Ve­gas y apro­ve­ché pa­ra ta­llar­me el vestido con ellas, que eran mis da­mas. Lo tra­je al re­gre­so y con eso ya es­ta­ba lis­ta.

«Al­go in­creí­ble fue que se lle­nó la pis­ta de bai­le y así con­ti­nuó has­ta que el ho­tel nos apa­gó la elec­tri­ci­dad. Aun así, los in­vi­ta­dos con­ti­nua­ron can­tan­do co­mo me­dia ho­ra más»

EL DÍA EN QUE UNIE­RON SUS VI­DAS

—Ya que era un des­ti­na­tion wed­ding, ¿cuán­do co­men­zó la ce­le­bra­ción de su gran día?

—Juan Pa­blo: Lle­ga­mos a Atitlán un jue­ves y des­de ese mo­men­to em­pe­za­mos a go­zar la boda, que era el sá­ba­do. En esos días re­ci­bi­mos a los gru­pos de gen­te que iban lle­gan­do… desa­yu­na­mos, al­mor­za­mos y ce­na­mos com­par­tien­do con fa­mi­lia y ami­gos. Prác­ti­ca­men­te lle­na­mos Pa­na­ja­chel.

Ana Lu­cía: A to­dos los re­ci­bi­mos con un cóc­tel que es­tu­vo sú­per lin­do. —Los even­tos pre­vios sue­nan in­creí­bles, así que ima­gino que el día de la boda es­tu­vo lleno de vi­ven­cias.

—Ana Lu­cía: El día de la boda, por los ner­vios, me le­van­té tem­prano. De la na­da, oí que mi flo­wer girl es­ta­ba bus­cán­do­me de­trás de la puer­ta y pu­de te­ner un mo­men­to so­lo con ella. Fue sú­per lin­do y fa­mi­liar. Me ayu­dó, por­que tien­do a ser ner­vio­sa.

—Juan Pa­blo: Yo es­ta­ba en el cuar­to de aba­jo y lis­to pa­ra la boda, que era a las 3:30pm… pe­ro se atra­só una ho­ra por­que en la igle­sia se les ha­bía ol­vi­da­do po­ner una de­co­ra­ción. Es­pe­ra­mos y fui pri­me­ro a la igle­sia.

—Ana Lu­cía: ¡Es un mo­men­to que pa­sa tan rá­pi­do! Lle­gué en un ca­rro an­ti­guo que Juan Pa­blo ha­bía res­tau­ra­do pa­ra la boda. En­tré a la igle­sia y sen­tí mu­cha tran­qui­li­dad cuan­do es­tu­ve al la­do de él. —¿Qué sen­tis­te al ver­la?

—Juan Pa­blo: Yo es­ta­ba ner­vio­so por mu­chas ra­zo­nes, pe­ro cuan­do la vi ves­ti­da de no­via y ¡la vi lin­dí­si­ma!, las emo­cio­nes me ro­dea­ron. Vol­teé a ver­la y le di­je: “eres la no­via más lin­da que he vis­to en el mun­do”.

—Ana Lu­cía: ¡Fue bien lin­do! El me mi­ra­ba, se reía con­mi­go y me di­jo co­mo quin­ce ve­ces que es­ta­ba muy lin­da. Al sa­lir de la igle­sia nos fui­mos al ho­tel. Fui­mos los pri­me­ros en ver la de­co­ra­ción y que­da­mos en­can­ta­dos. Nos to­ma­mos fo­tos con nues­tras da­mas y ca­ba­lle­ros. —¿Qué mo­men­tos re­cuer­dan con más ale­gría de es­te ra­to?

—Ana Lu­cía: Hi­ci­mos el bai­le, que fue el vals de La Be­lla y La Bes­tia. Mi pa­pá hizo un brin­dis con las dos fa­mi­lias y los in­vi­ta­dos. Pa­só lo del ra­mo y la li­ga. Mi ma­má con­tra­tó de sorpresa un es­pec­tácu­lo fan­tás­ti­co que en­cen­dió el am­bien­te…

—Juan Pa­blo: Tam­bién al­go in­creí­ble fue que se lle­nó la pis­ta de bai­le y así con­ti­nuó has­ta que el ho­tel nos apa­gó la elec­tri­ci­dad. Aun así, los in­vi­ta­dos con­ti­nua­ron can­tan­do co­mo me­dia ho­ra más.

—Ana Lu­cía: Des­pués de des­pe­dir­nos es­tá­ba­mos tan con­ten­tos que, so­los, nos pu­si­mos a bai­lar en el

«Aho­ri­ta que­re­mos dis­fru­tar un par de me­ses jun­tos y des­pués em­pe­zar a te­ner una fa­mi­lia… nues­tros hi­jos. Ya has­ta te­ne­mos el nom­bre de nues­tra hi­ja, des­de an­tes de

ca­sar­nos»

bal­cón. Fue to­do lo que siem­pre me ima­gi­né. —Y des­pués vino la lu­na de miel.

—Juan Pa­blo: ¡Sí! Nos que­da­mos unos días a Atitlán. Des­pués vo­la­mos a Tai­lan­dia, Viet­nam, Sin­ga­pur y ter­mi­na­mos en San Fran­cis­co. Hi­ci­mos un tour de ele­fan­tes, un via­je en glo­bo y snor­ke­ling; es­ca­la­mos mon­ta­ñas, pa­sea­mos en speed boats, es­tu­vi­mos en is­las y más. Nos to­mó un mes y cin­co días.

—Ana Lu­cía: Asia era un lu­gar que nin­guno de los dos co­no­cía. Lo pla­nea­mos con una agen­cia de tu­ris­mo, que se en­car­gó de ser co­mo un wed­ding plan­ner, pe­ro de lu­na de miel. Fue el via­je más especial y ale­gre, por­que tu­vo de to­do.

HAP­PILY EVER AF­TER

—¿Qué es lo que más dis­fru­tan de es­ta eta­pa?

—Juan Pa­blo: Creo que se­gui­mos de ho­ney­moon. Mu­cha gen­te en nues­tra cul­tu­ra ha­bla muy mal del ma­tri­mo­nio, pe­ro real­men­te cuan­do uno se ca­sa enamo­ra­do, es bo­ni­to. Es­toy vi­vien­do con mi me­jor ami­ga, mi aman­te y la per­so­na que ten­drá a mis hi­jos.

—Ana Lu­cía: No­so­tros te­ne­mos una pe­rri­ta, que lle­gó cuan­do te­nía­mos un mes de sa­lir y aho­ri­ta se sien­te co­mo que so­mos una pe­que­ña fa­mi­lia. Ya nos sen­ti­mos co­mo que en­tra­mos a la par­te de es­tar ca­sa­dos si nin­gún es­fuer­zo, bien na­tu­ral. —¿Tie­nen al­gu­na fór­mu­la se­cre­ta pa­ra man­te­ner­se así de ena­mo­ra­dos?

—Juan Pa­blo: Te­ne­mos el pac­to de que es­tar jun­tos no de­be sig­ni­fi­car li­mi­tar­nos. Creo que el éxito de un ma­tri­mo­nio, co­mo lo di­cen au­to­res de va­rios li­bros, de­pen­de de que ca­da uno sea fe­liz al com­par­tir­lo con el otro.

—Ana Lu­cía: Los dos bus­ca­mos un com­pa­ñe­ro de vi­da. Creo que cuan­do am­bas per­so­nas tie­nen la mis­ma men­ta­li­dad, el ma­tri­mo­nio es lo me­jor que te pue­de pa­sar. Al final los dos com­par­ti­mos y cre­ce­mos jun­tos. —¿Có­mo se vi­sua­li­zan más ade­lan­te?

—Juan Pa­blo: Aho­ri­ta que­re­mos dis­fru­tar un par de me­ses jun­tos y des­pués em­pe­zar a te­ner una fa­mi­lia… nues­tros hi­jos. Ya has­ta te­ne­mos el nom­bre de nues­tra hi­ja, des­de an­tes de ca­sar­nos.

—Ana Lu­cía: Co­mo am­bos ya com­par­ti­mos mu­chas vi­ven­cias, sen­ti­mos que es­ta­mos lis­tos pa­ra dis­fru­tar de es­ta nue­va eta­pa jun­tos. ¡Nos da mu­cha ilu­sión!

Ca­da día que pa­sa­ban jun­tos les per­mi­tió co­no­cer­se ca­da vez más, has­ta que des­cu­brie­ron que que­rían com­par­tir el res­to de sus vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.