VIR­GI­NIA AR­GUE­TA

La Miss Gua­te­ma­la 2016 par­ti­ci­pó en Los Án­ge­les Fas­hion Week, don­de hi­zo su de­but co­mo mo­de­lo in­ter­na­cio­nal du­ran­te el des­fi­le del di­se­ña­dor Will­fre­do Ge­rar­do «El que sue­ña en gran­de lle­ga más le­jos de lo que se ima­gi­na» «En es­ta eta­pa de mi vi­da no est

Hola Guatemala - - Contenido -

Una mu­jer que sue­ña en gran­de

VIR­GI­NIA AR­GUE­TA, la más re­cien­te rei­na de be­lle­za gua­te­mal­te­ca, es una mu­jer or­gu­llo­sa­men­te ju­tia­pa­ne­ca, com­pro­me­ti­da con su país; fiel cre­yen­te en Dios, del po­der de la vo­lun­tad y la dis­ci­pli­na. Pa­só a la mi­ra pú­bli­ca cuan­do a sus 22 años fue ele­gi­da Miss Gua­te­ma­la por un ju­ra­do de ca­li­dad in­ter­na­cio­nal que vio en ella las cua­li­da­des que de­mues­tran la be­lle­za in­te­gral de las mu­je­res gua­te­mal­te­cas. En enero de 2017 com­pi­tió en la úl­ti­ma edi­ción de Miss Uni­ver­so, don­de ade­más de bri­llar con su ca­ris­ma y va­lo­res, se dis­tin­guió al ma­ni­fes­tar su in­te­rés por de­fen­der los de­re­chos de las mu­je­res y las ni­ñas de Gua­te­ma­la. Al po­co tiem­po sor­pren­dió al anun­ciar su par­ti­ci­pa­ción en Los Angeles Fas­hion Week, co­no­ci­do co­mo el “Art Hearts Fas­hion”, en el que hi­zo su de­but co­mo mo­de­lo in­ter­na­cio­nal du­ran­te el des­fi­le del di­se­ña­dor Will­fre­do Ge­rar­do. En es­ta eta­pa di­ná­mi­ca y lle­na de re­tos, Vir­gi­nia hi­zo un es­pa­cio en su ocu­pa­da agen­da pa­ra re­unir­se a to­mar un ca­fé con ¡HO­LA! y, en es­ta sin­ce­ra y ame­na en­tre­vis­ta, con­tar­nos en ex­clu­si­va de sus vi­ven­cias den­tro del cer­ta­men de be­lle­za más vis­to del mun­do, de su ca­rre­ra ac­tual y de los sue­ños que bus­ca al­can­zar en el fu­tu­ro. —Aun­que te co­no­ce­mos por tus lo­gros, cuén­ta­nos: ¿quién es Vir­gi­nia, en esen­cia? —Una mu­jer per­se­ve­ran­te, dis­ci­pli­na­da, con mu­chas ga­nas de so­bre­sa­lir y muy com­pe­ti­ti­va. —Pa­ra ti, ¿qué sig­ni­fi­ca ser Miss Gua­te­ma­la? —Lo he to­ma­do co­mo una gran ben­di­ción, un pri­vi­le­gio. Tam­bién es una gran res­pon­sa­bi­li­dad, pues re­quie­re más que una ca­ra bo­ni­ta y las ga­nas de so­bre­sa­lir. A ve­ces es tan di­fí­cil creer­te el pa­pel, pe­ro lo asu­mes con com­pro­mi­so, por­que sien­tes la ad­mi­ra­ción de la gen­te. —¿El mun­do de la be­lle­za fue siem­pre lo tu­yo? —No… de he­cho, no era al­go que hu­bie­se so­ña­do de pe­que­ña. Mis ob­je­ti­vos eran ir a la uni­ver­si­dad, me gus­ta­ba la fo­to­gra­fía y apren­der idio­mas. Na­da re­la­cio­na­do con be­lle­za, en reali­dad. Es­to fue al­go que sur­gió y fue una opor­tu­ni­dad ma­ra­vi­llo­sa. En de­fi­ni­ti­va, al­go ines­pe­ra­do en mi vi­da. —¡Quién lo di­ría!

—Lo bo­ni­to de es­ta ex­pe­rien­cia es que te lle­va a sa­lir de tus lí­mi­tes y sor­pren­der­te al des­cu-

«Lo bo­ni­to de es­ta ex­pe­rien­cia es que te lle­va a sa­lir de tus lí­mi­tes y sor­pren­der­te al des­cu­brir nue­vas ca­pa­ci­da­des. Ade­más, lo que hi­ce en Miss Uni­ver­so no lo hi­ce pa­ra ser mo­de­lo o fa­mo­sa, sino pa­ra res­pon­der­le a mi gen­te. A to­dos los que cre­ye­ron en mí»

«Pa­ra mí y pa­ra mi fa­mi­lia es al­go muy sa­tis­fac­to­rio ver don­de es­toy hoy, por­que en el ini­cio el ca­mino fue du­ro. Es lin­do sa­ber que yo, la ni­ña de pue­blo que no sa­bía na­da de mo­de­la­je, ha lo­gra­do tan­tas co­sas»

brir nue­vas ca­pa­ci­da­des. Ade­más, lo que hi­ce en Miss Uni­ver­so no lo hi­ce pa­ra ser mo­de­lo o fa­mo­sa, sino pa­ra res­pon­der­le a mi gen­te. A to­dos los que cre­ye­ron en mí. —¿Hoy te sien­tes re­pre­sen­ta­da con es­ta tra­yec­to­ria? —Pa­ra mí y pa­ra mi fa­mi­lia es al­go muy sa­tis­fac­to­rio, por­que en su ini­cio el ca­mino fue du­ro. Es lin­do sa­ber que yo, la ni­ña de pue­blo que no sa­bía na­da de mo­de­la­je, la que ju­ga­ba con trom­pos, co­mo mu­chos ni­ños, ha lo­gra­do tan­tas co­sas. De la mis­ma for­ma, creo que to­dos pue­den lo­grar lo que se pro­pon­gan, solo es cues­tión de atre­ver­se a so­ñar.

BA­JO LOS RE­FLEC­TO­RES

—¿Re­cuer­das qué es lo pri­me­ro que pa­só por tu men­te tras ser ele­gi­da co­mo Miss Gua­te­ma­la? —Que era un pri­vi­le­gio, por­que mu­chas que­rrían es­tar en mis za­pa­tos. En­ton­ces, uno de mis ob­je­ti­vos co­mo Miss que que to­da la gen­te que no tu­vo es­ta opor­tu­ni­dad, pe­ro sue­ña con ella, o la que tie­ne la ca­pa­ci­dad pe­ro no se le da; se sin­tie­se re­pre­sen­ta­da por mí. Que­ría de­mos­trar­les que to­do se pue­de lo­grar con per­se­ve­ran­cia y cons­tan­cia. —¿Quié­nes fue­ron tus pi­la­res du­ran­te es­ta eta­pa? —Mis pa­pás, que siem­pre me apo­ya­ron, mi no­vio, mi abue­li­ta y va­rios ami­gos que fui co­no­cien­do en es­te pro­ce­so, que tam­bién es­ta­ban re­la­cio­na­dos al te­ma de las Mis­ses. Eso sí, ya en el te­ma de Miss Gua­te­ma­la, mi pa­pá fue quien me dio to­do su apo­yo y me im­pul­só a Miss Uni­ver­so. No me de­jó so­la en nin­gún mo­men­to del pro­ce­so. Por él es­toy aquí. —Sé que tam­bién for­mas­te una co­mu­ni­dad con­si­de­ra­ble de se­gui­do­res. —¡Sí! Me im­pre­sio­nó ver el ca­ri­ño de las per­so­nas al en­viar­me men­sa­jes e in­clu­so ha­cer­me ví­deos. Yo pa­ra­ba llo­ran­do de la emo­ción, pe­ro es­to me for­ta­le­cía y me ha­cía de­cir “no ten­go que caer­me”. Ellos eran mi for­ta­le­za. Sa­bía que te­nían una es­pe­ran­za y yo te­nía que res­pon­der­les. —¿Qué des­cu­bris­te al par­ti­ci­par del cer­ta­men? —Que en Miss Uni­ver­so, más que ele­gir la me­jor pa­sa­re­la o el me­jor ros­tro, se bus­ca re­sal­tar la fi­gu­ra de una mu­jer in­te­gral, com­ple­ta, se­gu­ra de sí mis­ma, que se­pa co­mu­ni­car­se y ten­ga un pro­pó­si­to so­cial. —En tu ca­so, ¿qué cau­sa so­cial te in­tere­sa?

—Una de mis me­tas pa­ra el fu­tu­ro es tra­ba­jar con las ni­ñas y ayu­dar­las a cum­plir sus sue­ños, a ma­ni­fes­tar­se y a pen­sar en otras co­sas. Mu­chos ven aun el con­cur­so de be­lle­za co­mo al­go ba­nal, pe­ro con el en­fo­que ade­cua­do se lo pue­de apro­ve­char co­mo una gran pla­ta­for­ma que pue­de lle­var­te a to­dos los es­pa­cios que te pro­pon­gas. —¿Cuál di­rías que fue el re­to más gran­de al cual te en­fren­tas­te en es­te tiem­po? —No sa­ber có­mo guiar­me, iden­ti­fi­car a las per­so­nas in­di­ca­das y apren­der to­do, por­que yo no es­ta­ba me­ti­da en es­te ro­llo. Mu­cha gen­te no cree en ti y pien­sa que no es­tás ha­cien­do bien las co­sas. En mi ca­so in­clu­so hu­bo per­so­nas que de­cían que no era ap­ta, por­que mi cuer­po te­nía mu­cho múscu­lo. Pe­ro al fi­nal lo im­por­tan­te es creer en uno mis­mo, to­mar el re­to y el ries­go y dis­fru­tar de la sa­tis­fac­ción

Vir­gi­nia Ar­gue­ta, la más re­cien­te rei­na de be­lle­za gua­te­mal­te­ca, es una mu­jer or­gu­llo­sa­men­te ju­tia­pa­ne­ca, com­pro­me­ti­da con su país; fiel cre­yen­te en Dios, del po­der de la vo­lun­tad y la dis­ci­pli­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.