DR. MI­KE

EL APUESTO DOC­TOR QUE AGI­TA LAS RE­DES SO­CIA­LES NOS ABRE SU CO­RA­ZÓN

Hola Guatemala - - Contenido - Tex­to: AMAN­DA RODAS Pro­duc­ción: AMAN­DA RODAS Fo­to­gra­fías: WI­LLIAM FER­NÁN­DEZ, FA­ROL ES­TU­DIOS Tra­duc­ción: LILY DISCUA Agra­de­ci­mien­tos: AME­RICA­RES, WWW. AME­RICA­RES.ORG

To­dos los de­ta­lles de su gi­ra hu­ma­ni­ta­ria por Amé­ri­ca Cen­tral

L«Te­nía 6 años cuan­do nos mu­da­mos a Nue­va York. La vi­da co­mo in­mi­gran­tes fue di­fí­cil y ver a mi pa­dre es­for­zar­se tan­to me ins­pi­ró pa­ra tra­ba­jar aún más

fuer­te»

OS SUSPIROS lo di­cen to­do cuan­do del Dr. Mi­ke se ha­bla. De Ru­sia a Es­ta­dos Uni­dos y aho­ra en El Sal­va­dor, don­de quie­ra que se pro­nun­cie el nom­bre del jo­ven doc­tor de 27 años siem­pre ha­brá una son­ri­sa y un sus­pi­ro de las mu­je­res. Mik­hail Varshavski es un ru­so pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia pe­que­ña. Su pa­dre Oskar Varshavski y su ma­dre Ye­le­na, quien mu­rió en el 2010 de cán­cer, le in­cul­ca­ron el amor al pró­ji­mo y so­bre to­do a vi­vir la vi­da de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. “En la vi­da me con­si­de­ro un po­co des­or­de­na­do, pues siem­pre tra­to de apren­der al­go ca­da día, un nue­vo de­por­te o un nue­vo apren­di­za­je en la me­di­ci­na; no me gus­ta lo es­tric­to sino que soy más de una vi­da flui­da pe­ro con me­tas”, de­fi­ne su for­ma de vi­vir el Dr. Mi­ke. Ame­riCa­res, la fun­da­ción que tie­ne su ca­sa ma­triz en Es­ta­dos Uni­dos, se ca­rac­te­ri­za por con­tri­buir a la sa­lud de las per­so­nas y a sus ne­ce­si­da­des pri­ma­rias en los paí­ses que cuen­tan con po­cos re­cur­sos, hi­zo reali­dad que el doc­tor más gua­po del mun­do vi­si­ta­ra las tie­rras sal­va­do­re­ñas por más de dos se­ma­nas. ¡HO­LA! no per­dió la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­lo y con­ver­sar con él res­pec­to al pro­pó­si­to de su vi­si­ta a Amé­ri­ca Cen­tral.

—¡Bien­ve­ni­do a El Sal­va­dor! ¡Eres bas­tan­te fa­mo­so en la re­gión y en el mun­do!

—(Ri­sas) Nun­ca me con­si­de­ré un fa­mo­so has­ta que las per­so­nas me pi­die­ron fo­tos y aho­ra es una ex­pe­rien­cia muy linda. In­clu­so me ha pa­sa­do en cir­cuns­tan­cias inusua­les, co­mo es­tar en el hos­pi­tal con un pa­cien­te en una con­di­ción crí­ti­ca y que me pi­da una selfie, odio de­cir no, pe­ro a ve­ces de­bo ha­cer­lo.

—¿Nun­ca te pa­só por la men­te ser mo­de­lo?

—Creo que el mo­de­la­je es un tér­mino un po­co ex­ten­so… En el pa­sa­do hi­ce al­gu­nos co­mer­cia­les, pe­ro sin da­ñar mi in­te­gri­dad co­mo mé­di­co. Cuan­do me pi­den que mo­de­le usual­men­te es pa­ra mo­das, pe­ro me gus­ta man­te­ner un ba­lan­ce, es de­cir

lle­var mi vi­da en el hos­pi­tal y en mis re­des so­cia­les por lo que se me di­fi­cul­ta ha­cer al­go de mo­de­la­je. —Pe­ro, ¿te gus­ta­ría?

—Me en­can­ta­ría ha­cer fo­tos de mo­de­la­je que re­cau­den fon­dos pa­ra con­tri­buir al área de la me­di­ci­na, a una bue­na cau­sa. —Cuén­ta­nos, ¿qué te tra­jo a El Sal­va­dor?

—Es el pri­mer país de Amé­ri­ca Cen­tral en mi lis­ta. Vi­ne por­que me aso­cié con Ame­riCa­res, una fun­da­ción que tie­ne un men­sa­je si­mi­lar al que quie­ro dar.

—¡El men­sa­je “prac­ti­que lo que pres­cri­be”…

—Co­rrec­to, me sien­to iden­ti­fi­ca­do con es­te men­sa­je y Ame­riCa­res no só­lo ha­bla de me­di­ci­na, sino de pre­ven­ción, edu­ca­ción y em­po­de­ra­mien­to pa­ra lle­gar a tus me­tas; y la úni­ca ma­ne­ra es sien­do sa­lu­da­ble, no pue­des ser exi­to­so, ha­cer di­ne­ro y criar una fa­mi­lia sin es­tar sa­lu­da­ble. —¿Cuál es tu im­pre­sión del país?

—La me­jor. Ha si­do una se­ma­na muy ocu­pa­da, en la que he via­ja­do a va­rias co­mu­ni­da­des y lin­dos lu­ga­res, pe­ro son las per­so­nas las que me han im­pre­sio­na­do, son cá­li­das y me han he­cho sen­tir que de­bo dar­le más a El Sal­va­dor.

—¿Al­gu­na ex­pe­rien­cia con pa­cien­tes sal­va­do­re­ños o cen­troa­me­ri­ca­nos que pue­das com­par­tir­nos?

—Hay una fa­mi­lia que me con­mo­cio­na. Me fue­ron a ver por­que te­nían di­fi­cul­ta­des pa­ra te­ner hi­jos, los vi en la ofi­ci­na y pu­de ayu­dar­les, cam­bié los me­di­ca­men­tos que les cau­sa­ban pro­ble­mas y lo­gra­ron te­ner hi­jos. La me­jor no­ti­cia que pu­de re­ci­bir fue la del par­to. Aho­ra son mis pa­cien­tes y cuan­do sus abue­los vi­nie­ron de El Sal­va­dor tam­bién se con­vir­tie­ron en mis pa­cien­tes,así que ten­go es­ta gran fa­mi­lia salvadoreña que aho­ra es mi fa­mi­lia.

—Ha­blan­do de pa­cien­tes, ¿Te ha pa­sa­do que uno lle­gue sin en­fer­me­dad al­gu­na, solo pa­ra ver­te?

—(Ri­sas). Sí, ¡mu­chas! Pe­ro co­mo soy un doc­tor pre­ven­ti­vo pue­des ver­me cuan­do es­tás sa­lu­da­ble, pa­ra que re­vi­se tu cuer­po y sa­ber si tie­nes al­go. A mu­chas de las mu­je­res que

«Nun­ca me con­si­de­ré un fa­mo­so has­ta que las per­so­nas me pi­die­ron fo­tos y aho­ra es una ex­pe­rien­cia muy linda. Hay pa­cien­tes en el hos­pi­tal que se me acer­can por un selfie»

vi­nie­ron a ver­me por mi fa­ma en las re­des so­cia­les les he de­tec­ta­do un cán­cer y se han tra­ta­do a tiem­po. ¿Dis­fru­tas mu­cho de tu pro­fe­sión? Mu­chí­si­mo. Me con­ver­tí en doc­tor a los 24 años. Cuan­do es­ta­ba en la Fa­cul­tad mi ins­pi­ra­ción fue mi pa­dre, aun­que des­de pe­que­ño sa­bía que que­ría ser doc­tor.

—¿Te sien­tes un doc­tor di­fe­ren­te? Lo di­go por el con­cep­to que pre­di­cas…

—En­con­tré có­mo li­be­rar el es­trés al ro­dear­me de las per­so­nas que amo, co­mo los ami­gos y la fa­mi­lia, ten­go hob­bies y bus­co nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra apren­der al­go. Es du­ro en­con­trar­me con gen­te mu­rien­do o muy en­fer­ma, por lo que tra­to de lle­var un po­co de hu­mor y ener­gía po­si­ti­va al hos­pi­tal. Eso real­men­te ayu­da. Lo que des­cu­brí es que al­gu­nas per­so­nas son muy bue­nas en sus tra­ba­jos pe­ro cuan­do re­gre­san a ca­sa se sien­ten enoja­dos y de­pri­mi­dos, lo que me hi­zo pen­sar en el en­fo­que de la fe­li­ci­dad y las me­tas. —¿Lo lo­gras­te? —Voy por ese ca­mino. La teo­ría más co­mún del por­qué los pa­cien­tes no ha­cen ejer­ci­cios es que son ha­ra­ga­nes, pe­ro eso no es ver­dad, en­con­tré en ellos una fal­ta de mo­ti­va­ción y me de­di­qué a es­tu­diar e in­ves­ti­gar el te­ma. Lo que hi­ce fue que en lu­gar de de­cir­les:“de­ben ejer­ci­tar­se”, les de­cía:“ejer­ci­té­mo­nos jun­tos”.

—Es de­cir que po­de­mos ejer­ci­tar­nos con el Dr. Mi­ke…

—Cla­ro, pe­ro no es una vez sino du­ran­te to­do el pro­gra­ma, que du­ra seis se­ma­nas. Lo que des­cu­brí fue que des­pués de ese tiem­po los pa­cien­tes se sen­tían mo­ti­va­dos pa­ra se­guir ha­cién­do­lo. Es un nue­vo mo­de­lo que es­pe­ro sea adap­ta­do en to­do el mun­do.

—Me ima­gino que has de te­ner un ré­gi­men de ejer­ci­cio, ¿o me equi­vo­co?

—Mis días son un po­co con­fu­sos com­pa­ra­dos con los de las de­más per­so­nas que tra­ba­jan en el ám­bi­to mé­di­co, por­que es­toy en ro­ta­ción en el hos­pi­tal, así que un mes pue­do es­tar re­ci­bien­do ni­ños, el mes si­guien­te ser asis­ten­te de ci­ru­gía o es­tar en la sa­la de emer­gen­cias. Mis horarios son muy di­fí­ci­les, por­que lle­go a tra­ba­jar has­ta 24 ho­ras en el hos­pi­tal, lo que pue­de ser es­tre­san­te por fal­ta de sue­ño, pe­ro tam­bién es don­de más apren­do, ya que les doy se­gui­mien­to a los pa­cien­tes y veo su pro­ce­so y evo­lu­ción. No ten­go un ré­gi­men es­tric­to, ya que eso em­peo­ra las co­sas, por­que quie­re de­cir que no te di­vier­tes, mis ejer­ci­cios tie­nen un ré­gi­men fle­xi­ble y di­ver­ti­do.

—Fue­ra de la me­di­ci­na,¿có­mo es tu vi­da fa­mi­liar y per­so­nal?

—Mi pa­dre y yo nos he­mos acer­ca­do los úl­ti­mos años. Cuan­do es­tu­dia­ba no pu­de pa­sar mu­cho tiem­po con él. Tu­vi­mos una tra­ge­dia en la fa­mi­lia, cuan­do per­di­mos a mi ma­dre por el cán­cer y era di­fí­cil pa­ra mí ver a mi pa­dre bri­llar, pe­ro él nos mo­ti­vó mu­cho a triun­far y mi her­ma­na y yo se lo agra­de­ce­mos. Tam­bién con­ta­mos con otro miem­bro, Roxy, mi Husky. —¿Sue­ñas con ca­sar­te?

—Cla­ro que sue­ño con ca­sar­me, por­que me en­can­tó ver a mis pa­dres fe­li­ces, apo­yán­do­se el uno en el otro: mi ma­dre en Ru­sia era maes­tra de ma­te­má­ti­ca y pa­ra apo­yar a mi pa­pá lim­pia­ba pi­sos en­tre dos y cua­tro ho­ras.Ese es el ti­po de ma­tri­mo­nio que bus­co. —¿Y ni­ños?

—Quie­ro te­ner ni­ños pa­ra ayu­dar­los a ser fe­li­ces, te­ner uno se­ría gran­dio­so pe­ro dos se­ría ma­ra­vi­llo­so. —¿Cuál es tu es­ta­do ci­vil?

—Con no­via… co­men­za­mos a sa­lir ha­ce unos me­ses. Es­toy muy fe­liz y emo­cio­na­do con Jen­ni­fer y ve­re­mos que trae el fu­tu­ro

—¿Qué ex­pe­rien­cia te lle­vas de El sal­va­dor?

—La de la gen­te de las co­mu­ni­da­des, en las que pu­de ver que son ri­cas en amor y mo­ti­va­ción, per­so­nas que han si­do gol­pea­das por los desas­tres na­tu­ra­les y la po­bre­za pe­ro si­guen mo­ti­va­das. Me lle­vo ese men­sa­je a Es­ta­dos Uni­dos. —¿Y el tu­ris­mo?

—Her­mo­sos vol­ca­nes y pla­yas, un lu­gar ma­ra­vi­llo­so. —¿Cuál es tu pró­xi­mo pro­yec­to?

—Aca­bo, jun­to a mi equi­po, de lan­zar mi ca­nal de You Tu­be, en él in­cor­po­ra­ré un es­ti­lo de vi­da. Quie­ro que vean a un doc­tor di­ver­ti­do y que ha­blar de me­di­ci­na no es abu­rri­do. Lo ha­ré in­ter­ac­ti­vo, es­ca­la­ré mon­ta­ñas y mo­ti­va­ré pa­ra que lo ha­gan.

Mik­hail Varshavski es un ru­so pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia pe­que­ña. Su pa­dre Oskar Varshavski y su ma­dre Ye­le­na, quien mu­rió en el 2010 de cán­cer, le in­cul­ca­ron el amor al pró­ji­mo y so­bre to­do a vi­vir la vi­da de una ma­ne­ra di­fe­ren­te.

«En­con­tré có­mo li­be­rar el es­trés al ro­dear­me de las per­so­nas que amo, co­mo los ami­gos y la fa­mi­lia, ten­go hob­bies y bus­co nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra

apren­der al­go»

Los suspiros lo di­cen to­do cuan­do del Dr. Mi­ke se ha­bla. De Ru­sia a Es­ta­dos Uni­dos y aho­ra en El Sal­va­dor, don­de quie­ra que se pro­nun­cie el nom­bre del jo­ven doc­tor de 27 años siem­pre ha­brá una son­ri­sa y un sus­pi­ro de las

mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.