STE­FA­NÍA FER­NÁN­DEZ

Miss Uni­ver­so 2009 com­par­tió con ¡HO­LA! las fo­to­gra­fías de su romántico ma­tri­mo­nio en la per­la del Ca­ri­be

Hola Guatemala - - Contenido -

Com­par­te con ¡HO­LA! las fo­to­gra­fías de su bo­da en Car­ta­ge­na

«Ha­ce unos me­ses ce­le­bré mi cum­plea­ños en Car­ta­ge­na y la ciu­dad me en­can­tó, es muy co­lo­ri­da y la gen­te es muy ama­ble, muy si­mi­lar a la de nues­tro país»

«Es un hom­bre muy fa­mi­liar y com­pren­si­vo, no le gus­tan las dis­cu­sio­nes, pa­ra to­do bus­ca una so­lu­ción, es muy com­pe­ti­ti­vo, te­ne­mos una re­la­ción muy abier­ta, to­do flu­ye y es muy na­tu­ral»

«Cuan­do es­ta­ba lle­gan­do al al­tar vi a mi pa­pá llo­ran­do fue un mo­men­to muy es­pe­cial, to­dos los in­vi­ta­dos es­ta­ban muy

emo­cio­na­dos»

EM­PREN­DE­DO­RA, rei­na de be­lle­za, mo­de­lo y aho­ra una es­pec­ta­cu­lar y ra­dian­te es­po­sa. He­mos acom­pa­ña­do a es­ta gua­pa ve­ne­zo­la­na en las eta­pas más im­por­tan­tes de su vi­da. Su ma­tri­mo­nio, por su­pues­to, no po­día fal­tar.

Ste­fa­nía Fer­nán­dez, Miss Uni­ver­so 2009, es­co­gió a ¡HO­LA! pa­ra com­par­tir en ex­clu­si­va las fo­to­gra­fías de su má­gi­ca bo­da con el em­pre­sa­rio ve­ne­zo­lano Ber­nar­do Asuaje, en la ciu­dad amurallada de Car­ta­ge­na, una de las tres per­las del Ca­ri­be. La ce­le­bra­ción, que ocu­pó to­do un fin de se­ma­na, in­clu­yó des­pe­di­das con ami­gos, un cóc­tel de bien­ve­ni­da y una mag­na re­cep­ción que aco­gió a 240 in­vi­ta­dos de di­ver­sas la­ti­tu­des del mun­do. La no­via lu­ció tres ves­ti­dos, dos di­se­ños del re­co­no­ci­do Dou­glas Ta­pia y un ter­ce­ro de Inés di San­to. Ho­ras des­pués del ma­tri­mo­nio con­ver­sa­mos con Ste­fa­nía pa­ra co­no­cer to­dos los de­ta­lles de la bo­da. —¿Cuál fue el mo­men­to más emo­cio­nan­te que re­cuer­das? —Cuan­do es­ta­ba lle­gan­do al al­tar vi a mi pa­pá llo­ran­do y yo tam­bién me pu­se a llo­rar, la gen­te es­ta­ba muy emo­cio­na­da. Ese mo­men­to fue muy muy bo­ni­to. —¿Por qué es­co­gis­te Car­ta­ge­na? —Real­men­te mi pri­me­ra op­ción siem­pre fue Ve­ne­zue­la, pe­ro ana­li­za­mos los pros y las con­tras. Te­nía­mos mu­chos in­vi­ta­dos que ven­drían de Es­ta­dos Uni­dos y pa­ra en­trar a Ve­ne­zue­la con pa­sa­por­te ame­ri­cano tie­nes que te­ner una vi­sa, lo cual ya era muy com­pli­ca­do. Ade­más, por la la­men­ta­ble la si­tua­ción en Ve­ne­zue­la, por to­do lo que es­tá pa­san­do, nos dio un po­co de mie­do rea­li­zar­lo allá, no lo creí­mos pru­den­te. Nos pa­re­ció muy in­jus­to ha­cer una ce­le­bra­ción cuan­do

en el país hay tan­ta gen­te su­frien­do. Ha­ce unos me­ses ce­le­bré mi cum­plea­ños en Car­ta­ge­na y la ciu­dad me en­can­tó, es muy co­lo­ri­da y la gen­te es muy ama­ble, muy si­mi­lar a la de nues­tro país y así fue co­mo de­ci­di­mos que lo íba­mos a ha­cer en Car­ta­ge­na. —¿Tu es­po­so es co­lom­biano?

—No, es ve­ne­zo­lano, pe­ro lle­va cin­co años vi­vien­do en Colombia. —Ha­blan­do un po­co de tu no­viaz­go, ¿Cuán­to tiem­po te­nían de ser no­vios? —Ha­ce po­co cum­pli­mos un año de ha­ber­nos co­no­ci­do. En ju­nio co­men­za­mos la re­la­ción más for­mal, que fue cor­ta pe­ro in­ten­sa y a la dis­tan­cia, por­que yo vi­vía en­tre Pa­na­má y Mia­mi y él es­ta­ba ra­di­ca­do en Colombia. Su­fría­mos mu­chí­si­mo ca­da vez que nos des­pe­día­mos, te­nía­mos dos fi­nes de se­ma­na sin ver­nos y no aguan­tá­ba­mos la tris­te­za, fue una re­la­ción muy in­ten­sa y muy bo­ni­ta. Ber­nar­do es una per­so­na muy fa­mi­liar, cuan­do se for­ma­li­zó la re­la­ción él fue has­ta mi ciu­dad a ha­blar con mis pa­pás, con mis so­bri­nos y her­ma­nos, des­de el ini­cio es­tu­vo muy com­pro­me­ti­do con mi fa­mi­lia y es una de las co­sas que más me gus­tó de él. —¿Cuán­do te pi­dió ma­tri­mo­nio?

—En oc­tu­bre. Fue muy gra­cio­so por­que in­ten­tó du­ran­te tres no­ches pe­dir­me la mano, pe­ro se po­nía muy ner­vio­so. La pri­me­ra vez sa­li­mos a ce­nar, nos to­ma­mos unos vi­ni­tos por­que él que­ría que yo es­tu­vie­se re­la­ja­da pa­ra pe­dir-

«Ber­nar­do y yo tra­ba­ja­mos en equi­po, yo aho­ra es­toy muy con­cen­tra­da en mi blog, don­de es­cri­bo pa­ra las mu­je­res con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino»

«Ber­nar­do es muy ami­gue­ro y yo tam­bién lo soy, en­ton­ces tu­vi­mos 240 in­vi­ta­dos que lle­ga­ron des­de Ca­na­dá, Di­na­mar­ca, Ve­ne­zue­la, Pa­na­má y Mé­xi­co»

«En di­ciem­bre del año pa­sa­do co­men­cé a tra­ba­jar con la wed­ding plan­ner que se en­car­gó de to­do. A par­tir de ahí em­pe­cé a via­jar más se­gui­do a Car­ta­ge­na, pues es­ta­ba muy in­vo­lu­cra­da en mi

bo­da»

me la mano, pe­ro ese día no se le dio por­que lle­ga­ron mu­chos ami­gos a la ce­na y no en­con­tró el mo­men­to opor­tuno. Al día si­guien­te fue Ha­llo­ween y tam­po­co en­con­tró la opor­tu­ni­dad, es­ta­ba sú­per ner­vio­so. Ya el lu­nes ama­ne­cí con un ca­mi­ni­to que de­cía “Ca­sé­mo­nos”, con un brunch sú­per lin­do con cham­pa­ña que él pre­pa­ró y, me gus­tó, fue es­pec­ta­cu­lar, la ver­dad es que me sor­pren­dió. —¿Lo veías ve­nir?

Ya lo ha­bía­mos ha­bla­do, pe­ro co­mo la re­la­ción te­nía muy po­cos me­ses de­bía­mos te­ner cier­to cui­da­do con nues­tra fa­mi­lia, pa­ra que ellos en­ten­die­ran el amor que nos te­nía­mos, el res­pe­to y el gra­do de nues­tra co­mu­ni­ca­ción. —¿Có­mo di­rías que es tu re­la­ción con él? —Sú­per, úni­ca y es­pe­cial, hay mu­cha co­mu­ni­ca­ción, mu­cho en­ten­di­mien­to. Am­bos so­mos em­pren­de­do­res, en­ton­ces él me da sus con­se­jos y yo le doy los míos. Ob­via­men­te pa­ra mí no solo fue el com­pro­mi­so y ca­sar­nos, sino tam­bién el mu­dar­me a Colombia, fue to­do un pro­ce­so pues de­bí ce­rrar la aca­de­mia en Pa­na­má. Fue­ron mu­chas eta­pas y él es­tu­vo siem­pre a mi la­do. Es una per­so­na muy fa­mi­liar y com­pro­me­ti­da, no le gus­tan las dis­cu­sio­nes, pa­ra to­do bus­ca una so­lu­ción y es muy com­pren­si­vo. Te­ne­mos una re­la­ción muy abier­ta, en la que to­do flu­ye y es muy na­tu­ral. —Vol­vien­do al te­ma de la bo­da, ¿có­mo fue la lo­gís­ti­ca de la pla­nea­ción? —En di­ciem­bre del año pa­sa­do co­men­cé a tra­ba­jar la wed­ding plan­ner que se en­car­gó de to­do. A par­tir de ahí em­pe­cé a via­jar más se­gui­do a Car­ta­ge­na, pues es­ta­ba muy in­vo­lu­cra­da en mi bo­da y que­ría vi­vir­la al 100%; ele­gí las flo­res, el me­nú y to­dos los de­ta­lles. —Ten­go en­ten­di­do que usas­te tres ves­ti­dos… —Sí, ese fue el pro­ce­so más di­fí­cil. En di­ciem­bre es­co­gí uno de los ves­ti­dos en Mia­mi, en la bou­ti­que Pa­ri­sian. Ber­nar­do es ju­dío y yo soy ca­tó­li­ca, por lo que nues­tra bo­da fue una ce­re­mo­nia ci­vil, pe­ro es­pi­ri­tual. No que­ría­mos per­der la ma­gia de ha­cer ab­so­lu­ta­men­te to­do co­mo lo que­ría­mos ha­cer, pe­ro res­pe­tan­do nues­tras

«Es­co­gí uno de los ves­ti­dos en Mia­mi, en la bou­ti­que Pa­ri­sian. Lue­go el di­se­ña­dor Dou­glas Ta­pia me es­cri­bió pa­ra de­cir­me que que­ría ves­tir­me en mi ma­tri­mo­nio y así fue co­mo em­pe­zó la his­to­ria de mi se­gun­do

ves­ti­do»

re­li­gio­nes. Co­mo iba a ser en Car­ta­ge­na qui­se al­go más fres­co, tal vez más sen­ci­llo. El di­se­ña­dor Dou­glas Ta­pia me es­cri­bió pa­ra de­cir­me que que­ría ves­tir­me en mi ma­tri­mo­nio y así fue co­mo em­pe­zó la his­to­ria de mi se­gun­do ves­ti­do, que fue mu­cho más de no­che, más gran­de y muy pe­sa­do, por­que es­ta­ba to­do bor­da­do. Ese ves­ti­do fue el que más me gus­tó, qui­zás has­ta con el que so­ñé ca­sar­me. Los otros eran más pa­ra la ‘la ho­ra lo­ca’, pa­ra que es­tu­vie­ra más có­mo­da, tu­ve dos prue­bas en Ca­ra­cas.

—¿Cuán­tos in­vi­ta­dos lle­ga­ron a tu bo­da? —Ber­nar­do es muy ami­gue­ro y yo tam­bién lo soy, en­ton­ces tu­vi­mos 240 in­vi­ta­dos que lle­ga­ron des­de Ca­na­dá, Di­na­mar­ca, Ve­ne­zue­la, Pa­na­má y Mé­xi­co; gen­te muy ami­ga, que nos co­no­ce a los dos.

—San­dra, Miss Ecua­dor, con la que so­mos co­ma­dres por­que soy la ma­dri­na de su be­bé. —¿Tu­vis­te ami­gas de Miss Uni­ver­so? —¿Có­mo vi­vis­te es­te im­por­tan­te ca­pí­tu­lo en tu vi­da? —El día an­te­rior di­mos a nues­tros in­vi­ta­dos un cóc­tel de bien­ve­ni­da en el ho­tel Bas­tión de Car­ta­ge­na. No­so­tros lle­ga­mos an­tes pa­ra or­ga­ni­zar to­do con la wed­ding plan­ner y tu­vi­mos in­con­ve­nien­tes con mi fa­mi­lia, que ca­si no lle­ga de­bi­do a un con­tra­tiem­po con los vue­los, por lo que tu­vi­mos que so­lu­cio­nar eso. El jue­ves nues­tros ami­gos más cer­ca­nos nos or­ga­ni­za­ron una fies­ta en la pla­ya. El sá­ba­do me des­per­té muy tem­prano,

a las 4:00 a.m. por­que es­ta­ba llo­vien­do a cán­ta­ros en Car­ta­ge­na, co­sa que nun­ca su­ce­de. Me pu­se sú­per ner­vio­sa por­que mi ce­re­mo­nia era al ai­re li­bre, aun­que lo­gré con­ci­liar el sue­ño co­mo a las 6:00 a.m. y me le­van­té a las 8:00 a.m. Lue­go lle­gó mi ma­qui­lla­dor de to­da la vi­da Elio Vás­quez, jun­to con Dou­glas y el fo­tó­gra­fo, ade­más de to­das las ami­gas que se iban a ma­qui­llar con­mi­go. Fui­mos a un ho­tel muy cer­cano de don­de iba a ser la ce­re­mo­nia y la re­cep­ción, ahí se to­ma­ron va­rias fo­tos. Un in­con­ve­nien­te con el que no con­tá­ba­mos fue que el ves­ti­do era muy gran­de y ca­si no en­tra­ba en el ca­rro, pe­ro lo lo­gra­mos. Ob­via­men­te ese día hay mu­cho es­trés pe­ro fue muy emo­cio­nan­te, es­ta­ba fe­liz y fue muy sen­ti­men­tal, por­que soy la me­nor de tres her­ma­nos y mi pa­pá, que es­ta­ba muy sen­si­ble por en­tre­gar­me, se mon­tó al ca­rro y me di­jo: “Tú eres el ma­yor te­so­ro que he te­ni­do, es­toy muy fe­liz y te de­seo mu­cho amor y res­pe­to en tu re­la­ción”. Ha­bía mu­cha gen­te de la ciu­dad to­man­do fo­tos y aplau­dien­do, to­do fue muy ale­gre. Me in­cli­né por una de­co­ra­ción bas­tan­te exó­ti­ca, na­tu­ral y rus­ti­ca, con mu­chas flo­res sal­va­jes y or­quí­deas, en un am­bien­te bas­tan­te rús­ti­co pues se lle­vó a ca­bo en una ca­sa co­lo­nial con un jar­dín in­terno muy bo­ni­to. —¿Qué des­tino eli­gie­ron pa­ra la Lu­na de Miel? —Nues­tro cu­ña­do nos re­ga­ló unos días en Los Ro­ques, Ve­ne­zue­la y en Di­ciem­bre nos va­mos a Mal­di­vas, Tai­lan­dia y Ja­pón. —Eres una mu­jer em­pren­de­do­ra, siem­pre lle­na de re­tos. ¿Qué vie­ne aho­ra pa­ra ti? —Ber­nar­do y yo tra­ba­ja­mos en equi­po, él tie­ne su em­pre­sa in­mo­bi­lia­ria y yo aho­ra es­toy muy con­cen­tra­da en mi blog, don­de es­cri­bo pa­ra las mu­je­res con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino y ade­más ha­blo so­bre te­mas de be­lle­za y sa­lud. En po­cas se­ma­nas me en­tre­gan mi ofi­ci­na y es­toy muy emo­cio­na­da. Tam­bién es­ta­mos en la crea­ción de un nue­vo pro­duc­to de mi lí­nea. —¿Te vas a es­ta­ble­cer en Colombia? —Sí, en Bo­go­tá. Ber­nar­do lle­va

«Ha­bía mu­cha gen­te de la ciu­dad to­man­do fo­tos y aplau­dien­do, to­do fue muy ale­gre. Me in­cli­né por una de­co­ra­ción bas­tan­te exó­ti­ca»

cin­co años acá. Yo ha­ce po­co sa­qué mi tar­je­ta de re­si­den­cia tem­po­ral, pe­ro no pier­do las es­pe­ran­zas de vol­ver a Ve­ne­zue­la. —¿Cuán­do ven­drán los be­bés? —Por el mo­men­to no es­tán en mis pla­nes. Ber­nar­do qui­sie­ra te­ner­los ya, pe­ro se­rá pa­so a pa­so y pri­me­ro va­mos a dis­fru­tar co­mo pa­re­ja, pues am­bos que­re­mos via­jar y pa­sar mu­cho tiem­po jun­tos. Yo voy a arran­car mi pro­yec­to y cuan­do es­té es­ta­bi­li­za­do nos abo­ca­re­mos a te­ner un be­bé.

«Va­mos a dis­fru­tar co­mo pa­re­ja, pues am­bos que­re­mos via­jar y pa­sar mu­cho tiem­po

jun­tos»

«Yo voy a arran­car mi pro­yec­to y cuan­do es­té es­ta­bi­li­za­do nos abo­ca­re­mos a

te­ner un be­bé»

Tex­to: MAU­RI­CIO MON­GE Fo­to­gra­fías: CH­RIS­TIAN CAR­DO­NA WWW.CHRISTIANCARDONA.CO Ves­tua­rio: DOU­GLAS TA­PIA E INÉS DI SAN­TO Co­ro­na: GEOR­GE WITTELS Se­gun­do to­ca­do: CAMPANELLA Ma­qui­lla­je y es­ti­lis­mo: ELIO VÁS­QUEZ De­co­ra­ción: MARY CUETER Ce­na: ADRIA­NA SAN­TOS Pos­tres: ELSY FIGUEROA Flo­res: VI­VA FLOR Pro­duc­ción de even­tos: RIT­MO Lu­gar de la ce­re­mo­nia: BA­LUAR­TE TO­RRE DEL RE­LOJ Re­cep­ción: CA­SA 1537 Fo­to­gra­fías pre­vias: THE EPICA HOU­SE

Un día an­tes de su bo­da, Ste­fa­nía lle­vó a ca­bo un shoot don­de po­só es­pec­ta­cu­lar con uno de sus tres ves­ti­dos. La ciu­dad amurallada de Car­ta­ge­na fue el es­ce­na­rio de su romántico y emo­ti­vo ma­tri­mo­nio, que in­clu­yó in­vi­ta­dos es­pe­cia­les de Mé­xi­co, Ve­ne­zue­la, Di­na­mar­ca y Ca­na­dá.

Arri­ba Ste­fa­nía re­ci­be unas emo­ti­vas pa­la­bras de apo­yo de su ma­dre, mien­tras am­bas se alis­ta­ban pa­ra el gran mo­men­to.

Em­pren­de­do­ra, rei­na de be­lle­za, mo­de­lo y aho­ra una es­pec­ta­cu­lar y ra­dian­te es­po­sa. He­mos acom­pa­ña­do a es­ta gua­pa ve­ne­zo­la­na en las eta­pas más im­por­tan­tes de su vi­da. Su ma­tri­mo­nio, por su­pues­to, no po­día fal­tar.

(SI­GUE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.