MO­MEN­TOS PA­RA EVA­LUAR LA VI­DA

Hola Guatemala - - Opinión - Pi­lar Sor­do Psi­có­lo­ga y con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal

CUAN­DO UNO mi­ra ese tí­tu­lo, sue­na co­mo ab­sur­do por­que uno ten­dría que eva­luar la vi­da en ca­da ac­to, co­sa que la­men­ta­ble­men­te no ha­ce­mos por­que nun­ca es­ta­mos co­nec­ta­dos con el pre­sen­te. En la lo­cu­ra y ra­pi­dez con la que vi­vi­mos, nues­tra ca­be­za es­ta va­rias «cua­dras» más ade­lan­te que la que es­ta­mos ca­mi­nan­do.

Pe­ro va­mos a ha­cer el ejer­ci­cio, de en­con­trar mo­men­tos en la vi­da en lo que to­do se da pa­ra rea­li­zar di­cha eva­lua­ción. La pri­me­ra que quie­ro men­cio­nar es la de los cum­plea­ños. Los aniver­sa­rios y los cum­plea­ños son mo­men­tos idea­les­pa­ra de­te­ner­se y co­lo­car en la ba­lan­za lo lo­gra­do y lo que es­tá por lo­grar. Es ideal pa­ra agra­de­cer lo re­ga­la­do y lo con­se­gui­do y tal vez pa­ra co­nec­tar­se con lo es­pi­ri­tual que to­dos lle­va­mos den­tro. El Año Nue­vo es otra fe­cha de ini­ci­ción y eva­lua­ción de un ci­clo , es ca­si má­gi­co co­mo sen­ti­mos que se nos re­nue­va al­go den­tro de no­so­tros en esa fe­cha y co­mo nues­tros me­jo­res de­seos apa­re­cen con las ma­yo­res ilu­sio­nes .

Creo que es muy im­por­tan­te eva­luar, lo más sim­ple y lo más efec­ti­vo se­ría ha­cer­lo to­das las no­ches , don­de pu­dié­ra­mos agra­de­cer y fi­jar me­tas­pa­ra el día si­guien­te don­de en­ten­dié­ra­mos que la vo­lun­tad es lo úni­co que nos lle­va­rá al lo­gro.

En reali­dad un sue­ño más vo­lun­tad es lo úni­co que se trans­for­ma en lo­gró y me­ta cum­pli­da . Si to­dos en­ten­dié­ra­mos es­to lo­gra­ría­mos to­do lo que nos pro­po­ne­mos pe­ro ge­ne­ral­men­te lo que ocu­rre es que nos fal­ta al­gu­na de esos dos in­gre­dien­tes. Ya te­ne­mos va­rias oca­sio­nes que se pres­tan pa­ra eva­luar nues­tras vi­das y el año pa­sa­do les de­cía en es­ta mis­ma­te­má­ti­ca que de­bié­ra­mos ce­le­brar los cum­plea­ños co­mo ce­le­bra­mos los aniver­sa­rios.

Siem­pre me ha lla­ma­do la aten­ción la tre­men­da di­fe­ren­cia qué hay en­tre es­tas dos ce­le­bra­cio­nes. Hoy los cum­plea­ños son ca­si una tra­ge­dia y los aniver­sa­rios es­tán aún por lo me­nos, lle­nos de ale­gría y emo­ción.

Que in­jus­tos so­mos con nues­tros años y con la ca­pa­ci­dad con la que de­bié­ra­mos agra­de­cer ca­da co­sa vi­vi­da y ca­da co­sas apren­di­da don­de siem­pre se nos mos­tra­rá lo que nos que­da por desafiar en nues­tra mis­te­rio­sa exis­ten­cia.

El ac­to de ce­le­brar tie­ne que ser ma­ni­fies­to siem­pre; yo apren­dí por ejem­plo de unos ma­yas que an­tes de ba­jar de la ca­ma to­dos los días ten­go que men­cio­nar la pa­la­bra GRA­CIAS y re­cién ahí co­men­zar y al fi­nal del día vol­ver a agra­de­cer an­tes de dor­mir. Ade­más apren­dí a no pe­dir, a en­ten­der que las co­sas son lo que son por más do­lo­ro­sas que se nos pre­sen­ten y solo pe­dir sa­bi­du­ría pa­ra en­fren­tar­las.

Las ce­le­bra­cio­nes son un ma­ra­vi­llo­so mo­men­to pa­ra co­nec­tar­se con el aquí y el aho­ra , pa­ra va­lo­rar lo ca­mi­na­do y ver si es­to nos ha he­cho ca­mi­nar por la sen­da de ser me­jo­res per­so­nas. Son un mo­men­to pa­ra de­te­ner­se y de­jar de co­rrer , qui­zás pa­ra ave­ri­guar tam­bién si es­ta­mos co­rrien­do ha­cia don­de so­ña­mos o que­re­mos o ha­cia don­de al­gu­na vez pla­ni­fi­ca­mos ca­mi­nar.

Aquí to­ma mu­cha im­por­tan­cia es­tar con quie­nes que­re­mos es­tar y los que han si­do par­te del ca­mino, por­que sin du­da no po­dría­mos ce­le­brar sin el apo­yo de mu­chos que nos han con­te­ni­do y apo­ya­do en los mo­men­tos di­fí­ci­les de esas ca­mi­na­tas.

Los in­vi­to a eva­luar, a agra­de­cer , a co­lo­car­le vo­lun­tad a los sue­ños y a ce­le­brar el ca­mino re­co­rri­do.

«El ac­to de ce­le­brar tie­ne que ser ma­ni­fies­to siem­pre; yo apren­dí por ejem­plo de unos ma­yas que an­tes de ba­jar de la ca­ma to­dos los días ten­go que men­cio­nar la pa­la­bra GRA­CIAS »

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.