STEPHANIE ZE­LA­YA Y RI­CAR­DO SAN­TI­ZO

COM­PAR­TEN CÓ­MO VI­VIE­RON EL DÍA EN QUE UNIE­RON SUS CA­MI­NOS PA­RA SIEM­PRE

Hola Guatemala - - Portada - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to­gra­fía: MA­NUEL AL­DA­NA Wed­din­gP­lan­ner: LA FO­LIE EVENTS (IN­GRID Y AS­TRID LABBÉ) De­co­ra­ción: ADOL­FO COJULÚN Y NÉS­TOR GÁ­MEZ Lu­ces, so­ni­do y pis­ta: BLESSURE Par­ti­ci­pa­ción es­pe­cial en mi­sa: CAR­LOS PE­ÑA Y NA­PO­LEÓN ROBLETO Vestido de da­ma

«Creo que lo que nos ha­ce tan fuer­tes es una ba­se muy só­li­da de co­mu­ni­ca­ción, apo­yo y con­fian­za; que he­mos for­ma­do en to­dos es­tos años»

LA HIS­TO­RIA de amor de Stephanie y Ri­car­do em­pe­zó ha­ce más de ocho años. “To­dos nues­tros ami­gos nos mo­les­tan con que lle­va­mos to­da la vi­da jun­tos, por­que la ver­dad es que nos co­no­ci­mos muy pe­que­ños. Creo que eso nos ha da­do opor­tu­ni­dad de ma­du­rar, cre­cer, com­par­tir nues­tros sue­ños y for­mar­nos co­mo per­so­nas, uno al la­do del otro. Ha si­do una aven­tu­ra real­men­te in­creí­ble”, co­men­ta Stephanie.

Hoy ella es una re­co­no­ci­da can­tau­to­ra y él Con­su­mer Mar­ke­ting Ma­na­ger en Nestlé. A pe­sar de pa­sar al­gu­nos pe­río­dos dis­tan­cia­dos por ra­zo­nes la­bo­ra­les, con­si­guie­ron for­mar una re­la­ción só­li­da, lin­da y úni­ca, asen­ta­da en el apo­yo, el res­pe­to y la con­fian­za. Re­cien­te­men­te es­ta pa­re­ja de enamo­ra­dos ce­le­bró la unión de­fi­ni­ti­va de sus ca­mi­nos: su bo­da. Así que, con mu­cha ale­gría e ilu­sión, le abrie­ron sus co­ra­zo­nes a ¡HO­LA! pa­ra re­ve­lar­le en ex­clu­si­va los de­ta­lles de uno de los ca­pí­tu­los

Ri­car­do: «Pa­ra mí fue inol­vi­da­ble ver a la mu­jer que más quie­res en el mun­do ca­mi­nar has­ta ti en el al­tar. Es la sen­sa­ción más in­creí­ble que he te­ni­do. De

ver­dad, ella pa­re­cía un án­gel ese día»

más es­pe­cia­les de sus vi­das y de lo que es­tán pro­yec­tan­do pa­ra su fu­tu­ro. —Por la for­ma en que se mi­ran, pa­re­cen lle­var una vi­da jun­tos.

—Stephanie: A Ri­car­do lo co­noz­co ex­tre­ma­da­men­te bien. Es mi me­jor ami­go, mi fuer­za, mi pie­dra, mi ale­gría y mi for­ta­le­za pa­ra le­van­tar­me ca­da vez que me cai­go. Es quien me com­ple­men­ta y lo ad­mi­ro, tan­to en su tra­ba­jo, co­mo en su fa­mi­lia y re­la­ción con Dios; real­men­te es al­guien ejem­plar. Por eso, me ha­ce tan fe­liz pen­sar que for­ma­re­mos una fa­mi­lia jun­tos, pri­me­ro Dios, tan uni­da y fe­liz co­mo la fa­mi­lia en que cre­cí.

—Ri­car­do: Stephanie tam­bién es mi me­jor ami­ga. Nues­tra re­la­ción se ba­sa en mu­chí­si­ma con­fian­za y apo­yo. Te­ne­mos una for­ma muy pa­re­ci­da de ver la vi­da, siem­pre con bue­na ac­ti­tud y tra­tan­do de sa­car lo me­jor de ca­da si­tua­ción. Los dos so­mos per­so­nas muy fe­li­ces… y jun­tos, ¡más!

—¿Cuál di­rían que es la esen­cia de su re­la­ción?

—Ri­car­do: Creo que es que ca­da uno en­tien­de los de­seos y las as­pi­ra­cio­nes del otro. Bus­ca­mos po­ten­ciar a la otra per­so­na, no li­mi­tar­la. Yo quie­ro ver­la fe­liz y la apo­yo pa­ra que sea la me­jor ver­sión de ella mis­ma. Ella ha­ce lo mis­mo con­mi­go, siem­pre con una ac­ti­tud de com­pa­ñe­ros, de so­cios, co­mo un buen equi­po. —Con­fié­sen­nos… ¿en qué mo­men­to les lle­gó la in­quie­tud de ca­mi­nar ha­cia un nue­vo capítulo de su re­la­ción? —Stephanie: Siem­pre lo ha­blá­ba­mos. Creo que cuan­do uno es­tá enamo­ra­do se ilu­sio­na en pa­re­ja. Pa­ra mí no ha­bía du­da que era la per­so­na con quien que­ría pa­sar el res­to de mi vi­da. No es­ta­ba se­gu­ra de cuán­do se da­ría ese pa­so, es­pe­cial­men­te de­bi­do al mo­men­to de in­cer­ti­dum­bre por el que es­ta­ba pa­san­do en mi ca­rre­ra,

pe­ro en to­do mo­men­to su­pe que era él.

Ri­car­do: Nun­ca du­dé que me que­ría casar con ella. En nues­tro pro­ce­so, tu­vi­mos va­rios años de vi­vir so­los ca­da uno, nos desa­rro­llar­nos pro­fe­sio­nal­men­te y cre­ci­mos, así fue que lle­gó el mo­men­to en el que me sen­tía to­tal­men­te lis­to pa­ra dar ese pa­so. —¿Cuán­do fue?

—Ri­car­do: En di­ciem­bre del 2015 com­pré el ani­llo. Des­de ahí, es­ta­ba bus­can­do un buen mo­men­to pa­ra dar­lo. La oca­sión lle­gó cuan­do te­nía­mos pla­nea­do un via­je a Colorado, en Se­ma­na San­ta, con mi fa­mi­lia. Me pa­re­ció el lu­gar per­fec­to pa­ra ha­cer­lo. No le di­je a na­die, por­que sa­bía que mis pa­pás y mis her­ma­nos no iban a aguan­tar la emo­ción y al­go se les iba a es­ca­par. —¿En­ton­ces no tu­vis­te a na­die co­mo cóm­pli­ce?

—Ri­car­do: So­lo a mi tío, que allá me

ayu­dó con la lo­gís­ti­ca. Mien­tras tan­to, in­ves­ti­gué por in­ter­net so­bre los lu­ga­res en la mon­ta­ña que te­nían bue­nas vis­tas. Tam­bién con­tac­té a una fo­tó­gra­fa lo­cal pa­ra que ese día, es­con­di­da, nos to­ma­ra fo­tos. La ver­dad que le de­di­qué bas­tan­te tiem­po a la pla­nea­ción. Cuan­do lle­gó el día del via­je, muer­to de ner­vios, em­pa­qué el ani­llo en mi equi­pa­je de mano. A la ma­ña­na si­guien­te nos com­pro­me­ti­mos, Dios me ayu­dó con un día ex­ce­len­te y ca­da de­ta­lle sa­lió bien.

¡Fue una sor­pre­sa inol­vi­da­ble pa­ra Stephanie y pa­ra to­da mi fa­mi­lia! —¿Tú sos­pe­cha­bas al­go?

—Stephanie: ¡Pa­ra na­da! Yo siem­pre es­toy aten­ta a to­dos los de­ta­lles y cues­ta sor­pren­der­me, pe­ro es­ta vez lo lo­gró, no me lo es­pe­ra­ba. Ca­da de­ta­lle fue sú­per es­pe­cial y lin­do. No lo cam­bia­ría por na­da. —¿Re­cuer­das qué te di­jo? —Stephanie: ¡Sí! Por­que fue al­go que me en­can­tó. Una de las co­sas

que más re­cuer­do fue cuan­do me di­jo: “So­mos dos per­so­nas con nues­tros pro­pios sue­ños y ca­mi­nos y creo que nun­ca va a lle­gar ese mo­men­to per­fec­to en el que esos ca­mi­nos se van a unir. Más bien, no­so­tros te­ne­mos que to­mar la de­ci­sión de unir­los y en ese mis­mo ca­mino al­can­zar jun­tos nues­tros sue­ños”. Sen­tí que te­nía to­da la ra­zón y aho­ra que es­ta­mos jun­tos lo veo más cla­ro que nun­ca.

—Ri­car­do: La ver­dad es que ella pen­sa­ba que iba a ser mu­cho des­pués, así que fue una gran sor­pre­sa, ¡pe­ro gra­cias a Dios me di­jo que sí!

—Stephanie: Aho­ra veo las fo­tos y re­vi­vo el mo­men­to con to­da la emo­ción y la adre­na­li­na por pen­sar en lo que ve­nía, aun­que tam­bién con un po­co de nos­tal­gia, pues sa­bía que iba a ce­rrar un capítulo con mi fa­mi­lia, a la que es­toy muy uni­da, pa­ra abrir el mío pro­pio. Pe­ro en de­fi­ni­ti­va, fe­liz de es­tar 100% con­ven­ci­da de ha­ber­le da­do el “sí” a la per­so­na con la que que­ría pa­sar el res­to de mi vi­da. —¿Có­mo reac­cio­na­ron las fa­mi­lias an­te la no­ti­cia? —Stephanie: ¡Fe­li­ces! Los dos es­ta­mos muy pe­ga­dos a las fa­mi­lias. Creo que tras es­tar ocho años jun­tos, él ya for­ma­ba par­te de mi fa­mi­lia; al igual que la su­ya siem­pre me ha he­cho sen­tir par­te de ella. No se me ol­vi­dan las pa­la­bras que me di­jo mi her­mano, cuan­do su­po la no­ti­cia: “Hoy cie­rras un capítulo con un bro­che de oro y co­mien­zas uno nue­vo, sin du­da al­gu­na el más im­por­tan­te y na­da me ha­ce más fe­liz que ver­te ha­cer­lo con una per­so­na que sé te se­gui­rá ha­cien­do reír y so­ñar co­mo has­ta aho­ra”.

PLA­NES PA­RA EL GRAN DÍA —Sien­do una pa­re­ja tan ocu­pa­da, ¿có­mo fue el pro­ce­so de pla­near una bo­da?

—Stephanie: Ten­go que con­fe­sar que fue un pro­ce­so úni­co y di­fe­ren­te al que de­ben vi­vir mu­chas no­vias. Me to­có pla­near to­do es­tan­do le­jos, a me­dia pro­duc­ción del nue­vo ál­bum, por lo que las ca­rre­ras pa­ra de­ci­dir los de­ta­lles en mis cor­tos via­jes a Gua­te­ma­la hi­cie­ron que fue­ra una aven­tu­ra pa­ra to­dos. —¡Me ima­gino! —Stephanie: La ver­dad es que to­do lo que ha­go me gus­ta ha­cer­lo fi­ján­do­me mu­cho en los de­ta­lles. Al ser un mo­men­to úni­co en nues­tra vi­da, que­ría que fue­ra inol­vi­da­ble y muy es-

pe­cial, con to­da la gen­te que ha for­ma­do par­te de nues­tra his­to­ria. —¿Ya te­nía una idea cla­ra de lo que que­ría o el con­cep­to fue sur­gien­do con el tiem­po?

—Stephanie: A mí me emo­cio­na­ba mu­cho ca­sar­me, pe­ro nun­ca fui de las que ya te­nía to­do es­co­gi­do. Lo que siem­pre tu­ve cla­ro es que lo más im­por­tan­te no eran las co­sas ma­te­ria­les, sino que los dos vi­vié­ra­mos un mo­men­to inol­vi­da­ble jun­to a nues­tras fa­mi­lias y a la gen­te que ha for­ma­do par­te de nues­tra his­to­ria. Que en el am­bien­te se pu­die­ra sen­tir lo es­pe­cial que era ese mo­men­to pa­ra no­so­tros. —¿En­ton­ces, có­mo lo­gra­ron ate­rri­zar to­do?

—Stephanie: Tra­té de or­ga­ni­zar­me muy bien des­de el ini­cio, por­que a pe­sar de que es­tu­vi­mos com­pro­me­ti­dos un año exac­to la ver­dad es que lo ter­mi­na­mos pla­nean­do to­do muy rá­pi­do. Lo que ha­cía­mos era apro­ve­char mis via­jes a Gua­te­ma­la, por los com­pro­mi­sos de mi

ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, pa­ra ver los de­ta­lles y de una vez to­má­ba­mos la de­ci­sión, se­guir avan­zan­do y no pen­sar­lo to­do dos ve­ces.

—Ri­car­do: Stephanie se con­vir­tió en una má­qui­na pla­nean­do su bo­da a dis­tan­cia con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad y ce­ro es­trés. ¡Me en­can­tó! —Me ima­gino que en es­tos mo­men­tos sus fa­mi­lias tam­bién fue­ron ac­to­res im­por­tan­tes. —Ri­car­do: ¡Es cier­to! Me en­can­tó ver la emo­ción y la fe­li­ci­dad de mis pa­pás y los su­yos. Los dos so­mos los hi­jos ma­yo­res en nues­tras fa­mi­lias y los pri­me­ros en ca­sar­nos, así que era nue­vo y emo­cio­nan­te pa­ra to­da la fa­mi­lia.

—Stephanie: Fue lin­dí­si­mo ver a to­dos uni­dos du­ran­te es­te pro­ce­so. Des­de mi ma­má y mi sue­gra, que es­tu­vie­ron a nues­tro la­do en ca­da pa­so; has­ta mi pa­pá y mi sue­gro vien­do de­ta­lles, las abue­li­tas, nues­tros her­ma­nos, los ami­gos y por su­pues­to In­grid, la wed­ding plan­ner, que fue cla­ve pa­ra que es­to fue­ra

un éxi­to. —¿Gua­te­ma­la fue siem­pre el destino que pen­sa­ron pa­ra la bo­da?

—Stephanie: ¡Sí! A Gua­te­ma­la no la cam­bio por na­da. Aun­que al prin­ci­pio pen­sa­mos en el La­go de Atitlán, al fi­nal es­co­gi­mos An­ti­gua, por­que era un lu­gar sú­per es­pe­cial pa­ra am­bos. Ahí ha­bía un jar­dín que a él siem­pre le gus­tó y so­lía de­cir que cuan­do nos ca­sá­ra­mos, que­ría que fue­ra en ese si­tio. Y así fue. —¡Qué ro­mán­ti­co! —Stephanie: Ade­más ve­nía bas­tan­te gen­te del ex­tran­je­ro y que­ría­mos que se lle­va­ran esa ma­gia de Gua­te­ma­la. Nues­tra in­ten­ción era que se fue­ran enamo­ra­dos del país. UNA FIES­TA AL AMOR, CE­LE­BRA­DA EN FA­MI­LIA

—Cuan­do pien­san en el día de su bo­da, ¿qué sien­ten?

Ri­car­do: Sue­na cli­ché que es “el me­jor día de tu vi­da” pe­ro la ver­dad

es que fue eso: el me­jor día que he te­ni­do y al día que ja­más ol­vi­da­ré. —Stephanie: Un mo­men­to má­gi­co en el que la fe­li­ci­dad y la mez­cla de sen­ti­mien­tos no se pue­den ex­pre­sar con pa­la­bras. —Si bien to­do el even­to es inol­vi­da­ble, ¿qué mo­men­tos cap­tu­ra­ron con más in­ten­si­dad?

—Stephanie: Re­cuer­do que fue muy emo­ti­vo ir con mi pa­pá en el ca­rro a la mi­sa. ¡Lo amo! Sen­tir que me en­tre­ga­ba, ves­ti­da de no­via y ca­mi­nan­do ha­cia el al­tar, ver a Ri­car­do con una son­ri­sa úni­ca y yo con los ner­vios de pen­sar que es­ta­ba a pun­to de dar el pa­so más im­por­tan­te en la vi­da. Fue be­llí­si­mo.

—Ri­car­do: Pa­ra mí fue inol­vi­da­ble ver a la mu­jer que más quie­res en el mun­do ca­mi­nar has­ta ti en el al­tar. Es la sen­sa­ción más in­creí­ble que he te­ni­do. De ver­dad, ella pa­re­cía un án­gel ese día.

—Stephanie: No se me ol­vi­da la

mi­ra­da de Ri­car­do fren­te al al­tar di­cién­do­me sus vo­tos; las lin­dí­si­mas pa­la­bras que nos di­je­ron mi her­mano y su her­ma­na; y el es­pec­tácu­lo que die­ron Car­los Pe­ña y Na­po­león Robleto jun­to a los mú­si­cos du­ran­te la ce­re­mo­nia. —Ya que fue un mo­men­to que es­pe­ra­ron tan­to, ¿que sin­tie­ron al es­cu­char que ya eran ma­ri­do y mu­jer?

—Ri­car­do: Una in­creí­ble sen­sa­ción de fe­li­ci­dad, sa­bien­do que aca­ba­mos de ha­cer al­go gran­de. Tam­bién, un gran sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad por for­ma­li­zar un com­pro­mi­so per­ma­nen­te an­te no­so­tros y an­te Dios, al que no se pue­de rom­per. Siem­pre he pen­sa­do que una bue­na par­te de nues­tra

fe­li­ci­dad du­ran­te el res­to de la vi­da de­pen­de de la per­so­na que eli­ja­mos pa­ra com­par­tir­la. Con Stephanie real­men­te pien­so que fue un re­ga­lo de Dios y la ben­di­ción más gran­de que he re­ci­bi­do. —Me ima­gino que des­pués es­ta­ban más que lis­tos pa­ra ce­le­brar.

—Stephanie: Tan­to ha­bía­mos es­pe­ra­do ese mo­men­to que eso lo hi­zo aún más es­pe­cial. Es­tu­vo lleno de emo­ción y adre­na­li­na, dis­fru­ta­mos des­de bai­lar jun­tos un tan­go y can­tar­le la canción que le es­cri­bí, has­ta par­tir el pas­tel y dis­fru­tar de la be­llí­si­ma de­co­ra­ción. Veo el vi­deo y me dan ga­nas de re­vi­vir­lo to­do.

—Ri­car­do: Al fi­nal fue­ron co­mo cua­tro días de fies­ta, por­que apro­ve­cha­mos los días an­tes de la bo­da pa­ra lle­var a los ami­gos ex­tran­je­ros a Atitlán y a co­no­cer bien An­ti­gua. ¡La pa­sa­mos ex­ce­len­te!

—Stephanie: Al­go que me lle­na de fe­li­ci­dad es que al fi­nal to­dos los que es­tu­vie­ron pre­sen­tes nos di­je­ron que vi­vie­ron un mo­men­to real­men­te es­pe­cial. To­da la gen­te que es­tu­vo in­vo­lu­cra­da nos ayu­dó a que fue­ra un mo­men­to inol­vi­da­ble, así que les es­ta­mos muy agra­de­ci­dos. UN NUE­VO CAPITULO JUN­TOS

—Cuén­ten­nos, ¿dón­de de­ci­die­ron dis­fru­tar su lu­na de miel? —Stephanie: Fui­mos a Asia: Bang­kok, Viet­nam y Cam­bo­ya. Ri­car­do que­ría ha­cer un via­je di­fe­ren­te; po­der aven­tu­rar­nos y co­no­cer jun­tos otras cul­tu­ras, lu­ga­res, co­mi­das, ade­más de go­zar­nos el uno al otro. Por nues­tras ca­rre­ras, tan aje­trea­das, po­cas ve­ces tie­ne uno la opor­tu­ni­dad, du­ran­te las va­ca­cio­nes, de via­jar y des­co­nec­tar­se tan­to tiem­po, así que real­men­te la dis­fru­ta­mos.

La his­to­ria de amor de Stephanie y Ri­car­do em­pe­zó ha­ce más de ocho años. “To­dos nues­tros ami­gos nos mo­les­tan con que lle­va­mos to­da la vi­da jun­tos, por­que la ver­dad es que nos co­no­ci­mos muy pe­que­ños’’

«Re­cuer­do que fue muy emo­ti­vo ir con mi pa­pá en el ca­rro a la mi­sa. ¡Lo amo! Sen­tir que me en­tre­ga­ba, ves­ti­da de no­via y ca­mi­nan­do ha­cia el al­tar, ver a Ri­car­do con una son­ri­sa úni­ca fue be­llí­si­mo»

La fa­mi­lia es uno de los pi­la­res de es­ta re­la­ción. La de Stephanie es­tá com­pues­ta por sus pa­dres: Luis Au­gus­to Ze­la­ya y Mó­ni­ca Rio-Ne­va­do de Ze­la­ya; y su her­mano An­drés Ze­la­ya.La de Ri­car­do es­tá for­ma­da por sus pa­dres Ri­car­do San­ti­zo y Clau­dia Mansy­lla de San­ti­zo; y sus her­ma­nos Ja­vier, Diego y Xi­me­na.

«Fue lin­dí­si­mo ver a to­dos uni­dos du­ran­te es­te pro­ce­so. Des­de mi ma­má y mi sue­gra, que es­tu­vie­ron a nues­tro la­do en ca­da pa­so; has­ta mi pa­pá y mi sue­gro vien­do de­ta­lles»

«A Gua­te­ma­la no la cam­bio por na­da. Aun­que al prin­ci­pio pen­sa­mos en el La­go de Atitlán, al fi­nal es­co­gi­mos An­ti­gua, por­que era un lu­gar es­pe­cial pa­ra am­bos»

Hoy ella es una re­co­no­ci­da can­tau­to­ra y él Con­su­mer Mar­ke­ting Ma­na­ger en Nestlé. A pe­sar de pa­sar al­gu­nos pe­río­dos dis­tan­cia­dos por ra­zo­nes la­bo­ra­les, con­si­guie­ron for­mar una re­la­ción só­li­da, lin­da y úni­ca, asen­ta­da en el apo­yo, el res­pe­to y la con­fian­za. Ri­car­do: «Me en­can­tó ver la emo­ción y la fe­li­ci­dad de mis pa­pás y los su­yos. Los dos so­mos los hi­jos ma­yo­res en nues­tras fa­mi­lias y los pri­me­ros en ca­sar­nos, así que era nue­vo y emo­cio­nan­te pa­ra to­da la fa­mi­lia»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.