AS­TRID LABBÉ BIAN­CHI

DES­CU­BRI­MOS SU FAN­TÁS­TI­CO UNI­VER­SO CREA­TI­VO

Hola Guatemala - - Portada - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to­gra­fías: AN­DRÉS AMA­YA Pro­duc­ción: MA­RIA­NA PIN­TO Ma­qui­lla­je: FG MAKEUPSTUDIO Mo­bi­lia­rio: DLUX Flo­res: EX­PRES­SION’S AR­TES FLO­RA­LES

QUIE­NES TE­NE­MOS el gus­to de co­no­cer­la, sa­be­mos que As­trid es una mu­jer ale­gre, po­si­ti­va y enér­gi­ca, con mu­cho pa­ra dar­le a la vi­da. Den­tro de la in­dus­tria de las bo­das, su nom­bre re­sue­na con fuer­za, gra­cias a su im­pe­ca­ble tra­ba­jo co­mo wed­ding plan­ner en la em­pre­sa La Fo­lie Events.

Es­ta im­pa­ra­ble gua­te­mal­te­ca, que es­tá cer­ti­fi­ca­da y ti­tu­la­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal, for­ma par­te de dis­tin­tas aso­cia­cio­nes, co­la­bo­ra con la pá­gi­na de Ins­ta­gram Lu­xury wed­ding world­wi­de jun­to con otros ex­ce­len­tes 15 wed­ding plan­ners de dis­tin­tas par­tes del mun­do y, por si fue­ra po­co, fue ga­lar­do­na­da en los Be­lief Awards por ofre­cer ex­pe­rien­cias de vi­da en ca­da bo­da. A pe­sar de te­ner siem­pre una agen­da lle­na, As­trid hi­zo un es­pa­cio pa­ra com­par­tir con ¡HO­LA! una tar­de ple­na de ex­pe­rien­cias, ri­sas y gla­mour. Nos re­ve­ló qué es lo que le apa­sio­na de es­te mun­do, los des­te­llos de su la­do más ín­ti­mo y has­ta al­gu­nos con­se­jos pa­ra los fu­tu­ros no­vios. —Ser una wed­ding plan­ner se ve muy gla­mu­ro­so des­de le­jos. En la vi­da dia­ria, ¿es así? —En reali­dad es un tra­ba­jo que re­quie­re mu­cha de­di­ca­ción y sa­cri­fi­cio. Sin em­bar­go, tie­ne mu­chas gra­ti­fi­ca­cio­nes, pues per­mi­te cum­plir­les a las no­vias el sue­ño de un even­to ideal en el día más im­por­tan­te de sus vi­das. —En es­te pun­to de tu vi­da, ¿po­drías de­di­car­te a otra co­sa? —Se­ría di­fí­cil, por­que es­to es una pa­sión que te im­pul­sa a po­ner­le amor a lo que ha­ces, a ser me­jor ca­da día y a te­ner más ideas pa­ra crear co­sas di­fe­ren­tes. Creo que na­cí pa­ra ha­cer es­to. —Pa­ra ti, ¿qué sim­bo­li­zan las bo­das? —Son el sím­bo­lo de la unión eter­na…es­to im­pli­ca com­pro­me­ter­se uno con el otro, no a ser uno so­lo, sino a com­ple­men­tar­se. —¿Qué es lo que te atrae de es­te mun­do? —¡To­do! La fe­li­ci­dad, el amor, la

«La or­ga­ni­za­ción y la de­ter­mi­na­ción son las claves pa­ra ser una wed­ding plan­ner exi­to­sa. Sin em­bar­go, tam­bién es ne­ce­sa­rio el en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co»

ins­pi­ra­ción, la crea­ción y el ser ca­da vez me­jor. Ca­da bo­da es un re­to en el cual no pue­des fa­llar. —¿Re­cuer­das cuál ha si­do el re­to más com­ple­jo que has te­ni­do que su­pe­rar? —Crear un even­to ba­jo con­di­cio­nes cli­má­ti­cas muy va­ria­bles y con ca­mi­nos com­pli­ca­dos que hi­cie­ron di­fí­cil lle­var lo ne­ce­sa­rio pa­ra mon­tar­lo. Afor­tu­na­da­men­te, a pe­sar de es­to, to­do sa­lió exi­to­sa­men­te. —¿Cuá­les con­si­de­ras que son los skills ne­ce­sa­rios pa­ra ser ex­ce­len­te en es­ta pro­fe­sión? —La or­ga­ni­za­ción y la de­ter­mi­na­ción son las claves pa­ra ser una wed­ding plan­ner exi­to­sa. Sin em­bar­go, tam­bién es ne­ce­sa­rio el en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co. —¿Cuá­les son los ras­gos dis­tin­ti­vos de los even­tos que or­ga­ni­zas? —Si tu­vie­ra que re­su­mir­lo, di­ría que la ori­gi­na­li­dad y la ele­gan­cia. Esa es la cons­tan­te. —Co­mo anéc­do­ta, ¿has te­ni­do al­gu­na si­tua­ción en don­de has te­ni­do que ser, ade­más de la wed­ding plan­ner, ami­ga, ma­má su­plen­te, da­ma…? —¡Cla­ro que sí! He te­ni­do que pa­sar al atril de la igle­sia, por­que no lle­gó la per­so­na que te­nía que leer las pe­ti­cio­nes; tam­bién, he si­do des­de psi­có­lo­ga de pa­re­ja, has­ta apo­yo de ma­má, por­que la ma­mi no vi­ve en el mis­mo país; y mu­chas más. —¿Hay al­gún mo­men­to de la bo­da en el que ya pue­des re­la­jar­te y dis­fru­tar de la fies­ta?

—¡No! Pa­ra mí lo más im­por­tan­te es ob­ser­var de que ca­da de­ta­lle es­té de acuer­do a lo pla­ni­fi­ca­do, a es­to de­di­co mi tiem­po com­ple­to. El des­can­so ven­drá des­pués.

SU LA­DO MÁS ÍN­TI­MO —Pa­ra ti, ¿qué es el amor? —Es el re­sul­ta­do de una reac­ción en la que se en­tre­mez­clan el ca­ri­ño, el de­seo, la ad­mi­ra­ción, el com­par­tir ex­pe­rien­cias y otras tan­tas cua­li­da­des y sen­ti­mien­tos que se­gún el ti­po de per­so­na y ti­po de amor se pue­den aña­dir al gus­to…

Es co­mo la re­ce­ta de un pas­tel a la que mo­di­fi­cas un po­co se­gún el pa­la­dar. —Se no­ta que eres ro­mán­ti­ca. —¡Sí! Y más por­que en es­te ti­po de tra­ba­jo pue­do ver to­do el tiem­po la ilu­sión de for­mar una vi­da jun­tos. A pe­sar de pre­sen­ciar tan­tas bo­das, aún no lo­gro evi­tar que cai­ga una la­gri­mi­ta cuan­do la no­via ca­mi­na al al­tar del bra­zo de su pa­pá. Es el mo­men­to más es­pe­cial y sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra mí. —¿Cuál es tu gran pa­sión? —Mi gran pa­sión es ayu­dar a cum­plir los sue­ños de los de­más. —¿Per­si­gues una gran me­ta? —Sí, ser me­jor ca­da día. —¿Cuá­les son tus ma­yo­res for­ta­le­zas? —Ser una mu­jer su­ma­men­te or­ga­ni­za­da, de­di­ca­da y que sa­be es­cu­char a los de­más. —El ma­yor te­so­ro que tie­nes en la vi­da es: De­fi­ni­ti­va­men­te, mi fa­mi­lia. —Co­mo cu­rio­si­dad, ¿tie­nes al­gu­na fra­se o pen­sa­mien­to que te mo­ti­va ca­da día? —¡Cla­ro!, me re­pi­to: “Si te rin­des hoy, de na­da sir­vió el es­fuer­zo que hi­cis­te ayer”.

CON­SE­JOS DE LA EX­PER­TA

—Si al­guien quie­re or­ga­ni­zar su bo­da, ¿qué tie­ne que te­ner cla­ro an­tes de acer­car­se a ti? —Des­de mi ex­pe­rien­cia, de­be­rá de te­ner en cla­ro sus prio­ri­da­des en cuan­to al pre­su­pues­to y de­fi­ni­da la fe­cha. Eso es muy im­por­tan­te. —Ya pue­den co­men­zar a ar­mar to­do lo de­más con­ti­go. ¿Qué con­se­jos sue­les dar­le a las pa­re­jas que ini­cian es­te pro­ce­so? —Aun­que ca­da pa­re­ja es di­fe­ren­te, lo que les di­go es que se ten­gan pa­cien­cia. Esos me­ses no se­rán fá­ci­les, por­que apa­re­cen mu­chas di­fe­ren­cias por gus­tos, pre­su­pues­tos, etc. Pe­ro si uno los va guian­do y les ayu­da, to­do re­sul­ta muy bien. —¿Cuál es el tiem­po con el que de­ben lle­gar? —Yo re­co­mien­do, co­mo mí­ni­mo, tres me­ses de an­ti­ci­pa­ción. —¿Qué ele­men­tos no pue­den fal­tar en el gran día? —Si es una bo­da re­li­gio­sa ca­tó­li­ca: Pa­dre, la­zo, arras, ani­llos, mi­sa­les, no­vios e in­vi­ta­dos. Pe­ro si pla­ti­ca­mos de la fies­ta, son sú­per im­por­tan­tes la mú­si­ca, la co­mi­da y el mo­bi­lia­rio. Ya con es­to, te­ne­mos a un gru­po de gen­te con­ten­ta, pa­sán­do­la bien. —Tú que sa­bes de ten­den­cias en es­ta in­dus­tria, ¿qui­sie­ras com­par­tir­nos al­gu­nas que no de­be­ría­mos per­der de vis­ta? —Las ten­den­cias va­rían mu­cho… aho­ra, lo que es­tá pe­gan­do mu­cho es el es­ti­lo vin­ta­ge, así co­mo lo in­dus­trial, Ro­se Gold, Me­ta­li­za­dos y Boho Chic. Pe­ro siem­pre di­go que lo clá­si­co y ele­gan­te nun­ca pa­sa de mo­da; co­mo lo mues­tra la uti­li­za­ción de pla­tea­dos y do­ra­dos, que siem­pre se ven bien.

As­trid hi­zo un es­pa­cio pa­ra com­par­tir con ¡HO­LA! una tar­de ple­na de ex­pe­rien­cias, ri­sas y gla­mour. Nos re­ve­ló qué es lo que le apa­sio­na de es­te mun­do, los des­te­llos de su la­do más ín­ti­mo y has­ta al­gu­nos con­se­jos pa­ra los fu­tu­ros no­vios. (SI­GUE)

«En reali­dad es un tra­ba­jo que re­quie­re mu­cha de­di­ca­ción y sa­cri­fi­cio. Sin em­bar­go, tie­ne mu­chas gra­ti­fi­ca­cio­nes, pues per­mi­te cum­plir­les a las no­vias el sue­ño de un even­to ideal en el día más im­por­tan­te de sus vi­das» Es­ta im­pa­ra­ble gua­te­mal­te­ca, que es­tá cer­ti­fi­ca­da y ti­tu­la­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal, for­ma par­te de dis­tin­tas aso­cia­cio­nes, co­la­bo­ra con la pá­gi­na de Ins­ta­gram Lu­xury wed­ding world­wi­de jun­to con otros ex­ce­len­tes 15 wed­ding plan­ners de dis­tin­tas par­tes del mun­do y, por si fue­ra po­co, fue ga­lar­do­na­da en los Be­lief Awards por ofre­cer ex­pe­rien­cias de vi­da en ca­da bo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.