DIA­NA, PRIN­CE­SA DE GA­LES VEIN­TE AÑOS SIN ELLA… RENDIMOS HOMENAJE A LA VI­DA DE LU­CES Y SOM­BRAS DEL PER­SO­NA­JE MÁS QUE­RI­DO DEL MUN­DO

Hola Guatemala - - Carta Del Editor -

CÓ­MO OL­VI­DAR el do­lor que sin­tió el mun­do en­te­ro an­te su muer­te aquel 31 de agos­to de 1997. Un pro­fun­do si­len­cio in­va­dió los ho­ga­res de to­das las na­cio­nes. Por­que sí, su fa­ma no se li­mi­ta­ba al Reino Uni­do. Dia­na de Ga­les tocó co­ra­zo­nes en ca­si to­dos los con­ti­nen­tes. Mu­chos cree­mos que su vi­da se apa­gó muy pron­to. Cues­ta creer que una per­so­na tan no­ble, au­tén­ti­ca y ser­vi­cial, per­die­ra su ra­zón de ser a los 36 años. Y aun­que al­gu­nos pien­san que Dia­na Spen­cer fue una ple­be­ya que vi­vió por suer­te un cuento de ha­das, se equi­vo­can. Ni ple­be­ya, ni cuento de ha­das. Su aris­tó­cra­ta fa­mi­lia go­za de un im­por­tan­te linaje his­tó­ri­co, y sus an­te­pa­sa­dos fue­ron cer­ca­nos a la Fa­mi­lia Real de In­gla­te­rra. En cuan­to a su ma­tri­mo­nio con el prín­ci­pe Car­los, el sol­te­ro más co­di­cia­do del mun­do en la dé­ca­da de los 80s, no re­sul­tó ser ni ro­mán­ti­co, ni per­fec­to. El ri­gu­ro­so pro­to­co­lo que de­bía se­guir rá­pi­da­men­te la lle­vó a re­be­lar­se con­tra la mo­nar­quía. Aje­na a las po­ses, la in­di­fe­ren­cia y el her­me­tis­mo que se su­po­ne de­be se­guir un miem­bro real, de­mos­tró ser una rei­na de co­ra­zón. Una da­ma que rom­pió es­que­mas, mi­tos y que con sus ac­tos, creó con­cien­cia en di­ver­sas áreas de la so­cie­dad con­ser­va­do­ra del mo­men­to. Dia­na de­mos­tró ser mu­cho más que una sim­ple prin­ce­sa de literatura. Su va­len­tía la lle­vó a de­jar en cla­ro su po­si­ción an­te las in­jus­ti­cias del mun­do. Vi­si­tó or­fa­na­tos, cam­pos mi­na­dos en zo­nas de gue­rra, acom­pa­ñó a los mi­sio­ne­ros en la In­dia y con­tri­bu­yó a eli­mi­nar el es­tig­ma que ro­dea­ba a las per­so­nas en­fer­mas de VIH. Su amor ha­cia los de­más era pu­ro, trans­pa­ren­te y sin­ce­ro. Aun­que su con­duc­ta sig­ni­fi­có un tra­go amar­go pa­ra la Ca­sa Real, nun­ca du­dó en se­guir el lla­ma­do de su co­ra­zón. Han pa­sa­do 20 años de aque­lla te­rri­ble ima­gen en Pa­rís, don­de per­dió la lla­ma de su vi­da. Sin em­bar­go, hoy su le­ga­do si­gue vi­vo. Si­gue vi­vo por­que con su ejem­plo, sus hi­jos, Wi­lliam y Harry han sa­bi­do hon­rar su me­mo­ria. Los jó­ve­nes prín­ci­pes de­mues­tran en con­jun­to y en so­li­ta­rio, ha­ber he­re­da­do en su ADN esa pa­sión de ayu­da a los más des­afor­tu­na­dos. Es por es­ta ra­zón que he­mos que­ri­do ren­dir homenaje a uno de los íco­nos glo­ba­les más im­por­tan­tes de la era moderna. He­mos pre­pa­ra­do un ex­cep­cio­nal re­por­ta­je con su his­to­ria, así co­mo un re­cuen­to de las me­jo­res fo­to­gra­fías que mar­ca­ron su exis­ten­cia. Mi eterno agra­de­ci­mien­to a mi que­ri­do ami­go y co­le­ga, Car­les Navarro, quien des­de Va­len­cia, Es­pa­ña, no du­dó en es­cri­bir con ca­ri­ño es­ta desafian­te ta­rea. ¡Es­pe­ro que lo dis­fru­te!

En es­ta edi­ción tam­bién con­ver­sa­mos con Jes­si­ca Barboza, la rei­na de las re­des so­cia­les en América La­ti­na. Ve­ne­zo­la­na de na­ci­mien­to pe­ro cos­mo­po­li­ta de co­ra­zón, la gua­pa ex­rei­na de be­lle­za nos pre­sen­ta en ex­clu­si­va a su fa­mi­lia y nos ha­ce un ba­lan­ce de su vi­da en Pa­na­má.

No quie­ro des­pe­dir­me sin an­tes in­vi­tar­la a que nos sin­to­ni­ce en nues­tro ca­nal her­mano ¡HO­LA! TV, un es­pa­cio don­de com­par­ti­mos nues­tros de­trás de cá­ma­ra y los me­jo­res mo­men­tos de to­das nues­tras pro­duc­cio­nes en la re­gión. Sin du­da, so­mos una gran mar­ca que apues­ta en grande y nues­tra di­fu­sión de con­te­ni­dos ca­da vez lle­ga a más ho­ga­res y co­ra­zo­nes, no solo en América, sino en el res­to del mun­do.

¡Has­ta la pró­xi­ma! Mau­ri­cio Monge

EDI­TOR EN JE­FE ¡HO­LA! AMÉRICA CEN­TRAL @mmon­geq

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.