ME­LA­NIE Y RAÚL

Se­llan su amor con una ín­ti­ma bo­da

Hola Guatemala - - Contenido - Tex­to: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to­gra­fías: DAVID CIFUENTES (BO­DA Y FIES­TA) Y MARIO LÓ­PEZ (DE­TA­LLES VES­TI­DO) Ma­qui­lla­je: MI­CHE­LLE ARRIVILLAGA De­co­ra­ción: BEA­TRIZ PIVARAL Wed­ding Plan­ners: LA FOLIE EVENTS, INGRID Y ASTRID LABBÉ Lo­ca­cio­nes: IGLE­SIA NUES­TRA SE­ÑO­RA DEL

LOS CA­MI­NOS de Raúl y Me­la­nie se cru­za­ron ha­ce más de ocho años, cuan­do es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­dos en el pro­yec­to “Úne­te, sal­va­do ni­ños con cáncer”. Aun­que am­bos re­cuer­dan de aquel día con lujo de de­ta­lles, pa­sa­ron ca­si seis años an­tes de que co­men­za­ran a ha­blar y a co­no­cer­se fue­ra del ám­bi­to pro­fe­sio­nal.

Pa­ra no se­guir el es­que­ma tra­di­cio­nal Raúl in­vi­tó a Me­la­nie a un da­te ma­ña­ne­ro, que in­clu­yó un emo­cio­nan­te pa­seo en mo­to y un desa­yuno en la pa­ra­di­sia­ca An­ti­gua Gua­te­ma­la. Gra­cias a una plá­ti­ca flui­da y la evi­den­te quí­mi­ca en­tre am­bos las ho­ras pa­sa­ron y la ci­ta se ex­ten­dió has­ta la no­che, por lo que ter­mi­na­ron asis­tien­do jun­tos a dos con­cier­tos de música. Des­pués de sa­lir uno dos o tres me­ses Cu­pi­do fle­chó de­fi­ni­ti­va­men­te a es­ta im­pa­ra­ble pa­re­ja, que de­ci­dió dar­le una opor­tu­ni­dad al amor. Pa­ra el gus­to de to­dos los que los quie­ren, Raúl y Me­la­nie anun­cia­ron cua­tro me­ses más tar­de su com­pro­mi­so y, a su vez, la lle­ga­da de una inol­vi­da­ble bo­da. Felices de com­par­tir su ro­mán­ti­ca his­to­ria, la pa­re­ja se sen­tó con ¡HO­LA!, pa­ra con­tar có­mo vi­vie­ron uno de los días más felices de su vi­da. —El sa­ber que uno es­tá he­cho pa­ra el otro en al­gu­nos ca­sos to­ma tiem­po y en otros se sa­be des­de el ins­tan­te en que sus ca­mi­nos se unen. Pa­ra us­te­des, ¿cuán­do sur­gió la cer­te­za de que que­rían ca­sar­se? —Raúl: Yo al se­gun­do mes de no­vio ya ha­bía man­da­do a ha­cer el ani­llo. —¿De ver­dad? —Raúl: ¡Sí!, por­que me sen­tía muy có­mo­do con Me­la­nie. Ha­bía te­ni­do re­la­cio­nes an­te­rio­res y pue­do ase­gu­rar nun­ca ha­bía sen­ti­do al­go si­mi­lar. Dar un ani­llo de com­pro­mi­so se sien­te, no es de ha­cer­lo por­que “ya to­ca”. En mi ca­so lo sen­tí en un via­je que hi­ce con uno de mis me­jo­res ami­gos pa­ra ver des­pe­di­da de Vi­cen­te Fer­nán­dez en el Es­ta­dio Az­te­ca, en Mé­xi­co. Sa­lien­do del con­cier­to, pa­ré al Uber en el que iba por­que vi un ani­llo en un mu­pi y me gus­tó tan­to que le to­mé una fo­to. —Te lle­gó la se­ñal. —Raúl: Las se­ña­les es­ta­ban cla­ras y no ti­tu­beé. En ese mis­mo via­je pe­dí re­fe­ren­cias y man­dé a desa­rro­llar el ani­llo des­de ce­ro. El pac­to con la cha­va que me lo hi­zo fue que no me lo po­día dar has­ta que yo su­pie­se cuán­do se lo iba a pro­po­ner. Cuan­do me lle­ga­ron los pri­me­ros ren­ders, vi que era una co­sa se­ria. —Mien­tras es­to su­ce­día, ¿tú ima­gi­na­bas al­go? —Me­la­nie: ¡Pa­ra na­da!

—Raúl: Un mes an­tes, en Se­ma­na San­ta, la in­vi­té a co­no­cer a mi her- (SI­GUE)

Me­la­nie: «Sen­tí un nu­do en la gar­gan­ta al es­tar acom­pa­ña­da de mi her­mano, al que amo con to­do el co­ra­zón, pe­ro por el otro me ha­cía mu­cha fal­ta mi pa­pá. A él lo lle­va­ba en mi ra­mo.

ma­na y a mi cu­ña­do que vi­ven en Mon­te­rrey. Mi pa­pá, por otro la­do, le ha­bía com­pra­do un tic­ket de sor­pre­sa a mi ma­má. En­ton­ces ter­mi­na­mos yen­do los tres. Pa­ra mí fue lo me­jor, por­que Me­la­nie lo­gró ha­cer muy bue­na re­la­ción con ellas. La pa­sa­mos in­creí­ble. Al po­co tiem­po me avi­sa­ron que ya es­ta­ba lis­to el ani­llo y me tocó bus­car cóm­pli­ces. Des­pués de to­do, no que­ría ha­cer un gran show, sino al­go ín­ti­mo, per­so­nal y 100% ines­pe­ra­do. —¿Quié­nes se apun­ta­ron? —Raúl: En Mon­te­rrey fue Ser­gio, mi cu­ña­do y en Gua­te­ma­la, la me­jor ami­ga de Me­la­nie. Ella me di­jo que te­nía que de­cir­le a mi sue­gra. Mi cu­ña­do vino a Gua­te­ma­la jun­to con mi her­ma­na, con la ex­cu­sa de ce­le­brar el día del pa­dre. Cuan­do tocó, lle­gué a ver a mi sue­gra di­cién­do­le que le ha­bía com­pra­do al­go; des­pués de pla­ti­car un ra­to, le di­je que ha­bía lle­ga­do pa­ra pe­dir­le per­mi­so a ella por­que me que­ría ro­bar a Me­la­nie. Me pre­gun­tó que a dón­de y yo le res­pon­dí que de por vi­da. —¿Có­mo reac­cio­nó? —Raúl: Em­pe­zó a llo­rar y yo jun­to con ella. Le di­je que no le po­día de­cir a na­die has­ta que yo le pi­die­ra ma­tri­mo­nio a Me­la­nie, a la ma­ña­na si­guien­te. —¿Qué pre­pa­ras­te pa­ra ese mo­men­to? —Raúl: Re­cree nues­tra pri­me­ra ci­ta, en el mis­mo lu­gar. Coor­di­né con los me­se­ros pa­ra ha­cer una es­ce­na, co­mo una pe­lí­cu­la ar­ma­da. La úni­ca di­fe­ren­cia fue que la his­to­ria cam­bió un po­co por­que es­ta­ba llo­vien­do y no pu­di­mos ir en mo­to. La sor­pre­sa ini­ció cuan­do em­pe­za­mos a ca­mi­nar en el res­tau­ran­te y, con la com­pli­ci­dad del me­se­ro, lle­ga­mos a una es­pe­cie de ca­va, que yo ha­bía man­da­do de­co­rar con pé­ta­los de flo­res. Aun­que Me­la­nie me vol­tea­ba a ver sos­pe­chan­do al­go, le cam­bia­ba la im­pre­sión con co­men­ta­rios, mien­tras el me­se­ro traía un me­nú es­pe­cial que yo ha­bía di­se­ña­do pa­ra este día. PLANEANDO

EL GRAN DÍA

—¿Qué vino des­pués de re­ci­bir el “sí me ca­so”? —Raúl: Nos com­pro­me­ti­mos el 18 y creo que el 21 Me­la­nie ya te­nía el ves­ti­do. —¡Wow! ¿En se­rio? —Me­la­nie: ¡Sí! Pa­só por­que yo ya te­nía pen­sa­do lo que que­ría. Des­pués de com­pro­me­ter­nos sur­gió un via­je a Nue­va York y apro­ve­ché pa­ra ver ves­ti­dos. Hi­ce una ci­ta en un lu­gar y pre­gun­té por el es­ti­lo que me gus­ta­ba, que era to­do de en­ca­je; y sa­lí con él ese mis­mo día. Des­pués fui com­pran­do los de­ta­lles, el ac­ce­so­rio del pe­lo me lo man­dé a ha­cer, com­pré el cin­tu­rón, los za­pa­tos y to­do eso. Mi ma­má, pa­ra mi cum­plea­ños, me re­ga­ló el ve­lo .

—Raúl: Pa­ra las in­vi­ta­cio­nes fui­mos a una de esas Ex­po bo­das y en el se­gun­do stand en­con­tra­mos las nues­tras. Las man­da­mos a ha­cer, sin eso de te­ner que ver 200 op­cio­nes. —¡Qué im­pre­sio­nan­te! ¿To­do el pro­ce­so se fue dan­do así de fá­cil? —Me­la­nie: Si, tu­vi­mos di­fe­ren­cias en al­gu­nas oca­sio­nes, pe­ro na­da que nos hi­cie­ra de­cir ya no quie­ro la bo­da. En la de­co­ra­ción no que­ría­mos na­da os­ten­to­so, sino que pre­fe­ri­mos ir más por el la­do de vin­ta­ge, así fue que tu­vi­mos má­qui­nas de co­ser vie­jas, con ta­blo­nes, ca­rre­tes de ca­ble… ¡Que­dó muy

Raúl: «To­da mi vi­da la ha­bía en­fo­ca­do en tra­ba­jar, pe­ro Me­la­nie me ate­rri­zó y me hi­zo en­ten­der que la vi­da no es solo tra­ba­jo, sino que hay que

en­con­trar un ba­lan­ce»

lin­do! —¿Cuán­to tiem­po tar­da­ron en pla­near to­do? —Me­la­nie: Lo hi­ci­mos en ocho me­ses. To­do se fue dan­do los 18, ese es nues­tro nú­me­ro: Raúl me pi­dió ma­tri­mo­nio el 18 de ju­nio; la pe­di­da de mano fue el 18 de agos­to, por­que es­pe­ra­mos a que vi­nie­ra fa­mi­lia de Mon­te­rrey; y la bo­da, por cues­tio­nes de dis­po­ni­bi­li­dad, ter­mi­nó sien­do el 18 de fe­bre­ro.

—Raúl: Yo la bromeo di­cién­do­le que no me dio chan­ce ni de aho­rrar. Nos ca­sa­mos al año exac­to de ser no­vios por lo ci­vil… y año y días fue la ce­le­bra­ción re­li­gio­sa. To­dos se ca­san un año des­pués. Pe­ro pa­ra mí, la es­pe­ra en­tre las des­pe­di­das y la bo­da fue eter­na.

EL DÍA MÁS ES­PE­RA­DO: LA BO­DA

—Aun­que sé que to­do se vi­ve muy rá­pi­do, ¿qué mo­men­tos de ese día re­cuer­dan con ma­yor ale­gría?

—Raúl: El mío fue cuan­do di­je “acep­to”. Mis ami­gos se reían por­que di­cen que la voz me sa­lió ra­ra en el mi­cró­fono. Tam­bién, cuan­do te po­nen el ani­llo, te cae el vein­te de que es real.

Me­la­nie: En mi ca­so, cuan­do en­tré a la igle­sia y lo vi. Sen­tí un nu­do en la gar­gan­ta al es­tar acom­pa­ña­da de mi her­mano, al que

Raúl: «To­da mi vi­da la ha­bía en­fo­ca­do en tra­ba­jar, pe­ro Me­la­nie me ate­rri­zó y me hi­zo en­ten­der que la vi­da no es solo tra­ba­jo, sino que hay que en­con­trar un ba­lan­ce. Así que pa­ra la lu­na de miel te­nía 75 días de li­cen­cia acu­mu­la­dos en el

tra­ba­jo».

amo con to­do el co­ra­zón, pe­ro por el otro me ha­cía mu­cha fal­ta mi pa­pá. A él lo lle­va­ba en mi ra­mo.

—Ya que men­cio­nas lo de la me­da­lla, me pa­re­ció un be­llí­si­mo de­ta­lle.

—Raúl: Esa me­da­lla nos la re­ga­ló mi sue­gra, en el ci­vil. Ella nos dio las co­pas y una me­da­lla que, se­gún nos di­jo, era la pre­fe­ri­da del pa­pá de Me­la­nie. Al dar­la vuel­ta nos di­mos cuen­ta que ahí es­ta­ba la fo­to.

—Me­la­nie: Yo llo­ra­ba por­que me emo­cio­né mu­cho. Lue­go le pa­sé el sen­ti­mien­to a Raúl, a mi her­ma­na…

—Raúl: Yo solo vi a Don Alfonso una vez, cuan­do vi­si­té la ca­sa de Me­la­nie. Sin em­bar­go, en el fu­ne­ral le ju­ré que me iba a ha­cer car­go de ella y que no de­bía preo­cu­par­se. Fue una pro­me­sa que que­dó en­tre él y yo.

—Me­la­nie: En los mo­men­tos di­fí­ci­les Dios te man­da án­ge­les y Raúl es­tá aquí no por ca­sua­li­dad. Es un án­gel, por có­mo se ha com­por­ta­do con­mi­go. Por eso, un mo­men­to de in­men­sa ale­gría fue cuan­do nos di­je­ron “los de­cla­ro ma­ri­do y mu­jer”. Re­cuer­do que nos abra­za­mos fuer­te y nos vol­tea­mos a ver co­mo “we did it!”.

—Y des­pués vino la es­pe­ra­da fies­ta.

—Raúl: ¡Sí! cuan­do entramos a la fies­ta so­na­ron las si­re­nas de los bom­be­ros, en una es­pe­cie de homenaje. ¡No ca­bía en mi ale­gría! Des­pués nos tocó bai­lar el vals. Lo prac­ti­ca­mos dos ve­ces, pe­ro en ese mo­men­to sen­tí que es­ta­ba solo con ella. Lo bai­la­mos en­tre car­ca­ja­das y ter­mi­na­mos can­tan­do. No sé si es­ta­ba di­cien­do “un, dos, tres…”, pe­ro al fi­nal me pe­gó que es­ta­ba con mi mu­jer, que me ha­bía ca­sa­do y ha­bía lo­gra­do lo que tan­to que­ría.

—Me­la­nie: La pa­sa­mos in­creí­ble. Aun­que no nos dio tiem­po de sa­lu­dar a to­dos, con­vi­vi­mos con mu­cha gen­te y has­ta nos ti­ra­mos de la ta­ri­ma, nos dis­fru­ta­mos mu­cho el uno al otro. La fies­ta ter­mi­nó co­mo a las 4 de la ma­ña­na.

Me­la­nie: «En los mo­men­tos di­fí­ci­les Dios te man­da án­ge­les y Raúl es­tá aquí no por ca­sua­li­dad. Es un án­gel, por có­mo se ha

com­por­ta­do con­mi­go»

“El te­ma de ayu­dar nos unió”, di­ce Me­la­nie, que ac­tual­men­te es Di­rec­to­ra de Fun­da­ción Ti­go. Por su par­te, Raúl es Ge­ren­te Re­gio­nal de Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos en CBC y Bom­be­ro Mu­ni­ci­pal de co­ra­zón.

Los ca­mi­nos de Raúl y Me­la­nie se cru­za­ron ha­ce más de ocho años, cuan­do es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­dos en el pro­yec­to “Úne­te, sal­va­do ni­ños con cáncer”. Aun­que am­bos re­cuer­dan de aquel día con lujo de de­ta­lles, pa­sa­ron­ca­si seis años an­tes de que co­men­za­ran a ha­blar y a co­no­cer­se fue­ra del

ám­bi­to pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.