«A mi ami­ga Ta­ma­ra (Fal­có) le que­dan muy bien mis jo­yas y tam­bién me en­can­ta­ría que las lle­va­ra Car­lo­ta Ca­si­rag­hi, una mujer, en mi opi­nión, ad­mi­ra­da e imi­ta­da por su cla­se y su be­lle­za»

Hola Guatemala - - Con­te­ni­do - Pro­duc­ción: EU­GE­NIA SIL­VA & THE CREW Fo­tó­gra­fo: JAVIER LÓ­PEZ Jo­yas: CA­SIL­DA FI­NAT MC JO­YAS

AHO­RA mis­mo mi vi­da es per­fec­ta, gra­cias a Dios, y co­mo le de­cía el otro día a mi ma­ri­do, no me im­por­ta­ría pa­rar el tiem­po en el pun­to ac­tual». Quien di­ce es­to es Ca­sil­da Fi­nat, aris­tó­cra­ta, di­se­ña­do­ra de jo­yas y em­pre­sa­ria, que nos ha abier­to las puer­tas de la fin­ca fa­mi­liar de su ma­ri­do, Ál­va­ro Martínez-Con­ra­di, pro­pie­ta­rio de la co­no­ci­da ga­na­de­ría bra­va La Quin­ta, en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Pal­ma del Río. Ma­dre de un ni­ño de ca­si un año y me­dio, re­co­no­ce: «Me fui a vi­vir a Se­vi­lla por amor». En es­te mo­men­to de su vi­da no se plan­tea vi­vir en el cam­po de ma­ne­ra per­ma­nen­te, «aun­que es al­go que no des­car­to en un fu­tu­ro», y no le im­por­ta ir por el mun­do eli­gien­do pie­dras, bus­can­do dis­tri­bui­do­res y se­lec­cio­nan­do di­se­ños es­pe­cia­les pa­ra su fir­ma, Ca­sil­da Fi­nat MC Jo­yas, con al­gu­nos

de cu­yos di­se­ños po­sa en es­te re­por­ta­je. An­tes de Na­vi­dad abri­rá en Se­vi­lla, y la ma­dri­le­ña ca­lle La­gas­ca al­ber­ga­rá pron­to su se­gun­do es­pa­cio. Hi­ja de los Con­des de Ma­yal­de, su bi­sa­bue­lo fue em­ba­ja­dor de Es­pa­ña, así co­mo go­ber­na­dor ci­vil y al­cal­de de Madrid. Al­gún día he­re­da­rá el Du­ca­do de Pas­tra­na: «Pa­ra mí su­po­ne un or­gu­llo, más que una res­pon­sa­bi­li­dad, po­der lle­var al­gún día un tí­tu­lo no­bi­lia­rio que ha es­ta­do li­ga­do a mi fa­mi­lia des­de ha­ce tan­tos años». Cree que es fun­da­men­tal cui­dar­se del sol y ha­cer de­por­te «pa­ra po­der te­ner un buen en­ve­je­ci­mien­to», y cuan­do se le pre­gun­ta por un «look» ideal no du­da en de­cir: «Úl­ti­ma­men­te soy muy fan de los sas­tres o con­jun­tos de pan­ta­lón y “bla­zer”. Me pa­re­cen su­per­po­ni­bles tan­to pa­ra la tar­de co­mo pa­ra la no­che, en es­te ca­so, con una san­da­lia de buen ta­cón. Pa­ra el día me gus­ta ir pla­na. Dan mu­cho jue­go y tie­nen un ai­re re­tro muy “co­ol”». —Ca­sil­da, ¿vie­nes aquí con fre­cuen­cia?

—Mi ma­ri­do tra­ba­ja aquí e in­ten­to ve­nir to­do lo que pue­do. Pa­sa­mos to­dos los fi­nes de se­ma­na que po­de­mos en el cam­po. Es ra­ra la vez que nos que­da­mos en Se­vi­lla o Madrid. Es una fin­ca de­di­ca­da en

«Me en­can­ta­ría te­ner tres hi­jos. Mi her­ma­na me­lli­za y yo éra­mos so­lo dos y siem­pre nos que­da­mos con ga­nas de al­gún her­mano más» «No soy muy de uti­li­zar per­las, y en ro­pa creo que lo he pro­ba­do ca­si to­do. Me abu­rro de un mis­mo es­ti­lo y me gus­ta pro­bar co­sas di­fe­ren­tes»

su to­ta­li­dad a la la­bor y al ga­na­do bra­vo, don­de se crían los to­ros de la ga­na­de­ría La Quin­ta.

—¿Hay al­go en es­te lu­gar que ten­ga pa­ra ti un gran va­lor sen­ti­men­tal?

—Cuan­do em­pe­za­mos a sa­lir mi ma­ri­do y yo, plan­ta­mos una be­llo­ta, que, al día de hoy, es to­da una en­ci­ni­ta. Ca­da vez que ven­go me acer­co a ver­la y me ha­ce mu­chí­si­ma ilu­sión ver­la cre­cer.

—Te ca­sas­te re­la­ti­va­men­te ha­ce poco con Ál­va­ro y ya han au­men­ta­do la fa­mi­lia. ¿Có­mo quie­res que crez­ca tu hi­jo?

—Pa­san­do en el cam­po el ma­yor tiem­po po­si­ble, co­mo fue mi ca­so. Creo que no hay in­fan­cia más sa­na y más bo­ni­ta. —¿Qué te hi­zo cam­biar el di­se­ño de in­te­rio­res por el de jo­yas?

—De pe­que­ña, me me­tía en el ar­ma­rio de mi ma­dre y me en­can­ta­ba in­ves­ti­gar en sus jo­ye­ros y pro­bár­me­lo to­do.

«MIS ABUE­LOS ME DICEN QUE ES­TÁN MUY OR­GU­LLO­SOS DE MÍ»

—¿A tus abue­los qué les pa­re­ce te­ner una nie­ta tan em­pren­de­do­ra? —Se­gún me dicen, es­tán muy or­gu­llo­sos de mí.

—¿Hay que te­ner un poco de aven­tu­re­ra pa­ra me­ter­se en un ne­go­cio co­mo el tu­yo?

—La ver­dad es que en ca­sa siem­pre me han ca­li­fi­ca­do de aven­tu­re­ra por­que me en­can­ta­ba via­jar y no me im­por­ta­ba ha­cer­lo so­la, pe­ro, la ver­dad, des­de que ten­go un ni­ño, en­cuen­tro que ten­go una vi­da su­per­tran­qui­la.

—¿Al­gu­na jo­ya tu­ya que le ha­ya que­da­do de ci­ne a al­gu­na mujer co­no­ci­da?

—A mi ami­ga Ta­ma­ra (Fal­có) le en­can­tan mis jo­yas, apar­te de que le que­dan fe­no­me­nal. En su día a día lle­va tan­to pen­dien­tes gran­des co­mo los pe­que­ñi­tos. Pa­ra mí es to­do un or­gu­llo que mis ami­gas quie­ran lle­var mis di­se­ños. Tam­bién se ha pues­to mis jo­yas Ma­le­na Cos­ta en el bau­ti­zo de su hi­ja. —¿Quién te gus­ta­ría que las lle­va­ra tam­bién?

—Me en­can­ta­ría que Car­lo­ta Ca­si­rag­hi las lle­va­ra. Creo que es

«En ca­sa siem­pre me han ca­li­fi­ca­do de aven­tu­re­ra por­que me en­can­ta­ba via­jar y no me im­por­ta­ba ha­cer­lo so­la, pe­ro la ver­dad es que, des­de que ten­go un ni­ño, en­cuen­tro que ten­go una vi­da su­per­tran­qui­la»

ad­mi­ra­da e imi­ta­da por su cla­se y su be­lle­za.

—¿Esa jo­ya que te ha­ya re­ga­la­do al­guien de tu fa­mi­lia y que ten­ga es­pe­cial sig­ni­fi­ca­do pa­ra ti?

—Un ani­llo de bri­llan­tes que me re­ga­la­ron mis pa­dres el día de mi bo­da. —¿Qué no te pon­drías nun­ca?

—No soy muy de uti­li­zar per­las. En cuan­to a la ro­pa, creo que, en ver­dad, lo he pro­ba­do ca­si to­do. Me abu­rro de un mis­mo es­ti­lo y me gus­ta pro­bar co­sas di­fe­ren­tes. —¿In­con­for­mis­ta?

—No me con­si­de­ro es­pe­cial­men­te am­bi­cio­sa, pe­ro mi in­quie­tud no me de­ja es­tar­me quie­ta y ne­ce­si­to nue­vas ilu­sio­nes en mi vi­da ca­da día.

Ca­sil­da, que va a abrir su se­gun­da tien­da en Madrid, ase­gu­ra: «Pa­ra mí su­po­ne un or­gu­llo, más que una res­pon­sa­bi­li­dad, po­der lle­var al­gún día un tí­tu­lo —Du­ca­do de Pas­tra­na— que ha es­ta­do li­ga­do a mi fa­mi­lia des­de ha­ce tan­tos años»

(SI­GUE)

«Aho­ra mis­mo mi vi­da es per­fec­ta, y co­mo le de­cía el otro día a mi ma­ri­do, no me im­por­ta­ría pa­rar el tiem­po en el pun­to ac­tual», ase­gu­ra Ca­sil­da, que lle­va jo­yas di­se­ña­das por ella. Iz­quier­da, pla­ca que la fa­mi­lia le re­ga­ló por Na­vi­dad a Ál­va­ro Mar­tí­ne­zCon­ra­di, sue­gro de Ca­sil­da. Arri­ba, de­ta­lle de la al­da­ba con for­ma de ca­ba­llo que hay en la puer­ta ex­te­rior

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.