GI­SE­LA MO­RA­LES NOS PRE­SEN­TA A SU HI­JO JOS­HUA

«Ser ma­má es sin du­da lo me­jor de mi vi­da y mi ma­yor re­ga­li­to de Dios»

Hola Guatemala - - Contenido -

DES­DE LA ÚL­TI­MA vez que con­ver­sa­mos han pa­sa­do mu­chas co­sas en la vi­da de la “Si­re­ni­ta Do­ra­da”. Hoy Gi­se­la es ma­má, es­po­sa, atle­ta de al­to ren­di­mien­to y una exi­to­sa em­pre­sa­ria; fun­da­do­ra de Wa­ter­proof Swim Aca­demy. Este pro­yec­to lo lan­zó des­pués de dos años y me­dio de tra­ba­jo, em­pe­ño y en­fo­que, cuan­do sus re­sul­ta­dos y mé­tri­cas le in­di­ca­ron que era un con­cep­to ade­cua­do. Pa­ra aden­trar­nos más en es­ta be­lla eta­pa Gi­se­la nos in­vi­tó a pa­sar una ma­ña­na jun­to a su es­po­so Adrián, su hi­jo Ian y el re­cién lle­ga­do be­bé. En una con­ver­sa­ción ame­na, ín­ti­ma y ri­sue­ña, la pa­re­ja nos con­tó có­mo vi­vió este se­gun­do em­ba­ra­zo, có­mo dis­fru­tan la pa­ter­ni­dad, qué pi­la­res tie­nen su re­la­ción y has­ta qué me­tas es­tán tra­zan­do pa­ra el ma­ña­na. —¡Fe­li­ci­da­des por su be­bé! Cuén­te­nos có­mo lle­gó es­ta ben­di­ción a su vi­da.

—Gi­se­la: Se lla­ma Jos­hua. Es un tri­ton­si­to que bus­ca­mos que lle­ga­ra a nues­tra fa­mi­lia, que na­ció en un año muy ocu­pa­do pa­ra no­so­tros, pe­ro lleno de ben­di­cio­nes. —En el em­ba­ra­zo, ¿te­nían al­gu­na ex­pec­ta­ti­va so­bre el gé­ne­ro del­nue­vo be­bé?

—Adrián: Gi­se­la que­ría un hom­bre

y yo una mu­jer, pa­ra la te­ner pa­re­ji­ta. —Y se le cum­plió a Gi­se­la.

—Gi­se­la: A mí me en­can­ta ser ma­má de solo hom­bres. Pla­ni­fi­ca­mos que la fa­mi­lia se que­de solo con ellos dos. La ver­dad no me hu­bie­ra im­por­ta­do te­ner otro hi­jo, si no tu­vie­ra que pa­sar por el em­ba­ra­zo y sus com­pli­ca­cio­nes… Si me lo die­ran el día uno de su vi­da, ¡ge­nial! —¿Có­mo to­mó Ian la no­ti­cia? —Gi­se­la: Es­tá fe­liz, por­que es­ta­ba es­pe­ran­do a su her­ma­ni­to des­de ha­ce un tiem­po. Nos lo de­cía. Así que cuan­do se en­te­ró, se pu­so con­ten­to. Y aho­ra que na­ció lo quie­re car­gar, dar­le la pa­cha… se pa­sa el día dán­do­le quien sa­be cuán­tos be­sos al po­bre be­bé.

—Adrián: Es muy ca­ri­ño­so, na­da ce­lo­so. Por lo me­nos has­ta la fe­cha. Ve­re­mos qué pa­sa­rá cuan­do em­pie­ce a ha­cer sus gra­cias.

—Gi­se­la: Cuan­do el her­ma­ni­to le em­pie­ce a qui­tar sus ju­gue­tes, creo que ahí va a ser el pro­ble­ma. —Se pa­re­cen bas­tan­te, ¿cier­to?

—Gi­se­la: ¡Sí! Yo di­go que son mis ge­me­los con cua­tro años y me­dio de di­fe­ren­cia. —Ha­bien­do pa­sa­do por este pro­ce­so an­tes, ¿no­ta­ron al­gu­na di­fer-

«(En los próximos años) Yo quie­ro se­guir dis­fru­tan­do de una bue­na re­la­ción con Adrián. Me emo­cio­na la idea de po­der­nos dar el lujo de

via­jar jun­tos y en fa­mi­lia»

en­cia con la lle­ga­da de su úl­ti­mo be­bé?

—Gi­se­la: Yo lo no­to en los des­ve­los. Aun­que no es­toy vie­ja, veo que te­ner­los nue­va­men­te des­pués de cua­tro años, afec­ta.

—Adrián: Es otra co­sa. Tal vez por­que fue nues­tra pri­me­ra ex­pe­rien­cia, con Ian éra­mos más apren­si­vos. Los dos tra­ba­já­ba­mos ca­si que a tiem­po com­ple­to así que, pa­ra es­tar con el be­bé, tar­da­mos ca­si tres años y me­dio en sa­lir de via­je los dos so­los. Siem­pre es­tá­ba­mos con él. Aho­ra, con Jos­hua, nos veo más tran­qui­los. En este tiem­po te­ne­mos nues­tro ne­go­cio, lo que nos per­mi­te ma­ne­jar­nos un po­qui­to más fle­xi­bles con los ho­ra­rios, lo cual ayu­da so­bre to­do en te­mas co­mo los des­ve­los. Ade­más sí, uno es­tá más ma­du­ro, tie­ne más ex­pe­rien­cia y es­to ayu­da a to­már­se­lo más tran­qui­lo… a que no sea una eta­pa es­tre­san­te. —Ya que las ac­ti­vi­da­des nun­ca pa­ran, ¿en quién se han apo­ya­do en es­ta be­lla eta­pa?

—Gi­se­la: En mi ni­ñe­ra, to­tal­men­te, es una per­so­na que me ayu­da mu­cho. Tam­bién en mi ma­má, mi sue­gra y, por su­pues­to, en Adrián. —Cuén­ten­nos: ¿Qué es lo que más dis­fru­tan hoy de ser pa­pás?

—Adrián: Uno tie­ne una per­cep­ción de sus me­tas y lo que quie­re ha­cer en la vi­da pe­ro, aun­que no sé si a to­dos les pa­sa, sien­do pa­pá me doy cuen­ta que lo que más va­lo­ro es el tiem­po que pue­do pa­sar con ellos o sa­lir a al­mor­zar los cua­tro jun­tos, esas co­si­tas, las más sim­ples, son las que uno más se dis­fru­ta. —Gi­se­la: Ser ma­má es sin du­da lo me­jor de mi vi­da y el ma­yor re­ga­li­to de Dios. A mí me en­can­ta es­tar con mis hi­jos en la ca­sa. Tam­bién me fas­ci­na lle­var­los a la aca­de­mia, dar­les sus cla­ses.

—Adrián: Pro­cu­ra­mos mu­cho dis­fru­tar el tiem­po en fa­mi­lia.

—Me ima­gino lo que ha de ser un mo­men­to ma­dre hi­jos, úni­co. —Gi­se­la: De­fi­ni­ti­va­men­te. Dis­fru­to mu­cho el te­ner esa ven­ta­ja y

Hoy Gi­se­la es ma­má, es­po­sa, atle­ta de al­to ren­di­mien­to y una exi­to­sa em­pre­sa­ria; fun­da­do­ra de Wa­ter­proof Swim Aca­demy. Este pro­yec­to lo lan­zó des­pués de dos años y me­dio de tra­ba­jo, em­pe­ño y en­fo­que, cuan­do sus re­sul­ta­dos y mé­tri­cas le in­di­ca­ron que era un

con­cep­to ade­cua­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.