FRAN­CES­CA KEN­NEDY

En com­pa­ñía de la blog­ger Va­len­ti­na Fe­rrag­ni y la di­se­ña­do­ra de jo­yas Ales­san­dra Ro­bles

Hola Guatemala - - Contenido - Tex­to: MA­RIA­NA PINTO Fo­to­gra­fías: AN­DRÉS AMA­YA Pro­duc­ción: MA­RIA­NA PINTO Ma­qui­lla­je: FER­NAN­DA GO­MAR - FG. MAKEUPSTUDIO Pei­na­do: NICOLLE CHO­CANO Jo­yas: ALES­SA DE­SIGNS Ves­tua­rio: PEPA POM­BO, KARLA GARZARO Y GUISHEM Za­pa­tos: CAPODARTE E IX STY­LE Lo­ca­ción: CA

La ra­dian­te di­se­ña­do­ra que bus­ca po­ner a Gua­te­ma­la en el ma­pa mun­dial

«Me en­fo­co en traer in­fluen­cers pa­ra que co­noz­can, vi­si­ten, in­vier­tan y vuel­van a sus paí­ses a ha­blar de nues­tra tie­rra»

HAY UNA FRASE que di­ce “la vi­da no se mi­de por las ve­ces que res­pi­ras, sino por los momentos que te de­jan sin alien­to”. Mu­cho de es­to apli­có en su ca­mino Fran­ces­ca Ken­nedy, una mu­jer ra­dian­te, in­te­li­gen­te y de­ter­mi­na­da que na­ció en Allen­town, Pen­sil­van­nia, en una fa­mi­lia de pa­pás gua­te­mal­te­cos. Al igual que su her­mano cre­ció en un con­tex­to es­ta­dou­ni­den­se que so­lo era in­te­rrum­pi­do en las va­ca­cio­nes, cuan­do vo­la­ban a Gua­te­ma­la pa­ra dis­fru­tar del be­llo La­go de Atitlán jun­to al res­to de la fa­mi­lia. Al cre­cer to­mó la de­ci­sión de es­tu­diar Fi­nan­zas en la uni­ver­si­dad y, cuan­do se gra­duó, se mu­dó a Nue­va York. Sin em­bar­go su mun­do dio un gi­ro de 180 gra­dos en 2009, cuan­do re­gre­só al país cen­troa­me­ri­cano y vio por pri­me­ra vez el ni­vel de con­ta­mi­na­ción que su­fría el la­go que tan­to amó du­ran­te su in­fan­cia. Al mis­mo tiem­po se en­con­tró con mer­ca­dos va­cíos y fa­mi­lias sin ac­ce­so al agua po­ta­ble. “Me sen­tí con el co­ra­zón ro­to”, ex­pre­só con pe­sar. A raíz de es­ta vi­si­ta na­ció Ix Sty­le, una em­pre­sa de cal­za­do que en la ac­tua­li­dad pro­mue­ve que más de mil mu­je­res, de al­re­de­dor del la­go, ten­gan em­pleo y más de tres mil ni­ños del país ten­gan ac­ce­so al agua po­ta­ble.

En me­dio de es­te ca­pí­tu­lo de apren­di­za­jes y lo­gros, Fran­ces­ca in­vi­tó a ¡HO­LA! a vi­si­tar­la en un pa­ra­je má­gi­co y ex­clu­si­vo, ubi­ca­do en uno de los pai­sa­jes de vol­ca­nes más pin­to­res­cos del país. Acom­pa­ña­da de Va­len­ti­na Fe­rrag­ni, una blog­ger ita­lia­na invitada, y Ales­san­dra Ro­bles, di­se­ña­do­ra de jo­ye­ría fina y co fun­da­do­ra de Ales­sa De­signs, la gua­te­mal­te­ca nos re­ga­ló una ma­ña­na de en­sue­ño, en la que con­ver­sa­ción, los sue­ños y el buen gus­to fue­ron la cons­tan­te. —¿Qué ad­je­ti­vo crees que te des­cri­be me­jor? —“Im­pa­ra­ble”. Creo que na­da es im­po­si­ble y que si quie­res ayu­dar siem­pre en­con­tra­rás una for­ma de lle­gar a ellos y con­ven­cer­los pa­ra lo­grar que co­la­bo­ren con­ti­go. Nun­ca to­mo un “no” co­mo res­pues­ta. —An­tes de fun­dar tu pro­yec­to, ¿a qué te de­di­ca­bas? —Yo me gra­dué de Fi­nan­zas y tra­ba­ja­ba a tiem­po com­ple­to en Gold­man Sachs, en Pri­va­te Weath. Na­da que ver con lo que ha­go hoy. Por eso en ese mo­men­to yo no me veía, ni me si­go vien­do, co­mo una di­se­ña­do­ra de mo­das. Pe­ro lo que sí soy es una em­pren­de­do­ra so­cial. —¿Qué es lo que más te gus­ta de lo que ha­ces hoy? —Dar so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas que veo. —¿Crees en que exis­te un pro­pó­si­to de vi­da o en que el ca­mino se va for­jan­do con­for­me ella avan­za? —Di­cen que los dos momentos más im­por­tan­tes en la vi­da son: el día que na­ces y el día que te das cuen­ta con qué pro­pó­si­to na­cis­te. Creo que es muy cla­ro que és­te es mi ob­je­ti­vo en la vi­da: traer per­so­nas a Gua­te­ma­la pa­ra mos­trar­les su ri­que­za cul­tu­ral, sus tra­di­cio­nes, etc.; pues lo con­si­de­ro el lu­gar más be­llo de la tie­rra. —Si tuvieras que des­cri­bir a Gua­te­ma­la en una pa­la­bra, ¿cuál se­ría? —Breath­ta­king.

—¿Ha cam­bia­do en al­go tu re­la­ción con el país des­de que ini­cias­te tu pro­yec­to? De­fi­ni­ti­va­men­te. De pe­que­ña so­lo vi­si­ta­ba el la­go de Atitlán, que es don­de se co­no­cie­ron mis pa­pás y tam­bién mis abue­los, pa­ra pa­sar to­dos mis fe­ria­dos y va­ca­cio­nes ahí. Sin em­bar­go, el tiem­po pa­só y por mi tra­ba­jo ca­da vez te­nía me­nos tiem­po pa­ra re­gre­sar a vi­si­tar­lo, pe­ro des­de que em­pren­dí el pro­yec­to es­toy pa­san­do mu­cho más tiem­po aquí. Pa­ra dar­te un ejem­plo: vi­ne en di­ciem­bre del año

«Me en­can­ta el la­go de Atitlán, so­bre to­do el área de San­ta Ca­ta­ri­na Pa­lo­pó, que es don­de mi fa­mi­lia tie­ne una ca­sa .Es­te lu­gar tie­ne la me­jor vis­ta a los vol­ca­nes y al Ce­rro de Oro»

pa­sa­do, re­gre­sé a Nue­va York por tres se­ma­nas, y lue­go es­tu­ve en Gua­te­ma­la has­ta fi­na­les de ma­yo. —¿Tie­nes al­gún des­tino fa­vo­ri­to en el país? —¡Hay tan­tos! Por su­pues­to me en­can­ta el la­go de Atitlán, so­bre to­do el área de San­ta Ca­ta­ri­na Pa­lo­pó, que es don­de mi fa­mi­lia tie­ne una ca­sa. Es­te lu­gar tie­ne la me­jor vis­ta a los vol­ca­nes y al Ce­rro de Oro. En Sa­ca­te­pé­quez me fas­ci­na la An­ti­gua Gua­te­ma­la y La Reunión… son má­gi­cas. Y, aun­que aca­bo de co­no­cer­la, me cau­ti­vó el área de Li­vings­ton y Río Dul­ce. —¿Tus crea­cio­nes se ins­pi­ran en al­guno de es­tos des­ti­nos? —Más bien en to­da Gua­te­ma­la, pe­ro si ten­go que es­co­ger un am­bien­te, co­mo soy aman­te de la cultura, las tra­di­cio­nes y los tex­ti­les, so­lo me bas­ta ir al mer­ca­do pa­ra sen­tir­me ins­pi­ra­da. —Com­pár­te­nos: ¿Quié­nes han si­do tus in­vi­ta­dos es­pe­cia­les, has­ta el mo­men­to? —En el pri­mer via­je, vino Ste­ve McCurry, un fa­mo­so fo­tó­gra­fo que ha pu­bli­ca­do va­rias por­ta­das icó­ni­cas en Na­tio­nal Geo­grap­hic. Es­tu­vo dos se­ma­nas en el país, jun­to a dos pro­duc­to­res de RYOT que es­tán no­mi­na­dos a dos pre­mios Os­car por sus cor­tos do­cu­men­ta­les. —¡Un gru­po muy ta­len­to­so!

—¡Sí! Con Ste­ve, es­ta­mos ha­cien­do un li­bro, por lo que ven­drá va­rias ve­ces a Gua­te­ma­la. Los pro­duc­to­res vi­nie­ron a ha­cer un cor­to do­cu­men­tal del via­je de Ste­ve. ¡Es­toy muy emo­cio­na­da por eso! Es­te es mi pri­mer

trip con blog­gers y Va­len­ti­na es la pio­ne­ra. —¿Es­tas vi­si­tas con­ti­nua­rán el res­to del año? —Es­ta­mos en ple­na tem­po­ra­da de llu­vias, mi plan es que­dar­me en la Gran Man­za­na has­ta no­viem­bre, con el pro­pó­si­to de apro­ve­char la me­jor épo­ca pa­ra usar las san­da­lias… así que reinicio las vi­si­tas en­tre oc­tu­bre y no­viem­bre y vuel­vo a pa­rar has­ta el pró­xi­mo abril. —Si pu­die­ras dar­le un con­se­jo a las nue­vas em­pren­de­do­ras, ¿cuál se­ría? —Yo les di­ría: So­lo haz­lo. No de­jes que na­die te des­ani­me o que te di­ga que es im­po­si­ble. Otra co­sa im­por­tan­te es que em­pie­ces aho­ra, por­que nun­ca lle­ga­rá el mo­men­to ideal. —En es­te di­ná­mi­co hoy, ¿qué te brin­da fe­li­ci­dad? —Pa­sar tiem­po con mi fa­mi­lia. Mis pa­pás, tíos y pri­mos son mi vi­da. Afor­tu­na­da­men­te una de

«Pa­ra mi es im­por­tan­tí­si­mo de­vol­ver­le al­go a es­te lin­do país. Creo que de­be­mos de­jar al mun­do me­jor de lo que lo en­con­tra­mos;y en mi ca­so

bus­co de­jar­le al­go a Gua­te­ma­la con el di­se­ño»

«En Ita­lia no se co­no­ce mu­cho so­bre Gua­te­ma­la,de he­cho al­gu­nos pien­san que es­tá en Pe­rú. Así que me dio mu­cha cu­rio­si­dad y me pu­se a in­ves­ti­gar. ¡No pue­do es­pe­rar a ver con qué me sor­pren­de Gua­te­ma­la!»

las me­jo­res co­sas que ha ge­ne­ra­do es­te pro­yec­to es que pue­do pa­sar más tiem­po con ellos. —Sé que has de te­ner mu­chos pla­nes en men­te. ¿Có­mo te vi­sua­li­zas de aquí a un par de años? —Tra­ba­jan­do en pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con el im­pul­so a la edu­ca­ción y a la tec­no­lo­gía en el país; y, ¿por qué no? dis­fru­tan­do que IxSty­les sea un brand­na­me re­co­no­ci­do en el mun­do. VA­LEN­TI­NA FE­RRAG­NI: GLA­MOUR Y ESEN­CIA SO­CIAL Be­lla, ho­nes­ta y en­fo­ca­da, Va­len­ti­na se des­cri­be co­mo una per­so­na a la que le gus­ta vi­vir una vi­da sen­ci­lla y be­lla. Apa­sio­na­da por la mo­da, el di­se­ño, co­no­cer per­so­nas y los via­jes; es­ta blog­ger apro­ve­cha las re­des so­cia­les pa­ra com­par­tir sus men­sa­jes lle­nos de sus­tan­cia so­cial en un es­ti­lo im­pe­ca­ble. —¡Qué gus­to que nos vi­si­tes! Cuén­ta­nos: ¿ha­bías es­ta­do an­te­sen Gua­te­ma­la? —No, por eso es­toy muy emo­cio­na­da. La ver­dad es que en Ita­lia no se co­no­ce mu­cho so­bre Gua­te­ma­la, de he­cho al­gu­nos pien­san que es­tá en Pe­rú. Así que me dio mu­cha cu­rio­si­dad y me pu­se a in­ves­ti­gar. ¡No pue­do es­pe­rar a ver con qué me sor­pren­de Gua­te­ma­la! —¿Có­mo ha si­do tu es­ta­día has­ta el mo­men­to? —La gen­te es muy abier­ta y ama­ble. Creo que en eso nos pa­re­ce­mos los ita­lia­nos. Otra co­sa bo­ni­ta es que el ita­liano y es­pa­ñol son pa­re­ci­dos. —¿Tie­nes al­gún plan

«Si ten­go que es­co­ger un am­bien­te, co­mo soy aman­te de la cultura, las tra­di­cio­nes y los tex­ti­les, so­lo me bas­ta ir al mer­ca­do pa­ra sen­tir­me

ins­pi­ra­da»

pa­ra apro­ve­char tu tiem­po aquí? —Me in­tere­sa mu­cho ha­cer al­go re­la­cio­na­do con los pro­yec­tos so­cia­les de em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res. —Eso es muy in­tere­san­te. ¿Qué es

lo que más te gus­ta de in­vo­lu­crar­te en es­te ti­po de ini­cia­ti­vas?

—Me con­si­de­ro una per­so­na muy afor­tu­na­da y quie­ro ayu­dar a quie­nes no lo son tan­to. Vi­vo en Ita­lia, en Eu­ro­pa, una par­te del mun­do don­de las mu­je­res pue­den to­mar la de­ci­sión de ser lo que quie­ran. En­ton­ces, cuan­do vas a un lu­gar don­de es­ta reali­dad es to­tal­men­te di­fe­ren­te sien­tes el im­pac­to. Quie­ro dar el men­sa­je que las per­so­nas pue­den ha­cer to­do lo que se pro­pon­gan. —¿Por qué eli­ges las re­des so­cia­les co­mo tu pla­ta­for­ma de ex­pre­sión? —Me man­ten­go muy ac­ti­va en so­cial me­dia, que aun­que a ve­ces pue­da ser vis­ta co­mo al­go muy su­per­fi­cial, yo la veo co­mo una he­rra­mien­ta, una for­ma de ex­plo­rar el mun­do, de ex­pre­sar­me y de ayu­dar a los de­más. No bus­co que la gen­te com­pre bo­le­tos y ayu­de en to­do el mun­do, sino que em­pie­cen por don­de es­tán, co­la­bo­ran­do en la for­ma que pue­dan y res­pe­tan­do al otro. —¿Cuál es la reac­ción que es­pe­ras ver al pu­bli­car fo­tos tu­yas en es­te país de la eter­na pri­ma­ve­ra? —Es­pe­ro que la gen­te de Eu­ro­pa y de los otros lu­ga­res en que me si­guen ten­gan la opor­tu­ni­dad de ver los be­llos lu­ga­res de Gua­te­ma­la, pa­ra dar­se cuen­ta que es un país al que va­le la pe­na des­cu­brir. ALES­SAN­DRA RO­BLES: BRI­LLAN­TE POR DEN­TRO Y POR FUE­RA La otra invitada en es­ta tra­ve­sía fue Ales­san­dra, co­no­ci­da co­mo em­pren­de­do­ra, di­se­ña­do­ra de jo­ye­ría fina y fun­da­do­ra de Ales­sa De­signs, jun­to a su ac­tual so­cio y es­po­so, Yu­vraj Pahu­ja. Es­ta gua­te­mal­te­ca crea­ti­va y apa­sio­na­da trans­for­ma sus fuen­tes de ins­pi­ra­ción en di­se­ños in­no­va­do­res y de al­ta ca­li­dad. —Ya que es tu ho­gar, ¿qué es lo que más te gus­ta del país? —Lo que más me gus­ta es su di­ver­si­dad y su na­tu­ra­le­za. So­mos muy ri­cos en ese sen­ti­do. Es nues­tro pa­raí­so. —¿Tie­nes al­gún ge­ta­way pre­fe­ri­do en el te­rri­to­rio? —Es­tá di­fí­cil es­co­ger… pe­ro creo que es­ta­ría en­tre el la­go de Atitlán o la pla­ya. —¿Tus di­se­ños se ins­pi­ran en al­go del con­tex­to gua­te­mal­te­co? —Ge­ne­ral­men­te me ins­pi­ro en la na­tu­ra­le­za, cuan­do me pon­go en con­tac­to con to­dos sus co­lo­res. Los tex­ti­les son otra fuen­te in­creí­ble de ins­pi­ra­ción, por­que de ahí pue­do to­mar mood­boards y co­lor boards, pa­ra en ba­se a ellos di­se­ñar. Crear en Gua­te­ma­la me ha­ce fe­liz. —Tú que es­tás en es­te ro­llo, ¿có­mo has vi­vi­do el cre­ci­mien­to de mar­cas gua­te­mal­te­cas de di­se­ño? Me ima­gino que en­tre las tres ha­bla­ron del te­ma. —Veo que, siem­pre y cuan­do exis­ta el apo­yo y la co­la­bo­ra­ción en­tre los ar­tis­tas, es­to va a se­guir cre­cien­do. Más en­tre las mu­je­res, pues creo jun­tas nos po­ten­cia­mos. Siem­pre di­go que lo im­por­tan­te es se­guir tus sue­ños y ser muy per­se­ve­ran­te, rea­li­zan­do lo que te apa­sio­na. —Ya que es­ta­mos aquí, cuén­ta­nos: ¿Qué te ins­pi­ró a su­mar­te a un via­je co­mo es­te? —Pa­ra mi es im­por­tan­tí­si­mo de­vol­ver­le al­go a es­te lin­do país.Creo que de­be­mos de­jar al mun­do me­jor de lo que lo en­con­tra­mos; y en mi ca­so bus­co de­jar­le al­go a Gua­te­ma­la con el di­se­ño. —¿Có­mo se pue­de lo­grar es­to?

—To­do se pue­de al­can­zar plan­tean­do pe­que­ños pa­sos. Me he da­do cuen­ta que esa es la for­ma en que uno pue­de rea­li­zar, po­co a po­co, lo que ba­se pro­po­ne.

Hay una frase que di­ce “la vi­da no se mi­de por las ve­ces que res­pi­ras, sino por los momentos que te de­jan sin alien­to”. Mu­cho de es­to apli­có en su ca­mino Fran­ces­ca Ken­nedy, una mu­jer ra­dian­te, in­te­li­gen­te y de­ter­mi­na­da que na­ció en Allen­town, Pen­sil­van­nia, en una fa­mi­lia de pa­pás

gua­te­mal­te­cos.

La otra invitada en es­ta tra­ve­sía fue Ales­san­dra, co­no­ci­da co­mo em­pren­de­do­ra, di­se­ña­do­ra de jo­ye­ría fina y fun­da­do­ra de Ales­sa De­signs, jun­to a su ac­tual so­cio y es­po­so, Yu­vraj Pahu­ja. Es­ta gua­te­mal­te­ca crea­ti­va y apa­sio­na­da

trans­for­ma sus fuen­tes de ins­pi­ra­ción en di­se­ños in­no­va­do­res y de al­ta ca­li­dad.

Nues­tras tres pro­ta­go­nis­tas po­san es­plén­di­das pa­ra el len­te de ¡HO­LA! mien­tras nos com­par­ten sus pro­yec­tos y as­pi­ra­cio­nes pa­ra fo­men­tar el

tu­ris­mo en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.