MARIO CHANG

Nos ha­bla de su ma­tri­mo­nio, su fas­ci­nan­te ca­rre­ra ar­tís­ti­ca y el le­ga­do que le gus­ta­ría de­jar en es­ta vi­da

Hola Guatemala - - Contenido - Tex­to: MA­RIA­NA PINTO Fo­to­gra­fía: AN­DRÉS AMA­YA Pro­duc­ción: MA­RIA­NA PINTO Ma­qui­lla­je: FER­NAN­DA GO­MAR - FG. MAKEUPSTUDIO Lo­ca­ción: AVIA

En­tre­vis­ta con el mú­si­co gua­te­mal­te­co que bri­lla en el ex­tran­je­ro

«Nun­ca to­mé la de­ci­sión de can­tar ópe­ra. La ópe­ra me eli­gió a mí»

«Soy de la idea que nues­tra vi­da es una can­ción. En ca­sa es­ta­mos ro­dea­dos de mú­si­ca to­do el tiem­po, es­tu­dia­mos dia­ria­men­te, nos in­for­ma­mos, lee­mos acer­ca de la ópe­ra y ve­mos muy se­gui­do ópe­ras en vi­vo y en vi­deos»

EN LOS ES­CE­NA­RIOS Su ta­len­to lo ha­ce bri­llar, en per­so­na su ca­ris­ma y ho­nes­ti­dad lle­nan de op­ti­mis­mo cual­quier am­bien­te. Así es Mario Chang, el te­nor gua­te­mal­te­co que sa­lió de su país a bus­car me­jo­res opor­tu­ni­da­des y hoy dis­fru­ta de una ca­rre­ra en as­cen­so, tras con­quis­tar con su voz al­gu­nos de los es­ce­na­rios más pres­ti­gio­sos del glo­bo y for­mar par­te del ensamble de la Ópe­ra de Frank­furt, en Ale­ma­nia.

Pa­ra­le­la­men­te a es­ta fa­ce­ta el ar­tis­ta bus­ca abrir un ca­mino en Gua­te­ma­la pa­ra el de­sa­rro­llo de la ópe­ra. Jun­to a su es­po­sa, la en­can­ta­do­ra so­prano Ma­ría Jo­sé Mo­ra­les, fun­dó Que­ri­do Ar­te - Com­pa­ñía de Ópe­ra de Gua­te­ma­la, un pro­yec­to que pre­ten­de desa­rro­llar y di­fun­dir la ópe­ra, es­ta­ble­cer una tem­po­ra­da per­ma­nen­te y brin­dar opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo a los cien­tos de ar­tis­tas gua­te­mal­te­cos que no pue­den for­mar­se de­bi­do a las di­fí­ci­les con­di­cio­nes del con­tex­to.

En un re­cien­te pa­so por su país na­tal, ¡HO­LA! apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad de sen­tar­se jun­to Mario y Ma­jo, co­mo le di­ce ca­ri­ño­sa­men­te al amor de su vi­da, pa­ra char­lar so­bre su ins­pi­ra­do­ra his­to­ria de éxi­to. Co­mo era es­pe­ra­ble, el re­la­to con­tu­vo anéc­do­tas de amor, re­tos, sue­ños y mu­cho más. —Eres una gran ins­pi­ra­ción, por to­do lo que has lo­gra­do. ¿Te sien­tes có­mo­do con que mu­chos te to­men co­mo ejem­plo? —No me gus­ta pen­sar en mí mis­mo co­mo una ins­pi­ra­ción, pe­ro me ha­ce fe­liz sa­ber que lo que ha­go pue­de te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo en al­gu­nas per­so­nas pa­ra cam­biar su for­ma de ver el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción, con el ob­je­ti­vo de mo­ti­var­las a que pue­dan cum­plir sus sue­ños. Con tra­ba­jo y en­fo­que, to­do es po­si­ble. —¿A qué apun­tas­te en el ini­cio,

cuan­do de­ci­dis­te se­guir ópe­ra? ¿Te­nías una me­ta? —Aun­que sue­ne un po­co tri­lla­do, siem­pre me gus­to can­tar. Re­cuer­do que cuan­do re­gre­sa­ba del colegio me po­nía a can­tar bo­le­ros y ran­che­ras, an­tes que mi ma­má re­gre­sa­ra con mi her­ma­na pe­que­ña a la que ha­bía ido a bus­car al colegio. Sin em­bar­go, nun­ca to­me la de­ci­sión de can­tar ópe­ra. Creo que la ópe­ra me arras­tró ha­cia ella, me apa­sio­nó des­de el pri­mer día que su­pe que exis­tía. Ella me eli­gió a mí. Sim­ple­men­te me con­quis­tó y su­pe que eso que­ría pa­ra el res­to de mi vi­da. —Mu­chos creen im­po­si­ble vi­vir de la mú­si­ca. ¿Qué pien­sas al res­pec­to? —En Gua­te­ma­la es ca­si im­po­si­ble. De he­cho me to­pé con un en­torno

«Ma­jo es una mu­jer fuer­te, una lí­der na­tu­ral y muy de­ter­mi­na­da y tra­ba­ja­do­ra en cuan­to a las me­tas que quie­re al­can­zar. Sin im­por­tar qué tan di­fí­cil o gran­de sea el re­to, ella siem­pre es­tá

ahí pa­ra en­fren­tar­lo»

en el que creían que es­ta­ba lo­co por que­rer per­se­guir es­te sue­ño. Tu­ve que rea­li­zar múl­ti­ples tra­ba­jos pa­ra cos­tear mis es­tu­dios de can­to, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no me pres­ta­ban aten­ción ni co­no­cían es­te ar­te. Fue un ca­mino bas­tan­te di­fí­cil y so­li­ta­rio. So­lo po­cas per­so­nas es­tu­vie­ron a mi la­do en esos tiem­pos di­fí­ci­les. —Sue­na co­mo to­do un re­to. —El ini­cio es lo más di­fí­cil y ca­da gran cam­bio es co­mo un nue­vo ini­cio. Me to­có vi­vir va­rios re­tos… el pri­me­ro fue de­jar de vi­vir en ca­sa de mis pa­pás; ese fue en un mo­men­to muy de­li­ca­do, pues hi­zo que el pi­so se me mo­vie­ra y aflo­ra­ran to­das mis in­se­gu­ri­da­des. Gra­cias a Dios siem­pre tu­ve a mi la­do a la per­so­na más in­creí­ble del mun­do, mi es­po­sa Ma­jo, que en ese en­ton­ces era mi no­via y nun­ca me sol­tó. —¿Des­cu­bris­te de ti al­go que no co­no­cías en esos años? —Tal vez que la úni­ca mo­ti­va­ción que ne­ce­si­ta al­guien pa­ra al­can­zar su me­ta es sa­ber que lle­gar a ella lo ha­rá fe­liz o si tra­ba­jar pa­ra cum­plir­la es lo que le da­rá la fe­li­ci­dad. Yo creo que ten­go un po­co de las dos. Amo apren­der co­sas nue­vas, amo ex­plo­rar nue­vos ho­ri­zon­tes en el can­to y pue­do de­cir que soy muy fe­liz ha­cien­do lo que ha­go. Sé que aún me fal­ta mu­chí­si­mo por apren­der, pe­ro eso es lo que me mue­ve. Can­tar me ha­ce fe­liz hoy y eso me da for­ta­le­za, mi fe­li­ci­dad la en­cuen­tro en lo que es­toy vi­vien­do y el res­to, o lo que ven­ga, se­rán ben­di­cio­nes adi­cio­na­les. —¿Cuán­do re­cuer­das que te co­men­zó a son­reír la suer­te? —No pue­do iden­ti­fi­car un mo­men­to, pe­ro creo que cuan­do te ali­neas a lo que amas ha­cer y po­nes to­do tu es­fuer­zo pa­ra lo­grar­lo, la vi­da mis­ma te abre las puer­tas. Siem­pre sos­ten­go que cuan­do las

«Mi me­ta es se­guir per­fec­cio­nan­do mi téc­ni­ca y tra­tar de can­tar lo más sano po­si­ble du­ran­te tiem­po. Ese es mi sue­ño, lle­gar a vie­ji­to can­tan­do»

«No pue­do vi­sua­li­zar mi vi­da sin es­tar ro­dea­do por la mú­si­ca. Me en­can­ta la tec­no­lo­gía, la in­ge­nie­ría de so­ni­do y la pro­duc­ción»

opor­tu­ni­da­des vie­nen, tie­nes que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra to­mar­las; y yo me en­fo­qué en es­tar lis­to. “NUES­TRA VI­DA ES UNA CAN­CIÓN, UNA ÓPE­RA”

—Pa­ra ti, ¿qué es Ma­jo? —Una mu­jer fuer­te, una lí­der na­tu­ral y muy de­ter­mi­na­da y tra­ba­ja­do­ra en cuan­to a las me­tas que quie­re al­can­zar. Sin im­por­tar qué tan di­fí­cil o gran­de sea el re­to, ella siem­pre es­tá ahí pa­ra en­fren­tar­lo. La ad­mi­ro mu­cho por eso. Esa es una de las co­sas que más amo de ella. —¿En qué mo­men­to se cru­za­ron sus ca­mi­nos? —Ma­jo y yo nos co­no­ci­mos, ha­ce po­cos años, en una au­di­ción pa­ra la pri­me­ra ópe­ra que se iba a pre­sen­tar en la Gran Sa­la del Centro Cul­tu­ral Mi­guel Án­gel As­tu­rias. La vi y me im­pre­sio­na­ron su va­len­tía y su ta­len­to, pues era la pri­me­ra vez que ella se acer­ca­ba al mun­do de la ópe­ra. A los po­cos días la vol­ví a ver cuan­do co­men­za­ron las cla­ses en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca y a par­tir de eso nos hi­ci­mos muy ami­gos. —Fue el des­tino quien los jun­tó. —De­fi­ni­ti­va­men­te. En ese tiem­po nos reunía­mos en las gra­das del Con­ser­va­to­rio pa­ra ver y a ha­blar de ópe­ras y de nues­tros sue­ños de ser gran­des can­tan­tes. Creo que hoy en día se­gui­mos sien­do esos ni­ños, con la ilu­sión de al­gún día for­mar par­te de ese gran mun­do de la ópe­ra. Lle­va­mos 6 años de ma­tri­mo­nio, 10 de co­no­cer­nos y se­gui­mos sien­do los me­jo­res ami­gos. —Co­mo pa­re­ja, ¿les cues­ta en­con­trar un ba­lan­ce en­tre el tra­ba­jo y el tiem­po pa­ra us­te­des? —No te pue­do men­tir, a ve­ces es muy di­fí­cil, pues nos to­ca es­tar se­pa­ra­dos por pe­río­dos de tiem­po bas­tan­te lar­gos. Sin em­bar­go tra­ta­mos de ver­nos lo más fre­cuen­te­men­te po­si­ble y aho­ra con la tec­no­lo­gía, to­do es más fá­cil. Lo más du­ro de to­do es la dis­tan­cia, pe­ro lo so­por­ta­mos por­que es al­go que de­be­mos ha­cer y es ne­ce­sa­rio pa­ra cum­plir nues­tros sue­ños. Des­pués de to­do, nues­tra vi­da es una can­ción, una ópe­ra. —¿Cuál es su se­cre­to pa­ra po­der abor­dar es­ta si­tua­ción con tan­ta ma­du­rez y amor? Cuan­do em­pe­za­mos es­ta re­la­ción pla­ti­ca­mos al res­pec­to. Por ser am­bos can­tan­tes, co­no­ce­mos las exi­gen­cias del me­dio y lo que con­lle­va que ca­da uno pue­da cum­plir sus me­tas per­so­na­les y, a la vez, lle­var ade­lan­te en con­jun­to tan­to nues­tra fa­mi­lia co­mo nues­tro pro­yec­to Que­ri­do Ar­te. He­mos apren­di­do a com­pren­der­nos y a dis­fru­tar los momentos en que es­ta­mos jun­tos. No hay na­da que el amor, la com­pren­sión y co­mu­ni­ca­ción no pue­da so­por­tar. DIS­FRU­TAN­DO DE LA CA­RRE­RA

—¿El es­ce­na­rio don­de más has go­za­do can­tar? —Ten­go dos favoritos: el Me­tro­po­li­tan Ope­ra en Nue­va York, por­que re­pre­sen­ta el sue­ño cum­pli­do de ha­ber lle­ga­do a uno de los es­ce­na­rios más im­por­tan­tes del mun­do; y el se­gun­do es el es­ce­na­rio del Centro Cul­tu­ral Mi­guel Án­gel As­tu­rias, en Gua­te­ma­la. Pa­rar­me en él me lle­na de or­gu­llo, fe­li­ci­dad y de una ale­gría que no te pue­do ex­pli­car. —¿Hay un mo­ti­vo es­pe­cial pa­ra que así sea? Por­que lo sien­to par­te de mis raí­ces y es de­li­cio­so can­tar pa­ra mi gen­te, mi fa­mi­lia y mis ami­gos. —Ya que la vi­ves a dia­rio, ¿có­mo te ali­men­ta per­so­nal­men­te la mú­si­ca en tu día a día? —Soy de la idea que nues­tra vi­da es una can­ción. En ca­sa es­ta­mos ro­dea­dos de mú­si­ca to­do el tiem­po, es­tu­dia­mos dia­ria­men­te, nos in­for­ma­mos, lee­mos acer­ca de la ópe­ra y ve­mos muy se­gui­do ópe­ras en vi­vo y en vi­deos. Es par­te de nues­tra ru­ti­na y esen­cia. De he­cho, uno de mis hob­bies es com­prar mú­si­ca de ar­tis­tas que ve­mos to­can­do en la ca­lle, he­mos en­con­tra­do mu­cho ta­len­to y me en­can­ta co­no­cer nue­vos so­ni­dos.

En un re­cien­te pa­so por su país na­tal, ¡HO­LA! apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad de sen­tar­se jun­to Mario y Ma­jo, co­mo le di­ce ca­ri­ño­sa­men­te al amor de su vi­da, pa­ra char­lar so­bre su ins­pi­ra­do­ra his­to­ria de éxi­to. Co­mo era es­pe­ra­ble, el re­la­to con­tu­vo anéc­do­tas de amor, re­tos, sue­ños y

mu­cho más.

Mario Chang, el te­nor gua­te­mal­te­co que sa­lió de su país a bus­car me­jo­res opor­tu­ni­da­des, hoy dis­fru­ta de una ca­rre­ra en as­cen­so, tras con­quis­tar con su voz al­gu­nos de los es­ce­na­rios más pres­ti­gio­sos del glo­bo y for­mar par­te del ensamble de la Ópe­ra de Frank­furt, en Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.