Ca­ro­li­ne po­sa con la im­pre­sio­nan­te «top mo­del» Pe­tra Nem­co­va, em­ba­ja­do­ra de Cho­pard: «Es­tá apo­yan­do la cons­truc­ción de es­cue­las en lu­ga­res don­de ha ha­bi­do desas­tres na­tu­ra­les y no­so­tros la es­ta­mos ayu­dan­do con una pul­se­ra»

Hola Guatemala - - Contenido -

ha­bi­do desas­tres na­tu­ra­les y no­so­tros la es­ta­mos ayu­dan­do con una pul­se­ra. Creo que ha cons­trui­do ya unas cien­to vein­te es­cue­las. Ella es­tu­vo en el tsu­na­mi y fue muy du­ro. Lo ha su­pe­ra­do y ha se­gui­do ade­lan­te con una ac­ti­tud muy zen. Siem­pre es­tá fe­liz. Y cuan­do tra­ba­ja es muy pro­fe­sio­nal y, al mis­mo tiem­po, se di­vier­te. Creo que es la em­ba­ja­do­ra per­fec­ta por­que es gua­pa por fue­ra, pe­ro tam­bién por den­tro. Es in­te­li­gen­te y ha­bla mu­chos idio­mas. No es so­lo una mo­de­lo por fue­ra. Es pu­ra per­so­na­li­dad. Re­pre­sen­ta a la per­fec­ción a Cho­pard.

—¿Có­mo es el día a día de la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca y co­pre­si­den­ta de una fir­ma de lu­jo co­mo Cho­pard?

—Voy a la ofi­ci­na por la ma­ña­na y siem­pre ten­go una lis­ta de co­sas pa­ra ha­cer, pe­ro, al fi­nal, cuan­do ter­mino la jor­na­da, so­bre las seis de la tar­de, he he­cho mi­llo­nes de co­sas y nin­gu­na de la lis­ta. Me le­van­to a las sie­te. Me pue­do acos­tar tar­de, pe­ro no me gus­ta na­da ma­dru­gar. Cuan­do ten­go que co­ger un vue­lo tem­prano, siem­pre ten­go la sen­sa­ción de que me voy a dor­mir y me des­pier­to mil ve­ces du­ran­te la no­che.

—¿Qué es lo que más te gus­ta de tu tra­ba­jo?

—La par­te crea­ti­va: crear nue­vos di­se­ños, nue­vas ma­ne­ras de com­bi­nar ma­te­ria­les, co­lo­res… crear una co­lec­ción.

—¿Có­mo ves Cho­pard de aquí a diez años?

—La co­mu­ni­ca­ción ha­brá evo­lu­cio­na­do to­da­vía más, por lo que ten­dre­mos que adap­tar­nos a es­tas nue­vas for­mas, pe­ro tam­bién creo que se man­ten­drá la ma­ne­ra tra­di­cio­nal de ha­cer re­lo­jes. Se lle­va ha­cien­do así mu­chos años y es la esen­cia de Cho­pard, igual que la de los dia­man­tes.

Vis­ta de la fa­cha­da prin­ci­pal de la ca­sa y del pa­tio, des­de una de las zo­nas del jar­dín. La es­cul­tu­ra de bron­ce, fir­ma­da por Fa­lon y ad­qui­ri­da en Pa­rís, ha­ce re­fe­ren­cia al via­jar en el tiem­po. Las ove­jas, por las que Ca­ro­li­ne sien­te ver­da­de­ra fas­ci­na­ción, son un re­ga­lo del es­cul­tor La­la­na. Iz­quier­da, el «pa­net­to­ne» más ca­ro del mun­do, com­pues­to por pie­zas de al­ta jo­ye­ría de Cho­pard: bri­llan­tes, ru­bíes, za­fi­ros y es­me­ral­das va­lo­ra­do en va­rios mi­llo­nes de eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.