MDC: EL PO­DER DE UN DA­TA CEN­TER EN UNA CAJITA

Hoy no son po­pu­la­res en Amé­ri­ca Cen­tral, pe­ro la adop­ción de los mi­cro da­ta cen­ter es­tá cre­cien­do en Amé­ri­ca La­ti­na por su mi­nia­tu­ri­za­ción, mo­vi­li­dad y ve­lo­ci­dad de des­plie­gue. Co­noz­ca có­mo es­tán fa­bri­ca­dos y cuá­les in­dus­trias en­ca­be­zan su uti­li­za­ción.

IT Now Guatemala - - IT PRO - Juan Jo­sé Ló­pez To­rres

Hoy no son po­pu­la­res en Amé­ri­ca Cen­tral, em­pe­ro la adop­ción de los mi­cro da­ta cen­ter es­tá cre­cien­do Amé­ri­ca La­ti­na por su mi­nia­tu­ri­za­ción, mo­vi­li­dad y ve­lo­ci­dad de des­plie­gue. Co­noz­ca có­mo es que es­tán fa­bri­ca­dos y cuá­les in­dus­trias en­ca­be­zan su uti­li­za­ción.

Un mi­cro da­ta cen­ter se tra­ta de uni­da­des in­de­pen­dien­tes al cen­tro de da­tos prin­ci­pal, los cua­les se pue­den ges­tio­nar de ma­ne­ra re­mo­ta y pue­den ser dis­tri­bui­do un gru­po o va­rios mi­cro cen­tros de da­tos pa­ra ofre­cer un me­jor ser­vi­cio, ve­lo­ci­dad y me­no­res cos­tos.

Al es­tar dis­per­sos geo­grá­fi­ca­men­te cuen­tan con una in­fra­es­truc­tu­ra me­nos com­ple­ja que el cen­tro de da­tos prin­ci­pal, es­to ha­ce más ve­loz el ac­ce­so a los da­tos, ya que la in­for­ma­ción se al­ma­ce­na más cer­ca del usua­rio y se en­tre­ga más rá­pi­do.

Ha­blar de es­te mo­de­lo de in­fra­es­truc­tu­ra es aún in­ci­pien­te en Amé­ri­ca La­ti­na y más aún en Cen­troa­mé­ri­ca, a pe­sar que el es­tu­dio de Mar­ket­san­dmar­kets, di­ce que pa­ra el 2020 el va­lor del mer­ca­do de los mi­cro da­ta cen­ter se­rá de US$ 6 bi­llo­nes, de­bi­do al cre­ci­mien­to de la red.

Es­tas uni­da­des de alo­ja­mien­to re­pli­can to­das las ca­pa­ci­da­des de en­fria­mien­to, se­gu­ri­dad y ener­gía de un cen­tro de da­tos tra­di­cio­nal pe­ro a me­nor es­ca­la, es de­cir, su ta­ma­ño es mu­cho más pe­que­ño que ofre­ce be­ne­fi­cios de por­ta­bi­li­dad y sol­ven­ta ne­ce­si­da­des en zo­nas re­mo­tas don­de no hay in­fra­es­truc­tu­ra de TI. En­ti­da­des pú­bli­cas, la­bo­ra­to­rios y uni­ver­si­da­des, en es­pe­cial pe­tro­le­ras y mi­ne­ras, y del sec­tor fi­nan­cie­ro, son las más ne­ce­si­ta­das e in­clu­so pio­ne­ras en ad­qui­rir­los an­tes que a un da­ta cen­ter tra­di­cio­nal, pues­to que los MDC res­pon­den, en­tre otras co­sas, al au­men­to de la de­man­da que ge­ne­ran los usua­rios.

“Las di­fe­ren­cias con un cen­tro de da­tos co­mún, es­tán en la mo­vi­li­dad que tie­nen los mi­cro da­ta cen­ter y que es­tán in­te­gra­dos con UPS, ai­re acon­di­cio­na­do, sis­te­ma an­ti­in­cen­dios, mo­ni­to­reo am­bien­tal y fá­cil ac­ce­so”, in­di­có Jo­sé Bel­trán, ge­ren- te co­mer­cial de Bel­sol en Chi­le, un part­ner sud­ame­ri­cano de la nor­te­ame­ri­ca­na Ze­lla­box que los dis­tri­bu­ye mi­cro da­ta cen­ters des­de 2010.

Pa­ra Si­mon Roh­rich, co­fun­da­dor de la em­pre­sa Ellip­ti­cal Mo­bi­le So­lu­tion, con­si­de­ra que es­tas uni­da­des de ex­pan­sión gra­nu­la­res so­bre­sa­len por la ca­pa­ci­dad pa­ra en­friar los equi­pos que uti­li­zan agua a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te.

“Hay un nue­vo sec­tor de eco­no­mía de nu­be hí­bri­da usán­do­los pa­ra man­te­ner cier­tas má­qui­nas y pro­ce­sos mon­ta­dos en racks pa­ra mo­ver las ne­ce­si­da­des de compu­tación de ni­vel in­fe­rior a la nu­be”, in­di­có Roh­rich.

Los mi­cro da­ta cen­ter son sis­te­mas au­tó­no­mos de ex­tre­mo a ex­tre­mo, que in­clu­yen hard­wa­re, soft­wa­re y ca­blea­do, ha­llan su lu­gar en los si­tios re­mo­tos o en ne­ce­si­da­des tem­po­ra­les y es­pe­cial­men­te son úti­les en si­tua­cio­nes que re­quie­ren sis­te­mas es­pe­cia­li­za­dos de se­gu­ri­dad adi­cio­nal.

“Ade­más, las em­pre­sas que ne­ce­si­tan so­lu­cio­nes de cen­tros de da­tos fle­xi­bles pue­den be­ne­fi­ciar­se del uso de un mi­cro cen­tro de da­tos. Es­tos son ca­da vez más po­pu­la­res en­tre los pro­vee­do­res de ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, pe­ro el in­te­rés es ex­pan­dir a la em­pre­sa”, se­gún Da-

“Real­men­te en la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na las in­ver­sio­nes en es­te as­pec­to han si­do po­cas. Ve­mos que si la adop­ción de es­te con­cep­to se lle­ga a dar con la fuer­za ne­ce­sa­ria se­ría co­mo pa­ra el 2020”. Fran­cis­co Agui­rre, Dell.

vid Wang, CEO de Wa­ve2wa­ve So­lu­tions, em­pre­sa que se en­car­ga de dis­tri­buir es­te mo­de­lo de cen­tros de da­tos.

Sus pro­ce­sos es­tán re­la­cio­na­dos con la den­si­dad de compu­tación, es­ca­la­bi­li­dad, el tiem­po de cons­truc­ción, cos­to por ade­lan­ta­do, ade­más de re­cu­pe­ra­ción de desas­tres, re­pli­ca­ción fue­ra del si­tio y por­ta­bi­li­dad ins­tan­tá­nea de compu­tación de cla­se em­pre­sa­rial, en­tre otros.

“Los clien­tes le ven mu­cho po­ten­cial pa­ra re­sol­ver al­gu­nos de sus pro­ble­mas, co­mo crear nue­vos si­tios de ERP, ya que es­tán cons­cien­tes de que di­se­ñar y cons­truir un cen­tro de da­tos no es un te­ma fá­cil”, in­di­có Ar­tu­ro Ma­queo, Bu­si­ness De­ve­lop­ment Ma­na­ger Me­xi­co & Cen­tral Ame­ri­ca en Sch­nei­der Elec­tric.

Pe­ro a pe­sar de la ro­bus­tez que los ca­rac­te­ri­za y los per­fi­la co­mo los su­ce­so­res de los cen­tros de da­tos a lar­go pla­zo, por aho­ra es un te­ma muy nue­vo en el cin­tu­rón de Amé­ri­ca de­bi­do a as­pec­tos re­la­cio­na­dos con los cos­tos y de­pen­den­cia de otros re­que­ri­mien­tos de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra su fun­cio­na­mien­to.

Luis Car­los Ro­jas Kru­se, CEO de ADN Da­ta­cen­ters, con­si­de­ró que el te­ma es­tá en pa­ña­les en Cos­ta Ri­ca.

“Me atre­ve­ría a de­cir que en la re­gión. Aun­que son una li­be­ra­ción de los con­te­ne­do­res, lo más de­li­ca­do es el pre­cio, que es bas­tan­te al­to. A la ho­ra de com­prar uno pa­ra una so­lu­ción es­pe­cí­fi­ca, las em­pre­sas con­ti­núan rea­li­zan­do por par­tes y no con un mi­cro da­ta cen­ter”, di­jo Kru­se.

A pe­sar de es­to, Es­te­ban Vi­ves, in­ge­nie­ro de in­fra­es­truc­tu­ra en Ace­ros Abono Agro de Cos­ta Ri­ca, co­men­tó que cuen­tan con su pro­pio mi­cro da­ta cen­ter.

“Re­ci­bi­mos ase­so­rías de di­fe­ren­tes so­cios de ne­go­cios, eva­lua­mos la in­fra­es­truc­tu­ra que te­nía­mos y la acon­di­cio­na­mos a las ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa”, di­jo Vi­ves.

De acuer­do con Hu­go Men­do­za, je­fe de in­fra­es­truc­tu­ra Cor­po­ra­ti­vo en Gru­po Pan­ta­león, en Gua­te­ma­la, aún no los han im­ple­men­ta­do.

“No los he im­ple­men­ta­do por aho­ra. Un nom­bre más mo­derno pa­ra esa in­fra­es­truc­tu­ra son los sis­te­mas con­ver­gen­tes, di­se­ña­dos pa­ra da­ta cen­ter de gran­des em­pre­sas a ni­vel gua­te­mal­te­co”, co­men­tó Hu­go.

Si bien por aho­ra ha­blar del te­ma im­pli­ca in­ver­sio­nes im­por­tan­tes, las con­si­de­ra­cio­nes en torno a los re­sul­ta­dos dan equi­li­brio pa­ra so­lu­cio­nar los re­que­ri­mien­tos del ne­go­cio y res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de pro­ce­sa­mien­to de da­tos.

Da­vid Wang, de Wa­ve2wa­ve So­lu­tions, hi­zo ver que las em­pre­sas de­ben con­si­de­rar có­mo los mi­cro cen­tros de da­tos les pue­den ayu­dar en aho­rro de di­ne­ro, ac­ce­si­bi­li­dad en lu­ga­res re­mo­tos o a en­fren­tar las de­man­das de los sis­te­mas es­pe­cia­li­za­dos en la red.

Los MDC lo­gran di­fe­ren­ciar­se so­bre­ma­ne­ra de los cen­tros de da­tos tra­di­cio­nes, en que los se­gun­dos im­pli­can in­ge­nie­ría, di­se­ño, es­pe­cia­lis­tas y los tiem­pos de im­ple­men­ta­ción muy lar­gos, in­clu­so pue­den lle­gar a de­mo­rar has­ta un año des­de la con­cep­tua­li­za­ción has­ta la pues­ta en mar­cha.

“La ven­ta­ja de las so­lu­cio­nes pre­fa­bri­ca­das es que los tiem­pos de im­ple­men­ta­ción se re­cor­tan de ma­ne­ra muy im­por­tan­te. Otro te­ma son los cos­tos de in­ver­sión y ope­ra­ti­vos que im­pac­tan mu­cho a las com­pa­ñías. Cuan­do se di­se­ña un cen­tro de da­tos des­de ce­ro, las in­ver­sio­nes son fuer­tes”, di­jo el ge­ren­te de ne­go­cios de Sch­nei­der.

Los cen­tros de da­tos tra­di­cio­na­les son ca­ros por­que no só­lo se tie­ne que com­prar y me­jo­rar el equi­po. Los cos­tos de man­te­ner el sis­te­ma que se eje­cu­ta a dia­rio pue­de ser muy al­to. En con­tras­te, los MDC sue­len ve­nir en sí mis­mos con en­fria­mien­to, sis­te­mas de se­gu­ri­dad y mu­cho más. Se va­lo­ran por su co­mo­di­dad, ver­sa­ti­li­dad y aho­rro de cos­tes aso­cia­dos.

Se­gún Da­ta­cen­te­rdy­na­mics se ha ob­ser­va­do que los ven­dors es­tán ofre­cién­do­los ca­da vez más, lo cual se in­ter­pre­ta co­mo un in­di­cio de cre­ci­mien­to de es­te mer­ca­do.

¿Có­mo se pue­den im­ple­men­tar?

Aun­que un MDC se ven co­mo la me­jor op­ción, es­to lo de­ter­mi­na­rá un diag­nós­ti­co fi­nan­cie­ro y de cos­tos de opor­tu­ni­dad que re­quie­ra el ne­go­cio. Por ejem­plo, si es­te tie­ne que tra­ba­jar en una obra ci­vil, de­be­rá con­si­de­rar si com­pra una se­rie de equi­pos pa­ra ha­bi­li­tar un cuar­to o un área de­ter­mi­na­da.

Los ex­per­tos con­si­de­ra­ron que las so­lu­cio­nes fi­na­les de­pen­de­rán de las ne­ce­si­da­des que ten­ga ca­da ne­go­cio, pe­ro el mi­cro cen­tro de da­tos es­ta­rá com­pues­to por uno o va­rios racks re­la­cio­na­dos pa­ra con­tar con el equi­po com­ple­to.

“Se ini­cia con la com­pra y ad­qui­si­ción del pro­duc­to, se de­fi­nen el di­men­sio­na­mien­to y di­se­ño com­pra o do­ta­ción de equi­pos, se eje­cu­ta la ins­ta­la­ción y con­fi­gu­ra­ción, se ha­cen la mi­gra­ción de pla­ta­for­mas, y las prue­bas y pues­ta en mar­cha de la so­lu­ción”, co­men­tó Omar Sán­chez, ge­ren­te de So­por­te y Ope­ra­cio­nes de Da­tasys Group.

Un as­pec­to fun­da­men­tal, an­tes de cual­quier ad­qui­si­ción o bús­que­da del pro­vee­dor, es que los res­pon-

sa­bles de TI de­ben es­tar cons­cien­tes de las ne­ce­si­da­des del ne­go­cio al que la in­fra­es­truc­tu­ra de­be pres­tar el ser­vi­cio, cri­te­rio téc­ni­co pa­ra va­lo­rar las di­fe­ren­tes op­cio­nes po­si­bles y ca­pa­ci­dad de aná­li­sis y vi­sión de las fu­tu­ras ne­ce­si­da­des de la or­ga­ni­za­ción po­der com­pa­rar fi­nal­men­te las di­fe­ren­tes op­cio­nes.

“Una vez de­can­ta­do por la so­lu­ción del mi­cro da­ta cen­ter, el co­no­ci­mien­to de la tec­no­lo­gía y la fia­bi­li­dad del equi­pa­mien­to téc­ni­co ofre­ci­do por los dis­tin­tos pro­vee­do­res, así co­mo, las ga­ran­tías adi­cio­na­les de so­por­te y man­te­ni­mien­to en la zo­na don­de se va­yan a des­ple­gar es­te ti­po de so­lu­cio­nes son as­pec­tos esen­cia­les”, hi­zo ver Jo­sé Frie­bel, CEO Spain & La­tam, en Da­ta­cen­te­rdy­na­mics.

De­bi­do a que son equi­pos au­tó­no­mos y pa­ra fi­nes muy es­pe­cí­fi­cos, su fun­cio­na­mien­to e in­te­gra­ción con el cen­tro de da­tos prin­ci­pal se da co­mo una par­te de la red me­dian­te co­ne­xio­nes de fi­bra óp­ti­ca, de­bi­do a que es­tas re­des, a me­nu­do, abar­can gran­des dis­tan­cias geo­grá­fi­cas.

“Se de­be ha­cer la in­ves- ti­ga­ción pa­ra en­con­trar las so­lu­cio­nes que se adap­ten me­jor a sus ne­ce­si­da­des en fun­ción de sus re­qui­si­tos de ren­di­mien­to de las apli­ca­cio­nes”, con­si­de­ró Da­vid Wang, de Wa­ve2wa­ve So­lu­tions.

En ese sen­ti­do, los MDC se per­fi­lan des­de ya co­mo una so­lu­ción ne­ce­sa­ria pa­ra dar ca­bi­da a ten­den­cias co­mo la mo­vi­li­dad tec­no­ló­gi­ca y el In­ter­net de los ob­je­tos, que si­guen ace­le­rán­do­se, ade­más de las re­des de­fi­ni­das por soft­wa­re (SDN) y Fun­cio­nes de la Red (NFV).

“Es­to es co­mo una sas­tre­ría tec­no­ló­gi­ca, al fi­nal de cuen­tas, las tec­no­lo­gías son un ace­le­ra­dor; no es en sí al­go que nos va a re­sol­ver co­sas. En­ton­ces: ¿có­mo apli­co yo la tec­no­lo­gía en el ne­go­cio?, es lo que me va a im­pac­tar más el ne­go­cio y me ha­rá más com­pe­ti­ti­vo”, in­di­có el CEO de ADN Da­ta­cen­ters, Luis Ro­jas.

Lue­go el di­rec­tor de in­fra­es­truc­tu­ra de­be­rá rea­li­zar una ins­pec­ción pa­ra de­ter­mi­nar las con­di­cio­nes del en­torno aso­cia­dos a ali­men­ta­ción, ubi­ca­ción de ele­men­tos cer­ca­nos y el re­co­rri­do de ca­bles en­tre otros, co­mo las con­si­de­ra­cio­nes del an­cho de ban­da y la se­gu­ri­dad.

“Los que van a apro­ve­char es­tos mi­cro da­ta cen­ter se­rán los sen­so­res; es de­cir, to­dos los dis­po­si­ti­vos de los clien­tes que ne­ce­si­ten es­te ti­po de pro­ce­sa­mien­to”, con­si­de­ró Fran­cis­co Agui­rre, LA­TAM Ser­ver Brand Ma­na­ger en Dell.

Una vez he­cha la ins­pec­ción, se de­fi­nen con­di­cio­nes y con­fi­gu­ra­cio­nes, por ejem­plo, el ti­po de se­gu­ri­dad, que pue­de ser por cla­ve, bio­me­tría o me­cá­ni­ca, y si el mi­cro da­ta cen­ter se­rá par­te de una red. In­clu­so, el mis­mo equi­po pue­de con­ver­tir­se en el cen­tro de da­tos prin­ci­pal si cum­ple con fun­cio­nes pa­ra pla­nes de re­cu­pe­ra­ción de desas­tres o co­mo un si­tio al­terno o re­mo­to.

“Las puer­tas pue­den es­tar equi­pa­das con ce­rra­du­ras bio­mé­tri­cas, tar­je­tas de ac­ce­so y una va­rie­dad de otros sis­te­mas; la ex­tin­ción de in­cen­dios se con­si­gue con un gas no con­duc­tor pa­ra que no da­ñe el equi­po, in­clu­so mien­tras el equi­po es­tá en fun­cio­na­mien­to”, in­di­có Si­món Roh­rich, de Ellip­ti­cal Mo­bi­le So­lu­tion.

Con­clui­do lo an­te­rior, la in­fra­es­truc­tu­ra es­ta­rá lis­ta pa­ra el alo­ja­mien­to en un en­torno se­gu­ro el equi­pa­mien­to crí­ti­co de TI, siem­pre que co­rres­pon­da a una can­ti­dad de equi­pos que no su­peren los 30U ini­cial, ya que, aun­que el MDC pue­de cre­cer de for­ma mo­du­lar, se­ría erró­neo pre­ten­der que se pue­de com­pe­tir con una sa­la gran­de de ser­vi­do­res que abas­tez­ca a cua­tro o más racks in­ter­na­men­te.

“La se­gu­ri­dad hay que to­mar­la en cuen­ta en los mi­cro da­ta cen­ter so­bre to­do cuan­do son ins­ta­la­cio­nes re­mo­tas. Pa­ra ello se de­ben to­mar con so­lu­cio­nes tan­to fí­si­cas co­mo in­for­má­ti­cas pa­ra sal­va­guar­dar la in­for­ma­ción”, se­gún Ar­tu­ro Ma­queo, de Sch­nei­der Elec­tric.

Ade­más, se de­be eva­luar si en reali­dad to­dos los ele­men­tos de­ben es­tar ba­jo pro­tec­ción y am­bien­te con­tro­la­do, ya que mu­chas ve­ces se man­tie­ne ba­jo con­di­cio­nes con­tro­la­das a ele­men­tos pa­si­vos, lo que pro­vo­ca des­per­di­cio de re­cur­sos.

Los ga­bi­ne­tes po­seen dis­tin­tos có­di­gos con­tra in­cen­dios que les per­mi­ten so­bre­vi­vir an­te una si­tua­ción de desas­tre y que tem­po­ral­men­te que­de in­co­mu­ni­ca­do por los da­ños que ocu­rrie­ran al­re­de­dor. Sin em­bar­go, y sus­ten­ta­do en los aná­li­sis que han he­cho los fa­bri­can­tes, los tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción que re­quie­ren los ne­go­cios pa­ra con­ti­nuar con sus ope­ra­cio­nes más crí­ti­cas se de­ter­mi­nan me­dian­te un aná­li­sis de ries­go y de im­pac­to en el ne­go­cio (BIA).

“Aun­que sea en un ni­vel de pro­vi­sión re­du­ci­do de los ser­vi­cios y, en con­se­cuen­cia, las es­tra­te­gias de con­ti­nui­dad más fa­vo­ra­bles en cos­te y be­ne­fi­cio”, di­jo Jo­sé Frie­bel, de Da­ta­cen­te­rdy­na­mics.

Aun­que pa­ra una par­te de los con­sul­ta­dos los MDC lle­ga­rán a re­em­pla­zar a los cen­tros de da­tos cuan­do es­tos de­jen de res­pon­der a las ne­ce­si­da­des del ne­go­cio, otros con­si­de­ran que ha­lla­rán su ni­cho en­tre las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas por as­pec­tos de com­ple­men­ta­rie­dad, ra­pi­dez de im­ple­men­ta­ción y pa­ra in­cre­men­tar el am­bien­te de las nu­bes pri­va­das de­bi­do a que de­be­rán dar res­pues­ta a las gran­des can­ti­da­des de da­tos que de­be­rán pro­ce­sar.

“Por la ca­suís­ti­ca y di­ver­si­dad de ne­ce­si­da­des lo­ca­li­za­das en la pro­pia re­gión, po­de­mos de­cir que son una so­lu­ción ini­cial­men­te muy atrac­ti­va pa­ra mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes es­pe­cial­men­te Py­mes, si aten­de­mos a las ca­rac­te­rís­ti­cas y orien­ta­ción a ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas a las que es­tán orien­ta­dos los MDC”, in­di­có el CEO de Da­ta­cen­te­rdy­na­mics.

De­bi­do a que los mó­du­los son en­tre­ga­dos prác­ti-

ca­men­te con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ser co­nec­ta­dos eléc­tri­ca­men­te, a ni­vel de red y po­ner­los a fun­cio­nar, lo que res­ta­rá se­rá vin­cu­lar­los a los equi­pos de TI: pro­ce­sa­mien­to, al­ma­ce­na­mien­to. Mien­tras que en la par­te de re­lo­ca­li­za­ción, y da­do que es co­mún que en los paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral la em­pre­sa es­té en un si­tio y lue­go se cam­bia a otro, el MDC per­mi­ti­rá esa mo­vi­li­dad de la in­fra­es­truc­tu­ra.

Por aho­ra, mu­chas em­pre­sas es­tán re­de­fi­nien­do cuál es su iden­ti­dad en la eco­no­mía di­gi­tal y có­mo le sa­ca­rán a los ne­go­cios 2.0, una eta­pa en la que ju­ga­do­res co­mo Dell ven des­de ya que las em­pre­sas ten­drán que to­mar la ini­cia­ti­va de qué rum­bo to­mar.

“Es allí don­de ve­mos los mi­cro da­ta cen­ter co­mo par­te in­te­gral de ese plan”, an­ti­ci­pó Fran­cis­co Agui­rre, LA­TAM Ser­ver Brand Ma­na­ger de Dell.

Si bien no to­das las em­pre­sas de­be­rán pa­sar­se a es­te mo­de­lo, ya que se ve­rá de­fi­ni­do por las ne­ce­si­da­des de que ten­ga y sus ob­je­ti­vos de ne­go­cio.

Den­tro de cin­co años paí­ses co­mo Chi­na, In­dia y Bra­sil, per­fi­lan co­mo los que da­rán ma­yo­res pa­sos en la adop­ción de mi­cro da­ta cen­ters en el 2020, con lo cual el el mer­ca­do glo­bal de cen­tros de cre­ce­rá a par­tir de $ 1.7 mil mi­llo­nes en 2015 a $ 6.3 mi­llo­nes en 2020, a una ta­sa com­pues­ta anual es­ti­ma­do de 29% de 2015 a 2020, se­gún el es­tu­dio de Mar­ket­sand-mar­kets.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.