IT bi­mo­dal, el di­le­ma de adop­tar­lo o no

No es el úni­co, pa­ra mu­chos tra­ba­ja­do­res son po­co atrac­ti­vas. Por eso pre­sen­ta­mos có­mo de­be do­mi­nar el uso de apli­ca­cio­nes internas.

IT Now Guatemala - - IT PRO -

Des­de que Gart­ner acu­ñó el tér­mino de IT bi­mo­dal, mu­chos CIO se subie­ron en el tren de se­pa­rar sus de­par­ta­men­tos IT en dos cam­pos dis­tin­tos: la par­te de sis­te­mas he­re­da­dos y la mo­der­na.

Crear apli­ca­cio­nes pa­ra la em­pre­sa es una co­sa, pe­ro crear apli­ca­cio­nes em­pre­sa­ria­les que los em­plea­dos real­men­te quie­ran usar es otro con­cep­to to­tal­men­te di­fe­ren­te.

Se­gún un es­tu­dio de Gart­ner, pa­ra 2017 se es­pe­ra que la de­man­da del mer­ca­do de ser­vi­cios de desa­rro­llo de apli­ca­cio­nes mó­vi­les au­men­te cin­co ve­ces más rá­pi­do que las em­pre­sas.

Eso sig­ni­fi­ca que las com­pa­ñías tie­nen que es­tar pre­pa­ra­das y cons­cien­tes de la cre­cien­te de­man­da y ne­ce­si­dad de las apli­ca­cio­nes internas. Pe­ro si us­ted es­tá in­vir­tien­do tiem­po, di­ne­ro y mano de obra en la crea­ción de apli­ca­cio­nes em­pre­sa­ria­les, ase­gú­re­se de que es­tá crean­do unas que cons­tru­yan el com­pro­mi­so con sus em­plea­dos.

Chad Lang­ford, CIO y fun­da­dor de Step­fra­me, sa­be una o dos co­sas de la crea­ción de apli­ca­cio­nes atrac­ti­vas. Su ne­go­cio se cen­tra en ayu­dar a las em­pre­sas a crear y desa­rro­llar apli­ca­cio­nes con las que los em­plea­dos quie­ren tra­ba- jar. Step­fra­me ha tra­ba­ja­do con em­pre­sas de tec­no­lo­gía bien co­no­ci­das co­mo Mi­cro­soft, T-mo­bi­le, Star­bucks, Hew­lett-pac­kard y Ame­ri­can Ex­press pa­ra ayu­dar a desa­rro­llar apli­ca­cio­nes de ne­go­cio in­ter­ac­ti­vos.

“Mu­chas de las apli­ca­cio­nes em­pre­sa­ria­les re­gu­la­res que en­con­tra­mos y las que nos pi­den arre­glar pa­ra ha­cer más atrac­ti­va o más in­ter­ac­ti­va la com­pa­ñía, han si­do desa­rro­lla­das in­ter­na­men­te por las per­so­nas que son bue­nos téc­ni­ca­men­te en las ba­ses de

da­tos, pe­ro las apli­ca­cio­nes no es­tán ha­cien­do en­gan­che”, di­jo Lang­ford.

Co­no­ce tu mar­ca

Si va a crear un pro­duc­to pa­ra los con­su­mi­do­res, el pri­mer pa­so es con­si­de­rar su pú­bli­co. Y lo mis­mo ocu­rre al crear apli­ca­cio­nes pa­ra la em­pre­sa; de­be te­ner en cuen­ta a sus em­plea­dos y la mar­ca que re­pre­sen­ta. Mi­re el gru­po pa­ra el que desea di­se­ñar una apli­ca­ción, ha­ble con los em­plea­dos y ha­ga una in­ves­ti­ga­ción so­bre la cul­tu­ra del de­par­ta­men­to pa­ra me­dir lo que real­men­te ne­ce­si­tan.

Se po­dría pen­sar que sa­be lo que quie­re o ne­ce­si­ta de una apli­ca­ción pa­ra el de­par­ta­men­to, pe­ro si no es­tá en el tra­ba­jo día a día, es po­si­ble que se pier­da en ma­ti­ces que ha­rán más fá­cil la vi­da de los em­plea­dos.

“Par­te de la crea­ción de apli­ca­cio­nes atrac­ti­vas vie­ne de pen­sar en có­mo lle­gar ver­da­de­ra­men­te a los em­plea­dos que es­tán nor­mal­men­te inun­da­dos con de­ma­sia­do tra­ba­jo,” di­jo Lang­ford.

“Ave­ri­güe lo que ne­ce­si­tan los em­plea­dos y lo que no pa­ra que pue­dan es­tar más in­cli­na­dos a adop­tar nue­vas apli­ca­cio­nes en su ru­ti­na dia­ria. Si en­tien­den que va a ayu­dar a ha­cer la vi­da más fá­cil, en­ton­ces lo van a usar y su in­ver­sión no se va a per­der”, ex­pli­có Lang­ford.

Tam­bién se­ña­ló que los em­plea­dos ya tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra pres­tar aten­ción a los mi­llo­nes de men­sa­jes de co­rreo elec­tró­ni­co que re­ci­ben día a día de los clien­tes in­ter­nos, así co­mo de los clien­tes ex­ter­nos, por eso es vi­tal no crear una car­ga al im­ple­men­tar una apli­ca­ción em­pre­sa­rial.

Con­si­de­re la es­té­ti­ca

Hoy en día la gen­te es­tá acos­tum­bra­da a con­su­mir apli­ca­cio­nes que es­tán lim­pias, sen­ci­llas y fá­ci­les de usar, eso es lo que ser­vi­rá en las apli­ca­cio­nes.

Ten­ga en cuen­ta las apli­ca­cio­nes que uti­li­za a dia­rio y la for­ma fá­cil de usar­la y lo que le ha­ce que us­ted uti­li­ce ac­ti­va­men­te esa apli­ca­ción y des­pués apli­que es­tos con­cep­tos cuan­do es­té dis­pues­to a di­se­ñar apli­ca­cio­nes pa­ra el tra­ba­jo.

“Te­ne­mos que di­se­ñar co­sas pa­ra eli­mi­nar la con­fu­sión que los em­plea­dos es­tán vien­do so­bre una ba­se dia­ria. Se tra­ta de crear co­sas que son mu­cho más es­té­ti­cas, que es­tán di­se­ña­das muy bien y que sean más emo­cio­nan­tes y de aco­pla­mien­to pa­ra que la gen­te real­men­te par­ti­ci­pe”, ex­pli­có

Al­gu­nas de las pau­tas que ofre­ce Lang­ford in­clu­ye, el man­te­ni­mien­to de to­das las in­ter­ac­cio­nes den­tro de la apli­ca­ción a me­nos de un mi­nu­to de du­ra­ción, el en­vío de in­for­ma­ción de for­ma rá­pi­da y ase­gu­rar que los em­plea­dos ten­gan un fá­cil ac­ce­so a más in­for­ma­ción den­tro de la apli­ca­ción, si así lo desean. Las apli­ca­cio­nes de­ben ser sim­ples e in­tui­ti­vas, pe­ro tam­bién de­ben ofre­cer un cier­to ni­vel de per­so­na­li­za­ción pa­ra que ca­da usua­rio pue­da adap­tar la apli­ca­ción a sus pro­pias ne­ce­si­da­des.

Con­si­de­re la pla­ta­for­ma

Con el au­men­to de la po­pu­la­ri­dad de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, y el he­cho de que mu­chos de esos dis­po­si­ti­vos han en­con­tra­do su lu­gar en el lu­gar de tra­ba­jo, ten­drá que pen­sar en qué pla­ta­for­ma cons­truir su apli­ca­ción. Gart­ner in­for­ma que en el lu­gar de tra­ba­jo di­gi­tal mo­derno, los em­plea­dos in­for­man que uti­li­zan un pro­me­dio de tres dis­po­si­ti­vos to­dos los días. La in­ves­ti­ga­ción tam­bién se­ña­la que a me­di­da en que los wea­ra­bles y el In­ter­net de las co­sas cre­cen en po­pu­la­ri­dad, ese nú­me­ro se es­pe­ra que au­men­te a cin­co o seis dis­po­si­ti­vos por día.

Lang­ford con­si­de­ró que en ge­ne­ral la apues­ta más se­gu­ra pa­ra la ma­yo­ría de las em­pre­sas es ir con una apli­ca­ción ba­sa­da en la web, ya que se pue­de uti­li­zar en to­dos los dis­po­si­ti­vos, in­de­pen­dien­te­men­te de la pla­ta­for­ma o sis­te­ma ope­ra­ti­vo. Si se cons­tru­ye una apli­ca­ción só­lo pa­ra IOS o An­droid en­ton­ces us­ted po­dría es­tar ex­clu­yen­do un nú­me­ro de em­plea­dos, pe­ro con una apli­ca­ción ba­sa­da en la web, se pue­de ac­ce­der fá­cil­men­te a tra­vés de dis­po­si­ti­vos. La cla­ve aquí es de fá­cil ac­ce­so, si una apli­ca­ción no es fá­cil de usar en­ton­ces es pro­ba­ble que sus em­plea­dos lo aban­do­nen rá­pi­da­men­te.

In­clu­ya a IT en el ca­mino

Uno de los ma­yo­res obs­tácu­los al im­ple­men­tar apli­ca­cio­nes em­pre­sa­ria­les es­tá en im­pli­car a IT. Us­ted que­rrá tra­ba­jar con IT, en lu­gar de de­jar­los fue­ra de la fo­to y ha­cer­les sen­tir co­mo si us­ted es­tá re­em­pla­zan­do sus pues­tos de tra­ba­jo con un ser­vi­cio de ter­ce­ros.

Re­cuer­de que IT se­rá el de­par­ta­men­to res­pon­sa­ble de alo­jar y eje­cu­tar la apli­ca­ción des­pués de su di­se­ño e im­ple­men­ta­ción. Gart­ner su­gie­re in­clu­so ir tan le­jos co­mo crear un en­fo­que de TI bi­mo­dal pa­ra la crea­ción de apli­ca­cio­nes em­pre­sa­ria­les. Con es­te en­fo­que, las em­pre­sas pue­den crear un se­gun­do equi­po de TI que se cen­tre en la crea­ción y des­plie­gue de la tec­no­lo­gía in­no­va­do­ra de for­ma rá­pi­da den­tro de la or­ga­ni­za­ción. Al di­vi­dir­lo en es­tos dos mo­dos, se pue­de fo­men­tar un de­par­ta­men­to más tra­di­cio­nal, así co­mo un de­par­ta­men­to más ágil e in­no­va­dor. Uno no es ne­ce­sa­ria­men­te me­jor que el otro, sino que li­be­ra a TI pa­ra cen­trar­se en lo nue­vo, sin que se pro­duz­can pro­ble­mas

La com­pe­ten­cia amis­to­sa

Una vez que cons­tru­ye e im­ple­men­ta la apli­ca­ción, uno de los ma­yo­res desafíos se­rá alen­tar a los em­plea­dos a usar­lo. Una de las ma­ne­ras en que Step­fra­me ha si­do ca­paz de con­se­guir que los em­plea­dos se acer­quen emo­cio­na­dos al uso de apli­ca­cio­nes em­pre­sa­ria­les es me­dian­te el fo­men­to de una com­pe­ten­cia sa­na en­tre los de­par­ta­men­tos. Por ejem­plo, Step­fra­me fa­vo­re­ce la par­ti­ci­pa­ción de au­men­to de T-mo­bi­le en to­da la em­pre­sa en su en­cues­ta so­bre la sa­tis­fac­ción de los em­plea­dos me­dian­te la crea­ción de la com­pe­ten­cia y el ofre­ci­mien­to de un pre­mio.

“T-mo­bi­le es­ta­ba te­nien­do un mo­men­to muy di­fí­cil tra­tan­do de con­se­guir que los em­plea­dos real­men­te par­ti­ci­pa­ran. Creo que las ta­sas de par­ti­ci­pa­ción es­ta­ban en el ran­go de 35% a 40%, y que real­men­te que­rían es­tar en el ran­go del 70%. Por ello he­mos crea­do una ver­sión ga­mi­fi­ca­tion de la en­cues­ta”, di­jo Lang­ford.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.