5G con­quis­ta­rá la ban­da an­cha

Es irre­sis­ti­ble no ha­blar de 5G an­te el enor­me aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que ofre­ce­rá en unos años. Pe­ro, ¿qué tan cer­ca es­tá la re­gión de con­tar con una evo­lu­ción de la ban­da an­cha?

IT Now Guatemala - - IT PRO - Ró­ger Gu­tié­rrez

Es irre­sis­ti­ble no ha­blar de 5G an­te el enor­me aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que ofre­ce­rá en unos años. Pe­ro, ¿qué tan cer­ca es­tá la re­gión de con­tar con una evo­lu­ción de la ban­da an­cha?

To­dos mi­ran ha­cia 2020 co­mo el mo­men­to en el que el con­su­mi­dor se­rá ca­paz de dis­fru­tar de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de las re­des mó­vi­les, la cual su­pon­drá mu­cho más que una me­jo­ra en cuan­to a la ve­lo­ci­dad. Es pro­ba­ble que pa­ra el año 2018, el 5G dé sus pri­me­ros pa­sos en prue­bas ma­si­vas y se afi­nen los de­ta­lles pa­ra su lan­za­mien­to ofi­cial.

Es evi­den­te que el 5G me­jo­ra­rá la ex­pe­rien­cia del usua­rio a to­dos los ni­ve­les. Pa­ra em­pe­zar, de­be­rá ser pal­pa­ble en con­tex­tos de al­ta mo­vi­li­dad -co­mo en el in­te­rior de los tre­nes-, zo­nas con al­ta den­si­dad de po­bla­ción y en gran­des nú­cleos ur­ba­nos.

El desa­rro­llo del In­ter­net de las Co­sas (IOT) se­rá un im­pul­sor vi­tal del 5G, al pro­veer a mi­llo­nes de sen­so­res, dis­po­si­ti­vos y to­do ti­po de apa­ra­tos la po­si­bi­li­dad de co­nec­tar­se a la web su­peran­do las ac­tua­les ba­rre­ras de trans­mi­sión y ener­gía. Y, por si fue­ra po­co, la mez­cla en­tre al­ta ve­lo­ci­dad y ba­ja la­ten­cia per­mi­ti­rá po­ner en mar­cha los ser­vi­cios de mi­sión crí­ti­ca.

5G, la re­vo­lu­ción en ra­dio y es­pec­tro

El ob­je­ti­vo de to­da nue­va ge­ne­ra­ción de red mó­vil es mul­ti­pli­car la ve­lo­ci­dad de la co­ne­xión, pe­ro de­trás del 5G hay más que eso. Ya no se tra­ta so­lo de ofre­cer ve­lo­ci­da­des de vér­ti­go, sino tam­bién ha­cer que las co­ne­xio­nes ga­nen en ca­li­dad, por un la­do me- jo­ran­do el nú­me­ro de ter­mi­na­les al que pue­de dar ser­vi­cio ca­da an­te­na si­mul­tá­nea­men­te, pe­ro tam­bién re­du­cir la la­ten­cia.

La pri­me­ra gran

“Si la ex­pe­rien­cia prác­ti­ca de un usua­rio ron­da hoy los 50 mi­li­se­gun­dos de la­ten­cia, con el 5G se es­pe­ra que esa ci­fra se que­de en ape­nas 1 mi­li­se­gun­do”. Oli­ver Agui­lar, Te­le­com.

di­fe­ren­cia que ha­brá en­tre el ac­tual 4G y el fu­tu­ro 5G es la fre­cuen­cia de uso. Mien­tras en 4G lo más ha­bi­tual son las ba­jas fre­cuen­cias, en­tre los 800 MHZ y 2.6 GHZ, en el ca­so de las prue­bas de 5G que se han lle­va­do a ca­bo has­ta aho­ra, se han uti­li­za­do ban­das si­tua­das en­tre los 26 y 38 GHZ.

Sin em­bar­go, la ve­lo­ci­dad de la quin­ta ge­ne­ra­ción rom­pe­rá to­das las ba­rre­ras has­ta aho­ra ima­gi­na­bles, ofre­cien­do co­ne­xio­nes su­pe­rio­res a los 10 Gbps, es de­cir, las re­des mó­vi­les se­rán en­tre 100 y 1 000 ve­ces más rá­pi­das que las ac­tua­les y su­pon­drán una me­jo­ra en tér­mi­nos de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca pa­ra los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, se­gún de­cla-

ra­cio­nes de Ha­kan Andersson, lí­der de es­tra­te­gia de pro­duc­to de 5G en Erics­son, en un dia­rio in­ter­na­cio­nal.

Por ejem­plo, la co­ne­xión 5G per­mi­ti­rá des­car­gar una pe­lí­cu­la a un te­lé­fono in­te­li­gen­te o ta­ble­ta en cin­co se­gun­dos. Por eso, el re­to es ma­yúscu­lo pa­ra fa­bri­can­tes y ope­ra­do­res, obli­ga­dos es­tos úl­ti­mos a in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra me­jo­rar la co­nec­ti­vi­dad en zo­nas ru­ra­les y ex­ten­der la co­ber­tu­ra del 5G por to­dos los rin­co­nes.

El 5G no sus­ti­tui­rá el 4G, sino que con­vi­vi­rá con él así y con las re­des 3G. Pe­ro en cual­quier ca­so la nue­va ge­ne­ra­ción de re­des mó­vi­les per­mi­ti­rá la trans­mi­sión de da­tos a ve­lo­ci­da­des ex­tre­mas con una enor­me ca­pa­ci­dad, 10 Tbps por km2, y con una al­tí­si­ma den­si­dad, 1 mi­llón de no­dos por km2, per­mi­tien­do op­ti­mi­zar re­cur­sos a ni­vel de in­fra­es­truc­tu­ra al lle­gar más le­jos y más rá­pi­do con me­nos es­fuer­zo.

Se­gún Oli­ver Agui­lar, ge­ren­te de Te­le­com, a raíz de es­tás ve­lo­ci­da­des a las que se pla­nea lle­gar, sur­ge pa­ra los fa­bri­can­tes y pro­vee­do­res un enor­me re­to: la ne­ce­si­dad de que la co­ne­xión 5G ofrez­ca una la­ten­cia prác­ti­ca­men­te in­sig­ni­fi­can­te.

“Si la ex­pe­rien­cia prác­ti­ca de un usua­rio ron­da hoy los 50 mi­li­se­gun­dos de la­ten­cia, con el 5G se es­pe­ra que esa ci­fra se que­de en ape­nas 1 mi­li­se­gun­do”, de­cla­ró Agui­lar.

La co­ne­xión 5G de ba­ja la­ten­cia per­mi­ti­rá po­ner en mar­cha los de­no­mi­na­dos ser­vi­cios de mi­sión crí­ti­ca, que se an­to­jan fun­da­men­ta­les en al­gu­nos sec­to­res co­mo la au­to­mo­ción, ya que esa res­pues­ta in­me­dia­ta per­mi­ti­rá trans­mi­tir in­for­ma­ción de vehícu­los a la nu­be o in­clu­so de vehícu­los a pea­to­nes en tiem­po real, lo que su­pon­drá un em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo pa­ra la lle­ga­da del ca­rros au­tó­no­mos. Una alian­za en­tre In­tel y Te­le­fó­ni­ca Bu­si­ness per­mi­tió de­ter­mi­nar a es­tas em­pre­sas una ru­ta ac­ce­si­ble pa­ra el des­plie­gue de in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da pa­ra desa­rro­llar ve­lo­ci­da­des su­pe­rio­res a los 1 Gbps.

“Es­ta­ble­ci­mos una lí­nea de tra­ba­jo so­bre los sis­te­mas inalám­bri­cos 5G cen­tra­dos en la Tec­no­lo­gía de Ac­ce­so por Ra­dio (TAR) en Re­des de Ac­ce­so Ra­dio cell-les; en los sis­te­mas MI­MO; en las co­mu­ni­ca­cio­nes dis­po­si­ti­vo a dis­po­si­ti­vo (D2D); y en las tec­no­lo­gías ra­dio que ofre­cen so­por­te a los ser­vi­cios de IOT”, se­ña­ló Juan Abe­llán, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Te­le­fó­ni­ca pa­ra Mé­xi­co, Cen­troa­mé­ri­ca y Ve­ne­zue­la.

Sin em­bar­go, IDC afir­mó que la re­co­men­da­ción de uso de fre­cuen­cias por en­ci­ma de 6 GHZ se en­cuen­tra su­je­ta a es­tu­dio, por lo que el ob­je­ti­vo del área de in­ves­ti­ga­ción de Tec­no­lo­gías de Ac­ce­so Ra­dio de on­da mi­li­mé­tri­ca es lle­var a ca­bo prue­bas que pue­dan eva­luar la via­bi­li­dad, cos­tes y apli­ca­cio­nes del uso de las ban­das de al­ta fre­cuen­cia (>6 GHZ) en ac­ce­sos 5G.

La ba­ja la­ten­cia del 5G ha­ce que se es­pe­re la po­si­bi­li­dad de nue­vos ca­sos de uso que pue­dan ser de in­te­rés tan­to pa­ra usua­rios co­mo pa­ra ope­ra­do­res. Los ob­je­ti­vos en es­te sen­ti­do son do­bles; se ba­san esen­cial­men­te en va­li­dar las ven­ta­jas que la ba­ja la­ten­cia pue­de pro­por­cio­nar a cier­tas apli­ca­cio­nes y ser­vi­cios, ade­más de pro­bar desa­rro­llos ini­cia­les es­pe­ra­dos en LTE Ad­van­ced Pro, co­mo In­ter­va­los de Tiem­po de Trans­mi­sión (ITT) de 0.5 ms, cuan­do es­tén dis­po­ni­bles, afir­mó Abe­llán.

La po­si­bi­li­dad de in­tro­du­cir una nue­va ar­qui­tec­tu­ra de Red de Ac­ce­so Ra­dio don­de el usua­rio siem­pre es­té co­nec­ta­do a la mis­ma cé­lu­la, se con­si­de­ra una de las prin­ci­pa­les en lo re­fe­ren­te a la ar­qui­tec­tu­ra de la Red de Ac­ce­so.

Ra­fael Pi­char­do, di­rec­tor se­nior de Oran­ge, apo­ya la pre­mi­sa al se­ña­lar que la lle­ga­da de 5G de­be ir de la mano del des­plie­gue ma­si­vo de fi­bra óp­ti­ca, que per­mi­ta un back­haul ro­bus­to y de al­ta ca­pa­ci­dad, al igual que las es­tra­te­gias de op­ti­mi­za­ción del uso de ban­da an­cha ha­cia In­ter­net. Cen­troa­mé­ri­ca y su ne­ce­si­dad de cam­bio

En el año 2001, paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má se en­con­tra­ban den­tro de las na­cio­nes con ma­yor ín­di­ce de an­cho de ban­da jun­to a po­ten­cias del cono sur co­mo Chi­le y Bra­sil, se­gún in­di­ca­do­res del ín­di­ce de pe­ne­tra­ción di­gi­tal del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo, gra­cias a pro­yec­tos co­mo la Red In­ter­net Avan­za­da, que im­ple­men­tó el Es­ta­do cos­ta­rri­cen­se y con el que lo­gró una co­ber­tu­ra de 90% de la po­bla­ción na­cio­nal.

Sin em­bar­go, pe­se al desa­rro­llo de in­fraes-

truc­tu­ras por par­te de dis­tin­tas ope­ra­do­ras de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, los cos­ta­rri­cen­ses ter­mi­na­ron el 2015 con una ve­lo­ci­dad pro­me­dio de co­ne­xión a In­ter­net fi­jo de 3.4 me­gaby­tes por se­gun­do (Mbps), sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te in­fe­rior al pro­me­dio de las co­ne­xio­nes en el res­to del mun­do, que se­gún el re­por­te se en­cuen­tra apro­xi­ma­da­men­te en 5.6 Mbps.

El es­tu­dio tam­bién evi­den­ció el len­to cre­ci­mien­to que ex­pe­ri­men­ta el país en lo que se re­fie­re a pro­pa­ga­ción de In­ter­net de ban­da an­cha en el te­rri­to­rio na­cio­nal, don­de só­lo el 23% de las co­ne­xio­nes tie­nen una ve­lo­ci­dad su­pe­rior o igual a los 4 Mbps, muy por de­ba­jo del pro­me­dio mun­dial de un 69%.

Au­na­do a es­to, paí­ses co­mo Ni­ca­ra­gua y El Sal­va­dor tam­bién pre­sen­tan gran­des re­za­gos en co­nec­ti­vi­dad, de­bi­do a que, res­pec­ti­va­men­te, en el pri­me­ro la cuar­ta ge­ne­ra­ción se hi­zo reali­dad has­ta oc­tu­bre del 2015 con un cor­to al­can­ce en la po­bla­ción, dan­do co­ber­tu­ra prin­ci­pal­men­te a los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad ca­pi­tal. El se­gun­do tie­ne enor­mes di­fi­cul­ta­des en li­ci­tar gran par­te de su es­pec­tro ra­dio­eléc­tri­co se­gún de­nun­ció, se­gún de­nun­cian al­gu­nos al­tos eje­cu­ti­vos de tel­cos den­tro y fue­ra de la na­ción co­mo Juan Abe­llán de Te­le­fó­ni­ca.

Es­tos da­tos son una pe­que­ña pin­ce­la­da de la ca­ren­cia y po­ca pre­pa­ra­ción en la que se en­cuen­tra la re­gión fren­te a la ya vi­si­ble lle­ga­da de la red de quin­ta ge­ne­ra­ción.

Pa­ra re­ci­bir al 5G en Cen­troa­mé­ri­ca, es ne­ce­sa­rio pri­me­ro ci­men­tar las ba­ses en una for­tui­ta in­fra­es­truc­tu­ra de 4G a tra­vés de po­lí­ti­cas pú­bli­cas por me­dio de con­sen­sos Es­ta­doem­pre­sas, así co­mo in­cen­ti­var la adop­ción de la red me­dian­te me­ca­nis­mos de ofer­ta y cum­pli­mien­to de la pro­me­sa pu­bli­ci­ta­ria, que au­men­ta­ría la pe­ne­tra­ción y ser­vi­ría de ata­jo pa­ra la con­quis­ta de la quin­ta ge­ne­ra­ción.

Es­ta pre­mi­sa es el re­sul­ta­do del aná­li­sis que de­ben ha­cer los go­bier­nos y tel­cos so­bre la de­man­da a fu­tu­ro, que es­tá fun­da­men­tal­men­te ba­sa­da en el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial del trá­fi­co de da­tos. Pa­ra la re­gión se pre­vé un in­cre­men­to de al­re­de­dor de 10 ve­ces en 2021.

En pa­la­bras de Da­niel Mar­te­llo, je­fe de desa­rro­llo de so­lu­cio­nes de ban­da an­cha mó­vil de Erics­son pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, pa­ra que la re­gión pue­da abrir el ca­mino a la quin­ta ge­ne­ra­ción, los paí­ses de­ben con­tri­buir con la ela­bo­ra­ción de mar­cos nor­ma­ti­vos es­ta­bles y po­lí­ti­cas pú­bli­cas que fa­vo­rez­can el des­plie­gue de re­des de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción en un en­torno de com­pe­ten­cia, que a la vez

fa­vo­rez­ca las in­ver­sio­nes a lar­go pla­zo.

Kar­la Es­pi­no­za, ge­ren­te de co­mu­ni­ca­cio­nes de Te­le­fó­ni­ca Cos­ta Ri­ca, no es aje­na a es­ta pre­mi­sa.

“Lo fun­da­men­tal, an­tes de ha­blar de ve­lo­ci­da­des en Cos­ta Ri­ca y en el res­to de paí­ses de la re­gión, es la pro­mo­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que es­tén orien­ta­das a ase­gu­rar la sos­te­ni­bi­li­dad y el cre­ci­mien­to del sec­tor de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes”, sos­tu­vo.

En­tre los prin­ci­pa­les de res­tos de la re­gión es­tá la asig­na­ción de es­pec­tro ra­dio­eléc­tri­co.

“El ist­mo po­see un pro­me­dio de me­nos de 400 MHZ de an­cho de ban­da dis­po­ni­ble y se es­ti­ma que pa­ra el 2020, con 5G, la ne­ce­si­dad de es­pec­tro as­cen­de­rá a unos 1300 MHZ co­mo mí­ni­mo. Co­mo re­fe­ren­cia, el pro­me­dio eu­ro­peo es de unos 600 MHZ”, de­cla­ró Mar­te­llo de Erics­son.

Da­niel Si­brian, ge­ren­te de mer­ca­deo de Cla­ro Ni­ca­ra­gua ase­gu­ró que con pro­yec­tos co­mo es­tos, los paí­ses de la re­gión po­drán al­can­zar un nue­vo ni­vel de desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co y avan­zar en ám­bi­tos co­mo la edu­ca­ción y sa­lud.

Otro de los im­por­tan­tes pa­sos que de­be dar Cen­troa­mé­ri­ca es el del me­jo­ra­mien­to de los no­dos de co­ne­xión y aquí la ar­ti­cu­la­ción de po­lí­ti­cas ade­cua­das que fa­ci­li­ten su des­plie­gue se­rá fun­da­men­tal, de­bi­do a que no se de­be ol­vi­dar que uno de los prin­ci­pa­les dri­vers de las re­des de 5G es el In­ter­net de las Co­sas, que a su vez per­mi­ti­rán el desa­rro­llo de ciu­da­des in­te­li­gen­tes y la so­cie­dad co­nec­ta­da del 2020, te­mas que ya se avis­tan en las agen­das gu­ber­na­men­ta­les.

“El 5G es­tá en­fo­ca­do una ne­ce­si­dad de co­nec­ti­vi­dad de las co­sas y brin­da­rá mu­chas ven­ta­jas pa­ra la au­to­ma­ti­za­ción de equi­pos, reali­dad vir­tual, vi­deo 360; que de­man­dan ve­lo­ci­da­des de res­pues­ta más rá­pi­das que una tec­no­lo­gía ac­tual (la­ten­cia de 1ms). Se es­tá di­se­ñan­do pa­ra so­por­tar una gran can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos a la mis­ma vez. Cier­ta­men­te la tec­no­lo­gía 4G es el ini­cio de una nue­va era en el uso de da­tos, pe­ro aun fal­ta te­ner la im­ple­men­ta­ción de una red 4.5G, pa­ra lue­go lle­gar al 5G”, se­ña­la­ron Fran­cis­co San­tos y Emer­son Gon­za­les, ge­ren­te de pro­yec­tos de In­ter­net y ge­ren­te de In­ter­net mó­vil pre­pa­go de Ti­go Gua­te­ma­la, res­pec­ti­va­men­te.

El 5G, ade­más, trae­rá co­mo con­se­cuen­cia una mar­ca­da dis­mi­nues­to

ción de la co­ber­tu­ra de un no­do y por en­de, im­pli­ca­rá una ne­ce­si­dad de des­plie­gue de una ele­va­da can­ti­dad de no­dos de ba­ja po­ten­cia.

Em­pe­ro, la re­gión ya cuen­ta con la in­fra­es­truc­tu­ra téc­ni­ca pa­ra sa­tis­fa­cer nue­vos pun­tos de ac­ce­so. En 2014, Cos­ta Ri­ca im­ple­men­tó un Pun­to de In­ter­cam­bio Neu­tro de In­ter­net, conde cep­to que po­dría ex­tra­po­lar­se a to­da la re­gión pa­ra dis­mi­nuir cos­tos de ope­ra­ción y au­men­tar las ve­lo­ci­da­des de co­ne­xión.

El pun­to neu­tro o IXP, es una in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca a tra­vés de la cual los pro­vee­do­res de ser­vi­cios de In­ter­net in­ter­cam­bian el trá­fi­co de In­ter­net en­tre sus re­des. Es­ta ins­ta­la­ción re­du­ce la por­ción del trá­fi­co de un PSI que de­be ser en­tre­ga­do ha­cia la red, lo que re­du­ce el cos­to pro­me­dio por bit de la en­tre­ga de su ser­vi­cio. Ade­más, el au­men­to del nú­me­ro de ru­tas apren­di­das a tra­vés del pun­to neu­tro me­jo­ra la efi­cien­cia de en­ru­ta­mien­to y la to­le­ran­cia a fa­llos.

El pro­pó­si­to prin­ci­pal un pun­to neu­tro es per­mi­tir que las re­des se in­ter­co­nec­ten di­rec­ta­men­te, a tra­vés de la in­fra­es­truc­tu­ra, en lu­gar de ha­cer­lo a tra­vés de una o más re­des de ter­ce­ros. Las ven­ta­jas de la in­ter­co­ne­xión di­rec­ta son nu­me­ro­sas, pe­ro las ra­zo­nes prin­ci­pa­les son el cos­te, la la­ten­cia y el an­cho de ban­da.

Por úl­ti­mo, Cen­troa­tér­mi­nos mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na de­be­rán te­ner ni­ve­les de con­fia­bi­li­dad en ban­da an­cha que no son po­si­bles hoy en día, pa­ra po­der sa­tis­fa­cer al­gu­nas apli­ca­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, co­mo las má­qui­nas de mi­sión crí­ti­ca.

Es­tas má­qui­nas ten­drán ro­les cu­ya fa­lla po­drían aten­tar con­tra la se­gu­ri­dad de las per­so­nas, co­mo por ejem­plo con­tro­les de pro­ce­sos in­dus­tria­les o au­tos in­te­li­gen­tes.

Una vez rea­li­za­dos ca­da uno de es­tos ajus­tes, Cen­troa­mé­ri­ca es­ta­rá pre­pa­ra­da pa­ra re­ci­bir de bra­zos abier­tos a la quin­ta ge­ne­ra­ción de ban­da an­cha mó­vil. Una in­te­gra­ción de la re­gión, en de co­la­bo­ra­ción y ase­so­ra­mien­to tec­no­ló­gi­co en­tre sí, se­ría un buen co­mien­zo pa­ra con­cre­tar to­dos los pro­yec­tos y pro­ce­sos an­tes men­cio­na­dos.

Asia, Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos se en­cuen­tran en la ca­rre­ra por con­quis­tar de pri­me­ro la red de quin­ta ge­ne­ra­ción. Mar­cas co­mo AT&T, Hua­wei y Te­le­fó­ni­ca ya se en­cuen­tran rea­li­zan­do alian­zas y ha­cien­do prue­bas ma­si­vas con gru­pos se­lec­tos pa­ra afi­nar de­ta­lles de los que se es­pe­ra es­tre­nar en 2020.

Un ejem­plo de es­to es que du­ran­te el Mo­bi­le World Con­gress de Shan­gai, en ju­nio an­te­rior, Erics­son anun­ció la aso­cia­ción con ope­ra­do­res co­rea­nos y ale­ma­nes pa­ra des­ple­gar la pri­me­ra red de prue­bas de 5G trans­con­ti­nen­tal del mun­do.

Las tres com­pa­ñías des­ple­ga­rán una red de prue­ba en Co­rea del Sur y Ale­ma­nia con tec­no­lo­gías 5G co­mo Vir­tua­li­za­ción de Fun­cio­nes de Red (NFV), in­fra­es­truc­tu­ra de­fi­ni­da por soft­wa­re, cloud dis­tri­bui­da y net­work sli­cing. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal es lo­grar un al­can­ce glo­bal de ca­sos de uso 5G avan­za­dos, op­ti­mi­zan­do la ex­pe­rien­cia de iti­ne­ran­cia.

Adi­cio­nal­men­te, los so­cios afir­ma­ron que el si­guien­te pa­so es co­la­bo­rar en el desa­rro­llo del eco­sis­te­ma del 5G, cam­pa­ñas de mar­ke­ting glo­ba­les y ac­ti­vi­da­des po­ten­cia­les de es­tan­da­ri­za­ción.

Alex Jin­sung Choi, di­rec­tor tec­no­ló­gi­co y res­pon­sa­ble del Cen­tro de I+D de SK Te­le­com, fir­ma co­rea­na, se­ña­ló du­ran­te el even­to que 5G es muy dis­tin­ta de sus pre­de­ce­so­res, ya que el sis­te­ma es­tá cons­trui­do co­mo una pla­ta­for­ma pa­ra pres­tar ser­vi­cios per­so­na­li­za­dos y op­ti­mi­za­dos pa­ra las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de los clien­tes a es­ca­la glo­bal.

“Gra­cias a es­ta co­la­bo­ra­ción a tres ban­das, po­dre­mos te­ner una me­jor com­pren­sión y cons­truir un sis­te­ma 5G que ofrez­ca una ex­pe­rien­cia de usua­rio cohe­ren­te y me­jo­ra­da en to­do el mun­do”, se­ña­ló el je­rar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.