IBM se su­mer­ge en el océano de los pro­ce­sa­do­res cuán­ti­cos

La em­pre­sa ha cons­trui­do un pro­ce­sa­dor cuán­ti­co con cin­co qu­bits. Lo me­jor es que la em­pre­sa no es­con­de el pro­ce­sa­dor en sus la­bo­ra­to­rios, el pú­bli­co po­drá ac­ce­der al pro­ce­sa­dor a tra­vés de la nu­be, don­de se po­drán eje­cu­tar prue­bas de ex­pe­ri­men­tos y aplic

IT Now Guatemala - - TECH BUSINESS -

Un or­de­na­dor cuán­ti­co pa­ra la gen­te no es só­lo un sue­ño teó­ri­co; IBM es­tá tra­tan­do de ha­cer que sea una reali­dad.

El ob­je­ti­vo es desen­vol­ver dé­ca­das de mis­te­rios al­re­de­dor de los or­de­na­do­res cuán­ti­cos y de­jar que la gen­te jue­gue con el hard­wa­re, de acuer­do con Jay Gam­bet­ta, ge­ren­te de la teo­ría de la compu­tación cuán­ti­ca y la in­for­ma­ción de IBM.

El pro­ce­sa­dor IBM qu­bit es im­por­tan­te, por- que se­rá el pri­mer hard­wa­re cuán­ti­co ac­ce­si­ble al pú­bli­co, aun­que só­lo sea a tra­vés de la nu­be.

“Los usua­rios se­rán ca­pa­ces de tra­ba­jar con qu­bits, es­tu­diar tu­to­ria­les y eje­cu­tar si­mu­la­cio­nes”, di­jo Gam­bet­ta.

El or­de­na­dor cuán­ti­co ya es­tá dis­po­ni­ble a par­tir de D-wa­ve, pe­ro es­tá sien­do uti­li­za­do por un pu­ña­do de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Goo­gle, Lock­heed Mar­tin y el La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal de Los Ála­mos. El sis­te­ma de D-wa­ve, es ideal pa­ra ta­reas es­pe­cí­fi­cas de hard­wa­re mien­tras que la he­rra­mien­ta cuán­ti­ca de IBM es­tá di­se­ña­da pa­ra eje­cu­tar ta­reas más va­ria­das.

El ac­ce­so al pro­ce­sa­dor 5-qu­bit pron­to es- ta­rá dis­po­ni­ble, aun­que Gam­bet­ta no pu­do dar más de­ta­lles. Es po­si­ble que se fa­ci­li­te el ac­ce­so de for­ma gra­tui­ta, di­jo. Los in­ves­ti­ga­do­res y aca­dé­mi­cos pue­den ser los pri­me­ros en usar el pro­ce­sa­dor.

Los or­de­na­do­res cuán­ti­cos se­rían sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más rá­pi­dos que los PC y los ser­vi­do­res de hoy y trae­rá cam­bios radicales en la for­ma en que se cons­tru­yen los or­de­na­do­res. La compu­tación cuán­ti­ca es una compu­tación mu­cho más avan­za­da.

El pro­ce­sa­dor 5-qu­bit de IBM tam­bién es un pa­so ha­cia la cons­truc­ción de la compu­tado­ra cuán­ti­ca uni­ver­sal, que los in­ves­ti­ga­do­res han es­ta­do per­si­guien­do du­ran­te dé­ca­das. Un or­de­na­dor cuán­ti­co uni­ver­sal po­dría lle­var a ca­bo una am­plia ga­ma de ta­reas de cálcu­lo.

Ha­ce dos años, la em­pre­sa com­pro­me­tió US$3 000 mi­llo­nes pa­ra re­plan­tear los di­se­ños con­ven­cio­na­les del or­de­na­dor, con la in­ves­ti­ga­ción cen­tra­da al­re­de­dor

de la compu­tación cuán­ti­ca y los chips ins­pi­ra­dos en un pro­ce­sa­dor ex­pe­ri­men­tal Truenorth.

IBM es­pe­ra cons­truir un or­de­na­dor cuán­ti­co en el or­den de 50 a 100 qu­bits den­tro de la pró­xi­ma dé­ca­da. Un ver­da­de­ro or­de­na­dor cuán­ti­co uni­ver­sal, re­que­ri­ría al­gún lu­gar en­tre un mi­llón a 100 mi­llo­nes de qu­bits, y que po­dría to­mar dé­ca­das pa­ra cons­truir.

El pro­ce­sa­dor cuán­ti­co 5-qu­bit es par­te de una nue­va pla­ta­for­ma lla­ma­da el Quan­tum IBM Ex­pe­rien­ce. Pa­ra ac­ce­der al pro­ce­sa­dor cuán­ti­co se de­be ha­cer a tra­vés de la pla­ta­for­ma cloud de IBM blue­mix, que pro­por­cio­na­rá la in­ter­faz pa­ra car­gar las apli­ca­cio­nes de cru­ji­do en el pro­ce­sa­dor cuán­ti­co. Blue­mix tam­bién pro­por­cio­na he­rra­mien­tas de soft­wa­re, ser­vi­cios, APIS y desa­rro­llo.

El pro­ce­sa­dor cuán­ti­co de IBM se en­cuen­tra alo­ja­do en un re­fri­ge­ra­dor es­pe­cial de di­lu­ción crio­gé­ni­co, una téc­ni­ca de en­fria­mien­to avan­za­da es fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner el hard­wa­re cuán­ti­co ope­ra­ti­vo. IBM di­jo que el pro­ce­sa­dor es es­ta­ble y fia­ble gra­cias a los avan­ces de in­ves­ti­ga­ción e in­ge­nie­ría.

Los or­de­na­do­res cuán­ti­cos pro­por­cio­nan un ca­mino compu­tacio­nal ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te que los PC de hoy en día. En el cen­tro es­tán los qu­bits, que per­mi­te a los sis­te­mas rea­li­zar cálcu­los mu­cho más com­ple­jos que es po­si­ble con el su­per­or­de­na­dor más rá­pi­do de hoy.

Los bits con­ven­cio­na­les en los or­de­na­do­res de hoy en día se al­ma­ce­nan en la for­ma de un uno o un ce­ro. El apro­ve­cha­mien­to de las le­yes de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, los qu­bits pue­den lo­grar va­rios es­ta­dos, co­mo la ce­le­bra­ción de un uno y un ce­ro a la vez, con los es­ta­dos mul­ti­pli­can­do. Es­ta téc­ni­ca se lla­ma su­per­po­si­ción y per­mi­te que los or­de­na­do­res cuán­ti­cos au­men­ten enor­me­men­te su ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to en com­pa­ra­ción con los or­de­na­do­res con­ven­cio­na­les.

Pe­ro los or­de­na­do­res cuán­ti­cos pue­den ser no­to­ria­men­te ines­ta­bles, es por eso que han si­do tan di­fí­ci­les de al­can­zar. Qu­bits pue­den ser frá­gi­les y su com­por­ta­mien­to o es­ta­do po­dría ser di­fí­cil de pre­de­cir una vez que co­mien­zan a in­ter­ac­tuar, o “en­re­dar”, en un cálcu­lo. El es­ta­do de qu­bits po­dría ser fá­cil­men­te al­te­ra­do por el ca­lor o la ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca, que pue­de arrui­nar ci­clos compu­tacio­na­les. Es­to po­dría ha­cer que un or­de­na­dor cuán­ti­co po­co fia­ble pa­ra ta­reas co­mo la se­cuen­cia­ción del ge­no­ma, que ne­ce­si­tan un ren­di­mien­to fia­ble du­ran­te un pe­río­do sos­te­ni­do de tiem­po.

IBM ha es­ta­do tra­ba­jan­do pa­ra dar­le fren­te a mu­chos desafíos de compu­tación cuán­ti­ca. Se es­tán rea­li­zan­do in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra re­sol­ver los erro­res de da­tos si­mul­tá­neos en ma­tri­ces qu­bit su­per­po­si­tio­ned, tam­bién lla­ma­dos erro­res de fa­se-flip. IBM tam­bién es­tá in­ves­ti­gan­do nue­vos ma­te­ria­les pa­ra su uso en or­de­na­do­res cuán­ti­cos.

Otro de los ob­je­ti­vos con el Quan­tum Ex­pe­rien­ce es dar a los usua­rios un cur­so in­ten­si­vo de pro­gra­ma­ción pa­ra or­de­na­do­res cuán­ti­cos. Los or­de­na­do­res cuán­ti­cos pro­por­cio­nan una ru­ta al­ter­na­ti­va de cálcu­lo, y ten­drán que ser es­cri­tos de ma­ne­ra di­fe­ren­te pa­ra su eje­cu­ción en el pro­ce­sa­dor cuán­ti­co de IBM.

No to­dos los pro­gra­mas se eje­cu­ta­rán co­rrec­ta­men­te. Los usua­rios po­drían ver los erro­res si los qu­bits se sa­len de con­trol, pe­ro eso es una par­te im­por­tan­te de apren­der a usar los or­de­na­do­res cuán­ti­cos.

Un pro­ce­sa­dor 5-qu­bit es bueno pa­ra pro­gra­mas cien­tí­fi­cos sen­ci­llos, pe­ro no es­pe­re eje­cu­tar apli­ca­cio­nes re­gu­la­res, co­mo Mi­cro­soft Word.

Hay al­go­rit­mos de mues­treo dis­po­ni­bles pa­ra su re­vi­sión en el Quan­tum Ex­pe­rien­ce. Uno se re­la­cio­na con el al­go­rit­mo de Gro­ver, que se pue­de uti­li­zar pa­ra bus­car las ba­ses de da­tos no es­truc­tu­ra­dos y en­con­trar res­pues­tas más rá­pi­das que los or­de­na­do­res con­ven­cio­na­les. El pro­ce­sa­dor cuán­ti­co ini­cial tam­bién po­dría ser uti­li­za­do pa­ra la cien­cia de ma­te­ria­les y apli­ca­cio­nes de di­ná­mi­ca cuán­ti­ca, y la lis­ta cre­ce­rá en el fu­tu­ro.

“Se­rá po­si­ble eje­cu­tar pro­gra­mas más com­ple­jos que los acuer­dos del pro­ce­sa­dor re­for­za­dos pa­ra so­por­tar más qu­bits”, di­jo Gam­bet­ta.

Los in­ves­ti­ga­do­res y los cien­tí­fi­cos se­rán ca­pa­ces de dis­cu­tir y com­par­tir pro­yec­tos a tra­vés de la ex­pe­rien­cia de Quan­tum. IBM tam­bién ha for­ma­do el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de IBM fron­te­ras de co­la­bo­rar con los in­ves­ti­ga­do­res y las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra avan­zar en la compu­tación cuán­ti­ca.

“No sé don­de va ter­mi­nar la compu­tación cuán­ti­ca. Es­ta­mos de­fi­nien­do un ca­mino”, di­jo Gam­bet­ta.

El pro­ce­sa­dor 5-qu­bit de IBM tam­bién es un pa­so ha­cia la cons­truc­ción de la compu­tado­ra cuán­ti­ca uni­ver­sal, que los in­ves­ti­ga­do­res han es­ta­do per­si­guien­do du­ran­te dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.