Los nue­vos maestros de IT

Los pro­vee­do­res tec­no­ló­gi­cos se pu­sie­ron la ca­mi­sa de pro­fe­so­res y aho­ra en­cuen­tran una opor­tu­ni­dad en el mer­ca­do al ca­pa­ci­tar y do­tar con se­mi­na­rios a los co­la­bo­ra­do­res de IT de sus clien­tes.

IT Now Guatemala - - EDITORIAL - Se­le­ne Agüe­ro

Los pro­vee­do­res tec­no­ló­gi­cos se pu­sie­ron la ca­mi­sa de pro­fe­so­res y aho­ra en­cuen­tran una opor­tu­ni­dad en el mer­ca­do al ca­pa­ci­tar y do­tar con se­mi­na­rios a los co­la­bo­ra­do­res de IT de sus clien­tes.

El rol fun­cio­na­ba así: cuan­do el ne­go­cio pre­sen­ta­ba una ne­ce­si­dad tec­no­ló­gi­ca, los en­car­ga­dos del de­par­ta­men­to de TI se ocu­pa­ban de rea­li­zar la eva­lua­ción, to­mar el te­lé­fono y so­li­ci­tar a un pro­vee­dor tec­no­ló­gi­co que aten­die­ra en el lu­gar el pro­ble­ma sus­ci­ta­do.

Es­to su­ce­día por­que an­te­rior­men­te el rol de los pro­fe­sio­na­les de TI se li­mi­ta­ba a dar so­por­te, man­te­ni­mien­to y rea­li­zar con­fi­gu­ra­cio­nes. Por si­tua­cio­nes co­mo es­ta, la re­la­ción clien­te­pro­vee­dor se res­trin­gía a eso, don­de el pri­me­ro bus­ca­ba al se­gun­do sen­ci­lla­men­te co­mo el ca­nal pa­ra con­se­guir lo que ven­dían, so­lu­cio­nes.

Pe­ro la evo­lu­ción de la in­dus­tria pro­vo­có que el pro­fe­sio­nal IT se en­fo­ca­ra en aque­llo que real­men­te aporta va­lor al ne­go­cio co­mo la ges­tión es­tra­té­gi­ca pa­ra me­jo­rar las ven­tas con una he­rra­mien­ta o bien la ma­ne­ra de op­ti­mi­zar re­cur­sos y pro­ce­sos.

Co­mo res­pues­ta a es­te cam­bio y a la ne­ce­si­dad de los pro­fe­sio­na­les de re­for­zar los co­no­ci­mien­tos bá­si­cos que brin­da la uni­ver­si­dad, los pro­vee­do­res vie­ron la opor­tu­ni­dad de in­cluir den­tro de su por­ta­fo­lio de ne­go­cios, ser­vi­cios edu­ca­ti­vos, con­sul­to­rías y ca­pa­ci­ta­cio­nes, aho­ra son re­co­no­ci­dos co­mo uni­ver­si­da­des ma­yo­ris­tas.

En el ca­so es­pe­cí­fi­co de GBM, los ser­vi­cios de ca­pa­ci­ta­ción es­ta­ban aso­cia­dos tra­di­cio­nal­men­te a la ven­ta de so­lu­cio­nes, co­mo equi­pos, sis­te­mas ope­ra­ti­vos y apli­ca­ti­vos, se­gún Fran­cis­co Don­de­ris, Re­gio­nal Ac­count De­li­very Ma­na­ger de la cor­po­ra­ción GBM, ac­tual­men­te la com­pa­ñía pro­por­cio­na un nue­vo set de pro­duc­tos aso­cia­do a la de­man­da del mer­ca­do en Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

“Ya no só­lo ofer­ta­mos cur­sos téc­ni­cos pa­ra uso de las mar­cas de los fa­bri­can­tes que re­pre­sen­ta­mos, sino que tam­bién bus­ca­mos for­mar a los es­pe­cia­lis­tas y eje­cu­ti­vos de TI, más allá de las com­pe­ten­cias téc­ni­cas con en cur­sos de me­jo­res prác­ti­cas, ges­tión de pro­yec­tos (PMP) y de me­to­do­lo­gías de ca­li­dad. Es­to con el ob­je­ti­vo de que ten­gan una for­ma­ción ba­lan­cea­da pa­ra rea­li­zar una me­jor ges­tión de los ser­vi­cios

de TI que ofre­cen a los usua­rios de to­da su or­ga­ni­za­ción y a sus clien­tes fi­na­les, ade­más, de pre­pa­rar­los pa­ra los gran­des re­tos que en­fren­tan en es­tos tiem­pos de trans­for­ma­ción que es­ta­mos vi­vien­do”, ex­pli­có Don­de­ris.

Es­te ti­po de uni­ver­si­da­des ma­yo­ris­tas ofre­cen for­ma­ción téc­ni­ca a los clien­tes en to­da la pla­ta­for­ma de equi­pos, apli­ca­ti­vos y ser­vi­cios. Es­ta ofer­ta la com­ple­men­tan con la for­ma­ción en es­tán­da­res de me­jo­res prác­ti­cas co­mo lo son ITIL, Cobit, PMP, ISO 2000 y 27000; en­tre otros, de es­ta ma­ne­ra no so­lo es­tán dan­do el ser­vi­cio o pro­duc­to a una em­pre­sa, sino que es­tán for­man­do a los pro­fe­sio­na­les pa­ra que sean ex­per­tos en esos pro­duc­tos.

“Al­gu­nos lo han he­cho por ini­cia­ti­va pro­pia en con­jun­to con los fa­bri­can­tes que re­pre­sen­tan pa­ra tra­tar de di­fe­ren­ciar­se y no que­dar­se atrás an­te su com­pe­ten­cia. Es por ello que se han con­ver­ti­do en cen­tros au­to­ri­za­dos de en­tre­na­mien­to de al­gu­nos ven­dors y tam­bién ofre­cen ser­vi­cios de in­ge­nie­ría, pa­ra com­ple­men­tar su ofer­ta de pro­duc­tos y no que­dar­se en el es­que­ma tra­di­cio­nal de ven­ta de li­cen­cias y equi­pos a los ca­na­les de dis­tri­bu­ción”, ex­pli­có Ra­món Mar­tí­nez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo en Cor­po­ra­ción de So­lu­cio­nes In­te­gra­les.

Mu­chos de esos cur­sos brin­da­dos por los pro­vee­do­res per­mi­ten a los es­tu­dian­tes op­tar por la cer­ti­fi­ca­ción de acuer­do al plan de ca­pa­ci­ta­ción de­fi­ni­do por el fa­bri­can­te pa­ra ca­da una de sus pla­ta­for­mas. Ade­más, pro­veen ta­lle­res al­ta­men­te prác­ti­cos y a la me­di­da pa­ra cum­plir con los re­que­ri­mien­tos pun­tua­les de sus clien­tes.

“Hoy la ten­den­cia ge­ne­ra­li­za­da es uti­li­zar ma­nua­les di­gi­ta­les y ac­ce­der a la­bo­ra­to­rios re­mo­tos de los fa­bri­can­tes. To­do es­to, au­na­do a te­ner en­la­ces de co­mu­ni­ca­ción de ma­yor ca­pa­ci­dad y me­no­res pre­cios, ha per­mi­ti­do que uti­li­ce­mos ca­na­les co­mo la te­le­pre­sen­cia pa­ra la for­ma­ción téc­ni­ca de los co­la­bo­ra­do­res de nues­tros clien­tes. El for­ma­to de te­le­pre­sen­cia, nos per­mi­te ofre­cer a las em­pre­sas cur­sos que in­clu­si­ve no es­tán dis­po­ni­bles en su país, a un pre­cio más ba­jo al aho­rrar gas­tos de viá­ti­cos por des­pla­za­mien­to a otro paí­ses. To­do lo an­te­rior, tam­bién con­lle­va un re­to al pa­ra­dig­ma tra­di­cio­nal de for­ma­ción de nues­tros clien­tes”, agre­gó Fran­cis­co Don­de­ris, de GBM.

Ba­jo el mis­mo ob­je­ti­vo de em­po­de­rar al clien­te con co­no­ci­mien­to es­pe­cia­li­za­do tra­ba­jan los pro­vee­do­res de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca co­mo es el ca­so de GBM que des­de ha­ce ocho años con­vir­tió a sus in­ge­nie­ros en ca­pa­ci­ta­do­res.

Uno de los ob­je­ti­vos que tie­ne la em­pre­sa es ga­ran­ti­zar las opor­tu­ni­da­des que exis­ten en tec­no­lo­gía y for­mar usua­rios edu­ca­dos an­te las ame­na­zas de ciberseguridad. Es­to se de­be a que las so­lu­cio­nes de se­gu­ri­dad no só­lo es­tán en­fo­ca­das en que un clien­te pue­da es­tar pro­te­gi­do, sino que es­tá di­ri­gi­da a que los clien­tes ten­gan el co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te pa­ra po­der ma­ne­jar esas tec­no­lo­gías y no so­lo un co­no­ci­mien­to téc­ni­co, sino tam­bién un co­no­ci­mien­to aca­dé­mi­co que le per­mi­ta to­mar de­ci­sio­nes y ba­sa­do en es­to ten­ga las ca­pa­ci­da­des de op­tar por la se­gu­ri­dad ade­cua­da pa­ra el ne­go­cio.

Ese ti­po de ca­pa­ci­ta­cio­nes se pue­den tra­ba­jar de ma­ne­ra pre­sen­cial o vir­tual. La me­to­do­lo­gía es­tá en­fo­ca­da en el uso de las he­rra­mien­tas que pro­veen, an­ti­vi­rus, ci­fra­do, res­pal­do, en­tre otras, don­de al igual que los téc­ni­cos en TI, los usua­rios tie­nen la po­si­bi­li­dad de com­pren­der co­mo se apli­can las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad en cier­tas áreas, ya que en oca­sio­nes lo to­man a ni­vel per­so­nal de que los de­par­ta­men­tos de TI so­lo se de­di­can a res­trin­gir los ac­ce­sos, cuan­do en reali­dad lo que ha­cen es cui­dar la in­for­ma­ción.

“Los cur­sos los da­mos sin nin­gún cos­to adi­cio­nal, es par­te del ser­vi­cio que no­so­tros brin­da­mos a la em­pre­sa que ad­quie­re nues­tras so­lu­cio­nes, tam­bién ad­quie­re la ca­pa­ci­ta­ción pa­ra sus usua­rios si así lo quie­re”, ex­pli­có Car­los Mar­tí­nez, ge­ren­te país de ESET.

El pro­ce­so de edu­ca­ción que im­par­te es­te pro­vee­dor se ba­sa en cur­sos pre­sen­cia­les que cons­tan de ca­pa­ci­ta­cio­nes de cua­tro a ocho ho­ras, mien­tras que los cur­sos vir­tua­les es­tán dis­po­ni­bles por un mes y es el usua­rio quien de­ci­de có­mo re­par­tir las ho­ras de es­tu­dio.

Los mó­du­los de es­tu­dio son di­vi­di­dos en tres fa­ses. En la pri­me­ra par­te el es­tu­dian­te de­be ad­qui­rir el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra con­ti­nuar en el mó­du­lo, es de­cir de­be leer y com­pren­der los ma­te­ria­les en vi­vo, ar­tícu­los y otros in­su­mos que ESET pu­bli­ca en sus pla­ta­for­mas di­gi­ta­les o en su aca­de­mia. Se­gui­da­men­te, el es­tu­dian­te es so­me­ti­do a una eva­lua­ción don­de los in­ge­nie­ros del área

de in­ves­ti­ga­ción analizan si los apren­di­ces han com­pren­di­do la in­for­ma­ción y si es­tán lis­tos pa­ra con­ti­nuar en la úl­ti­ma fa­se del cur­so, que con­sis­te en rea­li­zar un exa­men fi­nal, el cual de­ben pa­sar con una no­ta mí­ni­ma por cur­so pa­ra de es­ta ma­ne­ra ob­te­ner el cer­ti­fi­ca­do que ava­la que el es­tu­dian­te aho­ra es ex­per­to en el área.

“Los in­ge­nie­ros e in­ves­ti­ga­do­res de la com­pa­ñía son los que dan los cur­sos aca­dé­mi­cos. Es­tos pro­fe­sio­na­les se en­car­gan de pla­near las cla­ses ba­sa­dos en los cur­sos in­ter­na­cio­na­les que han re­ci­bi­do y en los ha­llaz­gos que ob­tie­nen en el la­bo­ra­to­rio de aná­li­sis de ame­na­zas, por su par­te los miem­bros del de­par­ta­men­to de pren­sa se en­car­gan de re­vi­sar y ana­li­zar las pla­ni­fi­ca­cio­nes de las cla­ses pa­ra eva­luar que el men­sa­je que se quie­re dar a la co­mu­ni­dad es­tu­dian­til”, ex­pli­có el re­pre­sen­tan­te de ESET.

Eli Fask­ha, pre­si­den­te de So­lu­cio­nes Se­gu­ras, tie­ne muy cla­ro que la ca­pa­ci­ta­ción es fun­da­men­tal pa­ra los co­la­bo­ra­do­res IT, pe­ro que el pro­ble­ma es la ex­ten­sa va­rie­dad de co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra sa­tis­fa­cer to­das las ne­ce­si­da­des de em­pre­sas gran­des, ya que es muy di­fí­cil que los co­la­bo­ra­do­res IT sean ex­per­tos en to­das las tec­no­lo­gías que usan.

Cons­cien­tes de es­ta si­tua­ción, Frask­ha re­co­mien­da a los pro­fe­sio­na­les de TI apo­yar­se en so­cios de ne­go­cios que sí ten­gan esa es­pe­cia­li­za­ción y co­no­ci­mien­to.

La tran­si­ción de pro- vee­dor a uni­ver­si­dad ma­yo­ris­ta de So­lu­cio­nes Se­gu­ras, se re­mon­ta des­de los ini­cios de la em­pre­sa.

Se­gún lo que ex­pli­có el pre­si­den­te, la em­pre­sa siem­pre ha creí­do en el va­lor de ca­pa­ci­tar tan­to a sus in­ge­nie­ros co­mo a sus so­cios y clien­tes, es por eso que des­de la fun­da­ción de la em­pre­sa ofre­cen ser­vi­cios de con­sul­to­ría y ca­pa­ci­ta­ción in­te­gra­dos con las ofer­tas y so­lu­cio­nes.

Al igual que otros pro­vee­do­res, man­tie­ne un Cen­tro de En­tre­na­mien­to Cer­ti­fi­ca­do Re­gio­nal que re­ci­be par­ti­ci­pan­tes de más de una do­ce­na de paí­ses de la re­gión.

“Siem­pre he­mos te­ni­do una res­pues­ta muy en­tu­sias­ta tan­to de la ge­ren­cia co­mo de los co­la­bo­ra­do­res. La ca­pa­ci­ta­ción es lo que ve­mos co­mo ga­nar-ga­nar: la em­pre­sa se be­ne­fi­cia al te­ner co­la­bo­ra­do­res con los co­no­ci­mien­tos pa­ra rea­li­zar sus ta­reas me­jor y pa­ra los co­la­bo­ra­do­res es una opor­tu­ni­dad de me­jo­ra per­so­nal y la­bo­ral”, agre­gó Frask­ha.

De acuer­do con los tes­ti­mo­nios de los pro­vee­do­res in­cluir la ca­pa­ci­ta­ción en áreas es­pe­cia­li­za­das en for­mar pro­fe­sio­na­les en te­mas es­pe­cí­fi­cos, se de­be a la res­pues­ta ca­si in­me­dia­ta que pue­den ha­cer an­te las cons­tan­tes exi­gen­cias de la in­dus­tria IT.

Pa­ra Clau­dia Li­mon, di­rec­to­ra de la con­sul­to­ra Con­cius Mé­xi­co y Amé­ri­ca Cen­tral, es vi­tal lo­grar que las per­so­nas en for­ma­ción em­pie­cen a ad­qui­rir ca­pa­ci­ta­cio­nes y cer­ti­fi­ca­cio­nes, las per­so­nas pue­den ga­ran­ti­zar que sa­ben ha­cer al­go cuan­do tie­nen una cer­ti­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal, las uni­ver­si­da­des de­ben ga­ran­ti­zar que la tec­no­lo­gía ma­ne­je de raíz el co­no­ci­mien­to y ha­bi­li­da­des, por­que son mun­dial­men­te re­co­no­ci­das.

La evo­lu­ción de los pla­nes ofer­ta­dos por las uni­ver­si­da­des no va al rit­mo de los re­que­ri­mien­tos ac­tua­les, so­bre to­do por la rá­pi­da evo­lu­ción y con­ver­gen­cia de las tec­no­lo­gías, no so­lo de las nue­vas, sino de los di­fe­ren­tes cam­pos de es­pe­cia­li­za­ción en ca­da uno de los cam­pos tra­di­cio­na­les.

“Con las nue­vas ten­den­cias co­mo compu­tación en la nu­be -don­de se pa­ga se­gún el con­su­mo-, apli­ca­ti­vos co­mo ser­vi­cio (Saas) y el au­men­to de la compu­tación mó­vil; es in­dis­pen­sa­ble que el per­so­nal de TI in­cor­po­re den­tro de sus com­pe­ten-

cias téc­ni­cas la ges­tión de pro­vee­do­res y de ni­ve­les de ser­vi­cio, que se­pa es­cu­char y co­la­bo­rar con el ne­go­cio pa­ra ade­cuar los ser­vi­cios de TI pro­vis­tos a los pro­yec­tos de ne­go­cio que per­mi­ti­rán al­can­zar los ob­je­ti­vos de la or­ga­ni­za­ción”, ex­pli­có Fran­cis­co Don­de­ris de GBM.

En apo­yo con la con­clu­sión de Don­de­ris, el pre­si­den­te de So­lu­cio­nes Se­gu­ras ha­ce un es­pe­cial én­fa­sis en que las uni­ver­si­da­des de­ben con­cen­trar sus es­fuer­zos en en­tre­nar a los es­tu­dian­tes en la ma­ne­ra de pen­sar, ana­li­zar y apren­der nue­vas tec­no­lo­gías, es de­cir la uni­ver­si­dad les de­be dar las ba­ses só­li­das que usa­rán pa­ra apren­der lo que ne­ce­si­ten en sus pues­tos la­bo­ra­les.

¿Qué es­tán ha­cien­do las uni­ve­ri­da­des?

An­te es­te fe­nó­meno las uni­ver­si­da­des no to­man la si­tua­ción co­mo si­nó­ni­mo de com­pe­ten­cia, sino co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar lo que se en­cuen­tra en sus ma­nos, co­mo es el ca­so de la Uni­ver­si­dad del Va­lle de Gua­te­ma­la.

Pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo la uni­ver­si­dad to­ma en cuen­ta va­rios me­ca­nis­mos co­mo el in­for­me de com­pe­ten­cia de la Fun­da­ción pa­ra el Desa­rro­llo de Gua­te­ma­la (FUNDESA), pa­ra ver qué se re­quie­re afue­ra, ade­más rea­li­zan una me­sa de tra­ba­jo en la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía (SENACYT), com­par­ten con el sec­tor pri­va­do una vez al mes don­de rea­li­zan un pro­ce­so de acre­di­ta­ción que re­quie­re que la uni­ver­si­dad ha­ga una au­to­eva­lua­ción del país y ex­pli­que có­mo en­fren­ta la si­tua­ción.

“In­te­rac­tua­mos con em­pre­sa­rios, los con­tra­tan­tes y los alum­nos pa­ra ade­cuar los pla­nes de es­tu­dio, y los ca­te­drá­ti­cos pa­ra ver a dón­de va la tec­no­lo­gía en el cor­to y me­diano pla­zo pa­ra esas si­tua­cio­nes. De es­tas reunio­nes he­mos con­clui­do que se es­tá dan­do mu­cho cien­cia de da­tos, ha­ce cua­tro años co­men­za­mos. Las em­pre­sas es­tán ex­plo­tan­do mu­cho la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y es­ta­mos en esa sin­to­nía, pa­ra ver qué se ne­ce­si­ta”, agre­gó Dou­glas Leo­nel Ba­rrios, di­rec­tor de Cien­cia de la Compu­tación de la uni­ver­si­dad gua­te­mal­te­ca.

La Uni­ver­si­dad del Va­lle de Gua­te­ma­la, im­par­te una me­to­do­lo­gía prác­ti­ca y teó­ri­ca, que es­pe­ran que los es­tu­dian­tes apli­quen.

El pri­mer cur­so co­mien­za con compu­tación, al­go­rit­mos y he­rra­mien­tas pa­ra pro­gra­mas só­li­dos, or­ga­ni­zar ba­ses de da­tos, los pro­fe­so­res ha­cen que no se que­den so­lo con ello, de es­te mo­do los es­tu­dian­tes pue­den rea­li­zar pro­yec­tos prác­ti­cos y úti­les.

“Usa­mos pen­sa­mien­to de di­se­ño (thin­king de­sign), con ba­se en ello, com­ple­men­ta­mos otros as­pec­tos co­mo sis­te­mas só­li­dos, que se pue­dan ven­der. Desa­rro­lla­mos el em­pren­di­mien­to e in­no­va­ción. Siem­pre se les re­ta a ha­cer al­go ca­da año. Es­ta­mos en­fo­cán­do­nos a nue­vas opor­tu­ni­da­des, va­mos vien­do có­mo da­mos so­lu­cio­nes so­cia­les que sean ade­cua­das a las con­di­cio­nes reales del país, no so­lo im­por­tar­las. Tie­ne una am­plia so­li­dez en va­rias ra­mas del sa­ber pe­ro siem­pre son apli­ca­das en el pro­yec­to”, des­ta­có el di­rec­tor de la ca­rre­ra so­bre el plan de es­tu­dio.

A pe­sar de los es­fuer­zos que rea­li­za la uni­ver­si­dad pa­ra me­jo­rar su edu­ca­ción, las es­ta­dís­ti­cas de la aca­de­mia in­di­can que la co­mu­ni­dad es­tu­dian­til no ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos dos o tres años.

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do

con di­fe­ren­tes uni­ver­si­da­des del país pa­ra un plan de go­bierno elec­tró­ni­co pa­ra apro­ve­char es­te tiem­po con la aper­tu­ra de da­tos pa­ra en­ten­der los pro­ble­mas so­cia­les y có­mo la tec­no­lo­gía los cam­bia. Coor­di­na­mos con otras uni­ver­si­da­des pa­ra apli­car el mis­mo pen­sa­mien­to pa­ra un go­bierno más ama­ble por me­dio de las TIC”, fi­na­li­zó.

En cuan­to a las uni­ver­si­da­des en Cos­ta Ri­ca, la uni­ver­si­dad Cen­fo­tec im­par­te ca­rre­ras en el área que se de­no­mi­na aca­dé­mi­ca­men­te Tec­no­lo­gías de In­for­ma­ción. En­tre ellas es­tán el téc­ni­co su­pe­rior en so­por­te a la in­fra­es­truc­tu­ra, di­plo­ma­do en tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción, ba­chi­lle­ra­to en in­ge­nie­ría en tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción. Ca­da una de ellas da un ni­vel de for­ma­ción pa­ra el tra­ba­jo tec­no­ló­gi­co en in­fra­es­truc­tu­ras de TIC y com­bi­na el apren­di­za­je prác­ti­co y la ba­se con­cep­tual, me­dian­te un apren­der-ha­cien­do co­la­bo­ra­ti­va­men­te.

Se­gún lo que co­men­tó Ignacio Tre­jos Ze­la­ya, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Cen­fo­tec, los cur­sos y pro­yec­tos de in­te­gra­ción de tec­no­lo­gías se man­tie­nen ac­tua­li­za­dos.

“La es­truc­tu­ra cu­rri­cu­lar es­tá en re­vi­sión ac­tual­men­te, pa­ra ali­near­la con la re­co­men­da­ción cu­rri­cu­lar de ACM e IEEE/ Com­pu­ter So­ciety pa­ra IT, ac­tual­men­te en cons­truc­ción (IT2017) y por ser pu­bli­ca­da en oc­tu­bre del 2017. La Uni­ver­si­dad Cen­fo­tec es miem­bro del gru­po de tra­ba­jo que in­cor­po­ra la pers­pec­ti­va la­ti­noa­me­ri­ca­na en esa re­co­men­da­ción cu­rri­cu­lar”, agre­gó Tre­jos.

Co­mo es­tra­te­gia pa­ra me­jo­rar el plan de es­tu­dio y dar abas­to con los nue­vos co­no­ci­mien­tos que de­man­dan las em­pre­sas, Cen­fo­tec rea­li­za un plan que los man­ten­ga ac­tua­li­za­dos a tra­vés de una com­pren­sión pro­fun­da de las ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas.

“La Jun­ta Di­rec­ti­va dis­cu­te las lí­neas ge­ne­ra­les de en­fo­que, ac­tua­li­za­ción y me­jo­ra de las ca­rre­ras que im­par­ti­mos. La uni­ver­si­dad man­tie­ne con­ve­nios de co­la­bo­ra­ción con más de 150 em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes, a las cua­les ofre­ce­mos y don­de nues­tros es­tu­dian­tes ha­cen prác­ti­cas o tra­ba­jan. Par­ti­ci­pa­mos en fo­ros con la Cá­ma­ra Cos­ta­rri­cen­se de Tec­no­lo­gías de In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción (CAM­TIC), así co­mo con em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les ra­di­ca­das en Cos­ta Ri­ca con el apo­yo de CINDE”, co­men­tó Tre­jos.

De ma­ne­ra con­ti­nua la uni­ver­si­dad man­tie­ne con­ver­sa­cio­nes di­rec­tas con em­pre­sas de van­guar­dia que ofre­cen ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos glo­bal­men­te.

Pa­ra Jo­sé An­to­nio Re- món, di­rec­tor de ca­rre­ra de tec­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad La­ti­na de Cos­ta Ri­ca, es im­por­tan­te com­pren­der que la uni­ver­si­dad es un cen­tro de cons­truc­ción de co­no­ci­mien­to don­de la for­ma­ción teó­ri­ca de los es­tu­dian­tes es la que le per­mi­te evo­lu­cio­nar en las di­fe­ren­tes ver­tien­tes de la tec­no­lo­gía por­que las uni­ver­si­da­des no pue­den cu­brir ló­gi­ca­men­te to­das las áreas de la tec­no­lo­gía y la es­pe­cia­li­za­ción. En­ton­ces da­mos for­ma­ción teó­ri­ca con ha­bi­li­da­des de in­ves­ti­ga­ción con cien­cia so­cial que es re­le­van­te.

“En el ca­so de ac­tuau­ni­ver­si­ta­ria li­zar los pla­nes de es­tu­dio nos re­gu­la­mos por el mar­co de re­gu­la­cio­nes de CONESUP lle­va su pro­ce­so de trá­mi­te de la ga­ran­tía aca­dé­mi­ca y es la que re­gu­la to­das las con­di­cio­nes no so­lo del en­torno aca­dé­mi­co sino del en­torno uni­ver­si­ta­rio. Es­te plan la úl­ti­ma mo­di­fi­ca­ción fue en 2009, pe­ro ya te­ne­mos un plan nue­vo que es­tá en es­tu­dio de apro­ba­ción en el SINAES”, di­jo Re­món.

En el ca­so de Cen­fo­tec, es­tán en re­co­men­da­cio­nes cu­rri­cu­la­res y los cri­te­rios de acre­di­ta­ción desa­rro­lla­dos por aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les in­ter­na­cio­na­les en el cam­po de las TIC.

“Co­no­ce­mos los prin­ci­pa­les es­que­mas de cer­ti­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal en tec­no­lo­gías di­gi­ta­les o su ad­mi­nis­tra­ción –desa­rro­lla­dos por aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les, aso­cia­cio­nes de in­dus­tria o pro­vee­do­res tec­no­ló­gi­cos”, am­plió Tre­jos.

De­bi­do a que no to­dos los te­mas no pue­den in­cluir­se en un so­lo plan de es­tu­dios, Cen­fo­tec ofre­ce di­ver­sas ca­rre­ras que de­sa­rro­llan las sub-dis­ci­pli­nas in­for­má­ti­cas en pro­fun­di­dad y am­pli­tud.

Ac­tual­men­te las em­ca­pa­ci­ta­ción pre­sas es­tán ha­cien­do alian­zas con la aca­de­mia pa­ra me­jo­rar la pre­pa­ra­ción de los fu­tu­ros co­la­bo­ra­do­res de IT, co­mo es el ca­so de Con­cius.

“Te­ne­mos alian­zas des­de la in­dus­tria ha­cia los mi­nis­te­rio de edu­ca­ción en con­te­ni­dos y pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas, unos de los pun­tos im­por­tan­tes es te­ner una pla­ta­for­ma que mo­ni­to­ree lo que es­tá su­ce­dien­do y eva­luan­do los ca­sos y ana­li­zar los re­sul­ta­dos que se es­tán dan­do”, co­men­tó Clau­dia Li­mon, de Con­cius.

Las em­pre­sas siem­pre han creí­do en el va­lor de ca­pa­ci­tar tan­to a sus in­ge­nie­ros co­mo a sus so­cios y clien­tes, es por eso que ofre­cen ser­vi­cios de con­sul­to­ría y ca­pa­ci­ta­ción in­te­gra­dos con las ofer­tas y so­lu­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.