Su­pere los re­tos de TI con co­no­ci­mien­to

Asu­mir re­tos re­quie­re más que va­lor y de­ter­mi­na­ción pa­ra lle­gar a buen tér­mino. La for­ma­ción y ca­pa­ci­ta­ción cons­tan­te son fun­da­men­ta­les, tal co­mo lo dio a co­no­cer el CIO de Hol­cim.

IT Now Guatemala - - EDITORIAL - Juan Jo­sé Ló­pez To­rres

Asu­mir re­tos re­quie­re más que va­lor y de­ter­mi­na­ción pa­ra lle­gar a buen tér­mino. La for­ma­ción y ca­pa­ci­ta­ción cons­tan­te son fun­da­men­ta­les, tal co­mo lo dio a co­no­cer el CIO de Hol­cim.

Ma­nuel Cor­ne­jo, tie­ne a su car­go la ge­ren­cia de in­for­má­ti­ca lo­cal en la ope­ra­ción de Hol­cim El Sal­va­dor -an­tes lla­ma­da Ces­sa-, la cual es par­te de La­far­ge Hol­cim, des­de ha­ce sie­te años.

Gra­dua­do co­mo in­ge­nie­ro en elec­tri­ci­dad en 1999, con la lle­ga­da de In­ter­net, se dio cuen­ta de que no que­ría de­di­car­se a ese ám­bi­to, por lo que op­tó por es­tu­diar en el San Fran­cis­co City Co­lle­ge, en 2000, don­de se li­cen­ció en ad­mi­nis­tra­ción en compu­tación, lo cual lo lle­va­ría a ser par­te de una las más im­por­tan­tes ce­men­te­ras de hoy en el pla­ne­ta.

No sa­tis­fe­cho con aquel gra­do aca­dé­mi­co, to­mó su pri­me­ra cer­ti­fi­ca­ción CCNA (Cis­co Cer­ti­fied Net­work As­so­cia­tion) y lue­go la pro­fe­sio­nal, CCNP (Cis­co Cer­ti­fied Net­work Pro­fes­sio­nal), lo cual le per­mi­tió com­ple­tar tam­bién el ma­ne­jo del in­glés. Am­bas se­rían los ci­mien­tos de su éxi­to más ade­lan­te. Al con­cluir su for­ma­ción, vol­vió a El Sal­va­dor.

A fi­na­les de 2004, se unió co­mo ad­mi­nis­tra­dor de red en Re­gio­nal, una pe­que­ña em­pre­sa de TA­CA que mi­ra­ba los vue­los des­de po­bla­cio­nes ru­ra­les de Cos­ta Ri­ca ha­cia San Jo­sé, el cual ca­re­cía de un sis­te­ma de che­queo au­to­má­ti­co en los avio­nes gran­des. Sin em­bar­go, con la ayu­da de una em­pre­sa pe­rua­na, creó un sis­te­ma au­to­má­ti­co y mo­derno que op­ti­mi­zó el pro­ce­so usan­do tec­no­lo­gías li­mi­ta­das pa­ra el In­ter­net, co­mo Spec­trum y RF.

En 2005, cuan­do TA­CA de­ci­de ven­der Ae­ro­man, una di­vi­sión de re­pa­ra­ción ae­ro­náu­ti­ca, se pre­sen­tó un nue­vo re­to ade­más de ge­ren­cial, de tec­no­lo­gía: la em­pre­sa que la ad­qui­rió era ca­na­dien­se y so­lo usa­ba tec­no­lo­gía de Nor­tel Net­works, pe­ro él era ex­per­to en Cis­co. Sin em­bar­go, jun­to con su equi­po de tra­ba­jo, creó una in­fra­es­truc­tu­ra que se usa has­ta hoy pa­ra dar res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des.

“To­dos en el equi­po éra­mos sal­va­do­re­ños, hi­ci­mos el di­se­ño con esa tec­no­lo­gía y lo pre­sen­ta­mos a Ca­na­dá. Nues­tra pre­mi­sa era que Ae­ro­man no se que­da­ría co­mo es­ta­ba sino que cre­ce­ría con el tiem­po. Lo lo­gra­mos por me­dio de un es­que­ma, aná­li­sis y el equi­po”, con­tó.

Ae­ro­man tie­nen dos ho­ga­res y se va a ex­pan­dir a otros tres es­pa­cios de tra­ba­jo. Hoy, si bien es­ta em­pre­sa es in­de­pen­dien­te de TA­CA, am­bas po­seen sis­te­mas si­mi­la­res que so­lo los di­vi­de una ca­lle en el mis­mo ae­ro­puer­to.

De avio­nes al ce­men­to

Aquel desa­rro­llo le va­lió la pe­na pa­ra que un día lo lla­ma­ra uno de sus ami­gos: el je­fe del da­ta cen­ter de TA­CA pa­ra in­di­car­le que Ce­men­tos de El Sal­va­dor (Ces­sa) ne­ce­si­ta­ba un ad­mi­nis­tra­dor de sus re­des y re­sol­vie­ra los pro­ble­mas com­ple­jos que bá­si­ca­men­te te­nían anu­da­da la ope­ra­ción.

Los pro­ble­mas de con­ti­nui­dad del ne­go­cio es­ta­ban con­cen­tra­dos en las zo­nas ru­ra­les. Por ejem­plo, las caí­das de sis­te­mas eran ha­bi­tua­les y cons­tan­tes por ro­tu­ras en la fi­bra que lle­va­ba los da­tos en la plan­ta del ca­se­río El Ron­co, en Me­ta­pán, San­ta Ana.

“Cuan­do un ca­mión les cor­ta­ba la fi­bra, se que­da­ban sin pro­duc­ción y le de­cían al per­so­nal que no ha­bía sis­te­ma. A pe­sar de que es­tá­ba­mos en 2009, era ex­tra­ño que los sis­te­mas fue­ran tan ines­ta­bles en la in­fra­es­truc­tu­ra”, hi­zo ver.

De nue­vo, el co­no­ci­mien­to aca­dé­mi­co, el desa­rro­llo he­cho en Cos­ta Ri­ca y el mon­ta­je del sis­te­ma en Ae­ro­man fue­ron las ba­ses pa­ra crear un sis­te­ma que no so­lo evi­ta­ría las in­te­rrup­cio­nes de la pro­duc­ción, sino que op­ti­mi­za­ría la co­mu­ni­ca­ción con otras dos plan­tas de ce­men­to y una de elec­tri­ci­dad pa­ra que ac­ce­die­ran en tiem­po real a la in­for­ma­ción. In­clu­so el área de ope­ra­cio­nes pi­dió in­cluir los sis­te­mas in­ter­nos al sis­te­ma de al­ta re­dun­dan­cia.

“Lo mon­ta­mos en una zo­na ru­ral en don­de la plan­ta tie­ne con­di­cio­nes pe­li­gro­sas por lo que tra­ba­ja­mos de for­ma to­tal­men­te dis­tin­ta a una in­fra­es­truc­tu­ra co­mún. Hay que es­pe­rar a que pa­re el horno y la tri­tu­ra­do­ra, y so­bre eso va la red e in­fra­es­truc­tu­ra del equi­po”, ex­pli­có.

Hoy, y des­de ha­ce sie­te años, El Ron­co ya no pa­de­ce de cor­tes de red. Cuan­do ocu­rre, el per­so­nal so­lo de­be es­pe­rar unos mi­nu­tos pa­ra reanu­dar; el per­so­nal ca­si ha

ol­vi­da­do aque­llos tiem­pos. Res­tos de tec­no­lo­gi­za­ción “Hoy en día hay mu­cho avan­ce tec­no­ló­gi­co, la gen­te es­tá den­tro de la ola tec­no­ló­gi­ca, los equi­pos tie­nen pla­zos de cam­bio, se mo­ni­to­rea con ho­ras de fun­cio­na­mien­to, hay ma­nua­les es­tán­da­res, y to­do eso gra­cias al co­no­ci­mien­to”, in­di­có.

Un ele­men­to cla­ve en la cons­truc­ción de es­te sis­te­ma fue el cam­bio de swit­ches me­dian­te la apli­ca­ción del sis­te­ma span­ning tree, un pro­to­co­lo que se usa en ese ti­po de di­se­ño que blo­quea cuan­do hay loop y ayu­da cuan­do se cae una lí­nea. Ellos no lo co­no­cían.

Sin em­bar­go, lo que ju­gó un rol im­por­tan­te en la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de la em­pre­sa fue el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal en la ges­tión de TI, sus­ten­ta­do en la pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca.

Pa­ra su­pe­rar los re­tos de TI, Cor­ne­jo se apo­ya en equi­po hu­mano que cons­tan­te­men­te es­tá en for­ma­ción pa­ra sub­sa­nar las de­fi­cien­cias de la aca­de­mia na­cio­nal, la cual con­si­de­ra es un pro­ce­so de trans­mi­sión re­pe­ti­ti­va y me­cá­ni­ca que ca­re­ce de ca­sos prác­ti­cos. A su equi­po lo for­man ex­per­tos de Cis­co.

“El pro­ble­ma es la par­te aca­dé­mi­ca que se en­se­ña en El Sal­va­dor. El do­cen­te se apren­de la lec­ción del li­bro y lo trans­fie­re a los mu­cha­chos. Mi pro­fe­sor -que tra­ba­ja­ba en Cis­co- de­cía: ‘léan­lo’, y lle­ga­ba con ca­sos prác­ti­cos y po­nía el di­se­ño con ba­se en el ca­pí­tu­lo es­tu­dia­do pa­ra re­sol­ver las ideas”, con­tras­tó.

En con­se­cuen­cia, con­si­de­ró que los pro­fe­sio­na­les del mun­do de TI de­ben ser agre­si­vos con sus ideas, plan­tear­se re­tos y es­tar en cons­tan­te ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­to y for­ma­ción, y más cuan­do en In­ter­net hay ca­sos de es­tu­dio de gran­des em­pre­sas, por ejem­plo co­mo ilu­mi­na­ron con IP una ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.