3 pa­sos pa­ra lu­char con­tra el phis­hing

En 2015 un 34% de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras fue­ron ata­ca­das con co­rreos elec­tró­ni­cos de phis­hing, un 5% más que en el año an­te­rior. ¿Có­mo de­be pro­te­ger­se?

IT Now Guatemala - - BROWSER - Bo­rís Ríos

Hoy la ban­ca se ha trans­for­ma­do con una gran ra­pi­dez y es que las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras bus­can brin­dar una ex­pe­rien­cia más in­tui­ti­va y sa­tis­fac­to­ria a sus clien­tes. Al mis­mo tiem­po, los ci­ber­cri­mi­na­les de­sa­rro­llan un malwa­re más so­fis­ti­ca­do pa­ra co­me­ter frau­des en lí­nea. Es por es­to la ne­ce­si­dad de un sis­te­ma de se­gu­ri­dad que no in­ter­fie­ra con la ex­pe­rien­cia ban­ca­ria.

Uno de los frau­des más co­mu­nes es el phis­hing, uti­li­za­do pa­ra atraer a los usua­rios a que en­tre­guen de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria sus da­tos (nom­bres de usua­rio y con­tra­se­ñas de cuen­ta y otra in­for­ma­ción per­so­nal) a tra­vés de la crea­ción de si­tios web fal­sos. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­te de­li­to es ro­bar tan­to la iden­ti­dad co­mo el di­ne­ro de la víc­ti­ma.

Se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio de se­gu­ri­dad de Kas­persky Lab, un 34% de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras fue­ron ata­ca­das en 2015 con co­rreos elec­tró- ni­cos de phis­hing, un 5% más que el año an­te­rior. En­tre las en­ti­da­des afec­ta­das es­tu­vie­ron ban­cos, sis­te­mas de pa­go en lí­nea y tien­das elec­tró­ni­cas.

Ro­ber­to Mar­tí­nez, ana­lis­ta de se­gu­ri­dad pa­ra Kas­persky Lab Amé­ri­ca La­ti­na, se­ña­ló que es­ta­fas co­mo

Cuan­do uti­li­za ca­rac­te­res no al­fa­nu­mé­ri­cos, ta­les co­mo “!@#$”, su con­tra­se­ña ofre­ce más pro­tec­ción.

és­ta ocu­rren año tras año por­que son efi­ca­ces pa­ra los ci­ber­de­lin­cuen­tes, quie­nes día a día de­sa­rro­llan nue­vos y so­fis­ti­ca­dos ata­ques pa­ra en­ga­ñar a los usua­rios.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, es­tos frau­des no son na­da nue­vo y con­ti­núan sien­do una for­ma exi­to­sa pa­ra que los ci­ber­cri­mi­na­les ac­ce­dan a las cuen­tas de los usua­rios.

“Por ello, es im­por­tan­te es­tar aler­ta y de­tec­tar o exa­mi­nar men­sa­jes o co­rreos elec­tró­ni­cos que pa­rez­can sos­pe­cho­sos y evi­tar in­gre­sar a ar­chi­vos ad­jun­tos o en­la­ces que di­rec­cio­nen a otras pá­gi­nas, ya que mu­chas ve­ces -de­bi­do a la des­in­for­ma­ción- los usua­rios caen en es­tas es­ta­fas y de­jan la puer­ta abier­ta a los ci­ber­cri­mi­na­les”, se­ña­ló Mar­tí­nez.

Ba­jo es­te con­tex­to y con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a los usua­rios a pre­ve­nir ci­be­ra­ta­ques al mo­men­to de de­cla­rar sus im­pues­tos, Kas­persky Lab ofre­ce los si­guien­tes consejos de se­gu­ri­dad:

1. Sea cau­te­lo­so: En ca­so de que re­ci­ba un co­rreo elec­tró­ni­co del ser­vi­cio de im­pues­tos in­ter­nos que so­li­ci­te in­for­ma­ción per­so­nal o in­clu­ya en­la­ces o ar­chi­vos ad­jun­to, llá­me­los di­rec­ta­men­te a su ofi­ci­na an­tes de ha­cer clic en es­tos y pre­gun­te si ellos real­men­te le en­via­ron di­cho co­rreo.

2. Ten­ga cui­da­do con el lu­gar en dón­de reali­ce su ope­ra­ción: El wifi pú­bli­co es vul­ne­ra­ble a ser hac­kea­do y su in­for­ma­ción per­so­nal po­dría caer en ma­nos de de­lin­cuen­tes. Lo mis­mo ocu­rre en lu­ga­res pú­bli­cos pa­ra ac­ce­der a in­ter­net, co­mo los ci­ber­ca­fés. El mé­to­do más se­gu­ro es el de no uti­li­zar las re­des inalám­bri­cas pú­bli­cas ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia. Y es­to no só­lo se apli­ca a las compu­tado­ras por­tá­ti­les. El smartp­ho­ne in­ten­ta co­nec­tar­se a las re­des wifi siem­pre que sea po­si­ble (al me­nos que se con­fi­gu­re pa­ra que no lo ha­ga) y pa­ra un ata­can­te, to­dos los da­tos son va­lio­sos.

3. Ge­ne­re una con­tra­se­ña se­gu­ra: Evi­te in­cluir fe­chas de na­ci­mien­to y nom­bres pro­pios o de fa­mi­lia­res ya que es­tos son más fá­cil­men­te acer­ta­dos. Cuan­do uti­li­za ca­rac­te­res no al­fa-nu­mé­ri­cos, ta­les co­mo “!@#$”, su con­tra­se­ña ofre­ce más pro­tec­ción. Tam­bién es im­por­tan­te con­si­de­rar el nú­me­ro de ca­rac­te­res que uti­li­za; en­tre más ca­rac­te­res, más se­gu­ra se­rá su con­tra­se­ña.

El uso de so­lu­cio­nes co­mo Kas­persky Pass­word Ma­na­ger per­mi­te que el usua­rio so­lo ten­ga que re­cor­dar una con­tra­se­ña prin­ci­pal pa­ra to­das sus cuen­tas en lí­nea y has­ta pue­de ayu­dar a ge­ne­rar con­tra­se­ñas com­ple­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.