Apps de mar­ke­ting pa­ra ha­cer ne­go­cios

Es una de las for­mas más per­so­na­les en las que la gen­te con­su­me in­for­ma­ción di­gi­tal, el re­to con­sis­te en desa­rro­llar apps que apor­ten va­lor a los con­su­mi­do­res y les ayu­den a re­sol­ver pro­ble­mas.

IT Now Guatemala - - UPDATE -

Las ten­den­cias y los da­tos de los con­su­mi­do­res de­mues­tran que el mó­vil es cada vez más fuer­te y ya ha su­pe­ra­do a las compu­tado­ras co­mo el mo­do pre­fe­ri­do de ac­ce­so al In­ter­net. En el 2015 el tiem­po que em­plea­ba un adul­to al día en me­dios di­gi­ta­les en los EE.UU. fue de 2.8 ho­ras, lo que re­pre­sen­ta el 51% del to­tal. El 90% del tiem­po que pa­san los con­su­mi­do­res en el mó­vil lo hacen en las apli­ca­cio­nes. Es­to les mues­tra a los ven­de­do­res un cla­ro ca­mino pa­ra que di­se­ñen apli­ca­cio­nes cen­tra­das en el con­su­mi­dor y así co­mer­cia­li­zar sus mar­cas. Desa­rro­llo de apli­ca­cio­nes que pro­por­cio­nen va­lor real

Desa­rro­llar la apli­ca­ción per­fec­ta es co­mo ca­mi­nar en la cuer­da flo­ja. Mu­chas mar­cas di­se­ñan sus apli­ca­cio­nes co­mo anun­cios y es ahí don­de la fi­lo­so­fía de una re­la­ción di­gi­tal exi­to­sa con su con­su­mi­dor se pier­de en el caos de la co­mer­cia­li­za­ción. Una apli­ca­ción exi­to­sa de­be rea­li­zar una mez­cla per­fec­ta de las ne­ce­si­da­des de los con­su­mi­do­res, los ob­je­ti­vos del ne­go­cio y las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas. Es­tos ne­ce­si­tan en­tre­te­ner­se y ver que sus vi­das se hacen más fá­ci­les. ¡Si una apli­ca­ción no ofre­ce va­lor, sim­ple­men­te es otro tru­co os­cu­ro de mar­ke­ting que el usua­rio sa­ca­rá de su dis­po­si­ti­vo mó­vil más rá­pi­do que lo que sa­le el no­vio de la ni­ñe­ra cuan­do lle­gan los due­ños! Un ex­ce­len­te ejem­plo de una apli­ca­ción que pro­por­cio­na va­lor mien­tras que, su­til­men­te, co­mer­cia­li­za, es la apli­ca­ción Brew Gu­ru de la Aso­cia­ción de Cer­ve­ce­ros Ar­te­sa­na­les de Amé­ri­ca. Por ser la apli­ca­ción de una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro, que no tie­ne un pro­duc­to tan­gi­ble o servicio pa­ra ven­der, el Brew Gu­ru es un muy buen es­fuer­zo de mar­ke­ting, pues pre­sen­ta to­dos los be­ne­fi­cios del si­tio web y de la re­vis­ta Zy­murgy, que edi­ta la or­ga­ni­za­ción, en una apli­ca­ción muy fá­cil de usar. Ade­más de pro­por­cio­nar con­se­jos, re­ce­tas y re­cur­sos so­bre la ela­bo­ra­ción de la cer­ve­za ar­te­sa­nal, tam­bién ayu­da a que los aman­tes de la misma y sus fa­bri­can­tes aho­rren di­ne­ro en los lo­ca­les de bo­de­gas, pubs ar­te­sa­na­les y tien­das de su­mi­nis­tros pa­ra ha­cer cer­ve­za ar­te­sa­nal. Tam­bién ofre­ce be­ne­fi­cios a los miem­bros de la aso­cia­ción.

Uti­li­zan­do apli­ca­cio­nes exis­ten­tes en el mar­ke­ting Pro­por­cio­nar­le va­lor al con­su­mi­dor a tra­vés de una apli­ca­ción pue­de te­ner di­fe­ren­tes sen­ti­dos se­gún la mar­ca. Po­dría ser en­tre­te­ni­mien­to, ayu­dar­lo a aho­rrar tiem­po y di­ne­ro, edu­car­lo, re­com­pen­sar­lo, ace­le­rar la en­tre­ga de ser­vi­cios, etc. Si la apli­ca­ción no aña­de va­lor a la vi­da del con­su­mi­dor se­rá un enor­me des­per­di­cio de los es­fuer­zos de mar­ke­ting.

Si tie­ne una em­pre­sa pe­que­ña y su ne­go­cio gi­ra en torno su per­so­na, co­mo lí­der, pu- As­kers, in­vi­ta a que los “ex­per­tos” con­tes­ten las pre­gun­tas. Es­to le da una gran opor­tu­ni­dad a que los lí­de­res del pen­sa­mien­to se po­si­cio­nen co­mo ta­les y res­pon­dan las pre­gun­tas plan­tea­das por otros as­kers. ede uti­li­zar las apli­ca­cio­nes exis­ten­tes pa­ra ge­ne­rar la cre­di­bi­li­dad, un as­pec­to muy im­por­tan­te pa­ra una mar­ca per­so­nal. El uso de apli­ca­cio­nes en las pla­ta­for­mas so­cia­les pa­ra mos­trar­se al mun­do es un buen pun­to de par­ti­da. Com­par­tir sus ideas y sus pen­sa­mien­tos pue­de ayu­dar­lo a cons­truir una po­si­ción de au­to­ri­dad. As­kers, por ejem­plo, tie­ne una ex­ce­len­te pro­pues­ta de va­lor. Uti­li­zar es­ta apli­ca­ción per­mi­te a los usua­rios ha­cer pre­gun­tas a per­so­nas in­flu­yen­tes y ob­te­ner res­pues­tas en su pro­pia voz. Mien­tras más trac­ción y po­pu­la­ri­dad ten­ga una pregunta, más di­ne­ro se le da­rá al “as­ker”. Mien­tras que la ma­yo­ría de la gen­te pue­de ver a es­ta apli­ca­ción co­mo un nue­vo me­dio de in­ter­ac­ción so­cial a tra­vés de ha­cer­le pre­gun­tas a las ce­le­bri­da­des, un es­tu­dian­te, un desa­rro­lla­dor o un em­pre­sa­rio pue­de uti­li­zar es­ta po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer pre­gun­tas que ayu­den a re­fle­xio­nar a los lí­de­res de la in­dus­tria.

Desa­rro­llar la apli­ca­ción per­fec­ta es co­mo ca­mi­nar en la cuer­da flo­ja. Mu­chas mar­cas di­se­ñan sus apli­ca­cio­nes co­mo anun­cios y es ahí don­de la fi­lo­so­fía de una re­la­ción di­gi­tal exi­to­sa con su con­su­mi­dor se pier­de en el caos de la co­mer­cia­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.