La Pi­ca­pie­dra del retail

Su­sa­na de Poo­le, no so­lo es la CEO de Sa­ve a Lot en Gua­te­ma­la, sino que tam­bién po­see un co­no­ci­mien­to en IT que ha acu­mu­la­do por ca­si 20 años en Amé­ri­ca Cen­tral y Eu­ro­pa.

IT Now Guatemala - - PROFILES - Ja­vier Pa­nia­gua

Su­sa­na de Poo­le, Sa­ve of Lot.

“El res­pon­sa­ble de IT tie­ne que ir a pi­car pie­dra: co­no­cer el pro­ce­so ope­ra­ti­vo, qué ha­ce, ayudar y apren­der. Vi­vir­lo en el día a día es lo que tie­ne que ha­cer, si no en­tien­de es di­fí­cil; de­be co­no­cer có­mo ope­ra el ne­go­cio y có­mo ven­de el pro­vee­dor in­ter­na­cio­nal”

“Co­mo com­prar con ellos ad­qui­si­cio­nes glo­ba­les pa­ra traer a Cen­troa­mé­ri­ca, la me­jor ex­pe­rien­cia era que se or­ga­ni­za­ran co­mo en Es­ta­dos Uni­dos y no co­mo en Mé­xi­co por­que las prác­ti­cas eran me­jo­res”.

Aun­que no se gra­duó de una ca­rre­ra in­for­má­ti­ca, el tra­ba­jo la lle­vó a asu­mir la vi­sión de IT en los ne­go­cios don­de for­mó par­te y los ini­cios de su perfil da­tan des­de 1989, en In­gla­te­rra, has­ta hoy, don­de se ha su­mer­gi­do en los re­que­ri­mien­tos in­for­má­ti­cos (o pi­car pie­dra co­mo ella di­jo).

Su­sa­na de Poo­le se adap­tó a las con­di­cio­nes y exi­gen­cias de IT cuan­do la in­for­má­ti­ca es­ta­ba en sus al­bo­res y se vio in­vo­lu­cra­da en la com­pa­gi­na­ción de un pro­ce­so que re­du­jo la re­sis­ten­cia de una em­pre­sa de pá­gi­nas amarillas con la im­ple­men­ta­ción de MAC pa­ra los ar­tis­tas de los anun­cios.

“En ITT World di­rec­to­ries ha­bía un anun­cio maes­tro y vi­mos que no era tan­to el tra­ba­jo pa­ra im­ple­men­tar el nue­vo sis­te­ma in­for­má­ti­co, pro­bé to­dos los sis­te­mas y apren­dí a ha­cer las prue­bas de acuer­do con los es­tán­da­res. Tu­vi­mos que pi­car pie­dra”, di­jo.

An­tes de mi­grar con su es­po­so a In­gla­te­rra, la­bo­ró pa­ra Ce­ma­co, una tien­da de retail a la que se in­cor­po­ró lue­go de cin­co años en aquel país y que pa­sa­ba aprie­tos en sus sis­te­mas in­for­má­ti­cos al es­tar des­cen­tra­li­za­dos en áreas co­mo las ca­jas y las tien­das.

“Ave­ri­güé qué sis­te­mas ha­bían de retail, vi­mos mu­chas op­cio­nes y con el ge­ren­te de sis­te­mas, ayu­dé en la im­ple­men­ta­ción de Retail In­te­rac. Te­nía la con­fi­gu­ra­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra retail: des­de crear un ar­tícu­lo has­ta un ár­bol de ca­te­go­rías, en es­pe­cial con com­pras”, in­di­có De Poo­le.

El nue­vo sis­te­ma era adap­ta­ble, in­cluía el ma­ne­jo de bo­de­ga y era efi­cien­te, al mis­mo tiem­po con­ta­ba con so­por­te téc­ni­co pa­ra el mon­ta­je y uti­li­za­ción. El úni­co im­pas­se ocu­rri­do en la bo­de­ga: se ne­ce­si­ta­ban más ope­ra­cio­nes de las que se ha­cían has­ta ese mo­men­to; con la da­ta a dis­po­si­ción, De Poo­le vio que se po­día ha­cer más.

Ce­ma­co fue de los pri­me­ros ne­go­cios en Gua­te­ma­la en eje­cu­tar pe­di­dos elec­tró­ni­cos ha­cia Es­ta­dos Uni­dos. Los fa­xes no eran po­pu­la­res y por lo ge­ne­ral ca­si to­do se ha­cía con men­sa­jes ca­ble­grá­fi­cos.

Lue­go vino el gran sal­to y un gran re­to: im­ple­men­tar SAP, lo que im­pli­có una in­ver­sión con­si­de­ra­ble pa­ra ad­qui­rir un sis­te­ma re­la­cio­na­do y com­ple­jo por­que no es­ta­ba con­ce­bi­do en es­pe­cí­fi­co pa­ra retail, sino pa­ra fá­bri­cas.

“Tra­ba­ja­mos con los pro­gra­ma­do­res de Ale­ma­nia. No ol­vi­do que el pro­gra­ma­dor vino a Gua­te­ma­la pa­ra en­ten­der qué que­ría­mos”, se­gún De Poo­le.

De con­sul­to­ra a di­rec­to­ra

La tra­yec­to­ria de De Poo­le la an­te­ce­día, tan­to que Pri­ces­mart la bus­có pa­ra pre­pa­rar las tien­das de Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Cos­ta Ri­ca y St Tho­mas,

Virgin Is­lands, e im­ple­men­tar JD Ed­wards pa­ra los sis­te­mas y pro­ce­sos; re­nun­ció al ver in­fluen­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas en la ges­tión del ne­go­cio.

“Le di­je a Mi­ke As­co­li (so­cio mi­no­ri­ta­rio de Pri­ces­mart en Gua­te­ma­la): es­to va mal, me retiro. Los nor­te­ame­ri­ca­nos me pi­die­ron que re­gre­sa­ra, pe­ro me vol­ví con­sul­to­ra”, in­di­có.

Así co­men­zó a la­bo­rar pa­ra La Fra­gua (Paiz) en don­de el sis­te­ma in­for­má­ti­co era com­ple­jo por­que las áreas no es­ta­ban in­te­gra­das ni cen­tra­li­za­das e im­ple­men­tó un sis­te­ma de cen­tra­li­za­ción de com­pras y ca­de­na de abas­te­ci­mien­to con con­tro­les de au­di­to­ría pa­ra Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras, que te­nían más de 200 pun­tos de ven­ta y las ofi­ci­nas cen­tra­les.

Lue­go vol­vió a re­co­rrer Amé­ri­ca Cen­tral pa­ra guiar la in­te­gra­ción de los dis­tin­tos sis­te­mas que ha­bía en ca­da país con el de Wal-mart, lo que la lle­vó a ser nom­bra­da co­mo ge­ren­te de ca­de­na de abas­te­ci­mien­to. Des­pués la nom­bra­ron vi­ce­pre­si­den­te de com­pa­ñía pa­ra los tres paí­ses ya men­cio­na­dos.

Con el in­gre­so de Wal-mart y las ad­qui­si­cio­nes glo­ba­les, via­jó a Mé­xi­co pa­ra en­ten­der có­mo fun­cio­na­ban los sis­te­mas de Es­ta­dos Uni­dos y or­ga­ni­zar los pro­ce­sos en Cen­troa­mé­ri­ca, eta­pa que la lle­vó a Shang­hai y Shenz­hen en Chi­na.

“Co­mo com­prar con ellos ad­qui­si­cio­nes glo­ba­les pa­ra traer a Cen­troa­mé­ri­ca, la me­jor ex­pe­rien­cia era que se or­ga­ni­za­ran co­mo en Es­ta­dos Uni­dos y no co­mo en Mé­xi­co por­que las prác­ti­cas eran me­jo­res”, in­di­có.

Una vez más, su in­cli­na­ción por lo tec­no­ló­gi­co e im­ple­men­ta­ción la lle­vó a te­ner un car­go, es­ta vez co­mo di­rec­to­ra de Amé­ri­ca Cen­tral de pro­duc­tos no co­mes­ti­bles, ya que es­tos úl­ti­mos se ad­qui­rían de for­ma lo­cal; las ven­tas de mer­can­cías ge­ne­ra­les o de tec­no­lo­gía se du­pli­ca­ron al ussr las prác­ti­cas de ad­qui­si­cio­nes glo­ba­les. Sin em­bar­go, al de­ci­dir­se que las me­jo­res prác­ti­cas eran las de Mé­xi­co, y no las de Es­ta­dos Uni­dos, re­nun­ció pa­ra se­guir co­mo con­sul­to­ra.

Sin em­bar­go, Office De­pot la con­tra­tó pa­ra re­sol­ver la des­cen­tra­li­za­ción in­for­má­ti­ca que ha­bía en las tien­das de Amé­ri­ca Cen­tral y ya que los sis­te­mas no le eran des­co­no­ci­dos -co­rrían en JD Ed­wards- le re­sul­tó fá­cil cen­tra­li­zar las com­pras en po­cos me­ses.

Un día, le­yen­do un dia­rio, se en­te­ró de que el di­rec­tor de Wal­mart ha­bía re­nun­cia­do y se ha­bía ido a la ca­de­na Su­per­va­lue, una tien­da de ma­yo­ris­tas que ha­bía ad­qui­ri­do ca­de­nas de su­per­mer­ca­do pa­ra ser más ren­ta­ble.

Sa­ve a Lot era un con­cep­to li­mi­ta­do y re­pre­sen­ta­ba una opor­tu­ni­dad por­que ma­ne­ja marcas ex­clu­si­vas a ba­jos cos­tos. Así De Poo­le ad­qui­rió la fran­qui­cia pa­ra Gua­te­ma­la y abrió la pri­me­ra tien­da, la cual fun­cio­na con es­tán­da­res ope­ra­ti­vos es­ta­dou­ni­den­ses pe­ro con un sis­te­ma ope­ra­ti­vo pro­pio que, en­tre otras co­sas, re­gis­tra las transac­cio­nes y ven­tas en lí­nea. Ahí im­ple­men­tó el sis­te­ma de re­pe­di­dos in­ter­na­cio­na­les.

14 años. ed sa­rro­llo,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.